Bra­sil. Con el avan­ce de covid-19 en las aldeas, los gua­ra­níes-kaio­wá ape­lan por la supervivencia

Por Igor Car­valho*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 28 de mayo de 2020

El 17 de mayo, los indí­ge­nas gua­ra­níes y kaio­wá emi­tie­ron una car­ta denun­cian­do la fal­ta de asis­ten­cia del gobierno fede­ral en la lucha con­tra la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus en las aldeas de Mato Gros­so do Sul. Según el docu­men­to, el esta­do es de «emer­gen­cia «Para los 51,000 indí­ge­nas en la región.

“Anun­cia­mos que enfren­ta­mos otra masa­cre anun­cia­da con la lle­ga­da del covid-19 a nues­tros terri­to­rios y ape­la­mos por nues­tra super­vi­ven­cia. Hay 520 años de masa­cres, enfer­me­da­des que la vio­len­ta expe­rien­cia de colo­ni­za­ción nos tra­jo a Bra­sil. Nos que­dan pocos ancia­nos que man­tie­nen el cono­ci­mien­to tra­di­cio­nal, sus vidas y la de la comu­ni­dad están en ries­go, y jun­to con la pér­di­da de la his­to­ria de un pue­blo. ¿Quién será res­pon­sa­ble de la muer­te de nues­tro pue­blo? ”, Pre­gun­ta a los pue­blos indí­ge­nas en el texto.

La car­ta (lea el tex­to com­ple­to) está fir­ma­da por los con­se­jos tra­di­cio­na­les Gua­ra­ní y Kaio­wá Aty Gua­su (Asam­blea Gene­ral del Pue­blo Gua­ra­ní y Kaio­wá), Kuñan­gue Aty Gua­su (Gran Asam­blea de Muje­res Gua­ra­ní y Kaio­wá), RAJ (Resu­med Aty Jovem) y Aty Jeroky Gua­su (Asam­blea gene­ral de los Nhan­de­rus y Nhandesys).

En una entre­vis­ta con Bra­sil de Fato, el antro­pó­lo­go Eliel Beni­tes, líder del pue­blo gua­ra­ní en Mato Gros­so do Sul y pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad Fede­ral de Gran­de Dou­ra­dos, lamen­tó la pos­tu­ra del gobierno fede­ral. “El gobierno está ausen­te de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, no tene­mos agua pota­ble y la gen­te está ham­brien­ta y nece­si­ta­da. Depen­de­mos de la canas­ta bási­ca, esto es malo, por­que no hay incen­ti­vos para plan­tar, no tene­mos ayuda ”.

Mira la entre­vis­ta completa:

Bra­sil de Fato: Eliel, ¿cómo es el mapa de con­ta­mi­na­ción en Mato Gros­so do Sul?
Eliel Beni­tes : El esce­na­rio, en rela­ción con el coro­na­vi­rus, aquí en las comu­ni­da­des indí­ge­nas de Caa­ra­pó, don­de estoy hacien­do mi cua­ren­te­na, tie­ne dos casos pro­ba­dos. Estas per­so­nas fue­ron infec­ta­das y des­cu­bier­tas la sema­na pasa­da. A par­tir de ahí, hici­mos el via­je de estas per­so­nas y des­cu­bri­mos que tenían varios contactos.

Nos dimos cuen­ta de que en las pró­xi­mas sema­nas debe­ría­mos tener más casos con­fir­ma­dos. En la región de Dou­ra­dos, el núme­ro de casos es aún mayor. Esta­mos en una situa­ción en la que el coro­na­vi­rus ya es una reali­dad en las aldeas y nos preo­cu­pa­mos por con­te­ner a las fami­lias, por­que nues­tra comu­ni­dad tie­ne una cul­tu­ra de visi­tar a fami­lia­res en otras aldeas.

¿Está logran­do garan­ti­zar con­di­cio­nes míni­mas de higie­ne para evi­tar que el virus pro­li­fe­re? ¿Y ha ayu­da­do el gobierno fede­ral a las comu­ni­da­des indígenas?

Tene­mos un comi­té para com­ba­tir el coro­na­vi­rus aquí en el muni­ci­pio, tam­bién tene­mos un comi­té for­ma­do en Sesai, que es la Secre­ta­ría Espe­cial de Salud para los Pue­blos Indí­ge­nas. A pesar de las difi­cul­ta­des, los pue­blos indí­ge­nas están crean­do una barre­ra sani­ta­ria en la entra­da y sali­da de la aldea a las ciu­da­des, con la par­ti­ci­pa­ción de maes­tros indí­ge­nas y nues­tros líde­res. Con tra­ba­ja­do­res para­li­za­dos, lejos del tra­ba­jo, nues­tra barre­ra se fortalece.

Sin embar­go, no exis­te una polí­ti­ca públi­ca para com­ba­tir el coro­na­vi­rus en el con­tex­to indí­ge­na, por­que las ini­cia­ti­vas son indi­vi­dua­les, loca­li­za­das. Esto tie­ne una mala con­se­cuen­cia, ya que no tie­ne lógi­ca. El gobierno está ausen­te en las comu­ni­da­des indí­ge­nas, no tene­mos agua pota­ble y hay per­so­nas nece­si­ta­das y ham­brien­tas. Depen­de­mos de la canas­ta bási­ca, esto es malo, por­que no hay incen­ti­vo para plan­tar, no tene­mos ayuda.

La sema­na pasa­da, la Cáma­ra de Dipu­tados apro­bó PL 1142, que garan­ti­za la pre­sen­cia de misio­ne­ros en tie­rras indí­ge­nas. ¿Cómo reci­bis­te esta noti­cia? Toda­vía en polí­ti­ca, en la reu­nión de minis­tros del 22, el jefe de Edu­ca­ción, Abraham Wein­tra­ub, decla­ró que odia el tér­mino «pue­blos indí­ge­nas». ¿Escu­chas­te sobre esa decla­ra­ción? ¿Que pien­sas de ella?

La pre­sen­cia de misio­ne­ros aquí en nues­tra región es muy anti­gua, de la épo­ca colo­nial. Los jesui­tas ya tra­ba­ja­ban en las aldeas del pue­blo gua­ra­ní. Quie­ren paci­fi­car a los indí­ge­nas para escla­vi­zar­los, quie­ren trans­mi­tir la idea de sal­var a los indí­ge­nas a tra­vés del cris­tia­nis­mo y la his­to­ria nos mues­tra que el cris­tia­nis­mo actuó para faci­li­tar la colo­ni­za­ción y la pér­di­da de nues­tro terri­to­rio, eso es lo que defi­ne nues­tra reali­dad, toda­vía esta­mos en luchar por la tie­rra, por nues­tro territorio.

Cuan­do el minis­tro dice que odia a los pue­blos indí­ge­nas, está negan­do todo el pro­ce­so de des­truc­ción que los pue­blos indí­ge­nas han expe­ri­men­ta­do. Enton­ces, es un dis­cur­so que vio­la nues­tra his­to­ria. Por supues­to, las posi­cio­nes polí­ti­cas indi­vi­dua­les están bien, pero como auto­ri­dad, tie­ne que saber que Bra­sil fue cons­ti­tui­do a cos­ta de muchas muer­tes por los pue­blos indígenas.

Lea la car­ta completa:

Noso­tras, los Con­se­jos Tra­di­cio­na­les Gua­ra­ní y Kaio­wá Aty Gua­su (Asam­blea Gene­ral de los Pue­blos Gua­ra­ní y Kaio­wá), Kuñan­gue Aty Gua­su (Gran Asam­blea de Muje­res Gua­ra­ní y Kaio­wá), RAJ (Reanu­da­ción Aty Young), Aty Jeroky Gua­su (Asam­blea Gene­ral de Nhan­de­rus y Nhan­desys) lle­ga­mos a tra­vés de esta car­ta para anun­ciar que enfren­ta­mos otra masa­cre anun­cia­da con la lle­ga­da de COVID-19 a nues­tros Tekohás (terri­to­rios indí­ge­nas) y ape­la­mos por nues­tra supervivencia.

Somos apro­xi­ma­da­men­te 51,000 gua­ra­níes y kaio­wá, la segun­da pobla­ción indí­ge­na más gran­de de Bra­sil, ubi­ca­da en el esta­do de Mato Gros­so do Sul, y esta­mos en esta­do de emer­gen­cia. Hay 520 años de masa­cres, enfer­me­da­des que la vio­len­ta expe­rien­cia de colo­ni­za­ción nos tra­jo a Bra­sil. Nos que­dan pocos ancia­nos que man­tie­nen el cono­ci­mien­to tra­di­cio­nal, sus vidas y la de la comu­ni­dad están en ries­go, y jun­to con la pér­di­da de la his­to­ria de un pue­blo. ¿Quién será res­pon­sa­ble de la muer­te de nues­tro pueblo?

En tres días de prue­bas, la Reser­va Indí­ge­na Dou­ra­dos (RID), la más pobla­da de Bra­sil, hoy (16 de mayo de 2020) con­fir­ma 10 casos posi­ti­vos de Coro­na­vi­rus en la comu­ni­dad. Todos los terri­to­rios gua­ra­níes y kaio­wá están bajo aler­ta, esta­ble­cien­do barre­ras sani­ta­rias y blo­quean­do todo acce­so a los terri­to­rios. Los datos de la Secre­ta­ría Espe­cial de Salud Indí­ge­na seña­lan casos sos­pe­cho­sos en varios terri­to­rios gua­ra­níes y kaio­wá, ade­más de «subre­gis­tro» en todo Brasil.

Las con­di­cio­nes de vivien­da en las aldeas no per­mi­ten el ais­la­mien­to en el hogar, lo que favo­re­ce la trans­mi­sión rápi­da y a gran esca­la, y dado que COVID-19 es una enfer­me­dad alta­men­te letal, nece­si­ta­mos urgen­te­men­te pun­tos de apo­yo para el ais­la­mien­to de pacien­tes confirmados.

Esta­mos ante el DSEI (Dis­tri­to Sani­ta­rio Indí­ge­na Espe­cial) más gran­de de Bra­sil, y el 70% de los usua­rios son gua­ra­níes y kaio­wá, y con el avan­ce del coro­na­vi­rus en las aldeas, según el bole­tín epi­de­mio­ló­gi­co de SESAI, la ciu­dad de Dou­ra­dos con pocas camas dis­po­ni­bles. , no ten­drá apo­yo para tan­tas per­so­nas indí­ge­nas infec­ta­das. La Secre­ta­ría Espe­cial de Salud Indí­ge­na nece­si­ta un for­ta­le­ci­mien­to URGENTE para enfren­tar esta pandemia.

Los muni­ci­pios son frá­gi­les y, sin embar­go, el deseo del gobierno fede­ral es la muni­ci­pa­li­za­ción de la salud indí­ge­na. La situa­ción de Covid-19 solo demues­tra la insu­fi­cien­cia de los muni­ci­pios para cui­dar la salud de los pue­blos indí­ge­nas en sus terri­to­rios, de tal mane­ra que inclu­so una red de urgen­cia y emer­gen­cia no pue­de estar dis­po­ni­ble en las aldeas más ale­ja­das de los espa­cios urbanos.

Las redes de con­tac­to de casos con­fir­ma­dos están sien­do eva­lua­das para detec­ción e inter­ven­ción. El caso sus­ci­ta preo­cu­pa­ción con­si­de­ran­do que Dou­ra­dos tie­ne la mayor pobla­ción indí­ge­na en este gru­po del Esta­do, con un total de 17.300 indí­ge­nas. Todo el equi­po de salud está tra­ba­jan­do para con­te­ner la pro­pa­ga­ción de la enfer­me­dad, y des­de estos pri­me­ros casos regis­tra­dos, el plan de acción de salud indí­ge­na pasa a la segun­da eta­pa, en la que se lle­va­rán a cabo prue­bas exhaus­ti­vas en la pobla­ción indí­ge­na. SESAI brin­da aten­ción espe­cí­fi­ca a nivel de aten­ción pri­ma­ria, nece­si­tan­do urgen­te­men­te corres­pon­sa­bi­li­dad y com­pro­mi­so de otros nive­les de aten­ción en la red del SUS (Sis­te­ma Úni­co de Saúde).

Aty Gua­su, Kunan­gue Aty Gua­su, RAJ y Aty Jeroky Gua­su vini­mos a soli­ci­tar asis­ten­cia espe­cí­fi­ca para los pue­blos indí­ge­nas, una orga­ni­za­ción URGENTE de la red de emer­gen­cia urgen­te y segu­ra, res­pe­tan­do las espe­ci­fi­ci­da­des de nues­tra gen­te: ambu­lan­cias, camas, posi­bles alter­na­ti­vas de ais­la­mien­to para los comu­ni­dad, pro­tec­ción de tra­ba­ja­do­res en con­tac­tos fami­lia­res, EPP’s y luga­res en cementerios.

Todas las dona­cio­nes de ayu­da huma­ni­ta­ria para la super­vi­ven­cia son bien­ve­ni­das: ali­men­tos, más­ca­ras de tres capas hechas de tela de algo­dón, pro­duc­tos de higie­ne para las comu­ni­da­des, tan­ques de agua para el alma­ce­na­mien­to y semi­llas para plan­tar en nues­tros campos.

Reco­men­da­mos que toda la comu­ni­dad gua­ra­ní y kaio­wá per­ma­nez­ca en sus Tekohas, que todo el lide­raz­go ten­ga la res­pon­sa­bi­li­dad de blo­quear todo acce­so a los terri­to­rios indí­ge­nas para man­te­ner la salud de los gua­ra­níes y kaio­wá, per­mi­tien­do solo la entra­da de tra­ba­ja­do­res de la salud. y ayu­da humanitaria.

Le agra­de­ce­mos su apo­yo y salu­da­mos a todos los pro­fe­sio­na­les que están a car­go de esta pan­de­mia de coro­na­vi­rus. Somos soli­da­rios con todas las fami­lias desconsoladas.

No es solo una cri­sis de salud, es el geno­ci­dio de nues­tra gen­te, es un tra­ta­mien­to inhu­mano y racis­ta con­tra nues­tras vidas. ¡ES URGENTE! ¡Pedi­mos AYUDA!

Edi­ción: Rodri­go Chagas

Fuen­te: Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *