Mon­to­ne­ros: 5 hipó­te­sis, 50 años después

Por Mariano Pache­co, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 de mayo de 2020. Aspec­tos polí­ti­cos, socia­les y cul­tu­ra­les de una irrup­ción his­tó­ri­ca. Revi­sio­nes libres de morbo.

I-
Con­ju­rar el mor­bo y res­ti­tuir los efec­tos a las causas

El
6 de sep­tiem­bre de 1974, en la vís­pe­ra de con­me­mo­rar­se el cuarto
ani­ver­sa­rio del “Día del Mon­to­ne­ro” (en home­na­je a Fer­nan­do Abal
Medi­na y Gus­ta­vo Ramus, caí­dos el 7 de sep­tiem­bre de 1970 en la
loca­li­dad bonae­ren­se de Willian Morris), Norma
Arros­ti­to y Mario Eduar­do Fir­me­nich brin­dan en
la revis­ta Cau­sa
Pero­nis­ta
la
que has­ta el día de hoy será la ver­sión ofi­cial del “Ope­ra­ti­vo
Pin­da­poy” del Coman­do Juan José Valle que ambos inte­gra­ron jun­to a
otros ocho hom­bres para secues­trar a Pedro Euge­nio Aramburu,
some­ter­lo a “jui­cio revo­lu­cio­na­rio” y dic­ta­mi­nar a tra­vés de un
“Tri­bu­nal Revo­lu­cio­na­rio” –en un acto deno­mi­na­do de “Jus­ti­cia
popu­lar”– que el dic­ta­dor de 1955 era con­de­na­do a muer­te. En el
Comu­ni­ca­do Nº 3, del domin­go 31 de mayo de 1970, Mon­to­ne­ros informa
que Aram­bu­ru se “reco­no­ce res­pon­sa­ble” de cua­tro cues­tio­nes: 1)
haber “lega­li­za­do”, el 9 de junio de 1956, la matan­za de 27
argen­ti­nos sin jui­cio pre­vio ni cau­sa jus­ti­fi­ca­da; 2) haber condenado
a muer­te a 8 mili­ta­res con­si­de­ra­dos ino­cen­tes por un Con­se­jo da
Gue­rra; 3) haber enca­be­za­do la repre­sión del movi­mien­to político
mayo­ri­ta­rio repre­sen­ta­ti­vo del pue­blo argen­tino; y, 4) haber
pro­fa­na­do y des­apa­re­ci­do el cadá­ver de Eva Perón.

“Cor­ta
la bocha”, como dice el dicho popu­lar. Más allá de que se
enun­cian otras cin­co cues­tio­nes que el mili­tar no reco­no­ce, el
gene­ral anti­pe­ro­nis­ta es con­de­na­do a “ser pasa­do por las armas”,
hecho que se con­su­ma al día siguien­te, según cons­ta en el 4°
comu­ni­ca­do del 1° de junio de 1970.

De
allí en más, duran­te 46 años, el perio­dis­mo cana­lla ha intentado,
cada vez, vol­ver sobre el tema en bús­que­da de quien sabe qué. Esa
es la ver­sión ofi­cial de la orga­ni­za­ción, apa­re­ci­da a la luz
públi­ca con ese acon­te­ci­mien­to (que pasó a al his­to­ria bajo el
nom­bre de “Aram­bu­ra­zo”, ape­nas un año des­pués de “El
Cor­do­ba­zo”) y no pare­ce tener mucho más sen­ti­do que el morbo
ahon­dar en bús­que­da de algún otro detalle. 

Tanto
en la posi­ción de Fer­nan­do Vaca Nar­va­ja y Rober­to Ciri­lo Per­día en
su entre­vis­ta con Ber­nar­do Nes­taudt de 1991, como en otras numerosas
entre­vis­tas a Mario Eduar­do Fir­me­rich que hoy pue­den encon­trar­se en
you­tu­be, la hipó­te­sis cen­tral que res­ti­tu­ye el efec­to de la
eje­cu­ción de Aram­bu­ru a sus cau­sas his­tó­ri­cas en la voz de la
Con­duc­ción Nacio­nal de la orga­ni­za­ción es la del argumento
cata­lo­ga­do como “gue­rra civil inter­mi­ten­te”, fecha­do su ini­cio en
1955, cuan­do el gobierno cons­ti­tu­cio­nal de Juan Domin­go Perón es
derro­ca­do por un gol­pe de Esta­do extre­ma­da­men­te vio­len­to, que
bom­bar­dea pobla­ción civil en Pla­za de Mayo, y lue­go ins­tau­ra una
dic­ta­du­ra que lle­ga no sólo a encar­ce­lar, per­se­guir y obli­gar al
exi­lio a pero­nis­tas, sino tam­bién a tor­tu­rar y fusi­lar, en una
diná­mi­ca que con sus idas y veni­das, su inter­ca­lar gobiernos
dic­ta­to­ria­les y gobier­nos ele­gi­dos por el voto pero con el peronismo
pros­crip­to y con su líder en el exi­lio, per­du­ra­rá has­ta 1973,
cuan­do Héc­tor Cám­po­ra triun­fe en las elec­cio­nes del 11 de mar­zo. El
obre­ro meta­lúr­gi­co Feli­pe Valle­se (des­apa­re­ci­do) y los “Héroes de
Tre­lew” (fusi­la­dos), son los nom­bres más cono­ci­dos de ese proceso
per­ma­nen­te de vio­len­cia polí­ti­ca ejer­ci­do des­de lo más alto del
poder del Esta­do para repri­mir a la cla­se tra­ba­ja­do­ra y los sectores
popu­la­res, mayo­ri­ta­ria­men­te iden­ti­fi­ca­dos con el peronismo. 

Algo
de todo esto que­da plas­ma­do, asi­mis­mo, en la intro­duc­ción a las
“Bases para la Alian­za Cons­ti­tu­yen­te­de una Nue­va Argentina”,
tex­to fir­ma­do por el Consejo
Supe­rior del Movi­mien­to Pero­nis­ta Mon­to­ne­ro, fecha­do en enero 1982,
que sos­tie­ne inclu­so una tem­po­ra­li­dad más lar­ga: “La historia
nacio­nal argen­ti­na está sig­na­da por una inter­mi­ten­te gue­rra civil a
veces encu­bier­ta y a veces vio­len­ta­men­te des­em­bo­za­da. Este
enfren­ta­mien­to aún incon­clu­so se ini­ció en los albo­res mis­mos de la
inde­pen­den­cia en 1810; su per­sis­ten­cia a lo lar­go de ya más de 170
años a pesar de las pro­fun­das trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas, sociales
y polí­ti­cas acae­ci­das en el país, más aún, la con­ti­nui­dad de los
mis­mos ape­lli­dos, como los Mitre, los Paz y los Mar­tí­nez de Hoz,
con­tra los mis­mos enemi­gos, como los mon­to­ne­ros; la reite­ra­ción de
las mis­mas fal­sas opcio­nes como civi­li­za­ción o bar­ba­rie, solo puede
expli­car­se por la esen­cia mis­ma de esta lucha ya casi bicentenaria.
Se tra­ta del enfren­ta­mien­to entre las fuer­zas que pre­ten­den el pseudo
pro­gre­so del país a par­tir del capi­tal impe­ria­lis­ta veni­do des­de el
exte­rior, y las fuer­zas que pre­ten­den el desa­rro­llo de las fuerzas
pro­duc­ti­vas nacio­na­les expan­dien­do el mer­ca­do interno. Por eso es que
con las abis­ma­les dife­ren­cias que sepa­ran a la for­ma­ción social de
hoy, de aque­lla de hace 170 años, los dos polos de este
enfren­ta­mien­to aun incon­clu­so man­tie­nen sus mis­mos nom­bres: pue­blo y
oligarquía”.

En
otro len­gua­je y tem­po­ra­li­dad –por supues­to– pero en el mis­mo afán
de conec­tar los efec­tos con sus cau­sas estruc­tu­ra­les pode­mos situar
las más recien­tes refle­xio­nes del crí­ti­co cul­tu­ral bri­tá­ni­co Mark
Fisher, quien en su libro “Rea­lis­mo capi­ta­lis­ta” sos­tie­ne que,
sobre “la sos­pe­cha pomo­der­nis­ta que se vier­te sobre los grandes
rela­tos”, en el siglo XXI sue­le sos­la­yar­se la cau­sa determinante
del capi­ta­lis­mo de los dife­ren­tes pro­ble­mas y males­ta­res que se nos
pre­sen­tan por separado.

Tomar
al “Aram­bu­ra­zo” como hecho ais­la­do con­lle­va a un análisis
uni­la­te­ral, que no es otro modo de negar la his­to­ri­ci­dad en la que
dicho acon­te­ci­mien­to se ins­cri­be. Así, y sólo así, nues­tra bellas
almas pro­gre­sis­tas –jun­to con las reac­cio­na­rias– pueden
escan­da­li­zar­se ante un uso popu­lar de la vio­len­cia política.

II-
Ges­tar la pro­pia Máqui­na de Gue­rra (Popu­lar y Prolongada)

Lejos
del mor­bo enton­ces, lo que nos intere­sa res­ca­tar aquí son una serie
de ense­ñan­zas que la “eje­cu­ción” del dic­ta­dor (ya haremos
refe­ren­cia a la impor­tan­cia de dispu­tar tam­bién en el len­gua­je los
sen­ti­dos de la his­to­ria) han deja­do para las gene­ra­cio­nes militantes.
Por lo menos, qui­sie­ra res­ca­tar cuatro:

1)
La impor­tan­cia de con­den­sar en una figu­ra emble­má­ti­ca, como fue
Aram­bu­ru, al enemi­go del pro­yec­to popu­lar (si bien podría haber sido
Rojas, aún más odia­do en el pero­nis­mo por su acé­rri­mo gorilismo,
Aram­bu­ru logra­ba com­bi­nar en sí la figu­ra del enemi­go histórico
–uno de los res­pon­sa­bles del derro­ca­mien­to del pero­nis­mo– y del
enemi­go inme­dia­to –posi­ble figu­ra de recam­bio del régimen – ).

2)
La elec­ción de un nom­bre cla­ro de cara a las masas, fácil de
recor­dar, de pro­nun­ciar, de gri­tar en cán­ti­cos, a dife­ren­cia de esas
sopas de letras (FAR, ERP, PRT, FAP, PCML, OCPO, FAL) que confunden
más de lo que acla­ran (resul­ta emble­má­ti­co, y áci­da­men­te gracioso
el poe­ma “Siglas”, de Nés­tor Perlongher).

3)
La capa­ci­dad de leer en cla­ve “nacio­nal” una tendencia
Lati­no­ame­ri­ca­na, e inclu­so mun­dial: carác­ter urbano de la guerrilla,
iden­ti­dad popu­lar local del pro­yec­to eman­ci­pa­to­rio (resul­ta
emble­má­ti­co aquí el apor­te en torno a izquier­da y pero­nis­mo que
rea­li­za en 1971 Car­los Olme­do, de las Fuer­zas Armadas
Revo­lu­cio­na­rias, en su deba­te con el Par­ti­do Revo­lu­cio­na­rio de los
Trabajadores,).

4)
Nece­si­dad de dina­mi­zar la pro­pia jus­ti­cia, ins­ti­tu­cio­na­li­dad y
sis­te­ma de defen­sa popu­lar, la “máqui­na de gue­rra”, dirían los
filó­so­fos Gilles Deleu­ze y Félix Guat­ta­ri, para refe­rir­se a esa
otra jus­ti­cia, ese otro movi­mien­to, ese otro espa­cio-tiem­po, con un
ori­gen y natu­ra­le­za radi­cal­men­te dife­ren­te al del Apa­ra­to de Estado
(apa­ra­to que es nece­sa­rio tomar en el camino de su diso­lu­ción –en
tér­mi­nos más estric­ta­men­te de la teo­ría crí­ti­ca del Esta­do– para
dejar lugar a esas otras for­mas de ins­ti­tu­cio­na­li­dad popu­lar, más
demo­crá­ti­cas y participativas). 

III-
El ciclo mon­to­ne­ro y los luga­res comunes

La
revi­sión his­tó­ri­ca de la expe­rien­cia mon­to­ne­ra, tal como el
perio­dis­mo argen­tino la ha enca­ra­do en estas déca­das, tie­ne el
pro­ble­ma de vol­ver una y otra vez sobre los mis­mos temas. En cada
opor­tu­ni­dad en que se ha entre­vis­ta­do a alguno de los miem­bros que
han que­da­do vivos de la Con­duc­ción Nacio­nal (se comien­za por omitir,
des­de el vamos, la enor­me can­ti­dad de cua­dros de con­duc­ción que han
sido ase­si­na­dos por la repre­sión, o han caí­do en combate
enfren­tán­do­la), se les ha pre­gun­ta­do, una y otra vez, acer­ca de lo
mis­mo. A saber: algún nue­vo deta­lle que pue­da “reve­lar­se” del
Caso Aram­bu­ru (1970); si los suce­sos trá­gi­cos de Ezei­za fueron
real­men­te una masa­cre o si Mon­to­ne­ros par­ti­ci­pó de (o “pro­pi­ció”)
un enfren­ta­mien­to (1973); si mata­ron o no a José Igna­cio Ruc­ci y el
sacer­do­te Car­los Muji­ca; por qué se enfren­ta­ron con Perón aquél
emble­má­ti­co 1° de mayo o más bien, qué entien­den del hecho de que
Perón “los haya expul­sa­do de la Pla­za”; qué pasó con el dinero
del secues­tro de los her­ma­nos Born y qué auto­crí­ti­ca se hace por
haber pasa­do a la clan­des­ti­ni­dad duran­te un gobierno constitucional
(todos epi­so­dios de ese inten­so 1974); por qué ata­ca­ron el cuartel
de For­mo­sa (1975); por qué se exi­lia­ron los miem­bros de la CN
(1976÷1977); por qué “man­da­ron a los pere­ji­les al mue­re” durante
la Con­tra­ofen­si­va y qué hay de cier­to del “pac­to con Massera”
(1979), has­ta desem­bo­car –ya en pos­dic­ta­du­ra– en la banalización
de la expe­rien­cia de la orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra más pode­ro­sa de
Amé­ri­ca Lati­na redu­cién­do­la a sus expo­nen­te más problemáticos:
Patri­cia Bull­rich y Rodol­fo Galimberti. 

Lo
peor de todo es que ya casi todos estos temas fue­ron contestados,
inclu­so tem­pra­na­men­te, al poco tiem­po de pro­du­ci­do cada uno de los
hechos enumerados.

Salirse
de estos luga­res comu­nes, enton­ces, resul­ta fun­da­men­tal para poder
hacer “decir­le algo” a esta experiencia.

IV-
El “tra­ba­jo” sobre el “archi­vo”

Tal
vez sea la hora de asu­mir el desa­fío de pro­mo­ver un inte­rro­gan­te que
pue­da con­du­cir­nos a un deba­te pro­fun­do sobre los modos de revisitar
la his­to­ria argen­ti­na de la segun­da mitad del siglo XX: ¿no
pade­ce­mos de un exce­so de perio­dis­mo literario? 

El
abor­da­je de las déca­das del sesen­ta y del seten­ta se tor­na un nudo
fun­da­men­tal para inda­gar el con­jun­to del pasa­do nacio­nal, por­que allí
se con­cen­tran los núcleos cen­tra­les del enfren­ta­mien­to de los
dife­ren­tes (anta­gó­ni­cos) pro­yec­tos de país. “Tra­ba­jar” el
archi­vo, enton­ces, pue­de ser una tarea estra­té­gi­ca. El abor­da­je de
los tes­ti­mo­nios de quie­nes pro­ta­go­ni­za­ron esos pro­ce­sos es aún
posi­ble, aun­que no por mucho tiem­po más (y de hecho ya han partido
de este mun­do figu­ras fun­da­men­ta­les de esta his­to­ria). Tam­bién es
nota­ble la can­ti­dad de docu­men­tos a dis­po­si­ción de quien quiera
estu­diar, inte­rio­ri­zar­se sobre el tema. 

Así
y todo, resul­ta suges­ti­vo que sobre la expe­rien­cia glo­bal de
Mon­to­ne­ros siga sien­do “Sol­da­dos de Perón”, de Richard
Gilles­pie, el libro sobre Mon­to­ne­ros de mayor refe­ren­cia, publicado
en 1982. Tam­bién que sea de fines de los noven­ta el últi­mo (a su
vez, qui­zás el úni­co) inten­to por escri­bir una his­to­ria glo­bal de
las mili­tan­cias de los sesenta/​setenta (los tres volu­mi­no­sos tomos
“La volun­tad”, de Eduar­do Angui­ta y Mar­tín Capa­rrós). Incluso
en el plano cine­ma­to­grá­fi­co, es de 1996 lo que entien­do es el único
film sobre Mon­to­ne­ros (“Caza­do­res de uto­pías, de Eduardo
Blaus­tein), exten­so docu­men­tal que abor­da el fenó­meno de la
orga­ni­za­ción en el con­tex­to del pero­nis­mo, de Perón a Menem (pero
inclu­so esta pelí­cu­la, pobla­da de nume­ro­sos e importantes
tes­ti­mo­nios, no cuen­ta con la pala­bra de los miem­bros de la
Con­duc­ción Nacional). 

Obviamente,
se han publi­ca­do tra­ba­jos espe­cí­fi­cos, entre los que podríamos
men­cio­nar los rela­tos en pri­me­ra per­so­na de los pro­pios Per­día, “El
pero­nis­mo com­ba­tien­te en pri­me­ra per­so­na”, y Vaca Nar­va­ja, “Con
igual áni­mo”, así como “Final de cuen­tas”, de Juan Gasparini;
“Pere­ji­les”, de Adria­na Robles; “Recuer­do de la muer­te”, de
Miguel Bonas­so; “Memo­rial de gue­rra lar­ga”, de Jor­ge Falcone;
“Los del 73: memo­ria mon­to­ne­ra”, de Jor­ge Lewin­ger y Gonzalo
Leó­ni­das Cha­ves (y éste últi­mo, tam­bién, “Rebel­de acontecer”);
“Lo que mata de las balas es la velo­ci­dad”, de Eduar­do Astiz; “La
bue­na his­to­ria”, de José Amo­rín; “La guar­de­ría mon­to­ne­ra: la
vida en Cuba de los hijos de la Con­tra­ofen­si­va” y otros de
inves­ti­ga­ción de per­so­nas aje­nas a la expe­rien­cia, como “El mito
de los doce fun­da­do­res”, de Lucas Lanus­se; “El tren de la
vic­to­ria”, de Cris­ti­na Zuker; “La mon­to­ne­ra. Bio­gra­fía de Norma
Arros­ti­to”, de Gabrie­la Sai­dón; “Un fusil y una can­ción. La
his­to­ria secre­ta de Huer­que mapu, la ban­da que gra­bó el disco
ofi­cial de Mon­to­ne­ros”, de Ariel Zak y Tama­ra Smer­ling; Montoneros
y Pales­ti­na. De la revo­lu­ción a la dic­ta­du­ra”, de Pablo Robledo
“Noti­cias. De los Mon­to­ne­ros”, de Gabrie­la Esqui­va­da; “Ideo­lo­gía
y polí­ti­ca en El Des­ca­mi­sa­do”, de Yami­lé Nadra y “Fui­mos
sol­da­dos”, de Mar­ce­lo Larra­quy (inclu­yo humil­de­men­te, en esta
enu­me­ra­ción, mi libro “Mon­to­ne­ros sil­ves­tres. His­to­rias de
resis­ten­cia a al dic­ta­du­ra en el sur del conur­bano: 1976−1983”, y
el lis­ta­do segu­ra­men­te podría ser amplia­do, suman­do otras
publi­ca­cio­nes). Muchos tra­ba­jos, como pue­de ver­se, algu­nos muy bueno,
unos cuán­tos pési­mos. Todo ésto sin con­tar las nume­ro­sos poesías,
obras de tea­tro, cuen­tos y nove­las que, des­de la lite­ra­tu­ra, también
abor­dan la his­to­ria mon­to­ne­ra (han sido omi­ti­dos los libros que
abor­dan bio­gra­fían de mili­tan­tes mon­to­ne­ros, y tam­bién, aque­llos de
la indus­tria cul­tu­ral ela­bo­ra­dos direc­ta­men­te con el fin, no de
pen­sar la expe­rien­cia, sino de demo­ni­zar­la, defenestrarla). 

Finalmente,
no pue­de dejar de men­cio­nar­se el inmen­so tra­ba­jo de archi­vo elaborado
por Rober­to Bas­chet­ti, con su monu­men­tal obra de com­pi­la­ción de
“Docu­men­tos del pero­nis­mo revo­lu­cio­na­rio”, que en sie­te volúmenes
abor­da el perío­do 1955 – 1983. 

IV-
Las bata­llas de la memoria 

El
pro­ce­so abier­to con la movi­li­za­ción del 24 de mar­zo de 1996 ha
resi­tua­do la dis­cu­sión sobre 

los
años seten­ta, en gene­ral, y sobre la expe­rien­cia de Mon­to­ne­ros, en
par­ti­cu­lar. Así y todo, los años macris­tas han sido un duro gol­pe a
todo ese ima­gi­na­rio que duran­te dos déca­das pujó por despenalizar
la dis­cu­sión polí­ti­ca res­pec­to del pasa­do y des­pe­jar del deba­te la
“Teo­ría de los dos demo­nios”. Se sabe: la derro­ta elec­to­ral de
un pro­yec­to de gobierno con­ser­va­dor no impli­ca nece­sa­ria­men­te el
retro­ce­so social de los micro­fas­cis­mos que pue­dan cir­cu­lar por la
sociedad.

De
allí que la memo­ria siga sien­do un cam­po de bata­lla, pre­sen­te en
tan­to que abor­dar el pasa­do nacio­nal impli­ca una posi­ción actual, y
un pro­yec­to de país por el que se lucha (sobe­ra­nía política,
jus­ti­cia social, eman­ci­pa­ción) o que se pre­ten­de abortar.

Los
años pro­gre­sis­tas de la lar­ga déca­da kirch­ne­ris­ta implicaron
avan­ces en muchos aspec­tos de la polí­ti­ca de dere­chos huma­nos, pero
tam­bién un memo­ria­lis­mo (por momen­tos mora­lis­tas), que en su combate
a las más retró­gra­das mira­das sobre el pasa­do no logró “hin­car
el dien­te”, “hun­dir el cuchi­llo” como qui­zás aún haga falta
hacer­lo para pro­fun­di­zar la dis­cu­sión en torno a las identidades
mili­tan­tes, las estra­te­gias, los pro­yec­tos polí­ti­cos en pug­na antes
de la últi­ma dic­ta­du­ra, y el rol estruc­tu­ral que el terro­ris­mo del
“Pro­ce­so de Reor­ga­ni­za­ción Nacio­nal” vino a jugar en la
meta­mor­fo­sis de la Argen­ti­na, que en sus tra­zos grue­sos aún
padecemos.

El
filó­so­fo Wal­ter Ben­ja­min insis­tió, en sus “Tesis sobre la
his­to­ria”, res­pec­to de la nece­si­dad de poner a sal­vo a los muertos
cuan­do el enemi­go ven­ce, y tam­bién, la impor­tan­cia que la memo­ria de
los pasa­dos escla­vi­za­dos tie­ne para no inte­rrum­pir ese secreto
com­pro­mi­so de encuen­tro que es sus­cep­ti­ble de esta­ble­cer­se entre las
gene­ra­cio­nes del pasa­do, y cada actua­li­dad. Por su par­te, otro
filó­so­fo mal­di­to, como lo fue Nietz­sche, supo des­ta­car que la
his­to­ria, en su modo “monu­men­tal”, podía empe­que­ñe­cer la
capa­ci­dad de crea­ción en un pre­sen­te deter­mi­na­do, pero también,
podía fun­cio­nar como ima­gen ins­pi­ra­do­ra cuan­do, en momen­tos de
des­áni­mo, el cami­nan­te pue­de dete­ner la mar­cha, cami­nar hacia atrás
y decir­se: algo así de gran­de ha exis­ti­do algu­na vez; algo así de
gran­de podrá lle­gar a exis­tir de nue­vo algu­na vez, con otros modos,
bajo otras condiciones.

Qué duda cabe que con sus acier­tos y erro­res, la de Mon­to­ne­ros es una de aque­llas gran­des ges­tas que nues­tro pue­blo, o al menos fran­jas de ese pero­nis­mo, supie­ron pro­ta­go­ni­zar. Si en toda épo­ca ha de inten­tar­se arran­car la tra­di­ción al res­pec­ti­vo con­for­mis­mo que se pro­po­ne sub­yu­gar­la –como insis­te Ben­ja­min– se tor­na fun­da­men­tal asu­mir ani­ver­sa­rios tan emble­má­ti­cos como el medio siglo trans­cu­rri­do des­de la apa­ri­ción de Mon­to­ne­ros, como un desa­fío para encon­trar en ese pasa­do la chis­pa que pue­da encen­der toda la espe­ran­za para la gran obra de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, polí­ti­ca y cul­tu­ral que los con­de­na­dos de la tie­rra de este mun­do aún se mere­cen protagonizar. 

*Nota publi­ca­da en revis­ta Zoom

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *