Bra­sil. En San Pablo, los barrios con la mor­ta­li­dad más alta debi­do a covid-19 están en el cen­tro «pobre»

Por Mari­na Duar­te de Sou­za*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 28 de mayo de 2020

Ade­más del alto núme­ro de casos de covid-19 en las afue­ras de São Pau­lo , los barrios de la región cen­tral tam­bién pre­sen­tan una reali­dad que es más gra­ve que el pro­me­dio de la ciu­dad. Si obser­va­mos los datos del Ayun­ta­mien­to , reco­pi­la­dos has­ta el 20 de mayo, de la tasa de mor­ta­li­dad por cada 100 mil habi­tan­tes, ocho de los diez dis­tri­tos de São Pau­lo con el pro­me­dio más alto son barrios centrales.

Si bien la tasa de mor­ta­li­dad pro­me­dio por covid-19 por cada 100 mil habi­tan­tes en la ciu­dad de São Pau­lo es de 59 muer­tes, todos estos vecin­da­rios regis­tran tasas supe­rio­res a 80 muer­tes por cada 100 mil habi­tan­tes. En otras pala­bras, el lla­ma­do «cen­tro pobre» tie­ne una alta tasa de mor­ta­li­dad y ocu­pa el pri­mer pues­to entre los barrios de la capi­tal de São Pau­lo, superan­do la peri­fe­ria de São Paulo.

Entre ellos, Pari (1 °), Belém (2 °), Brás (3 °), San­ta Cecí­lia (4 °) y Repú­bli­ca (5 °) tie­nen las tasas más altas. Los siguien­tes son otros sie­te dis­tri­tos que tam­bién están en la región, Cam­bu­ci (7º), Barra Fun­da (8º), Moo­ca (10º), Bom Reti­ro (12º), Con­so­lação (13º), Sé (17º) y Liber­da­de (19º). 

En Pari, por ejem­plo, Covid infor­mó de 19 muer­tes has­ta el 20 de mayo, la últi­ma actua­li­za­ción, una tasa de 117,6 muer­tes por cada 100.000 habi­tan­tes, el doble del pro­me­dio muni­ci­pal. Siguien­do esta pro­por­ción, el dis­tri­to de Belém tie­ne una tasa de 113; Suje­ta­do­res de 105.3; San­ta Ceci­lia de 102; Repú­bli­ca de 95.7.
 

Mapa del Depar­ta­men­to de Salud Muni­ci­pal con muer­tes por covid-19, divi­di­do por barrios en la ciu­dad de São Pau­lo has­ta el 20 de mayo. /​Comu­ni­ca­do de pren­sa /​PMSP

Vivien­das

En gene­ral, los dis­tri­tos son simi­la­res y están con­fi­gu­ra­dos por la con­ver­gen­cia de una inmen­sa mayo­ría de vivien­das, pen­sio­nes, ocu­pa­cio­nes y la pobla­ción sin hogar , que se carac­te­ri­zan por la vul­ne­ra­bi­li­dad social y la pobreza.

Son habi­ta­cio­nes peque­ñas, habi­ta­cio­nes insa­lu­bres, hoy las escue­las están cerra­das, los niños están en el inte­rior, hay per­so­nas mayo­res, muchas de ellas con enfer­me­da­des cró­ni­cas. 

Según las últi­mas encues­tas en el muni­ci­pio, casi todas las 1.479 vivien­das están ubi­ca­das en estos dis­tri­tos. Dos ter­cios de las 24,000 per­so­nas sin hogar con­ta­das en el últi­mo cen­so del ayun­ta­mien­to, en diciem­bre de 2019, viven en las áreas de las sub­pre­fec­tu­ras de Sé y Moo­ca, que cubren todos estos vecin­da­rios, con la excep­ción de Barra Fun­da, que per­te­ne­ce a la Sub­pre­fec­tu­ra de Lapa

El coor­di­na­dor de la Uni­fi­ca­ción de Luchas de Vivien­da y Vivien­da (ULCM), Sid­nei Pita, expli­ca que el retra­to de la pan­de­mia en el «cen­tro pobre» es el resul­ta­do de una aglo­me­ra­ción de inqui­li­nos y habi­tan­tes de la calle en la región central.

“Las fami­lias que viven hoy en estas habi­ta­cio­nes [vivien­das] que no tie­nen más de 30 metros cua­dra­dos. Cuan­do el gobierno dice que­dar­se en casa, que­dar­se en casa, ¿cómo? Son habi­ta­cio­nes peque­ñas, habi­ta­cio­nes poco salu­da­bles, hoy las escue­las están cerra­das, los niños están en el inte­rior, hay per­so­nas mayo­res, muchas de ellas con enfer­me­da­des cró­ni­cas ”, dice.

Otro fac­tor seña­la­do por Pina es la difi­cul­tad en el cui­da­do de la higie­ne per­so­nal. «La gen­te sabe cuál es la pan­de­mia, tie­nen mie­do, pero muchos de ellos ni siquie­ra tie­nen gel de alcohol, jabón para lavar­se las manos y una más­ca­ra, que es lo bási­co de lo que pue­den ocuparse».

Según él, la preo­cu­pa­ción por la pro­tec­ción de la vida de las per­so­nas que viven en estos luga­res “insa­lu­bres y aba­rro­ta­dos” hizo que, des­de el comien­zo de la pan­de­mia, el movi­mien­to popu­lar guia­ra accio­nes para garan­ti­zar la dis­tan­cia social y la higie­ne per­so­nal al poder públi­co municipal. 

Pero, aun­que el diá­lo­go ha logra­do algu­nos resul­ta­dos, toda­vía no hay medi­das para garan­ti­zar una vivien­da de cali­dad decen­te. “Lo que tie­ne que ver con el gobierno es la aso­cia­ción con los movi­mien­tos para indi­car canas­tas bási­cas de ali­men­tos, lo que lla­ma Cida­de Soli­dá­ria. La medi­da es muy bue­na para ayu­dar en tiem­pos de ham­bre, pero las vivien­das han exis­ti­do duran­te años y esta situa­ción ha exis­ti­do duran­te años, aho­ra con el covid-19 esto tien­de a empeo­rar cada vez más ”, dice.

El hecho de Bra­sil bus­có el muni­ci­pio de São Pau­lo, pero has­ta el cie­rre del infor­me, no obtu­vo respuesta.

Edi­ción: Rodri­go Chagas

*Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *