Argen­ti­na. 50 años de un naci­mien­to: «Nosotrxs lxs Montonerxs»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 mayo 2020

(Mani­fies­to Anónimo)

Los que como bue­nos pero­nis­tas tuvi­mos disi­den­cias, dife­ren­cias, trai­do­res.
Los que con die­ci­nue­ve años se pega­ron un tiro para no entre­gar­se vivos.
Las que se ban­ca­ron vio­la­cio­nes, tor­tu­ras terri­bles, el des­arrai­go de sus hijos.
Los que en las citas corrie­ron y corrie­ron para lle­gar al cie­lo, y la pas­ti­lla y los que “aquí no se rin­de nadie”. A los que le fra­gua­ron la muer­te, le inven­ta­ron el mar y el fue­go, los secues­tra­ron en tie­rra, pero no pudie­ron con sus memo­rias, con la his­to­ria y la san­gre.
Pla­ga­dos de erro­res, de des­acier­tos, de deci­sio­nes equi­vo­ca­das.
Pero yen­do al fren­te, parien­do resis­ten­cias.
Hacien­do posi­ble que des­pués de muchos años, muchos que ni nos cono­cie­ron, pue­dan seguir escri­bien­do la lucha en mura­les, volan­tes, barrios y fábri­cas, for­jan­do movi­li­za­cio­nes, gri­tos, calles, orga­ni­za­ción.
Nosotrxs lxs mon­to­nerxs no esta­mos redac­tan­do epi­ta­fios, ni tes­ta­men­tos. Sabe­mos que la lucha de cla­ses y las leyes de la dia­léc­ti­ca exis­ten y no ter­mi­nan ni en un papel ni en una con­sig­na. Por eso con­ti­nua­mos apre­tan­do los dien­tes en los ojos de esos obre­ros que, ayer como hoy, se pre­pa­ran para la huel­ga.
Anda­mos estre­chan­do abra­zos, ayu­dan­do a los que dejan ayu­dar­se, sem­bran­do, apu­ran­do vinos, porro­nes, mates y recuer­dos. Reple­tos de años pero tam­bién de sue­ños. Tra­tan­do de trans­mi­tir nues­tras expe­rien­cias y de recu­pe­rar los pibes apro­pia­dos.
Los que fren­te a la estre­lla fede­ral, la tacua­ra y el fusil nos segui­mos emo­cio­nan­do. Y apa­sio­na­dos por Evi­ta, sin retorno.
Cada sie­te de sep­tiem­bre nos reen­con­tra­mos de una mane­ra u otra.
Has­ta el fin de los tiem­pos esta­re­mos hacién­do­nos auto­crí­ti­cas y dis­cu­tien­do, pero seña­lan­do irre­duc­ti­ble­men­te a los que no quie­ren que “esto cam­bie, defi­ni­ti­va­men­te y para el bien de todos” como dice la can­ción. Todos, no Ellos.
Un salu­do com­pa­ñe­ras, com­pa­ñe­ros, que es decir: Has­ta la Vic­to­ria Siempre!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *