Cuba. Damos el adios a un gran ami­go y com­pa­ñe­ro de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano: falle­ció el sub­di­rec­tor de Juven­tud Rebelde

Por Gra­cie­la Ramí­rez, corres­pon­sa­lía de RL en Cuba, 29 mayo 2020

Hoy quie­ro dedi­car este espa­cio a un ami­go, un com­pa­ñe­ro que se nos fue dema­sia­do rápi­do este 28 de mayo a pri­me­ras horas de la tar­de. Muchos de uste­des lo cono­cen y apre­cian. Her­mi­nio Cama­cho, sub­di­rec­tor del perió­di­co Juven­tud Rebel­de. Decir ami­go y com­pa­ñe­ro son dos pala­bras gran­des, así era Her­mi­nio con su equi­po de tra­ba­jo y con las rela­cio­nes de amis­tad que natu­ral­men­te sur­gían. Fiel a la Revo­lu­ción y a cada tarea que asu­mía. Un gran edi­tor con una capa­ci­dad de tra­ba­jo y orga­ni­za­ción enor­me, podía pasar­se días corri­gien­do, edi­tan­do y con­fir­man­do una fuen­te, mien­tras coor­di­na­ba una can­ti­dad de tareas pro­pias del perió­di­co que des­de hace años codi­ri­gía. Pero por sobre todas sus cua­li­da­des como pro­fe­sio­nal y diri­gen­te, era un gran ser humano, de los que siem­pre está dis­pues­to a ayu­dar al otro. Her­mi­nio escu­cha­ba con los ojos del alma y el corazón. 

Dis­fru­ta­ba los logros de los demás, que en muchas oca­sio­nes había ayu­da­do a alcan­zar, pos­ter­gan­do los pro­pios. Nun­ca una que­ja, ni siquie­ra estan­do gra­ve­men­te enfer­mo. Fue estoi­co en todo, has­ta para irse. Ama­ba su tra­ba­jo en el perió­di­co y a sus com­pa­ñe­ros, a la Edi­to­rial Abril que tam­bién diri­gió, a sus hijos, su madre, a sus ami­gos. Her­mi­nio esta­ba en pleno desa­rro­llo de su vida, tenía 56 años y tan­to para dar. Jun­to a la tris­te­za de su par­ti­da, que se hace mucho más inten­sa por la impo­si­bi­li­dad físi­ca de acom­pa­ñar a su fami­lia y com­pa­ñe­ros de Juven­tud Rebel­de, en esta situa­ción de obli­ga­do dis­tan­cia­mien­to social por la pan­de­mia, don­de no pode­mos dar­nos el abra­zo sen­ti­do que todos nece­si­ta­mos ante una gran pér­di­da como esta, cuan­do Yoerky San­chez direc­tor de JR con enor­me tris­te­za tuvo la deli­ca­de­za de avi­sar­me hoy que se nos había ido el que­ri­do ami­go, sen­tí una pro­fun­da tris­te­za, por todo lo que esa mal­di­ta enfer­me­dad le prohi­bió vivir a Her­mi­nio. Por su hija Nata­lí que no pudo estar aquí para des­pe­dir­lo. Por el vacío que nos dejan las ausen­cias de un ser humano pro­fun­da­men­te bueno como él.Y solo encuen­tro en la letra de Miguel Her­nán­dez las pala­bras que qui­sie­ra decirle

..No per­dono a la muer­te enamorada,

no per­dono a la vida desatenta,

no per­dono a la tie­rra ni a la nada.

A las ala­das almas de las rosas

del almen­dro de nata te requiero,

que tene­mos que hablar de muchas cosas,

com­pa­ñe­ro del alma, compañero.

Her­mi­nio Cama­cho (con cami­se­ta negra con José Mar­tí), con nues­tros com­pa­ñe­ros: Bea­triz San­ta­ma­ria Tru­ji­llo, Pablo L Gon­za­lez Jus­to, Alber­to Patri­cio Reyes Reyes, Bas­sel Salem, Eve­lio Que­ve­do, Her­nan­do Cal­vo Ospi­na, Juan­cho y su espo­sa. De Cuba, Chi­le, Colom­bia, Fran­cia, y Pales­ti­na en el encuen­tro rea­li­za­do en Guan­tá­na­mo, por la Paz, con­tra las Bases Mili­ta­res en la región y el mun­do. Her­mi­nio era tam­bién internacionalismo.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *