Las prin­ci­pa­les víc­ti­mas de la cri­sis del Covid somos las muje­res tra­ba­ja­do­ras. El caso de Vane­sa Sán­chez (vídeos) – La otra Andalucía

Hace años que veni­mos denun­cian­do des­de el Sin­di­ca­to Anda­luz de Tra­ba­ja­do­res y Tra­ba­ja­do­ras la dis­cri­mi­na­ción por cues­tión de géne­ro en el mer­ca­do laboral.

Este es un pro­ble­ma que vie­ne afec­tan­do a las muje­res tra­ba­ja­do­ras y que hoy, se ve acen­tua­do por la cri­sis sani­ta­ria y eco­nó­mi­ca del Covid-19.

Así nos lo reve­lan los alar­man­tes datos del pri­mer tri­mes­tre de la Encues­ta de Pobla­ción Acti­va (EPA) del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Esta­dís­ti­ca (INE) con una tasa de empleo de las muje­res que se dis­tan­cia de la de los hom­bres en 11,07 pun­tos por­cen­tua­les, con una tasa de paro de muje­res tra­ba­ja­do­ras que supera en 3,5 pun­tos a la mas­cu­li­na mien­tras que la tasa de acti­vi­dad está 10,6 pun­tos por deba­jo de la de los hombres.

Si nos ceñi­mos a los datos esta­dís­ti­cos, resul­ta­ría que casi un 47% de muje­res en edad de tra­ba­jar per­ma­ne­cen inac­ti­vas, por­cen­ta­je muy por enci­ma al de los hom­bres. Pero, ¿englo­ban estas cifras a las muje­res que tra­ba­jan en eco­no­mía sumergida?

Ola­lla Cas­tro en nom­bre de Nación Anda­lu­za-Gra­na­da en soli­da­ri­dad con Vane­sa Sánchez

Por­que lo que no refle­jan estos datos son las cien­tos de miles de muje­res que tra­ba­jan sin con­tra­tos, sin dere­chos y sin pro­tec­ción social.

Lim­pia­do­ras, cama­re­ras, coci­ne­ras, emplea­das del hogar, jor­na­le­ras, fre­gan­ti­nas… muje­res que tra­ba­jan en negro, o con con­tra­tos frau­du­len­tos coti­zan­do muchas menos horas de las que tra­ba­jan y, que cuan­do pier­den sus empleos debi­do a la pan­de­mia des­ata­da por el Covid-19, se que­dan o bien sin nin­gún tipo de ingre­so o con una mise­ra­ble prestación.

Tam­po­co pode­mos olvi­dar en esta lis­ta de muje­res “inac­ti­vas” a todas aque­llas muje­res cuya acti­vi­dad se cen­tra en los cui­da­dos del hogar y de sus familiares.

Entre los sec­to­res más afec­ta­dos por esta cri­sis, se sitúa a la cabe­za el sec­tor ser­vi­cios que casual­men­te o no, es un sec­tor muy femi­ni­za­do. Tan solo en este sec­tor se con­cen­tra un 97% de la pér­di­da de pues­tos de tra­ba­jo, sien­do un 48,42% mujeres.

Pero no ha sido este el úni­co sec­tor femi­ni­za­do que ha sufri­do el impac­to eco­nó­mi­co de la cri­sis sani­ta­ria, des­ta­ca tam­bién el sec­tor de ser­vi­cio domés­ti­co (con más de un 87% de muje­res emplea­das) y otros sec­to­res don­de la pre­sen­cia feme­ni­na supera el 67% de los empleos.

Que la tasa de des­em­pleo feme­nino haya aumen­ta­do en los últi­mos meses has­ta supe­rar el 56% con una ten­den­cia a la alza no es sino una corre­la­ción que vie­ne deter­mi­na­da por el hecho de que somos las muje­res quie­nes sufri­mos peo­res con­di­cio­nes en el mer­ca­do labo­ral: con­tra­tos a tiem­po par­cial y/​o tem­po­ra­les, por cir­cuns­tan­cias de la producción…

Tra­ba­jos pre­ca­rios, peor remu­ne­ra­dos y que se carac­te­ri­zan por la inse­gu­ri­dad labo­ral recaen fun­da­men­tal­men­te en las muje­res que hoy englo­ban las lis­tas del paro o que han que­da­do en una situa­ción de vul­ne­ra­bi­li­dad, de ham­bre y nece­si­dad, sin nin­gún tipo de cober­tu­ra social al tra­ba­jar en eco­no­mía sumergida.

Si bien es cier­to que la pér­di­da de empleo ha afec­ta­do a la cla­se tra­ba­ja­do­ra en gene­ral, tam­bién lo es que no debe­mos olvi­dar las des­igual­da­des implí­ci­tas en el actual sis­te­ma eco­nó­mi­co que dis­cri­mi­nan a la mujer en el ámbi­to labo­ral (entre otros). Como tam­po­co pode­mos obviar que la crea­ción de empleo no atien­de a una polí­ti­ca de igual­dad entre hom­bres y muje­res, sien­do noso­tras, las tra­ba­ja­do­ras las que más difi­cul­ta­des tene­mos a la hora de incor­po­rar­nos al mer­ca­do laboral.

Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les de la pan­de­mia del covid-19 están sien­do devas­ta­do­ras para noso­tras. Ya no solo per­de­mos nues­tro empleo remu­ne­ra­do, sino que ade­más el tra­ba­jo de cui­da­dos no remu­ne­ra­do de las muje­res nos ha des­bor­da­do con el cie­rre de las escue­las y la aten­ción a nues­tros mayo­res en tiem­pos tan deli­ca­dos para su salud y su bien­es­tar. Un tra­ba­jo invi­si­bi­li­za­do en con­di­cio­nes cua­si escla­vas que sin embar­go es vital para el desa­rro­llo de la economía.

Esta “nue­va nor­ma­li­dad” es un aten­ta­do con­tra nues­tros dere­chos y una nega­ción de nues­tras opor­tu­ni­da­des para desa­rro­llar­nos en igual­dad de opor­tu­ni­da­des, tan­to en el ámbi­to labo­ral como personal.

La sec­ción sin­di­cal de CLECE SA en el Hos­pi­tal Vir­gen de las Nie­ves apo­ya a Vanesa. 

No solo nos hemos con­ver­ti­do en víc­ti­mas quie­nes hemos per­di­do nues­tros pues­tos de tra­ba­jo o quie­nes nos hemos vis­to afec­ta­das por un ERTE o por la reduc­ción de jor­na­da, tam­bién han con­de­na­do a las tra­ba­ja­do­ras de las empre­sas que han opta­do masi­va­men­te por la moda­li­dad del teletrabajo

Es insos­te­ni­ble la sobre­car­ga de tra­ba­jo que sufren las muje­res que tie­nen que com­pa­ti­bi­li­zar tele­tra­ba­jo y el cui­da­do de la casa y la fami­lia con las escue­las y los cen­tros de día cerra­dos si no exis­te corres­pon­sa­bi­li­dad en los hoga­res o, si esta situa­ción se da en hoga­res mono­pa­ren­ta­les (con un 82% de muje­res). Y es impor­tan­te seña­lar, que la fal­ta de res­pon­sa­bi­li­dad com­par­ti­da en el núcleo fami­liar es pro­duc­to de una edu­ca­ción y una cul­tu­ra que difí­cil­men­te vamos a cam­biar de la noche a la maña­na. Y no debe­mos olvi­dar que esta cul­tu­ra patriar­cal ha sido ali­men­ta­da por el pro­pio sis­te­ma capi­ta­lis­ta para explo­tar doble­men­te a la mujer, en su papel pro­duc­ti­vo, repro­duc­ti­vo y de cuidados.

Será pues, el pro­pio sis­te­ma el que nos con­de­ne a las tareas del hogar para sopor­tar su cri­sis eco­nó­mi­ca y solo nos res­ca­ta­rá cuan­do nece­si­te mano de obra barata.

No obs­tan­te, des­de el Sin­di­ca­to Anda­luz de tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras, cree­mos que la situa­ción de la moda­li­dad del tele­tra­ba­jo no pasa exclu­si­va­men­te por la corres­pon­sa­bi­li­dad, sino por una regu­la­ri­za­ción de este sis­te­ma de tra­ba­jo: esta­ble­cien­do meca­nis­mos de con­trol hora­rio, de jor­na­das, calen­da­rio labo­ral, des­co­ne­xión digi­tal segura…y por supues­to, regu­la­ri­zan­do des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro para que las muje­res poda­mos com­pa­ti­bi­li­zar nues­tros empleos con la vida, en general.

En este esce­na­rio de retro­ce­so en los dere­chos y en la igual­dad ple­na y efec­ti­va de la mujer, hoy más que nun­ca se hace nece­sa­ria la lucha orga­ni­za­da don­de las muje­res ten­ga­mos un papel protagonista.

La com­pa­ñe­ra des­pe­di­da Vane­sa Sán­chez en un acto reivindicativo.

Y se hace nece­sa­rio esta­ble­cer lazos de soli­da­ri­dad con las com­pa­ñe­ras que luchan por nues­tros dere­chos, como es el caso de nues­tra com­pa­ñe­ra Vane­sa, dele­ga­da sin­di­cal en el sec­tor de la lim­pie­za que fue des­pe­di­da por defen­der los dere­chos de las tra­ba­ja­do­ras en un sec­tor alta­men­te femi­ni­za­do y por ende, pre­ca­ri­za­do. Una mujer tra­ba­ja­do­ra, madre de dos hijas que se enfren­ta a las empre­sas RYDALCA, VERDIBLANCA y a la pro­pia Jun­ta de Anda­lu­cía, para defen­der su pues­to de tra­ba­jo y dar dig­ni­dad a un sec­tor en el que las muje­res no pue­den ser sus­ti­tui­das como fre­go­nas ni se pue­den barrer sus derechos.

En este con­tex­to de cri­sis y de expo­lio a los dere­chos de las muje­res, que Vane­sa recu­pe­re su pues­to de tra­ba­jo y sus dere­chos es una bata­lla gana­da en la gue­rra con­tra el sis­te­ma patriar­cal y los ges­to­res del capi­ta­lis­mo hacia nues­tra igualdad.

El SAT de Cádiz con Vane­sa Sánchez. 

Tras 11 años tra­ba­jan­do como lim­pia­do­ra en la Dele­ga­ción de Turis­mo de la Jun­ta de Anda­lu­cía en Gra­na­da, nues­tra com­pa­ñe­ra y dele­ga­da sin­di­cal Vane­sa, en la últi­ma subro­ga­ción, que­dó fue­ra de la mis­ma. Es un cla­ro caso de repre­sión sin­di­cal: los patro­nes pres­cin­die­ron ile­gal­men­te de la com­pa­ñe­ra por haber plan­ta­do cara a los abu­sos en un sec­tor alta­men­te precarizado. 

Fuen­te: SAT-Granada

Samuel Axarquía

Nacido en la comarca de la Janda. Asentado en la Axarquía.

Latest posts by Samuel Axar­quía (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *