Perú. Medi­ci­na tra­di­cio­nal y espi­ri­tua­li­dad ama­zó­ni­ca en el con­tex­to de la pandemia

Luis Chá­vez Rodrí­guez* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2020

En medio del avan­ce de esta pan­de­mia y fren­te a las caren­cias que el Esta­do peruano ha mos­tra­do en el área de la salud, espe­cial­men­te negli­gen­te en las zonas rura­les, la reser­va cul­tu­ral mile­na­ria de los pue­blos indí­ge­nas ha reani­ma­do sus prác­ti­cas para enfren­tar esta nue­va amenaza.

Los pue­blos ama­zó­ni­cos están desa­rro­llan­do estra­te­gias de con­ten­ción a tra­vés de su medi­ci­na tra­di­cio­nal con una varia­da pues­ta en ser­vi­cio de plan­tas pre­ven­ti­vas diri­gi­das a refor­zar el sis­te­ma inmu­no­ló­gi­co rela­ti­vo al apa­ra­to res­pi­ra­to­rio. Estas prác­ti­cas que han cap­ta­do noto­rie­dad a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción regio­na­les y lime­ños, así como los reme­dios case­ros ha pro­vo­ca­do diver­sas inter­pre­ta­cio­nes en la per­ti­nen­cia de su uso.

Mien­tras que exper­tas, en el cam­po de la cul­tu­ra ama­zó­ni­ca, como la antro­pó­lo­ga Lui­sa Elvi­ra Belaun­de, en su artícu­lo apa­re­ci­do en La Mula, Las plan­tas del bos­que soco­rren a la ciu­dad, valo­ra posi­ti­va­men­te esta res­pues­ta de las comu­ni­da­des nati­vas y sus múl­ti­ples dimen­sio­nes, en otros medios como Ojo Públi­co, en un infor­me titu­la­do, Curas fal­sas: Los reme­dios frau­du­len­tos y otras men­ti­ras del Covid-19 se afir­ma tajan­te­men­te: “Con­clu­sión: toda rece­ta case­ra con­tra el Covid-19 es fal­sa”, des­au­to­ri­zan­do de este modo el uso de “reme­dios case­ros”, sin tomar en cuen­ta un con­tex­to mucho más amplio des­de don­de pro­ce­den estos recur­sos com­pro­ba­da­men­te eficaces.

Estos usos case­ros no sólo se cir­cuns­cri­ben a la tra­di­ción de los pue­blos indí­ge­nas sino tam­bién son par­te de nues­tra far­ma­cia popu­lar y hoga­re­ña en cos­ta, sie­rra y sel­va. ¿Quién no ha toma­do una limo­na­da calien­te con miel de abe­ja o una infu­sión de mati­co, para neu­tra­li­zar los esca­lo­fríos de un res­fria­do y no se ha sen­ti­do mejor?

Una de estas res­pues­tas que ha sur­gi­do en la Ama­zo­nía perua­na, y que podría ver­se den­tro de este con­jun­to de tra­di­cio­nes case­ras para ate­nuar la agre­si­vi­dad de un pro­ble­ma res­pi­ra­to­rio es la crea­ción del valien­te “Coman­do mati­co”. Al mar­gen de ser una res­pues­ta iró­ni­ca al afa­ma­do “Coman­do Covid”, en Pucall­pa se ha uni­do un gru­po de jóve­nes para suplir un vacío y su obje­ti­vo es pro­por­cio­nar plan­tas medi­ci­na­les a las aldeas en cua­ren­te­na colin­dan­tes a las ciu­da­des, espe­cial­men­te a las fami­lias que ya pre­sen­tan sin­to­ma­to­lo­gía de des­ór­de­nes respiratorios.

Ellos tie­nen su área de inter­ven­ción en los dis­tri­tos de Yari­na­co­cha, Manan­tay y Calle­ría y por el impac­to que ha teni­do esta ini­cia­ti­va se está repli­can­do, en otras loca­li­da­des como la Pro­vin­cia de Padre Abad, en los pue­blos a ori­llas del río Aguay­tía, como me indi­có, Nes­tor Pai­va, uno de sus inte­gran­tes en una con­ver­sa­ción tele­fó­ni­ca. Esta agru­pa­ción de acti­vis­tas shi­pi­bo-koni­bos está con­for­ma­da por jóve­nes comu­ni­ca­do­res inter­cul­tu­ra­les quie­nes, ade­más, vie­nen desa­rro­llan­do una labor de infor­ma­ción y pre­ven­ción acer­ca de la enfer­me­dad, Covid-19, vía medios de comu­ni­ca­ción radial y audio­vi­sual a tra­vés de la internet.

Ini­cial­men­te, estu­vo con­for­ma­da por Nes­tor Pai­va Pine­do, Ale­xan­der Shim­co­pat Soria, Elmer Elvio Cai­ru­na Sán­chez, Rafael Gar­cía y Mery Fasa­bi Sán­chez, quien se unió al gru­po con la expe­rien­cia que le da su prác­ti­ca en la medi­ci­na tra­di­cio­nal. Valien­te gru­po de per­so­nas a quie­nes se les agra­de­ce por su tra­ba­jo y ejemplo.

Esta ini­cia­ti­va, del “Coman­do mati­co”, no sur­ge de un espon­ta­neo e impro­vi­sa­do afán huma­ni­ta­rio sino pro­vie­ne de una prác­ti­ca mile­na­ria, cuyos com­po­nen­tes son la sabi­du­ría ances­tral y la soli­da­ri­dad, ambos for­man par­te de las estra­te­gias fun­da­men­ta­les que han per­mi­ti­do sobre­vi­vir a los pue­blos ori­gi­na­rios, duran­te toda su his­to­ria, espe­cial­men­te des­de la pre­sen­cia occi­den­tal en terri­to­rio ame­ri­cano, la que de modo direc­to o indi­rec­to ha sido la cau­sa de las múl­ti­ples pan­de­mias que han diez­ma­do a su pobla­ción. Esta prác­ti­ca tie­ne un rito cen­tral des­de don­de se orga­ni­za la medi­ci­na tra­di­cio­nal y la espi­ri­tua­li­dad indí­ge­na ama­zó­ni­ca. Su nom­bre es bas­tan­te cono­ci­do, pro­ba­ble­men­te mucho más que en el pro­pio Perú, en otros con­ti­nen­tes y se lla­ma, “La cere­mo­nia de la ayahuas­ca”. Aquí va una sín­te­sis de su procedimiento.

La cere­mo­nia de la ayahuasca

Cuan­do el atar­de­cer del tró­pi­co ha cedi­do todos sus encan­tos a la noche y el man­to oscu­ro se ha exten­di­do des­de las som­bras de los árbo­les has­ta el más des­cam­pa­do para­je, pene­tran­do inclu­so en las mira­das de los ani­ma­les que ace­chan en el bos­que, la mesa está dis­pues­ta para la cere­mo­nia de la ayahuasca.

El cen­tro de la cere­mo­nia es una bebi­da que se obtie­ne de la plan­ta maes­tra lla­ma­da ayahuas­ca y su com­pa­ñe­ra la cha­cu­ru­na. En ellas habi­tan los espí­ri­tus mayo­res de las plan­tas del bos­que. Los par­ti­ci­pan­tes toman este líqui­do de color marrón oscu­ro, tex­tu­ra espe­sa, sabor dul­ce-amar­go y olor a ofren­da vege­tal en una dosis pre­ci­sa que el maes­tro con­duc­tor les sir­ve a cada uno.

Pre­via­men­te, el hom­bre medi­ci­na, con­ver­san­do con el con­vo­ca­do, ha echa­do una pri­me­ra mira­da en su pacien­te y le ha pres­cri­to una rigu­ro­sa die­ta, de este modo sabe cuál es la jus­ta medi­da de la “toma”, para que una vez inge­ri­do el bre­ba­je lo con­duz­ca paso a paso en la esca­la, a veces inhós­pi­ta, de su alma.

La die­ta pre­via ha hecho que los cuer­pos ten­gan una bue­na dis­po­si­ción para reci­bir a la plan­ta maes­tra. Al poco tiem­po, des­pués de hacer la toma, cuan­do las luciér­na­gas pun­tean la oscu­ri­dad con su chis­pa de fue­go y los chi­rri­dos de los gri­llos ras­gan los mur­mu­llos oblon­gos de la sel­va, los cuer­pos ali­ge­ra­dos se rela­jan y sien­ten un leve enfria­mien­to. Se ini­cia, enton­ces, la comu­nión entre los asis­ten­tes, que sin dejar de ser ellos mis­mos, son tam­bién el grupo.

El ejer­ci­cio de inte­rio­ri­za­ción al que te intro­du­ce la toma de la sus­tan­cia cere­mo­nial se ini­cia con una serie de aso­cia­cio­nes, recuer­dos, pro­yec­cio­nes, preo­cu­pa­cio­nes y todo ese revol­ti­jo aní­mi­co que muchas veces nos opri­me. Lue­go lle­gan las pri­me­ras visio­nes en for­ma de una com­ple­ja geo­me­tría de líneas fos­fo­res­cen­tes y zig­za­guean­tes que pro­du­cen un vér­ti­go de movi­mien­to acelerado.

Se da paso lue­go al momen­to en el que se expe­ri­men­ta la con­di­ción frag­men­ta­ria a la que nos obli­gan los regí­me­nes de la vida coti­dia­na. Es el momen­to de la frag­men­ta­ción y de la “marea­ción”, el momen­to en que se expul­sa el mal. Aquí el cuer­po bus­ca des­pren­der­se de los exce­den­tes físi­cos y aní­mi­cos, de las ten­sio­nes y mie­dos que se mate­ria­li­zan en for­ma de flui­dos intes­ti­na­les y en la ten­sión exce­si­va de los múscu­los y ten­do­nes dis­gre­ga­dos en frag­men­tos irreconciliables.

Vie­nen enton­ces las arca­das que te obli­gan a expul­sar de modo físi­co y aní­mi­co, a veces de modo brus­co e incó­mo­do todo lo que impi­de la cal­ma y el vue­lo sim­bó­li­co que el par­ti­ci­pan­te de la cere­mo­nia está a pun­to de empren­der. Es la par­te don­de las plan­tas maes­tras lim­pian el orga­nis­mo de todo aque­llo que ha mania­ta­do el movi­mien­to libre y armó­ni­co de los cuer­pos en uni­dad con las almas.

Des­pués de la bata­lla, el cuer­po recu­pe­ra su calor y entra en la eta­pa de las visio­nes. Men­te y emo­ción empren­den un reco­rri­do bio­grá­fi­co en don­de apa­re­cen en for­ma de imá­ge­nes los recuer­dos más inquie­tan­tes que nos han mar­ca­do la vida. Ima­gen tras ima­gen se revi­sa de modo ace­le­ra­do la tra­yec­to­ria per­so­nal en con­tra­po­si­ción con la quie­tud y el letar­go de los órga­nos, múscu­los y hue­sos que repo­san ten­di­dos en la maloca.

Duran­te este momen­to de la cere­mo­nia, el maes­tro curan­de­ro, médi­co tra­di­cio­nal, hom­bre medi­ci­na, ento­na los can­tos sagra­dos lla­ma­dos “ika­ros”. Can­cio­nes eter­nas que, de padres a hijos, gene­ra­ción a gene­ra­ción, a tra­vés del estí­mu­lo de las plan­tas medi­ci­na­les, se han tras­mi­ti­do entre las mile­na­rias cul­tu­ras amazónicas.

Cada pue­blo ha con­ser­va­do este lega­do, adap­tán­do­lo a los soni­dos de su len­gua y a la mito­lo­gía de su lina­je como un can­to que con­den­sa los inson­da­bles soni­dos de la sel­va. La dis­po­si­ción de las imá­ge­nes pue­de dar­se de modo orde­na­do en secuen­cias o de modo caó­ti­co en imá­ge­nes fan­tás­ti­cas. El maes­tro, pre­mu­ni­do de un mapa­cho y aten­to al efec­to de las visio­nes, moni­to­rea al pacien­te con un ika­ro indi­vi­dual y con abul­ta­das boca­na­das de humo del taba­co, que a estas altu­ras de la cere­mo­nia se suma, con su espí­ri­tu pro­tec­tor, a este momen­to de encuen­tro y de unificación.

Los ika­ros son melo­días repe­ti­ti­vas y pene­tran­tes que el maes­tro can­ta duran­te la cere­mo­nia. Si la “marea­ción” lle­ga­ra a un vér­ti­go difí­cil de mane­jar, los ika­ros ayu­da­rán a pasar la tem­pes­tad. Con estos can­tos, de modu­la­cio­nes agu­das, sua­ves y deli­ca­das por momen­tos, que se alter­nan con soni­dos gra­ves y mar­cia­les, el maes­tro renue­va a cada momen­to y duran­te toda la noche su cone­xión con el gru­po y con cada uno de los asistentes.

Estos can­tos sagra­dos se rea­li­zan obe­de­cien­do a una estruc­tu­ra de ini­cio, medio y final: un can­to de aper­tu­ra, que a la vez encap­su­la al gru­po en una capa pro­tec­to­ra, lue­go vie­nen una serie de can­tos de desa­rro­llo y final­men­te se ter­mi­na con un can­to de cierre.

El men­sa­je que trans­mi­te el can­to final se cono­ce como “arkano” y es un segu­ro pro­tec­tor en for­ma de melo­día, que el acó­li­to lle­va­rá has­ta la siguien­te cere­mo­nia y, depen­dien­do de su tra­ba­jo de segui­mien­to inte­rior, lo acom­pa­ña­rá duran­te toda su vida.


*Luis Chá­vez Rodrí­quez es pro­mo­tor de la orga­ni­za­ción civil La casa del coli­brí de Chi­ri­mo­to, Ama­zo­nas, que se dedi­ca al tra­ba­jo comu­ni­ta­rio y de volun­ta­ria­do en esta región amazónica.

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *