Argen­ti­na. La orga­ni­za­ción La Pode­ro­sa y la soli­da­ri­dad entre los de abajo

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 28 mayo 2020

«EL PUEBLO SALVANDO AL PUEBLO»

Hoy, asam­bleas de 114 villas pudi­mos decir­le a otra villa que no lucha
sola, que somos miles, que acá esta­mos. Hoy pudi­mos lle­var un respaldo
urgen­te a la situa­ción del barrio, des­de la orga­ni­za­ción popu­lar de
nues­tros demás barrios. Y sí, pudi­mos con­tar­les a los 5 mil veci­nos de
Villa Azul que, com­ple­men­tan­do los módu­los ali­men­ta­rios de los
muni­ci­pios, hoy habrá tam­bién viandas
calien­tes en cada puer­ta, con car­ne, con fru­ta, con agua mine­ral. Y eso
no lo pudi­mos hacer solos, lo pudi­mos hacer gra­cias a uste­des, que nos
vie­nen dan­do vapor des­de que comen­zó toda esta pelí­cu­la de terror.
Uste­des lec­to­res, uste­des actri­ces, uste­des doc­to­res, ustedes
fut­bo­lis­tas, uste­des enfer­me­ras, uste­des mono­tri­bu­tis­tas, ustedes
car­to­ne­ras, ¡uste­des! Toda esa inmen­sa masa de comu­ni­dad nos permitió
arti­cu­lar la soli­da­ri­dad del pue­blo con, tal vez, la úni­ca bue­na noticia
que reci­bi­mos entre tan­to estu­por: la per­cep­ción de una sensibilidad
mayor, que vie­ne impo­nién­do­se sobre el sta­tu quo, inclu­so en sectores
his­tó­ri­ca­men­te rea­cios a las cau­sas popu­la­res e inclu­so en el universo
de los medios, don­de tan­tos gri­tos de dolor que­bra­ron por fin al
silen­cio de la televisión.

Por­que sí,
el terror se basa en la incomunicación.

Pero el amor se basa en la man­co­mu­nión de las opor­tu­ni­da­des, que
con­for­man este pode­ro­so pul­món de las socie­da­des que hoy piden
deses­pe­ra­da­men­te un res­pi­ra­dor, para inha­lar este mun­do y exha­lar uno
mejor. Sólo así pode­mos expli­car­lo, sólo así pode­mos asi­mi­lar­lo: uno,
diez, dos­cien­tos, miles de artis­tas y tra­ba­ja­do­res con­mo­vi­dos por la
cruel­dad y la pre­ca­rie­dad que des­nu­da el coro­na­vi­rus, deci­die­ron poner
en mar­cha una cam­pa­ña de dona­cio­nes que ya se vol­vió el rease­gu­ro de
nues­tra dig­ni­dad, #Con­ta­giá­So­li­da­ri­dad.
Com­pro­me­tién­do­se y orga­ni­zán­do­se, muchí­si­mas per­so­na­li­da­des afectadas
por el inevi­ta­ble con­ge­la­mien­to de los espec­tácu­los masi­vos en vivo,
deci­die­ron moto­ri­zar un engra­na­je huma­ni­ta­rio no sólo para darnos
oxí­geno fren­te al colap­so ali­men­ta­rio, que ya pre­sen­ta­mos de manera
cru­da y por­me­no­ri­za­da fren­te a las auto­ri­da­des de Nación, Capi­tal y
Pro­vin­cia, sino tam­bién para reac­ti­var toda esa capa­ci­dad ocio­sa que
man­tie­ne ago­ni­zan­do a tan­tas pymes del entre­te­ni­mien­to, que fue­ron las
pri­me­ras en cerrar y de segu­ro serán las últi­mas en reactivar.
Cola­te­ral­men­te para­das, pero habi­li­ta­das, en afán de cola­bo­rar, pequeñas
empre­sas cul­tu­ra­les, gas­tro­nó­mi­cas o logís­ti­cas esta­rán activando
coor­di­na­da­men­te, para dar­nos una mano sal­va­guar­dan­do el empleo de
muchí­si­ma gen­te. Y como enten­de­mos la cua­ren­te­na, por­que cada vida vale
la pena, hoy sólo nos pro­po­ne­mos sumar: que se mue­va la eco­no­mía y
nues­tro pan de cada día, que no pue­de faltar.

Ya lo van a ver,
lite­ral­men­te lo van a ver.

Varias tapas de La Gar­gan­ta y otras figu­ras que se han ido acercando,
esta­rán moto­ri­zan­do dona­cio­nes por todas las redes y cana­les posibles,
en pos de gene­rar los recur­sos que per­mi­tan com­prar al cos­to los insumos
urgen­tes que toda esa indus­tria pue­de pro­du­cir, aho­ra que no habrá
cate­ring para los par­ti­dos de fút­bol, ni gru­pos elec­tró­ge­nos en los
reci­ta­les, ni baños quí­mi­cos en las fies­tas, ni masi­tas para los
even­tos. Así, asu­mien­do que no gana­rán pla­ta esta vez, muchos
pro­vee­do­res liga­dos al tea­tro y la músi­ca podrán soco­rrer aba­jo y
sos­te­ner al per­so­nal pro­pio, aba­ra­tan­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te los cos­tos y
agi­li­zan­do la pro­vi­sión de ali­men­tos, paña­les, bebi­das, baños químicos
para los come­do­res, tra­jes sani­ta­rios para coci­ne­ras, generadores,
garra­fas y pro­duc­tos de lim­pie­za, que por supues­to no vie­nen a emparchar
los baches del Esta­do, ni a reem­pla­zar­lo, ni a entor­pe­cer­lo, sino a
ofre­cer una res­pues­ta inme­dia­ta para los dis­tin­tos dis­tri­tos, sin
dis­tin­ción de color gober­nan­te, por­que sin dudas hace fal­ta una
redis­tri­bu­ción de la rique­za, con un pro­gra­ma real para resol­ver la
pobre­za estruc­tu­ral. Y eso, lamen­ta­ble­men­te, hoy lo pue­de comprobar
cual­quie­ra. Pero el ham­bre no espe­ra: nece­si­ta de noso­tros y nosotras,
arti­cu­lan­do con otros y otras, por­que ahí tene­mos la huma­ni­dad que no
supi­mos encon­trar otrora.

Si que­re­mos una nue­va nor­ma­li­dad,
¡vamos a empe­zar ahora!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *