Pro­nun­cia­mien­to del Fren­te Aca­cio Medi­na – FARC-EP 56 Años

Salu­da­mos con espe­cial afec­to en este 56 ani­ver­sa­rio de las FARC-EP a los gue­rri­lle­ros y gue­rri­lle­ras de Manuel, a las mili­cias popu­la­res que res­guar­dan a las comu­ni­da­des en sus terri­to­rios, al Movi­mien­to Boli­va­riano por la Nue­va Colom­bia, a los lide­res del movi­mien­to social y polí­ti­co del país, y a la gen­te del común, que luchan per­sis­ten­tes, sin des­can­so, por el dere­cho a la paz con vida dig­na, y sobre todo, por la vida, por­que sin ella de nada sir­ven los derechos.

La gran ban­de­ra estra­té­gi­ca ondea­da por las FARC des­de su naci­mien­to en las mon­ta­ñas de Mar­que­ta­lia, es y sigue sien­do la de la paz con jus­ti­cia social, demo­cra­cia ver­da­de­ra y sobe­ra­nía. Manuel Maru­lan­da Vélez, Jaco­bo Are­nas, Her­nan­do Gon­zá­lez Acos­ta y sus 45 com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras alza­dos en armas, encar­na­ron en 1964 con legen­da­ria valen­tía la irrup­ción de un sen­ti­mien­to nacio­nal de resis­ten­cia y de com­ba­te con­tra el des­po­tis­mo y la injus­ti­cia del Fren­te Nacio­nal de las oligarquías.

Por­que apre­cia­mos y ama­mos la paz, la paz que le roba­ron a Colom­bia con la trai­ción del Esta­do al Acuer­do de La Haba­na, hemos jura­do seguir en la lucha con mayor deter­mi­na­ción y deco­ro. No pode­mos per­mi­tir que una ban­de­ra jus­ta sea arria­da por el capri­cho de una cas­ta gober­nan­te egoís­ta como indo­len­te, sin que haya una res­pues­ta popu­lar. La lucha sigue por­que la patria del futu­ro de nues­tros sue­ños recla­ma ver­da­de­ra demo­cra­cia e inclu­sión, refor­ma polí­ti­ca que erra­di­que la corrup­ción y la impu­ni­dad, titu­la­ción de tie­rras para los cam­pe­si­nos, res­pe­to a los pue­blos indí­ge­nas y gene­ra­ción de polí­ti­cas que bene­fi­cien a las comu­ni­da­des negras y a los colom­bia­nos más pobres y olvidados.

Tene­mos que cam­biar la sem­blan­za de la patria. El des­em­pleo, los bajos sala­rios, la pau­pe­ri­za­ción per­ma­nen­te, el défi­cit de vivien­da, la inexis­ten­cia de una real cober­tu­ra social del sis­te­ma de salud, la insu­fi­cien­cia edu­ca­ti­va, la caren­cia de agua pota­ble en gran par­te de los muni­ci­pios del país, el arra­sa­mien­to el equi­li­brio eco­ló­gi­co que pre­sa­gia catás­tro­fes, el olvi­do de todos los dam­ni­fi­ca­dos de la vio­len­cia ofi­cial, la des­nu­tri­ción secu­lar de fran­jas impor­tan­tes de la niñez colom­bia­na, son mani­fes­ta­cio­nes de la polí­ti­ca de un Esta­do y de una oli­gar­quía corrup­ta y mafio­sa que solo pien­sa en su chequera.

Hay que fre­nar a esa oli­gar­quía ase­si­na que sigue matan­do impu­ne­men­te por acción o por omi­sión a líde­res popu­la­res y a excom­ba­tien­tes que fir­ma­ron la paz. Da la impre­sión que no se har­ta­ran con tan­ta san­gre. ¿Aca­so no les pare­ce sufi­cien­te el ase­si­na­to de más de 700 líde­res y lide­re­sas de los dife­ren­tes movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les del país, y el sacri­fi­cio de más de 200 excom­ba­tien­tes que fir­ma­ron la paz?

Fren­te a esta per­fi­dia y la acti­tud cri­mi­nal del Esta­do nos vimos obli­ga­dos a reto­mar las armas como úni­ca opción para defen­der la vida y luchar en defen­sa del pue­blo des­po­seí­do. Esta nue­va eta­pa de la lucha polí­ti­ca y arma­da se da en momen­tos de un evi­den­te des­per­tar del movi­mien­to popu­lar que recla­ma en las calles sus más sen­ti­das rei­vin­di­ca­cio­nes y bus­ca fre­nar la inten­si­fi­ca­ción de una vio­len­ta polí­ti­ca guber­na­men­tal que por medio del terror pre­ten­de impo­ner medi­das neo­li­be­ra­les, de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, de entre­ga de nues­tros recur­sos natu­ra­les y de injus­ti­cia social. Es el desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo sal­va­je, del neo­li­be­ra­lis­mo, en don­de ade­más, el lla­ma­do cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se opo­ne al bien­es­tar social, pues la fero­ci­dad con que se acre­cien­tan las ganan­cias, supo­ne míni­mas inver­sio­nes en el tra­ba­ja­dor, las estric­ta­men­te nece­sa­rias para la repro­duc­ción de la mano de obra. Solo miga­jas del pro­duc­to interno bru­to y del pre­su­pues­to nacio­nal se des­ti­nan al bien­es­tar social, lo que ha lle­va­do a una situa­ción de indi­gen­cia a impor­tan­tes sec­to­res de la pobla­ción, y a 25 millo­nes de colom­bia­nos a vivir por deba­jo de los índi­ces de pobreza.

Este 56 ani­ver­sa­rio del sur­gi­mien­to de las FARC-EP nos con­vo­ca a la refle­xión para ele­var la acción polí­ti­ca y mili­tar bajo el faro lumi­no­so del lega­do de nues­tros héroes y de la teo­ría revo­lu­cio­na­ria y huma­nis­ta que nos avi­va; tam­bién a balan­cear y pulir las cer­te­zas que recla­ma nues­tro des­en­vol­vi­mien­to en el hori­zon­te de luchas que libra el pue­blo, y en el que esta­mos todos com­pro­me­ti­dos deci­di­da­men­te. Por­que ser gue­rri­lle­ro revo­lu­cio­na­rio, comu­nis­ta y boli­va­riano, es arti­cu­lar ini­cia­ti­vas para cua­li­fi­car fuer­za y acción de masas, es un tra­ba­jo per­ma­nen­te de crea­ti­vi­dad para blo­quear todas las for­mas en que se expre­se la vio­len­cia de los opre­so­res, es inno­var coti­dia­na­men­te el arte de la resis­ten­cia polí­ti­ca y arma­da para hacer de la lucha un ins­tru­men­to trans­for­ma­dor de la his­to­ria de los opri­mi­dos, res­pi­rar con sus anhe­los libe­ra­do­res, abra­zar la his­to­ria de sus resis­ten­cias, ahon­dar en su cul­tu­ra, es defen­der a toda cos­ta sus vidas y res­pe­tar trans­pa­ren­te­men­te sus intere­ses. El pue­blo, los pobres, son la pro­tec­ción, la for­ta­le­za y el espí­ri­tu indo­ble­ga­ble de la insur­gen­cia, no se podría ser gue­rri­lle­ro sin el afec­to de las masas; ser gue­rri­lle­ro es un ejer­ci­cio dia­rio de huma­nis­mo y amor por los desposeídos.

Honor y glo­ria a todos nues­tros cama­ra­das que han ofren­da­do su vida por la paz con jus­ti­cia social. Recha­za­mos y con­de­na­mos la trai­ción his­tó­ri­ca de la que fue víc­ti­ma nues­tra orga­ni­za­ción guerrillera.

Somos los autén­ti­cos hijos de Manuel.

Por el Esta­do Mayor del Fren­te Aca­cio Medina .

Mayo 27 de 2020

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *