Cata­tum­bo – El relám­pa­go de la inconformidad

El gobierno nacio­nal, aten­dien­do órde­nes del Mata­ri­fe, sigue empu­jan­do el país a la total des­es­ta­bi­li­za­ción, lle­van­do muer­te y terror a los cam­pe­si­nos, tra­ba­ja­do­res, estu­dian­tes y las orga­ni­za­cio­nes que recla­man sus jus­tos dere­chos. Actúa en con­tra­vía de lo pac­ta­do en el acuer­do de Paz de la Haba­na, de las reco­men­da­cio­nes de la OMS en momen­tos de pan­de­mia, del res­pe­to por el vecino y la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos, del dere­cho a la vida.

Esta oli­gar­quía incrus­ta­da en el poder tenien­do como admi­nis­tra­dor al señor Duque, quie­re seguir man­te­nien­do las fuer­zas arma­das del país per­si­guien­do, tor­tu­ran­do y ase­si­nan­do a sus pro­pios her­ma­nos de san­gre y de cla­se. Hay un sin­nú­me­ro de hechos, sin men­cio­nar los fal­sos posi­ti­vos, que dicen mucho de su polí­ti­ca de Esta­do. Des­ta­ca­mos dos como rese­ña: la tor­tu­ra, ase­si­na­to e inten­to de des­apa­ri­ción del excom­ba­tien­te Dimar Torres, el 22 de abril de 2019 en la vere­da Carri­zal del muni­ci­pio de Con­ven­ción y el ase­si­na­to del líder social Emé­ri­to Digno Buen­día Mar­tí­nez, el 18 de mayo de 2020 en la vere­da Vigi­lan­cia, zona rural de Cúcu­ta, ambos en nor­te de San­tan­der. Con este últi­mo, 3 cam­pe­si­nos más resul­ta­ron heri­dos. Esta región es un cen­tro de terror y muer­te por par­te del Esta­do colombiano.

Mien­tras la pobla­ción tra­ta de man­te­ner la cua­ren­te­na, el gobierno lan­za las fuer­zas arma­das en pla­nes de erra­di­ca­ción, vio­len­tan­do el decre­to de salud, incum­plien­do el acuer­do de paz sobre sus­ti­tu­ción con­cer­ta­da de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y, cuan­do la gen­te recla­ma, les dan plo­mo, siguien­do el patrón de 1928: «El 5 y 6 de diciem­bre de 1928, el Ejér­ci­to colom­biano ase­si­nó a miles de muje­res, hom­bres y niños en Cié­na­ga, Mag­da­le­na, en lo que se cono­ció como la «Masa­cre de las Bana­ne­ras». La matan­za de los mili­ta­res bus­có pro­te­ger los intere­ses de la mul­ti­na­cio­nal Uni­ted Fruit Com­pany». Es un gobierno trai­cio­ne­ro que actúa en defen­sa del gran capi­tal, no le intere­san ni sus mis­mas fuer­zas arma­das, expo­nién­do­las al ries­go de la pan­de­mia. Toda la cam­pa­ña publi­ci­ta­ria sobre los dere­chos huma­nos son men­ti­ras, es para lavar­se las manos, man­te­ner la cara lim­pia, y echar­le la cul­pa a los subal­ter­nos de lo que suce­da, como ha ocu­rri­do históricamente.

Pare­ce que tener esta pode­ro­sa fuen­te hídri­ca que ser­pen­tea des­de la bella cor­di­lle­ra orien­tal has­ta el majes­tuo­so lago de Mara­cai­bo, con­tem­plar el des­te­llo de los relám­pa­gos del Cata­tum­bo, mez­clar­nos en el aro­ma de la bio­di­ver­si­dad tan pro­te­gi­da por el Barí, y cami­nar sobre un valle de petró­leo y car­bón, fue­ran deli­tos que nos con­du­cen al des­tie­rro y a la muer­te: la gue­rra con­tra los nati­vos, las bri­ga­das móvi­les, el con­tu­ber­nio ejér­ci­to-para­mi­li­ta­res, los fal­sos posi­ti­vos, el con­flic­to pro­mo­vi­do por sus agen­tes encu­bier­tos, y el ase­si­na­to selec­ti­vo de líde­res como los que aca­ba­mos de men­cio­nar, sin sumar los mon­ta­jes judi­cia­les, el encar­ce­la­mien­to, las tor­tu­ras y des­apa­ri­cio­nes. Ensa­ña­mien­to y sevi­cia con­tra un pue­blo que sólo quie­re inver­sión social y vivir dignamente.

En el mani­fies­to del relan­za­mien­to de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, el 29 de agos­to del año pasa­do, deja­mos cons­tan­cia de la per­fi­dia con la que actúa el Esta­do, las cau­sas que nos lle­va­ron nue­va­men­te a las armas y los obje­ti­vos a seguir. Y lo deja­mos muy cla­ro: «El obje­ti­vo no es el sol­da­do ni el poli­cía, el ofi­cial ni el sub­ofi­cial res­pe­tuo­sos de los intere­ses popu­la­res; será la oli­gar­quía, esa oli­gar­quía exclu­yen­te y corrup­ta, mafio­sa y vio­len­ta que cree que pue­de seguir atran­can­do la puer­ta del futu­ro de un país.»…No vamos a seguir matán­do­nos entre her­ma­nos de cla­se para que una oli­gar­quía des­ca­ra­da con­ti­núe mani­pu­lan­do nues­tro des­tino y enri­que­cién­do­se, cada vez más, a cos­ta de la pobre­za públi­ca y los divi­den­dos de la gue­rra»; por tal razón es que hace­mos un lla­ma­do a los sol­da­dos y poli­cías a dete­ner la gue­rra con­tra el pue­blo, gue­rra que sola­men­te afec­ta a su mis­ma cla­se social.

Nues­tro com­pro­mi­so con los sue­ños de paz de los nor­te­san­de­rea­nos, los cam­pe­si­nos y los Barí se refuer­zan en este 56 ani­ver­sa­rio de las FARC-EP. Recha­za­mos el com­por­ta­mien­to bru­tal de la fuer­za públi­ca con­tra la pobla­ción pací­fi­ca y des­ar­ma­da, e invi­ta­mos a los sol­da­dos a no cum­plir aque­llas órde­nes de sus supe­rio­res que cons­ti­tu­yan una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos, y a no dejar­se uti­li­zar en ope­ra­cio­nes para agre­dir a su pro­pio pueblo.

Por la Nue­va Colom­bia, la lucha sigue

Coman­do Dani­lo Garcia

FARC-EP, Segun­da Marquetalia 

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *