Argen­ti­na. Mani­fies­to: A 50 años del Aram­bu­ra­zo y 51 del Cor­do­ba­zo: El ini­cio de la Revo­lu­ción inconclusa

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

Para mayo de 1970 Argen­ti­na y el
mun­do expe­ri­men­ta­ban cam­bios inimaginables.

Argen­ti­na venía, gol­pe tras golpe
mili­tar, en un pro­ce­so que se ace­le­ra fun­da­men­tal­men­te a par­tir de 1955.

A pesar de ello, el alto gra­do de
resis­ten­cia popu­lar fue cre­cien­do expo­nen­cial­men­te y a prin­ci­pios de los 60 se
hizo imparable.

Los pro­ce­sos de Libe­ra­ción en el
Ter­cer Mun­do, la vic­to­ria de Viet­nam sobre los inva­so­res yan­quis, la Revolución
Cuba­na y la caí­da del Che con­tri­bu­ye­ron tam­bién a encen­der las mejo­res luchas
anti­ca­pi­ta­lis­tas y anti­im­pe­ria­lis­tas en nues­tras tierras.

Entre 1969 y 1970 se pro­du­je­ron dos
enor­mes ges­tas en la Argen­ti­na que cam­bia­rían por com­ple­to la cali­dad de la
lucha de los 15 años pre­vios de resistencia.

Una de ellas fue indu­da­ble­men­te el
Cor­do­ba­zo que sig­ni­fi­có una señal cla­ra de las con­di­cio­nes reales de conciencia
de la Cla­se Obre­ra y el Pueblo.

Cuan­do habla­mos del Cor­do­ba­zo no sólo
nos refe­ri­mos a la Pue­bla­da cor­do­be­sa sino ade­más a todas las enor­mes luchas
que lo pre­ce­die­ron y con­ti­nua­ron los años siguientes.

Un pue­blo ente­ro de obre­ros y
obre­ras, los y las estu­dian­tes, cla­ses medias y pobres, codo a codo en las
calles hacien­do retro­ce­der a enor­mes fuer­zas de Seguridad.

El Cór­do­ba­zo y otros levan­ta­mien­tos simi­la­res mos­tra­ron a las y los jóve­nes revo­lu­cio­na­rios de esos años que tan­tos esfuer­zos, sacri­fi­cios y san­gre ver­ti­da en perío­dos ante­rio­res habían hecho car­ne en la conciencia.

Y tam­bién dejó en cla­ro que era
nece­sa­rio ele­var el espon­ta­neis­mo de las masas, que se debía dar un paso más y
que era nece­sa­rio, sí o sí, dar otra señal más con­tun­den­te aún.

El Cor­do­ba­zo nos mos­tró que no se
podría avan­zar en un pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio sin orga­ni­za­ción, sin direc­ción y
sin dotar a las masas de la con­vic­ción de luchar por algo más que sus
reivindicaciones.

De lo que se tra­ta­ba era de luchar
por el Poder. De dar por fina­li­za­da la glo­rio­sa Resis­ten­cia y enca­rar de lleno
un pro­ce­so revolucionario.

Nau­fra­ga­ban los sue­ños progresistas.
Sella­das todas las sali­das «demo­crá­ti­cas». Las con­tra­dic­cio­nes de la
Gue­rra Fría no con­te­nían a nues­tro Pueblo.

El des­cré­di­to de los dirigentes
polí­ti­cos y sin­di­ca­les domes­ti­ca­dos y buro­cra­ti­za­dos (inclu­yen­do los del
Pero­nis­mo) era una reali­dad impo­si­ble de revertir.

La Dic­ta­du­ra anun­cia­ba 20 años de
per­ma­nen­cia. Y ya, entre los años 1959 – 1963 habían apa­re­ci­do las primeras
gue­rri­llas rura­les que, aún derro­ta­das, deja­ron una inde­le­ble hue­lla en la
historia. 

La His­to­ria nos esta­ba invi­tan­do a
hacer his­to­ria y en Mon­to­ne­ros no duda­mos en ir a su encuentro. 

Lo que fal­ta­ba se pro­du­jo exactamente
un año des­pués del Córdobazo. 

El Aram­bu­ra­zo fue un sím­bo­lo que
con­te­nía en sí, todas las rei­vin­di­ca­cio­nes ante­rio­res, cons­cien­tes que a partir
de ese hecho ya no habría vuel­ta atrás en la lucha de cla­ses y
anti­im­pe­ria­lis­ta. Nin­gún acuer­do podría sustituirla.

A dife­ren­cia de otros pro­ce­sos o de
otros pro­yec­tos que se estu­dian y pla­ni­fi­can, el Aram­bu­ra­zo fue pro­duc­to de
pocas cues­tio­nes de prin­ci­pios y mucha con­vic­ción y sobre todo auda­cia. Mucha
auda­cia per­so­nal y política.

Eso es jus­ta­men­te lo que empa­ren­ta el
Aram­bu­ra­zo con el Cór­do­ba­zo, une ambas ges­tas en una sola, las amal­ga­ma a punto
tal que no podría enten­der­se la pri­me­ra sin haber­se hecho antes reali­dad la
segun­da. El her­ma­na­mien­to entre el nacio­na­lis­mo popu­lar revo­lu­cio­na­rio, el
mar­xis­mo y el inne­ga­ble apor­te de la Teo­lo­gía de la Libe­ra­ción impregnaba
doc­tri­na­ria­men­te las dos gestas.

Ambas eran par­te de lo que se
dispu­tará de ahí en ade­lan­te: el Poder.

El poder real, el poder de todo, el
ver­da­de­ro poder. 

Para 1970 era inne­ga­ble el alto nivel
de con­cien­cia de las masas como lo demues­tra el Cór­do­ba­zo. El Gene­ral Aramburu
no era sólo la expre­sión de un fusi­la­dor, era ade­más la repre­sen­ta­ción en su
épo­ca de la domi­na­ción y la explo­ta­ción. En ese momen­to his­tó­ri­co, los 500 años
de ocu­pa­ción colo­nial sufri­dos en Nues­tra Amé­ri­ca y en Argen­ti­na, se veían
refle­ja­dos en este mili­tar gori­la y vendepatria.

Aram­bu­ru era la repre­sen­ta­ción de un
cau­di­llo del Ejér­ci­to cipa­yo argen­tino que se iría for­man­do en las Escue­las norteamericanas.

Ese Ejér­ci­to que repri­mió a mansalva
en Cór­do­ba debía ser gol­pea­do, sur­gie­ra lo que sur­gie­ra de ese gol­pe. Sean con­tra­dic­cio­nes inter­nas, sean que
sal­ten las caras más abe­rran­tes. Ambas se produjeron.

El Cór­do­ba­zo y el Aram­bu­ra­zo lo
hicie­ron posible. 

Mon­to­ne­ros no hizo otra cosa que
acep­tar el desa­fío al que nos con­vo­ca­ba el perío­do his­tó­ri­co que vivíamos.

El pro­yec­to nacio­nal, popu­lar y
revo­lu­cio­na­rio que levan­tó Mon­to­ne­ros a par­tir de la eje­cu­ción del fusi­la­dor de
patrio­tas supo­nía un enfren­ta­mien­to, a todo o nada, con las cla­ses domi­nan­tes y
esto está ínti­ma­men­te aso­cia­do a la Patria Socialista.

El socia­lis­mo nacio­nal que impulsaba
Mon­to­ne­ros supo­nía una nue­va socie­dad sin explo­ta­do­res ni explotados.

Nece­si­dad que, para nues­tra patria, sigue
tan vigen­te ‑o más aún a la luz del desa­rro­llo que tuvo el capi­ta­lis­mo y el
impe­ria­lis­mo en este siglo- como lo fue en ese momento. 

Hoy, a 51 años de la ges­ta histórica
de masas del Cór­do­ba­zo y a medio siglo de la no menos his­tó­ri­ca de Montoneros,
las y los mili­tan­tes de esa Orga­ni­za­ción, que sobre­vi­vi­mos a la peor represión
del siglo XX en Argen­ti­na y quie­nes hoy tran­si­tan por simi­la­res caminos
eman­ci­pa­to­rios, segu­ra­men­te debe­re­mos hacer una sín­te­sis acer­ca de los motivos
que con­du­je­ron al fra­ca­so de aque­llas luchas y que has­ta la fecha han impedido
alcan­zar los obje­ti­vos por los que die­ron la vida milla­res de militantes
popu­la­res. Siem­pre con­si­de­ran­do la ple­na vigen­cia de las cau­sas por las que
lucha­mos y por las que segui­re­mos luchan­do des­de los dis­tin­tos luga­res de
cons­truc­ción don­de esta­mos inser­ta­dos e inser­ta­das para alcan­zar los objetivos
de la Revo­lu­ción inconclusa.

PRIMERAS FIRMAS: 

Rober­to Ciri­lo Per­día, Eduar­do «Negro» Soa­res, Jorge
Fal­co­ne, Car­los Mar­tí­nez, Fede­ri­co Giu­lia­ni, Car­los Azná­rez, Juan C. “Pipon”
Giu­lia­ni, Gus­ta­vo Fran­quet, Nor­man Bris­ki, Eduar­do «Vas­co» Murua,
Ricar­do Pei­dro, Cari­na Malo­ber­ti, Rober­to Bas­chet­ti, María Inés Fir­me­nich, Luis
Buo­no­mo, David Lanus­cou, Pan­cho Langieri,
Jor­ge Lewin­ger, Hugo Cáne­pa, Fer­nan­do Esteche, 
Hor­ten­sia «Ten­chi» Espí­no­la, Fer­nan­do Saez, Liz­zie Murphy,
Beto Ledes­ma, Hugo Des­cal­zo, Fer­nan­do Tri­ces, , Car­men Inés Sal­ce­do, Johnny
Murphy, José Luis De Fran­cis­co, Marie
Pas­qa­le Che­van­ce Ber­tin, Susa­na Rear­te, Rolan­do Zanet­ta, Nora Patrich. Juan
José Del Giu­di­ce, Juan Manuel «Cacho» Mus­ri, Miriam Di Mar­zio, Juan
Mar­tín Grif­fo, Daniel Sam­pao­li, Ale­jan­dro Ignas­zews­ki, Andrea Tomaino, Julio
Poma­cu­si, Car­los Mala­ma­ti, Ceci­lia Bian­chi, Juan José Del Gudi­ci, Ana Rosa
Ambro­gi, Gui­ller­mo Cavias­ca, Car­los Leo­nar­do Díaz, Eduardo
Gui­do­bono, Ale­jan­dro Mau­det, Nil­da «Coca» Rapa­ri, Alejandro
Len­ci­nas, Ale­jan­dro «Chi­cle» Cor­do­ba, Fede­ri­co Rodri­guez Moreno,
Susa­na Qui­rós , Gra­cie­la Ríos de Carri­ca, Ricar­do Cala­bria, Roque Ortiz,
Juan Cos­ta, Mar­tin Zorai­da, Daniel Vicen­te Cabe­zas, Feli­pe Bellin­ge­ri, Diego
Moli­na, Ariel Dyb­ner, Marta
Ibar­bia, Car­los Comi­ti­ni, Víc­tor “Beto” Diaz, Ana­be­la Plataroti
Rene Bono­ra, Ser­gio Gomez, Nahuel Cas­ti­llos, Luis Pon­ce, Ale­jan­dra Rodríguez,
Car­los Perez Riz­zo, Miguel Fer­nán­dez, Daniel Moreno, Lucia
Pre­cen­ti, Maria Vic­to­ria Sode­ro, Ricar­do Ruiz, María Mer­ce­des Flores,
Maria Poma­cu­si Urqui­zu, Cari­na Peral­ta, Ali­cia Piz­za­bioc­che Rubino, Julio
Sán­chez, César Abdu­llah Este­po Ama­ro, Heri­ber­to Gor­di­llo, Nor­ma Gordillo,
Car­men Gor­di­llo, Glo­ria Gordillo,
Bea­triz Lopez, Ale­jan­dro Miguel Saguier, Juan Car­los Sch­nei­ter, Liliana
Soli­nas, Julio Hum­ber­to Luna, Jor­ge Luis Uber­ta­lli Ombre­lli, Adolfo
Fran­cis­co Ruiz, Ricar­do Hirsch, Sol Soli­nas, José «Güe­so» Sayago,
Hora­cio Omar Rojas, Jor­ge Anto­nio Lamai­ta, María Torre­llas, Fer­nan­do “Cacho”
Can­dia­ni, Fer­nan­do “Tata” Caroz­zi, Pedro Cáne­pa, Héctor
Dra­goe­vich, Clau­dio Fer­nán­dez, Hugo Flo­res, Pao­la Bel­pas­si, Rober­to Rade,
Héc­tor Daniel Li Cau­si, Juan de Dios Uriar­te, Sil­via Con­sel­mo, Rubén Mellana,
Hora­cio Rafart, Leo­nar­do Fer­mín Mar­tí­nez, Lucio Pedro Abe­ras­tain Pon­te, Miguel
Ángel Des­cai­llaux, Lau­ra Váz­quez, Mabel Fran­zo­ne, Luis Fari­na, Víc­tor Mario
Cue­llar. Mar­cos Vidau­rre, Mar­tín Díaz, Miguel Mai­ta, Ale­jan­dro Vilas, Javier
Bere­zan, Mario Ruhl…

Adhe­sio­nes: [email protected]​gmail.​com

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *