Des­de Mar­que­ta­lia, La Lucha Sigue – 56 Años

Hace 56 años, mayo 27 de 1964, nacie­ron las FARC en Mar­que­ta­lia, sur del Toli­ma, enfren­tan­do y resis­tien­do con las armas en la mano, la vio­len­ta ope­ra­ción mili­tar orde­na­da por el pre­si­den­te Gui­ller­mo León Valen­cia, segun­do gobierno del Fren­te Nacio­nal, man­gua­la exclu­yen­te de libe­ra­les y conservadores.

48 com­ba­tien­tes, anti­guos gue­rri­lle­ros de los Comu­nes de la déca­da del 50, diri­gi­dos por Manuel Maru­lan­da Vélez, el maes­tro de la gue­rra de gue­rri­llas, enfren­ta­ron con deco­ro y valen­tía la agre­sión del poder cen­tral. En medio de los bom­bar­deos y des­em­bar­cos, las tro­pas terres­tres del gobierno cono­cie­ron el fue­go gue­rri­lle­ro y el vis­lum­bre tro­nan­te de sus explosiones.

La ope­ra­ción Mar­que­ta­lia hacía par­te del Plan LASO (Latin Ame­ri­can Secu­rity Ope­ra­tion) idea­do por los Esta­dos Uni­dos para impe­dir el sur­gi­mien­to de nue­vas revo­lu­cio­nes, como la cuba­na, en el continente.

Las FARC nacie­ron de la trai­ción del Esta­do a la paz pac­ta­da en el 58, y del ase­si­na­to del nota­ble líder gue­rri­lle­ro mar­que­ta­liano, Jaco­bo Prías Ala­pe, nego­cia­dor de esa paz. Lo mata­ron en enero de 1961 en Gai­ta­nia, por la razón polí­ti­ca de ser comunista.

El Esta­do colom­biano es un Esta­do trai­cio­ne­ro; mala cos­tum­bre, heren­cia mal­di­ta de San­tan­der eri­gi­da en dis­tin­ti­vo de las oli­gar­quías, que des­de hace 200 años deten­tan el poder. Es tram­po­so el Esta­do y no cum­ple la pala­bra empe­ña­da. No res­pe­ta los acuer­dos de paz; los trai­cio­na. Gua­da­lu­pe Sal­ce­do, Jaco­bo Prías, Car­los Piza­rro, Alfon­so Cano, coman­dan­tes gue­rri­lle­ros ellos, caye­ron acri­bi­lla­dos en pro­ce­sos de paz, como los 5000 muer­tos de la Unión Patrió­ti­ca tras el acuer­do de La Uri­be, y como los 200 gue­rri­lle­ros ase­si­na­dos lue­go de la firma del Acuer­do de La Habana.

Esta­do que no res­pe­ta un acuer­do de paz, no mere­ce el res­pe­to de los gobier­nos ni de los pue­blos del mundo.

La trai­ción no fue tan­to para las FARC, sino para el pue­blo colom­biano, que con el incum­pli­mien­to y la perfi­dia del Esta­do le nega­ron el dere­cho a la paz con jus­ti­cia social, vida dig­na, par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca, segu­ri­dad físi­ca, el acce­so a la ver­dad y el fin de la gue­rra sucia que sigue trun­can­do las más her­mo­sas vidas de líde­res y lide­re­sas socia­les dedi­ca­das a la defen­sa de los dere­chos huma­nos de las comunidades.

Es una nece­dad, una manio­bra de cor­to vue­lo del pre­si­den­te Duque, inten­tar mime­ti­zar la trai­ción con el sofis­ma de «paz con lega­li­dad», pues sabe muy bien, que el Acuer­do de Paz de 2017 nació con fuer­za cons­ti­tu­cio­nal por su cate­go­ría de Acuer­do Espe­cial del artícu­lo ter­ce­ro de los Con­ve­nios de Ginebra.

De la trai­ción y la perfi­dia del Esta­do colom­biano nacen las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia. Mar­que­ta­lia es una sola, de acuer­do. Y la Segun­da es la con­ti­nui­dad de la lucha arma­da ini­cia­da en mayo de 1964, que segui­rá sin tre­gua y sin des­can­so has­ta que ten­ga­mos paz com­ple­ta, como com­pro­mi­so de un gobierno nue­vo, de amplia coa­li­ción demo­crá­ti­ca, que per­mi­ta a los colom­bia­nos el dis­fru­te pleno del más ele­va­do de todos los derechos.

Nues­tra ban­de­ra estra­té­gi­ca sigue sien­do la paz de Colom­bia. Para lle­gar a ella ten­dre­mos que barrer la mal­dad y la perfi­dia y esa es una tarea que solo podrá sacar ade­lan­te la fuer­za del pue­blo uni­do, los movi­mien­tos socia­les y polí­ti­cos, los estu­dian­tes, los cam­pe­si­nos, las muje­res, los indí­ge­nas, las negri­tu­des, los par­ti­dos de izquier­da, los sec­to­res demo­crá­ti­cos del libe­ra­lis­mo y el gue­rri­lle­ros, los mili­ta­res y los poli­cías boli­va­ria­nos y otros acto­res arma­dos que lo inte­gra­dos todos como poten­cia cam­bio, en una pla­ta­for­ma de lucha que en su tex­to los sue­ños de futu­ro y Patria pal­pi­tan en el sen­ti­mien­to colectivo.

Des­pués de la pan­de­mia, lo pri­me­ro es a las calles, reac­ti­var las movi­li­za­cio­nes, los plan­to­nes y los cace­ro­la­zos para seguir mani­fes­tan­do la incon­for­mi­dad de todo el pue­blo con el mal gobierno de Duque, que es el gobierno de la mafia y los corruptos.

Revo­que­mos el man­da­to de Iván Duque por ele­gir­se pre­si­den­te de la Repú­bli­ca median­te frau­de elec­to­ral y finan­cia­ción de su cam­pa­ña con dine­ros de la mafia del nar­co­tráfi­co, sali­dos de las lavan­de­rías del Ñeñe Her­nán­dez. Que se le reti­re la dis­tin­ción como vice­pre­si­den­ta a la seño­ra Mar­ta Lucía Ramí­rez, la Vice del corrup­to mafio­so «Memo Fan­tas­ma». Cár­cel y muer­te polí­ti­ca para el más cri­mi­nal de los pre­si­den­tes, Álva­ro Uri­be, mafio­so y para­mi­li­tar, des­po­ja­dor de tie­rras, y cere­bro des­qui­cia­do de los fal­sos posi­ti­vos. No más impu­ni­dad para los Char y los Ger­lein, delin­cuen­tes elec­to­ra­les, com­pra­do­res de con- cien­cias y de votos; para ellos, cas­ti­go judi­cial con cár­cel, pér­di­da de dere­chos polí­ti­cos e incau­ta­ción de bie­nes. No más hos­ti­li­da­des de Duque con­tra Vene­zue­la y con­tra Cuba, no más cer­cos diplo­má­ti­cos ridícu­los, no más inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otros paí­ses, no más mer­ce­na­rios para derro­car gobier­nos legí­ti­ma­men­te cons­ti­tuí­dos, y no más subor­di­na­cio­nes humi­llan­tes a la Casa Blanca.

Una Nue­va Colom­bia es posible.

¡Viva el 56 ani­ver­sa­rio de las FARC-EP!

¡Viva Manuel Maru­lan­da Vélez! Des­de Mar­que­ta­lia, La lucha sigue

FARC-EP

Segun­da Marquetalia

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *