Colom­bia. ELN: ¿Están divi­di­das las Fuer­zas Mili­ta­res o las élites?

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2020 

Las dispu­tas intes­ti­nas en las Fuer­zas Mili­ta­res salen hacia la opi­nión públi­ca, por los escán­da­los que no pue­den tapar, que des­nu­dan la degra­da­ción de los bra­zos de Gue­rra de las éli­tes y visi­bi­li­zan que esto ocu­rre por la Doc­tri­na de Segu­ri­dad imperante.

En 1962 un Gene­ral de las Fuer­zas Espe­cia­les de los Esta­dos Uni­dos ins­tru­yó a los mili­ta­res colom­bia­nos para eje­cu­tar accio­nes de terror con­tra los comu­nis­tas. En 1974 el Pre­si­den­te de EEUU des­ató la Gue­rra con­tra las dro­gas y el Gene­ral colom­biano Lema Henao se negó a lle­var sus sol­da­dos a com­ba­tir a las mafias de La Gua­ji­ra, por­que esas mafias corrom­pe­rían sus tro­pas, como efec­ti­va­men­te ha sucedido.

En los años 80 las Fuer­zas Arma­das (FFAA) alia­das con los Car­te­les de la cocaí­na masa­cra­ron a miles de mili­tan­tes de izquier­da. En los 90, las FFAA de Colom­bia y de EEUU alia­das con unas mafias mata­ron a Pablo Esco­bar y lue­go se trans­for­ma­ron en Auto­de­fen­sas Uni­das de Colom­bia (AUC), quie­nes eje­cu­ta­ron un segun­do Geno­ci­dio con­tra la izquier­da y la más vas­ta con­tra­rre­for­ma agraria.

Álva­ro Uri­be como Pre­si­den­te indul­tó a los capos nar­co para­mi­li­ta­res, dedi­có a las FFAA a per­pe­trar ase­si­na­tos de pobla­ción ino­cen­te, pre­sen­ta­da como “gue­rri­lle­ros dados de baja en com­ba­te”, eje­cu­cio­nes cono­ci­das como Fal­sos Posi­ti­vos, reedi­ta­dos aho­ra en este ter­cer Gobierno de Uri­be. Esta vio­len­cia polí­ti­ca y des­po­jo inten­tó tener una pau­sa des­pués de 2010, pero en 2018 al lle­gar al Gobierno las fuer­zas de extre­ma dere­cha vio­len­ta, entro­ni­za­ron su lema de “hacer tri­zas la paz”.

Hoy en el Ejér­ci­to deba­ten la con­ti­nui­dad de la alian­za con­tra­in­sur­gen­te con los nar­co para­mi­li­ta­res, con la que están per­pe­tran­do el ter­cer Geno­ci­dio polí­ti­co con­tra los líde­res socia­les y opo­si­to­res, a cos­ta de seguir degra­dan­do el bra­zo de Gue­rra que lo ejecuta.

Las cla­ses domi­nan­tes deben dejar de con­si­de­rar que el enemi­go interno a eli­mi­nar, es el opo­si­tor que lucha para que en Colom­bia cese la repre­sión y la anti demo­cra­cia. Una ruta de Solu­ción Polí­ti­ca del Con­flic­to vol­ve­ría via­ble a Colom­bia, al sacar la vio­len­cia de la polí­ti­ca y acor­dar trans­for­ma­cio­nes que requie­re el país.

Este es el lla­ma­do del ELN al pue­blo, a los sec­to­res demo­crá­ti­cos y a los aman­tes de la paz. Mien­tras esta posi­bi­li­dad se con­cre­ta, reafir­ma­mos la nece­si­dad de man­te­ner­nos alza­dos en armas, apor­tan­do en la lucha revo­lu­cio­na­ria y popu­lar, así como en la direc­ción de esa Sali­da Polí­ti­ca al Conflicto.

* Fuen­te: ELN Paz

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *