En ple­na cri­sis covid19 des­pil­fa­rro en el ayun­ta­mien­to | BERRI OTXOAK

Esta maña­na hemos desa­rro­lla­do un acto de pro­tes­ta ante el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do para denun­ciar el gas­to de 16.000 euros efec­tua­do de for­ma irre­gu­lar por par­te la alcal­de­sa de Bara­kal­do, Amaia del Cam­po, en mue­bles para su des­pa­cho.
Par­ti­da pre­su­pues­ta­ria que se acer­ca a la apor­ta­ción de 20.000 euros para las aso­cia­cio­nes que cola­bo­ran con el Ban­co de Ali­men­tos en la loca­li­dad. Enti­dad bené­fi­ca de la que depen­den 1.400 per­so­nas del muni­ci­pio para poder acce­der a ali­men­tos. Tam­bién hemos que­ri­do recor­dar los suel­dos abu­si­vos del equi­po de gobierno y la per­sis­ten­cia de los recor­tes socia­les a las ayu­das de emergencia.

·Denun­cian «suel­dos millo­na­rios y gas­tos sun­tuo­sos» de la alcal­de­sa y con­ce­ja­les de Bara­kal­do
·Pro­tes­tan por los «suel­dos millo­na­rios y gas­tos sun­tuo­sos» de la alcal­de­sa y edi­les 
·Berri otxoak denun­cia que el ayun­ta­mien­to se ha gas­ta­do 16.000€ en mue­bles para alcaldia


Nota de prensa

• La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión social Berri-Otxoak denun­cia que la alcal­de­sa Amaia del Cam­po ha gas­ta­do de mane­ra irre­gu­lar más de 16.000 euros en mue­bles para su despacho

• La man­da­ta­ria ha gas­ta­do en mobi­lia­rio prác­ti­ca­men­te lo mis­mo que el Ayun­ta­mien­to des­ti­na al Ban­co de Ali­men­tos, del que depen­den 1.400 per­so­nas para poder sobrevivir

• El gobierno de coa­li­ción PNV-PSE se ha auto­asig­na­do cer­ca de 2 millo­nes de euros al año en retri­bu­cio­nes mien­tras el pre­su­pues­to de ayu­das socia­les está blo­quea­do des­de hace 6 años en 960.000 euros

Bara­kal­do, 27 de mayo de 2020.

Acti­vis­tas de la pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak han ins­ta­la­do mesas, sillas y libre­rías en la pla­za del Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do para denun­ciar que, mien­tras la loca­li­dad sufre la cri­sis social del coro­na­vi­rus, la alcal­de­sa, Amaia del Cam­po, ha gas­ta­do 16.000 euros en mue­bles para su des­pa­cho y la sala de pro­to­co­lo, y des­ti­na casi dos millo­nes al año para su suel­do, el de sus con­ce­ja­les y asesores.

Berri-Otxoak ha sub­ra­ya­do que “este des­pil­fa­rro con­tras­ta con los 20.000 euros que los res­pon­sa­bles del Ayun­ta­mien­to ha des­ti­na­do a las aso­cia­cio­nes bené­fi­cas que cola­bo­ran con el Ban­co de Ali­men­tos y atien­den a 1.400 per­so­nas, así como con los 960.000 euros anua­les que se des­ti­nan a ayu­das socia­les de emer­gen­cia y que lle­van seis años con­ge­la­dos, sin incrementarse”.

Los miem­bros de la aso­cia­ción por los dere­chos socia­les cen­su­ran el gas­to en mobi­lia­rio mien­tras exis­ten múl­ti­ples caren­cias en la loca­li­dad. Tam­bién seña­lan “si es ver­gon­zo­so este gas­to en mobi­lia­rio es más gra­ve, si cabe, si se reali­ce de for­ma ile­gal. Como lo seña­la el órgano muni­ci­pal encar­ga­do de la inter­ven­ción fis­cal y eco­nó­mi­ca del consistorio”.

“Esta actua­ción refle­ja la fal­ta de con­si­de­ra­ción del equi­po de gobierno hacia las nece­si­da­des de las fami­lias bara­kal­de­sas a las que duran­te la cua­ren­te­na se les ha obs­ta­cu­li­za­do la tra­mi­ta­ción de ayu­das socia­les pese a que se viven situa­cio­nes en las que inclu­so fal­ta comi­da para el día a día”, ha indi­ca­do la plataforma.

Berri-Otxoak, ha des­ta­ca­do ade­más que actual­men­te “los ser­vi­cios socia­les remi­ten a fina­les del mes de sep­tiem­bre y, por lo tan­to, hacen espe­rar cua­tro meses a las per­so­nas que en estos momen­tos nece­si­tan sub­si­dios de emer­gen­cia debi­do a que sus situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad se han agra­va­do por la pan­de­mia del Covid-19”.

Al res­pec­to, y según datos ofi­cia­les del Gobierno Vas­co, “en sólo mes y medio se ha dis­pa­ra­do en más de 1.000 el núme­ro de per­so­nas que han que­da­do en el paro, pero el 64% de los 7.500 des­em­plea­dos no per­ci­be nin­gún tipo de sub­si­dio y el Ser­vi­cio Vas­co de Empleo-Lan­bi­de sólo ha tra­mi­ta­do 42 expe­dien­tes bara­kal­de­ses en la cua­ren­te­na para acce­der a la Ren­ta de Garan­tía de Ingre­sos RGI”.

“Sin embar­go el equi­po de gobierno ha segui­do colo­can­do obs­tácu­los para tra­mi­tar el acce­so a las ayu­das de emer­gen­cia social, tan­to negán­do­se a ampliar la plan­ti­lla de tra­ba­ja­do­ras socia­les como impo­nien­do la tra­mi­ta­ción tele­má­ti­ca o exi­gien­do has­ta 30 cer­ti­fi­ca­dos dife­ren­tes de al menos seis ins­ti­tu­cio­nes y ban­cos, y gene­ran­do así una inmen­sa lis­ta de espe­ra de cua­tro meses para fami­lias que, en algu­nos casos, están deses­pe­ra­das por­que ni siquie­ra tie­nen alimentos”.

“Esta actua­ción con­tras­ta con la dili­gen­cia en gas­tar­se 16.000 euros en mue­bles para el des­pa­cho de la alcal­de­sa, Amaia del Cam­po, y va en la mis­ma línea de auto­asig­nar­se suel­dos millo­na­rios para la alcal­de­sa, con­ce­ja­les libe­ra­dos, car­gos de con­fian­za y ase­so­res, mien­tras se con­ge­la y redu­ce el pre­su­pues­to des­ti­na­do con­tra las situa­cio­nes de pre­ca­rie­dad y pobreza”.

El colec­ti­vo ha recor­da­do que el acuer­do de gobierno PNV-PSE en Bara­kal­do ha supues­to ampliar el núme­ro de con­ce­ja­les libe­ra­dos, ase­so­res y car­gos de con­fian­za, lo que ha impli­ca­do que “el gas­to en retri­bu­cio­nes se dis­pa­re a cer­ca de dos millo­nes de euros al año, para cubrir suel­dos, die­tas y gas­tos de los polí­ti­cos del gobierno muni­ci­pal y su per­so­nal de confianza”.

“La actua­ción del equi­po de gobierno en el Ayun­ta­mien­to de Bara­kal­do es un escán­da­lo: aprue­ban para sí mis­mos suel­dos que jamás alcan­za­rían en su vida pro­fe­sio­nal y, al mis­mo tiem­po, demues­tran que su úni­co inte­rés es enri­que­cer­se apro­ve­chan­do su car­go, pero no dan ni una solu­ción a las miles de fami­lias que viven angus­tia­das por la pre­ca­rie­dad labo­ral, la pobre­za y la exclu­sión en la actual situa­ción de cri­sis sanitaria”.

El gru­po tam­bién ha acu­sa­do a los miem­bros del gobierno local “de des­man­te­lar los ser­vi­cios socia­les muni­ci­pa­les, con medi­das como la eli­mi­na­ción del Ser­vi­cio de Urgen­cias Socia­les, lo que con­lle­va retra­sos en la aten­ción a las fami­lias y demo­ras de sema­nas para casos de extre­ma urgencia”.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *