¿Y aho­ra, qué? El covid-19 como asal­to a la razón

Des­kar­gak /​Des­car­gas (243 aldiz/​veces)

Expe­dien­teAcción
[PDF] [A4]Des­car­gar 
[PDF] [A5]Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter]Des­car­gar 
[ePUB]Des­car­gar 
[mobi]Des­car­gar 

Patxi Ruiz‑i eskai­nia1

A comien­zos de febre­ro me pidie­ron mi opi­nión sobre los cam­bios acae­ci­dos en Eus­kal Herria en la últi­ma déca­da. Dije que sí, natu­ral­men­te, pero avi­sé que tar­da­ría un tiem­po por­que la situa­ción se esta­ba com­ple­ji­zan­do rápi­da­men­te y era nece­sa­rio ver si las diver­sas cri­sis ya exis­ten­tes enton­ces daban un sal­to cua­li­ta­ti­vo a otra cri­sis supe­rior: aumen­ta­ba la agre­si­vi­dad yan­qui y la resis­ten­cia de los pue­blos con­tra ella. El capi­ta­lis­mo mun­dial se acer­ca­ba a la rece­sión que podía anun­ciar una depre­sión. Los datos de la cri­sis socio­eco­ló­gi­ca empeo­ra­ban día a día. Los Esta­dos espa­ñol y fran­cés tenían cada vez más difi­cul­ta­des pese a arre­glos pun­tua­les. En Eus­kal Herria, por el lado de la reali­dad, aumen­ta­ban los gru­pos que se rei­vin­di­can de la izquier­da aber­tza­le y la lucha de cla­ses avan­za­ba con múl­ti­ples ejem­plos que no pode­mos resu­mir aquí; y por el lado de la «nor­ma­li­za­ción social», se inten­si­fi­ca­ba el acer­ca­mien­to entre el refor­mis­mo aber­tza­le y la social­de­mo­cra­cia esta­tal.

De repen­te se pro­du­jo lo que ya se venía anun­cian­do con reite­ra­da insis­ten­cia: el impac­to de un pro­ce­so «exte­rior», el coro­na­vi­rus, sobre un sis­te­ma muy debi­li­ta­do en su «inte­rior», den­tro de la tota­li­dad socio­na­tu­ral. En muy poco tiem­po vol­vió a con­fir­mar­se la inca­pa­ci­dad bur­gue­sa para res­pon­der a catás­tro­fes súbi­tas, fra­ca­so tan­to más estre­pi­to­so cuan­to que exis­tían muchas adver­ten­cias de que podría pro­du­cir­se de mane­ra inmi­nen­te y de que el capi­ta­lis­mo esta­ba tan podri­do que ape­nas resis­ti­ría gol­pes con­tun­den­tes a no ser que fue­ra giran­do rápi­da­men­te al auto­ri­ta­ris­mo más reac­cio­na­rio basa­do en la repre­sión refor­za­da por una pasi­vi­dad obe­dien­te irra­cio­nal.

La pri­me­ra cues­tión que se debía acla­rar era, por tan­to, la del poder2 y la de la cri­sis3, es decir, la de escla­re­cer cómo las fac­cio­nes más pode­ro­sas del capi­tal uti­li­za­rían el Covid-19 como arma para sal­var­se des­car­gan­do la muer­te sobre la huma­ni­dad y debi­li­tan­do a las bur­gue­sías com­pe­ti­do­ras, y de ahí el tex­to del 25 de mar­zo cen­tra­do en el poder. Y la segun­da cues­tión era, es, la de ana­li­zar y pre­ve­nir la ola de irra­cio­na­lis­mo que se expan­de impul­sa­da por dos fuer­zas: una, la pla­ni­fi­ca­da pro­vo­ca­ción por los apa­ra­tos esta­ta­les, extra y para esta­ta­les, por la indus­tria polí­ti­co-mediá­ti­ca, por gru­pos de extre­ma dere­cha y por las igle­sias cris­tia­nas, etc.; y otra, la rela­ti­va fuer­za autó­no­ma que tie­ne el irra­cio­na­lis­mo ancla­do en lo más pro­fun­do del incons­cien­te, auto­no­mía siem­pre suje­ta en últi­ma ins­tan­cia a la dia­léc­ti­ca de las con­tra­dic­cio­nes socia­les y de la lucha de cla­ses en suma, pero que nun­ca debe­mos des­pre­ciar por­que, como se verá, se con­vier­te en una terri­ble fuer­za opre­so­ra en manos de la reac­ción.

En lo que res­pec­ta a la segun­da par­te, a esta, el irra­cio­na­lis­mo rebro­ta y cre­ce en la medi­da en que las con­tra­dic­cio­nes que impul­san la ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co han dado for­ma a un explo­si­vo cóc­tel de repre­sión, mise­ria y fas­cis­mo4, cóc­tel que no pue­de ser inter­pre­ta­do ni por la par­te demo­cra­ti­cis­ta abs­trac­ta de la ideo­lo­gía bur­gue­sa, ni tam­po­co por la más abier­ta­men­te reac­cio­na­ria por­que esa ideo­lo­gía, en cuan­to fal­sa con­cien­cia, está inca­pa­ci­ta­da estruc­tu­ral­men­te5 para ello. Inclu­so la pro­pia cien­cia médi­ca no ima­gi­na­ba lo que se le venía enci­ma6, y lo que es cua­li­ta­ti­va­men­te peor ya que aten­ta al prin­ci­pio de pre­cau­ción supe­di­tan­do la vida al capi­tal: la pode­ro­sa far­ma­in­dus­tria se negó a inves­ti­gar la pre­ven­ción de posi­bles pan­de­mias7.

Por esto, el com­po­nen­te irra­cio­nal de la ideo­lo­gía bur­gue­sa ha teni­do tan­ta faci­li­dad para recu­rrir a los irra­cio­na­lis­mos sur­gi­dos en pasa­das cri­sis, bus­can­do en ellos el mode­lo para la pre­sen­te. La ace­le­ra­ción del tiem­po his­tó­ri­co es un indi­cio carac­te­rís­ti­co de la velo­ci­dad cre­cien­te de for­ma­ción de una cri­sis estruc­tu­ral, sis­té­mi­ca. Tal ace­le­ra­ción se incre­men­ta en la medi­da en que esa cri­sis se refuer­za con nue­vas con­tra­dic­cio­nes que han emer­gi­do de gol­pe aun­que lle­va­ran un tiem­po ges­tán­do­se. Enton­ces, el impe­ria­lis­mo8 opta deci­di­da­men­te por la sin­ra­zón de la fuer­za bru­ta.

La ideo­lo­gía bur­gue­sa en su for­ma «demo­crá­ti­ca» está sor­pren­di­da y supe­ra­da, des­bor­da­da, por una situa­ción que apa­re­ce como un caos sin leyes inter­nas, aun­que exis­tan de hecho. Seme­jan­te abis­mo inquie­tan­te entre apa­rien­cia y reali­dad, refuer­za el irra­cio­na­lis­mo gené­ri­co con nue­vas for­mas con­cre­tas impul­sa­das por las fac­cio­nes más pode­ro­sas del capi­tal, mien­tras que otras fac­cio­nes meno­res y el refor­mis­mo pre­ten­den reavi­var vie­jas creen­cias e ilu­sio­nes que fra­ca­sa­ron ya en su tiem­po, como los diver­sos neo key­ne­sia­nis­mos, filan­tro­pis­mos9 y ali­vios bien­in­ten­cio­na­dos de la deu­da10, por no hablar sobre la infi­ni­dad de pro­pues­tas de un «nue­vo con­tra­to social». Pero la espe­ran­za roja radi­ca en que, bajo estas gigan­tes­cas pre­sio­nes tec­tó­ni­cas, pue­da ace­le­rar­se la apa­ri­ción de una izquier­da revo­lu­cio­na­ria que mate­ria­li­ce en el pre­sen­te aque­lla máxi­ma de Lenin según la cual debe­mos ser tan radi­ca­les como radi­ca­les son las con­tra­dic­cio­nes del capi­tal.

En efec­to, si algo lla­ma la aten­ción de la últi­ma déca­da en la izquier­da aber­tza­le es la for­ma par­ti­cu­lar y sin­gu­lar en la que vuel­ve a repe­tir­se la expe­rien­cia uni­ver­sal de las con­tra­dic­cio­nes nue­vas gene­ra­das por las cri­sis. En diez años, la izquier­da aber­tza­le pri­me­ro se rom­pió en su mis­ma iden­ti­dad, en su razón de ser; lue­go sufrió un tre­men­do bajón en su com­ba­ti­vi­dad mien­tras que simul­tá­nea­men­te el refor­mis­mo se cimen­ta­ba; des­pués se han empe­za­do a recu­pe­rar diver­sas bases mili­tan­tes a la vez que sur­gían nue­vos gru­pos de izquier­da; y aho­ra la mayo­ría de estos gru­pos revo­lu­cio­na­rios desa­rro­llan una visión estra­té­gi­ca con­tra el actual capi­ta­lis­mo y, gra­dual­men­te, esa mayo­ría va com­pren­dien­do la nece­si­dad de un acer­ca­mien­to siem­pre vivi­do pen­sa­do den­tro de la cre­cien­te lucha de libe­ra­ción nacio­nal de cla­se reini­cia­da des­de al menos comien­zos de 2018. Quien desee una expli­ca­ción más deta­lla­da de la situa­ción vas­ca de hace die­ci­sie­te meses, casi de ayer, la encon­tra­rá aquí11.

Dan­do por supues­to que se haya leí­do (¿?) la entre­vis­ta, debe­mos aña­dir que lo más impor­tan­te acae­ci­do en este año y medio trans­cu­rri­do ha sido, en sín­te­sis, la agu­di­za­ción len­ta pero impa­ra­ble del cho­que entre la razón y la sin­ra­zón en dos fases: la pri­me­ra, has­ta fina­les del 2019 y, la segun­da, con un súbi­to relan­za­mien­to pla­ni­fi­ca­do del irra­cio­na­lis­mo socio­po­lí­ti­co des­de que los tres par­ti­dos de la dere­cha y extre­ma dere­cha –C’s, PP y Vox – , con el apo­yo abso­lu­to de orga­ni­za­cio­nes lla­ma­das «socia­les» y «civi­les» de ideo­lo­gía fre­cuen­te­men­te tri­den­ti­na, nacio­nal-cató­li­ca, fas­cis­ta12. De entre las carac­te­rís­ti­cas de este irra­cio­na­lis­mo en ascen­so pla­ni­fi­ca­do, una de ellas es el lla­ma­mien­to a la «liber­tad indi­vi­dual» que ya en 2007 Aznar, líder de la dere­cha-dere­cha, rei­vin­di­có nada menos que con la liber­tad de beber todo el alcohol que se qui­sie­ra antes de con­du­cir un vehícu­lo.

En 2018, D. Ber­na­bé había cons­ta­ta­do que «exis­te un fas­cis­mo sub­ya­cen­te en la socie­dad neo­li­be­ral que plan­tea los pro­ble­mas socia­les como una sim­ple suma de malas deci­sio­nes indi­vi­dua­les»13: se tra­ta de anu­lar el anta­go­nis­mo capi­tal-tra­ba­jo y de refor­zar el nacio­na­lis­mo impe­ria­lis­ta, tro­cean­do la reali­dad has­ta tal pun­to que la ato­mi­za­ción abso­lu­ta impi­da la lucha común. Enton­ces los gru­pos fas­cis­tas se atre­ven a ata­car al pue­blo por­que creen que no resis­ti­rá, cosa que inten­ta­ron en la pri­ma­ve­ra de 2019 en varios sitios de Eus­kal Herria sufrien­do una tre­men­da derro­ta14, pero aho­ra vuel­ven a la car­ga.

El asal­to a las calles y a la razón que en las últi­mas sema­nas está rea­li­zan­do la extre­ma dere­cha espa­ño­la, mos­tran­do orgu­llo­sa­men­te su «liber­tad» de infec­tar­se con el Covid-19, nos remi­te en direc­to a la irra­cio­na­li­dad del capi­tal. Lo mis­mo ocu­rre con la bur­gue­sía vas­con­ga­da cuan­do hace que su par­ti­do más repre­sen­ta­ti­vo, el PNV, se com­por­te como un obse­so15 del dine­ro al impo­ner la rápi­da vuel­ta a la explo­ta­ción labo­ral, al adoc­tri­na­mien­to esco­lar y al ade­lan­to de las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas al mes de julio sin exis­tir garan­tía de segu­ri­dad sani­ta­ria, ocul­tan­do datos sobre la mayor repre­sión en los barrios obre­ros que en los bur­gue­ses16: en el fon­do es la mis­ma irra­cio­na­li­dad de Trump17 cuan­do obli­ga al pro­le­ta­ria­do a esco­ger entre coro­na­vi­rus o ham­bre para que no se hun­da la bol­sa de valo­res.

La impor­tan­cia de expli­car un poco por qué y cómo las cade­nas irra­cio­na­les impi­den la pra­xis de las cla­ses explo­ta­das, radi­ca pre­ci­sa­men­te en que, aun habien­do una recu­pe­ra­ción de la lucha de cla­ses, sin embar­go y por el lado humano, per­ma­ne­cen pasi­vas amplias fran­jas explo­ta­das, y por el lado irra­cio­nal, se recom­po­ne su expre­sión social: el fas­cis­mo. Siga­mos un poco este pro­ce­so por­que nece­si­ta­mos una míni­ma pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca. En 2003, en ple­na eufo­ria impe­ria­lis­ta, Jap­pe escri­bió que:

La crí­ti­ca del feti­chis­mo de la mer­can­cía exi­ge la supera­ción de todas las for­mas feti­chis­tas y, en con­se­cuen­cia, tam­bién de la for­ma feti­chis­ta del suje­to que no pue­de ima­gi­nar que «el ven­der y el com­prar jamás ten­drán fin». Hay que rom­per tam­bién en el plano per­so­nal, por todos los valo­res impues­tos por la socie­dad mer­can­til, las exi­gen­cias crea­das por el dine­ro, la valo­ra­ción del tra­ba­jo, la dicha pro­me­ti­da por la mer­can­cía y el cul­to al éxi­to y a la efi­ca­cia18.

La izquier­da debía enfren­tar­se al feti­chis­mo de la mer­can­cía inclu­so en los años de auge apa­ren­te por­que ahí, en el feti­chis­mo, se escon­día el nudo gor­diano del anta­go­nis­mo entre la liber­tad y la irra­cio­na­li­dad, como vere­mos. Jap­pe per­te­ne­cía a ese redu­ci­do gru­pi­to que, con­tra la apa­ren­te «reali­dad», pro­fun­di­za­ba en el rigor mar­xis­ta. Apa­ren­te «reali­dad» por­que por deba­jo de la pro­pa­gan­da, el capi­ta­lis­mo esta­ba podri­do, aun­que demos­trar­lo antes de 2007 pare­cía impo­si­ble del todo ya que todo pare­cía indi­car que el ven­der y el com­prar eran eter­nos. La reali­dad cru­da empe­zó a sufrir­se des­de ese 2007, cuan­do el capi­tal deve­ló su sin­ra­zón, pero enton­ces las fuer­zas irra­cio­na­les que ya aulla­ban des­de hacía unos años empe­za­ron a hacer­se más ate­rra­do­ras. Fue en ese momen­to cuan­do la izquier­da aber­tza­le ace­le­ró su des­plo­me en el feti­chis­mo bási­co: el de la supe­di­ta­ción de todas las expre­sio­nes de la lucha de cla­ses a la ado­ra­ción del lega­lis­mo bur­gués.

Como diji­mos en la entre­vis­ta arri­ba reco­men­da­da, no es casua­li­dad que fue­ra pre­ci­sa­men­te en 2007 cuan­do en una his­to­ria cua­si-ofi­cial de ETA se jus­ti­fi­ca­ba sin venir a cuen­tos y sin posi­bi­li­dad de répli­ca una de las tesis cen­tra­les del refor­mis­mo de siem­pre: «A par­tir de Mayo del 68 se empie­za a hablar abier­ta­men­te en la izquier­da en Euro­pa de la cri­sis del pro­le­ta­ria­do como suje­to his­tó­ri­co y la nece­si­dad de encon­trar nue­vos moto­res del pro­ce­so en los movi­mien­tos socia­les, aun­que en el Esta­do espa­ñol este rele­vo había que­da­do ralen­ti­za­do por la per­vi­ven­cia de la dic­ta­du­ra»19.

La recor­da­mos aquí no para hablar sobre su esco­ra­mien­to hacia corrien­tes post­mo­der­nas y post­mar­xis­tas, a las que vol­ve­re­mos en este tex­to; ni para refo­ci­lar­nos en la fácil ven­gan­za de la his­to­ria tras los tre­ce años que dura la actual Gran Depre­sión, sino para mos­trar el mar­co ideo­ló­gi­co que iba exten­dién­do­se en la izquier­da aber­tza­le y que al muy poco ter­mi­na­ría pro­du­cien­do ver­güen­za inte­lec­tual aje­na al leer los docu­men­tos ofi­cia­les que expli­ca­ban la «nue­va estra­te­gia». Para 2010 esta­ba muy arrai­ga­da en cier­tos sec­to­res de la izquier­da aber­tza­le la creen­cia de que el pro­le­ta­ria­do, si no había des­apa­re­ci­do físi­ca­men­te, sí se había abur­gue­sa­do bas­tan­te. Hubie­ra sido muy posi­ti­vo fren­te a tan­ta super­fi­cia­li­dad, refle­xio­nar sobres estas pala­bras de T. Eagle­ton:

Un escla­vo sabe que lo es, pero cono­cer por qué es un escla­vo supo­ne el pri­mer paso para dejar de ser­lo. Así pues, al des­cri­bir cómo son las cosas, esas teo­rías ofre­cen tam­bién una vía para supe­rar­las y alcan­zar un esta­do más desea­ble. Pasan de expo­ner «cual es» la situa­ción a pro­po­ner «cual debe­ría ser». Las teo­rías de ese tipo hacen posi­ble que los hom­bres y las muje­res se des­cri­ban a sí mis­mos y des­cri­ban sus situa­cio­nes de un modo que con­tro­vier­te tales reali­da­des, y que, por con­si­guien­te, les per­mi­te redes­cri­bir­se a sí mis­mo y a sí mis­ma. Hay, en este sen­ti­do, una estre­cha rela­ción entre razón, cono­ci­mien­to y liber­tad […] Cuan­to más pode­mos com­pren­der, más pode­mos hacer […] el tipo de com­pren­sión que real­men­te impor­ta es el que solo pue­de pro­du­cir­se a par­tir de la lucha prác­ti­ca20.

La rela­ción entre razón, cono­ci­mien­to y liber­tad es la esen­cia de la pra­xis, o si desea­mos ir al núcleo del mate­ria­lis­mo, el cora­zón de la antro­po­ge­nia. El pro­pio T. Eagle­ton nos dice que el tér­mino pra­xis pro­ce­de del grie­go anti­guo que deno­ta «aque­llas acti­vi­da­des que son libres y que nos rea­li­zan per­so­nal­men­te median­te las que trans­for­ma­mos el mun­do. En la anti­gua Gre­cia, la pala­bra hace refe­ren­cia, de hecho, a cual­quier acti­vi­dad de un hom­bre libre por con­tra­po­si­ción a la de los escla­vos»21. Por tan­to, la impor­tan­cia cla­ve de la lucha con­tra el irra­cio­na­lis­mo radi­ca en que la razón, el cono­ci­mien­to y la liber­tad son la base de la pra­xis que huma­ni­za a nues­tra espe­cie.

  1. Car­los Azná­rez: S.O.S. por Patxi Ruíz, pre­so polí­ti­co vas­co en lucha por sus dere­chos, 16 de mayo de 2020 (https://borrokagaraia.wordpress.com/2020/05/16/s‑o-s-por-patxi-ruiz-preso-politico-vasco-en-lucha-por-sus-derechos/).
  2. Véa­se: El Covid-19 y la cues­tión del poder, 26 de mar­zo de 2020, dis­po­ni­ble en la red.
  3. Véa­se: De las sub­cri­sis al Covid-19: 1987,1991, 1994, 1996, 2001, 2007… (1 de 2). Doce apun­tes sobre mar­xis­mo (XI de XII), 13 de abril de 2020, dis­po­ni­ble en la red.
  4. Mez­cla explo­si­va de mise­ria, repre­sión y fas­cis­mo, 25 de mayo de 2020 (https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​5​/​m​e​z​c​l​a​-​e​x​p​l​o​s​i​v​a​-​d​e​-​m​i​s​e​r​i​a​-​r​e​p​r​e​s​i​o​n​-​y​-​f​a​s​c​i​s​mo/).
  5. Lisí­ma­co Velas­co: Nadie esta­ba pre­pa­ra­do, 2 de mayo de 2020 (https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​0​2​/​n​a​d​i​e​-​e​s​t​a​b​a​-​p​r​e​p​a​r​a​do/).
  6. Oriol Güell: Los guar­dia­nes de la salud euro­pea sub­es­ti­ma­ron el peli­gro del virus, 13 de mayo de 2020 (https://​elpais​.com/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​2​020 – 05-18/los-guardianes-de-la-salud-europea-subestimaron-el-peligro-del-virus.html).
  7. R. Rejón, A. Gil: Las far­ma­céu­ti­cas recha­za­ron inves­ti­gar en pre­ven­ción de pan­de­mias como la Covid-19 en la enti­dad mix­ta de medi­ca­men­tos de la UE, 25 de mayo de 2020 (https://​www​.eldia​rio​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​f​a​r​m​a​c​e​u​t​i​c​a​s​-​r​e​c​h​a​z​a​r​o​n​-​C​O​V​I​D​-​1​9​-​m​e​d​i​c​a​m​e​n​t​o​s​-​U​E​_​0​_​1​0​2​9​9​4​7​3​4​3​.​h​tml).
  8. Ste­lla Callo­ni: Un impe­rio en deca­den­cia. Terro­ris­mo resi­dual y fun­da­men­ta­lis­mo bár­ba­ro, 30 de abril de 2020 (https://​www​.resu​men​la​ti​no​ame​ri​cano​.org/​2​0​2​0​/​0​4​/​3​0​/​p​e​n​s​a​m​i​e​n​t​o​-​c​r​i​t​i​c​o​-​u​n​-​i​m​p​e​r​i​o​-​e​n​-​d​e​c​a​d​e​n​c​i​a​-​t​e​r​r​o​r​i​s​m​o​-​r​e​s​i​d​u​a​l​-​y​-​f​u​n​d​a​m​e​n​t​a​l​i​s​m​o​-​b​a​r​b​a​ro/).
  9. Renán Vega Can­tor: Coro­na­vi­rus y filan­tro­pi­ca­pi­ta­lis­mo, 20 de mayo de 2020 (https://​rebe​lion​.org/​a​u​t​o​r​/​r​e​n​a​n​-​v​e​g​a​-​c​a​n​t​or/).
  10. Tho­mas Piketty: Esta cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal tor­na aún más rele­van­te un plan de ali­vio de la deu­da, 10 de mayo de 2020 (https://​www​.lana​cion​.com​.ar/​e​l​-​m​u​n​d​o​/​t​h​o​m​a​s​-​p​i​k​e​t​t​y​-​e​s​t​a​-​c​r​i​s​i​s​-​e​c​o​n​o​m​i​c​a​-​g​l​o​b​a​l​-​t​o​r​n​a​-​a​u​n​-​m​a​s​-​r​e​l​e​v​a​n​t​e​-​u​n​-​p​l​a​n​-​d​e​-​a​l​i​v​i​o​-​d​e​-​l​a​-​d​e​u​d​a​-​n​i​d​2​3​6​3​524).
  11. Ando­ni Base­rri­go­rri, entre­vis­ta a Iña­ki Gil de San Vicen­te: «Nadie, nin­gu­na orga­ni­za­ción, pue­de negar el dere­cho a crear algo nue­vo», 18 de diciem­bre de 2018 (https://​www​.boltxe​.eus/​2​0​1​8​/​1​2​/​1​8​/​i​n​a​k​i​-​g​i​l​-​d​e​-​s​a​n​-​v​i​c​e​n​t​e​-​n​a​d​i​e​-​n​i​n​g​u​n​a​-​o​r​g​a​n​i​z​a​c​i​o​n​-​p​u​e​d​e​-​n​e​g​a​r​-​e​l​-​d​e​r​e​c​h​o​-​a​-​c​r​e​a​r​-​a​l​g​o​-​n​u​e​vo/).
  12. Marat: El fas­cis­mo ame­na­za la vida para recu­pe­rar el bene­fi­cio del capi­tal. La úni­ca res­pues­ta posi­ble es de cla­se, 24 de mayo de 2020 (https://​dia​rio​-octu​bre​.com/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​4​/​e​l​-​f​a​s​c​i​s​m​o​-​a​m​e​n​a​z​a​-​l​a​-​v​i​d​a​-​p​a​r​a​-​r​e​c​u​p​e​r​a​r​-​e​l​-​b​e​n​e​f​i​c​i​o​-​d​e​l​-​c​a​p​i​t​a​l​-​l​a​-​u​n​i​c​a​-​r​e​s​p​u​e​s​t​a​-​p​o​s​i​b​l​e​-​e​s​-​d​e​-​c​l​a​se/).
  13. Daniel Ber­na­bé: La tram­pa de la diver­si­dad, Akal, Madrid 2018, p. 177.
  14. Véa­se del autor: Cin­co lec­cio­nes bási­cas de las movi­li­za­cio­nes anti­fas­cis­tas, 16 de abril de 2019 (https://​www​.lahai​ne​.org/​e​s​t​_​e​s​p​a​n​o​l​.​p​h​p​/​c​i​n​c​o​-​l​e​c​c​i​o​n​e​s​-​b​a​s​i​c​a​s​-​d​e​-​las).
  15. M. de la Fuen­te, Ll. Rodrí­guez Algans, J. Ber­nal Zubi­ri: El cie­rre tem­po­ral de la pro­duc­ción en épo­ca de pan­de­mia, 6 de abril de 2020 (https://​borro​ka​ga​raia​.word​press​.com/​2​0​2​0​/​0​4​/​0​6​/​e​l​-​c​i​e​r​r​e​-​t​e​m​p​o​r​a​l​-​d​e​-​l​a​-​p​r​o​d​u​c​c​i​o​n​-​e​n​-​e​p​o​c​a​-​d​e​-​p​a​n​d​e​m​ia/).
  16. Dani­lo Albín: ¿Hay más per­mi­si­vi­dad poli­cial por el esta­do de alar­ma en los barrios ricos? El secre­to que todos evi­tan reve­lar, 24 de mayo de 2020 (https://​www​.publi​co​.es/​s​o​c​i​e​d​a​d​/​h​a​y​-​p​e​r​m​i​s​i​v​i​d​a​d​-​p​o​l​i​c​i​a​l​-​a​l​a​r​m​a​-​b​a​r​r​i​o​s​-​r​i​c​o​s​-​s​e​c​r​e​t​o​-​e​v​i​t​a​n​-​r​e​v​e​l​a​r​.​h​tml).
  17. Andre Damon: Encu­bri­mien­to de la pan­de­mia en EEUU cul­pa­ble por dece­nas de miles de muer­tos, 23 de mayo de 2020 (https://​www​.wsws​.org/​e​s​/​a​r​t​i​c​l​e​s​/​2​0​2​0​/​0​5​/​2​3​/​p​e​r​s​-​m​2​3​.​h​tml).
  18. Anselm Jap­pe: Las aven­tu­ras de la mer­can­cía, Pepi­tas de Cala­ba­za, La Rio­ja, 2016, p. 229.
  19. Iker Casa­no­va: ETA 1958 – 2008. Medio siglo de his­to­ria, Txa­la­par­ta, Liza­rra 2007, p. 258.
  20. T. Eagle­ton: Por qué Marx tenía razón, Penín­su­la, Bar­ce­lo­na 2011, p. 141.
  21. T. Eagle­ton: Ídem, p. 126.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *