Argen­ti­na. Nor­ma Arros­ti­to, la mujer del pero­nis­mo revolucionario

Por Leo­nar­do Mar­co­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

Hacia calor­ci­to en marzo
del ‘76 en la loca­li­dad de Glew, zona sur del Gran Bue­nos Aires, y como todas las
maña­nas Ester Nor­ma Arros­ti­to “La Gaby”, lava meticu­losa­men­te su cami­sa blanca
en una palan­ga­na. Aun­que era la mujer más bus­ca­da del país siem­pre qui­so cuidar
su aspec­to y su ves­ti­men­ta. Cuen­tan, sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, que no salía
de su casa si la ropa que tenía pues­ta no esta­ba bien plan­cha­da. La Gaby, así
era su nom­bre de gue­rra, vivía en la clan­des­ti­ni­dad des­de el 29 de mayo de 1970,
cuan­do la orga­ni­za­ción polí­ti­co-mili­tar Mon­to­ne­ros, de la cual ella formaba
par­te jun­to a su novio y líder de la orga­ni­za­ción, Fer­nan­do Abal Medi­na, decidió
secues­trar y fusi­lar al ex pre­si­den­te de fac­to gene­ral Pedro Euge­nio Aram­bu­ru. Durante
su clan­des­ti­ni­dad has­ta su secues­tro el 2 de diciem­bre de 1976, Nor­ma se
entu­sias­mó ayu­dan­do a sus com­pa­ñe­ros en una peque­ña huer­ta que tenían en una de
las casas don­de pasa­ba sus días de clan­des­ti­ni­dad. La mis­ma mujer que participó
del secues­tro y fusi­la­mien­to del mili­tar que bom­bar­deo la Pla­za de Mayo en
junio de 55; que fusi­ló mili­tan­tes en los basu­ra­les de José León Sua­rez en
junio del 56; y que se encar­gó de secues­trar y hacer des­apa­re­cer el cadá­ver de
Eva Perón; ama­ba la vida sim­ple y dis­fru­ta­ba de las peque­ñas cosas. Era
caris­má­ti­ca, soli­da­ria, y siem­pre temió más a su cap­tu­ra que a la muer­te. Había
deci­dió no ser madre para dedi­car­se de lleno a la mili­tan­cia, a la lucha
arma­da. Su vida sufrió muchos cim­bro­na­zos pero uno de los más fuer­tes se
pro­du­jo el 7 de sep­tiem­bre de 1970, cuan­do en la loca­li­dad de William Morris,
al oes­te del Gran Bue­nos Aires, mue­ren su novio y un com­pa­ñe­ro de la organización,
Car­los Ramus, lue­go de enfren­tar­se a tiros con la poli­cía. Con Fernando
tuvie­ron una his­to­ria de amor bre­ve pero inten­sa por la ver­ti­gi­no­si­dad de
aque­llos años. Jun­tos estu­vie­ron en la estan­cia de la loca­li­dad de Timo­te, en
la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, lugar ele­gi­do por la orga­ni­za­ción para el
fusi­la­mien­to de Aram­bu­ru. Fue Fer­nan­do quien tomo sobre sí la tarea de
eje­cu­tar­lo, lue­go de que el gene­ral se some­tie­ra a un “jui­cio revolucionario”.
Para él, el jefe debía asu­mir siem­pre la mayor res­pon­sa­bi­li­dad. Lue­go del
fusi­la­mien­to Nor­ma estu­vo a su lado, acom­pa­ñán­do­lo en silen­cio. La noche del 7 de
sep­tiem­bre cuan­do ella lle­gó a la cita acor­da­da vio un gran des­plie­gue policial
sobre la calle y los cuer­pos sin vida de Fer­nan­do y de Car­los. Con dolor,
bron­ca, y mie­do, disi­mu­la las ganas de huir para poder lle­gar a sal­vo a la
esta­ción. Es difí­cil ima­gi­nar la angus­tia de esa mujer lue­go de ver a su
com­pa­ñe­ro muer­to. Pero cuen­tan, los que estu­vie­ron cer­ca de ella en ese
momen­to, que lue­go de la muer­te de Fer­nan­do había mani­fes­ta­do que pre­fe­ría morir
como él, luchan­do, antes de ser cap­tu­ra­da. Era cons­cien­te, al igual que sus
com­pa­ñe­ros, que lue­go del fusi­la­mien­to de Aram­bu­ru los mili­ta­res los
per­se­gui­rían has­ta encontrarlos. 

“Gaby es pare­ci­do a Gaviota”
le dijo una vez la hija de una com­pa­ñe­ra y a ella le encan­tó por­que ese pája­ro representaba
la liber­tad. Nor­ma nació el 17 de enero de 1940 en la Ciu­dad de Bue­nos Aires. Perteneció
a la gene­ra­ción de chi­cos y chi­cas cuya pri­ma­ria coin­ci­dió con la primera
pre­si­den­cia de Perón. Se reci­bió de maes­tra pero no lle­gó a ejer­cer la
pro­fe­sión. Sus ami­gas del cole­gio la recuer­dan como una bue­na ami­ga, tímida,
pero tam­bién diver­ti­da, le gus­ta­ba sen­tar­se en los pri­me­ros ban­cos del aula, lo
más cer­cano a la puer­ta que daba al patio para poder salir corrien­do cuan­do el
tim­bre del recreo sona­ba y lle­gar pri­me­ra al kios­co a com­prar chu­rros. Tuvo una
fugaz par­ti­ci­pa­ción en la Fede­ra­ción Juve­nil Comu­nis­ta (FJC) don­de cono­ció a
Rubén, com­pa­ñe­ro de la agru­pa­ción y con el cual estu­vo casa­da has­ta 1967. Ese
año rom­pe con con él y con su bre­ve par­ti­ci­pa­ción en el PC. Bus­ca­ba algo
dis­tin­to para su vida y, sobre todo, para su mili­tan­cia. Al poco tiem­po via­jó a
Cuba para reci­bir ins­truc­ción mili­tar, ya esta­ba de novia con Fer­nan­do Abal
Medi­na y cuan­do vol­vió de la Haba­na deci­die­ron irse a vivir jun­tos. Ella era
sie­te años mayor que él. Tuvo un bre­ve paso por la Acción Revolucionaria
Pero­nis­ta (ARP) y lue­go por el coman­do “Juan José valle”. Final­men­te jun­to a
Fer­nan­do, y un gru­po mino­ri­ta­rio de mili­tan­tes, deci­den con­for­mar Montoneros. 

“La viu­da” como la llamaban
lue­go de lo suce­di­do en William Morris fue la pri­me­ra jefa de la guerrilla
pero­nis­ta. Nor­ma se sen­tó en la mesa jun­to a un gru­po de hom­bres para pen­sar y
dia­gra­mar lo que lue­go sería Mon­to­ne­ros y para pla­ni­fi­car las accio­nes más
impor­tan­tes, entre ellas el secues­tro de Aramburu.

El 26 de julio de 1974,
hacia menos de un mes de la muer­te de Perón, la orga­ni­za­ción reali­zó un acto en
la pro­vin­cia de Men­do­za y ella, que esta­ba en la clan­des­ti­ni­dad absoluta,
sor­pren­de a todos con su apa­ri­ción públi­ca sien­do una de las oradoras
prin­ci­pa­les del acto: “Muer­to Perón, acá se aca­bó la ver­ti­ca­li­dad. Al
movi­mien­to lo pelea­re­mos por­que es nues­tro y es del pue­blo y lucha­re­mos para
que los diri­gen­tes sean ele­gi­dos por las bases y no digi­ta­dos (…) Si el
gobierno no cam­bia los tér­mi­nos del pac­to social, libe­ra a los presos
polí­ti­cos, ter­mi­na con la repre­sión y echa a los agen­tes del impe­ria­lis­mo enquistados,
no habrá paz.”

Tam­bién será figura
cen­tral en el acto de Mon­to­ne­ros en la can­cha de Atlan­ta. Se creé que esa fue
la úni­ca apa­ri­ción en públi­co de la Gaby en Bue­nos Aires. 

Para muchos mili­tan­tes era
el ideal de la mujer “com­ba­ti­va” y “revo­lu­cio­na­ria”. Pero ella, qui­zás por su
per­fil bajo, no se sen­tía cómo­da con esa visión del “bron­ce” o de la mujer
“inal­can­za­ble”. Y si bien se juga­ba la vida a cada ins­tan­te era la mujer que en
los días de abso­lu­ta sole­dad extra­ña­ba a su fami­lia. Antes de ser la mujer más
bus­ca­da por los mili­ta­res dis­fru­ta­ba de los encuen­tros fami­lia­res. Sobre todo
con su padre con el cual podía inter­cam­biar ideas polí­ti­cas, pero tam­bién con
su madre y su her­ma­na. Fue dolo­ro­so y difí­cil para su fami­lia y para ella también.
No era una per­so­na desa­pren­si­va. Era cons­cien­te del cos­to que tenía lo que ella
esta­ba hacien­do, pero deci­día correr el riesgo. 
 

La maña­na del 2 de
diciem­bre de 1976 salió de su casa en el barrio de Barra­cas don­de vivía jun­to a
su nue­va pare­ja, tenía una cita a la cual nun­ca lle­go por­que fue secues­tra­da y
lle­va­da a la Escue­la de Mecá­ni­ca de la Arma­da ESMA. Las pri­me­ras noticias
decían que a Nor­ma la había mata­do en la loca­li­dad de Ban­fi­eld pero era falso.
“Duro gol­pe a la sub­ver­sión al caer Nor­ma Arros­ti­to”, títu­lo en una de sus notas
el dia­rio La Opi­nión. “Su muerte
‑decía Cla­rín– sig­ni­fi­ca un duro gol­pe a la cúpu­la del
gru­po que inte­gra­ba y un nue­vo paso para la erra­di­ca­ción del extre­mis­mo en el
país, que se va cum­plien­do en for­ma sis­te­má­ti­ca tras la muer­te de Mario Roberto
San­tu­cho y de sus prin­ci­pa­les lugar­te­nien­tes, que diri­gían la restante
orga­ni­za­ción sediciosa”. 

Lo cier­to es que luego
de su cap­tu­ra y des­apa­ri­ción fue lle­va­da a la ESMA don­de fue ase­si­na­da el 15 de
enero de 1978. Tenía 37 años. Para los mili­ta­res Arros­ti­to era un “tro­feo de
gue­rra” y era exhi­bi­da con el fin de que­brar emo­cio­nal­men­te a otros militantes.
Pero ella lejos de que­brar­se les daba alien­to a todos y todas y a sus captores
les dijo cla­ra­men­te, “Yo no colaboro”. 

Uno de los espa­cios de
resis­ten­cia es la men­te dijo una vez una sobre­vi­vien­te de un cam­po de
con­cen­tra­ción. Es pro­ba­ble que Nor­ma en esos días de cau­ti­ve­rio don­de ella más
que nadie sabía que su des­tino seria la muer­te. Haya pen­sa­do en su fami­lia, en
su últi­mo amor, en los días de clan­des­ti­ni­dad en la zona sur don­de se ponía
con­ten­ta ayu­dan­do en la huer­ta o cuan­do en la radio pasa­ban una can­ción de su cantante
favo­ri­to, Alfre­do Zita­rro­sa y ella can­ta­ba, “Yo no can­to por vos, te can­ta la
zam­ba y dice al can­tar, no te pue­do olvi­dar, no te pue­do olvidar”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *