Ecua­dor. 24 de mayo de 1822: la inde­pen­den­cia vis­ta bajo una cri­sis inédita.

Por Juan J. Paz-y-Miño Cepe­da, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de mayo de 2020.

La bata­lla del Pichin­cha, que se desa­rro­lló el 24 de mayo de 1822, con­clu­yó con el pro­ce­so de inde­pen­den­cia de la actual Repú­bli­ca del Ecua­dor, ini­cia­do por la Revo­lu­ción de Qui­to, el 10 de agos­to de 1809. Fue, ade­más, par­te fun­da­men­tal de la lucha inde­pen­den­tis­ta de las dis­tin­tas regio­nes colo­nia­les de la región que hoy iden­ti­fi­ca­mos como Amé­ri­ca Lati­na, que comen­zó con la libe­ra­ción de Hai­tí, en 1804.

Los dis­tin­tos paí­ses que sur­gie­ron tras ese lar­go pro­ce­so con­me­mo­ran su Día Nacio­nal toman­do como fecha aque­lla que iden­ti­fi­ca su pro­pia inde­pen­den­cia. Por eso, el cen­tro de las con­me­mo­ra­cio­nes por el bicen­te­na­rio se pro­du­jo entre 2009 y 2012, años en los cua­les se rea­li­za­ron nume­ro­sos actos nacio­na­les en Méxi­co, Vene­zue­la, Colom­bia, Ecua­dor, Boli­via, Argen­ti­na, Chi­le, Para­guay, aun­que se unie­ron otros paí­ses tan­to por soli­da­ri­dad, como por tomar expe­rien­cia para las con­me­mo­ra­cio­nes que se suce­de­rían en los siguien­tes años. 

El his­to­ria­dor Héc­tor Pérez Brig­no­le, en His­to­ria Glo­bal de Amé­ri­ca Lati­na (2018) ubi­ca tres momen­tos de “olas revo­lu­cio­na­rias”: el pri­me­ro, entre 1810 – 1814, que se ini­cia con las Jun­tas esta­ble­ci­das en diver­sas ciu­da­des; el segun­do, entre 1815 – 1822, ini­cia­do con las inde­pen­den­cias de varios paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos; y el ter­ce­ro y defi­ni­ti­vo, entre 1822 – 1825, que cul­mi­na con la bata­lla de Aya­cu­cho y la fun­da­ción de la Repú­bli­ca de Boli­via, por el maris­cal Anto­nio José de Sucre, quien había con­du­ci­do, en Qui­to, la exi­to­sa bata­lla del Pichincha.

El pro­ce­so inde­pen­den­tis­ta de Amé­ri­ca Lati­na ha mere­ci­do cen­te­na­res de estu­dios y en cada país hay libros y artícu­los que tra­tan las his­to­rias nacio­na­les. Vie­jas polé­mi­cas siguen pre­sen­tes en la actua­li­dad, uni­das a nue­vos enfo­ques y nue­vas inves­ti­ga­cio­nes. Una sín­te­sis recien­te y fun­da­men­tal pue­de hallar­se en el libro de Ser­gio Gue­rra Vila­boy, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción de His­to­ria­do­res Lati­no­ame­ri­ca­nos y del Cari­be (ADHILAC), que se titu­la: Jugar con fue­go. Gue­rra Social y Uto­pía en la Inde­pen­den­cia de Amé­ri­ca Lati­na (https://​bit​.ly/​2​Z​v​H​F4g).

Se ha dis­cu­ti­do sobre el carác­ter de aque­llos pro­ce­sos, atri­bui­dos a crio­llos terra­te­nien­tes o a bur­gue­sías emer­gen­tes; se ha deba­ti­do si la inde­pen­den­cia tuvo o no un alcan­ce popu­lar; se dis­cre­pa sobre sus alcan­ces, con­si­de­ran­do que las repú­bli­cas que nacie­ron con­sa­gra­ron el poder de mino­rías oli­gár­qui­cas, que mar­gi­na­ron cual­quier desa­rro­llo demo­crá­ti­co; se obser­va, ala­ba o cues­tio­na el lide­raz­go de las prin­ci­pa­les figu­ras invo­lu­cra­das en las luchas liber­ta­do­ras; inclu­so hay quie­nes con­si­de­ran a los pro­ce­sos lati­no­ame­ri­ca­nos como sim­ple eco o refle­jo de los acon­te­ci­mien­tos euro­peos y, por tan­to, nie­gan la per­so­na­li­dad pro­pia de ellos en tie­rras lati­no­ame­ri­ca­nas; y, en fin, no es ajeno a los deba­tes el sur­gi­mien­to de con­cep­cio­nes revi­sio­nis­tas y has­ta anti-his­tó­ri­cas, sus­ten­ta­das en cri­te­rios sim­ple­men­te loca­lis­tas, regio­na­lis­tas o eli­tis­tas. En Ecua­dor, por ejem­plo, se publi­có años atrás una “His­to­ria de Gua­ya­quil” que mere­ció serios repa­ros por par­te de una amplia gama de his­to­ria­do­res nacio­na­les (Verhttps://​bit​.ly/​2​T​y​m​6fH), pre­ci­sa­men­te por su visión loca­lis­ta, que con­tra­di­ce las inves­ti­ga­cio­nes lati­no­ame­ri­ca­nis­tas más serias e importantes.

En este año y los siguien­tes, nues­tra región con­me­mo­ra los diver­sos pro­ce­sos fina­les de las luchas inde­pen­den­tis­tas. Pero las con­di­cio­nes son diver­sas a las que carac­te­ri­za­ron las cele­bra­cio­nes bicen­te­na­rias que tuvie­ron lugar prác­ti­ca­men­te una déca­da atrás. Es difí­cil encon­trar en Amé­ri­ca Lati­na el ímpe­tu inte­gra­cio­nis­ta de aque­llos años, por­que el pre­do­mi­nio de gobier­nos con visión con­ser­va­do­ra y la hege­mo­nía de mode­los eco­nó­mi­cos neo­li­be­ra­les, han impe­di­do el for­ta­le­ci­mien­to de los lazos lati­no­ame­ri­ca­nis­tas, de modo que las eli­tes domi­nan­tes miran más hacia los EEUU y a las posi­bi­li­da­des de par­ti­ci­par del acuer­do Asia-Pací­fi­co; están abier­tas a los con­ve­nios bila­te­ra­les de inver­sión que garan­ti­zan a los capi­ta­les extran­je­ros en per­jui­cio de los Esta­dos; han acu­di­do al FMI para caer en sus vie­jos rece­ta­rios de las déca­das fina­les del siglo XX; se arti­cu­lan polí­ti­cas favo­ra­bles a los gru­pos empre­sa­ria­les más pode­ro­sos y se des­car­ta la edi­fi­ca­ción de eco­no­mías basa­das en el for­ta­le­ci­mien­to de las capa­ci­da­des esta­ta­les, el cobro de altos impues­tos a las capas ricas, el res­pe­to al medio ambien­te y la pro­mo­ción de los dere­chos labo­ra­les, así como la aten­ción a los sec­to­res populares. 

La con­me­mo­ra­ción de los 198 años de la Bata­lla del Pichin­cha coin­ci­de, ade­más, con un momen­to iné­di­to para Ecua­dor, pues la cri­sis por la pan­de­mia del coro­na­vi­rus ha obli­ga­do a la pobla­ción a obser­var la cua­ren­te­na, el toque de que­da y el Esta­do de excep­ción decre­ta­do en todo el país. Los actos ofi­cia­les se han redu­ci­do al infor­me que el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca debió ren­dir ante la Asam­blea Nacio­nal, de acuer­do con la Cons­ti­tu­ción. En esta fecha patria, Lenín Moreno cum­ple tres años de gobierno y solo que­da un año más para la entre­ga del poder al nue­vo pre­si­den­te que debe­rá ele­gir­se en 2021.

Si el pro­ce­so de las inde­pen­den­cias lati­no­ame­ri­ca­nas movi­li­zó una serie de con­cep­tos y uto­pías revo­lu­cio­na­rias, como los de liber­tad, sobe­ra­nía, demo­cra­cia, repre­sen­ta­ción popu­lar, inte­gra­ción, dig­ni­dad de los pue­blos, cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, repu­bli­ca­nis­mo y feli­ci­dad, en toda la región la cri­sis del coro­na­vi­rus ha pues­to en evi­den­cia los lími­tes de la demo­cra­cia for­mal, las nefas­tas con­se­cuen­cias de los mode­los empre­sa­ria­les-neo­li­be­ra­les, las pre­ca­rias con­di­cio­nes de vida para amplias pobla­cio­nes nacio­na­les y las difi­cul­ta­des que afron­ta la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra al care­cer de sis­te­mas que pro­te­jan las fuen­tes de empleo en el lar­go plazo. 

Como advier­ten enti­da­des inter­na­cio­na­les, el mun­do ha teni­do que cam­biar a con­se­cuen­cia de una situa­ción impre­vis­ta. La Cepal des­ta­ca que Amé­ri­ca Lati­na ha pasa­do a ser una región seve­ra­men­te impac­ta­da y que su eco­no­mía des­cen­de­rá, con gra­ves reper­cu­sio­nes sobre la pobre­za y la inequi­dad. En ese ambien­te, al con­me­mo­rar su ges­ta his­tó­ri­ca inde­pen­den­tis­ta, los ecua­to­ria­nos y ecua­to­ria­nas se pre­gun­tan, con espe­cial sin­gu­la­ri­dad en el año 2020, si los idea­les movi­li­za­dos hace casi dos siglos se han for­ta­le­ci­do o han sido frus­tra­dos y doble­ga­dos por las eli­tes del poder.

His­to­ria y Pre­sen­te – blog
www​.his​to​riay​pre​sen​te​.com

Fuen­te: Rebelión

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *