Chi­le. La izquier­da en tiem­pos de ira

Por Manuel Cabie­ses Dono­so*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 mayo 2020

Estos tiem­pos des­pa­vo­ri­dos cla­man por una nue­va socie­dad. Pero ella no será un par­to fru­to de la deses­pe­ra­ción de las masas. La socie­dad capi­ta­lis­ta tam­po­co se supe­ra­rá a si mis­ma como pro­me­te la oli­gar­quía ate­mo­ri­za­da que implo­ra indul­gen­cias. El capi­ta­lis­mo tie­ne que ser derro­ta­do por las fuer­zas del cam­bio. Para esa bata­lla se nece­si­ta un ins­tru­men­to cohe­sio­na­do en lo orgá­ni­co e ideo­ló­gi­co. ¿Quién pue­de lle­var a cabo esta haza­ña si no es la Izquier­da anti­ca­pi­ta­lis­ta? La úni­ca fuer­za no com­pro­me­ti­da con un sis­te­ma que lle­va en for­ma inexo­ra­ble a la extin­ción de la espe­cie huma­na.
El enfren­ta­mien­to inelu­di­ble tie­ne un nom­bre: revo­lu­ción. En este tiem­po la revo­lu­ción tie­ne un pró­lo­go cul­tu­ral por­que será nece­sa­rio derri­bar espe­sos muros de igno­ran­cia y pre­jui­cios que son la pri­me­ra línea defen­si­va del capi­ta­lis­mo. Habrá que derro­tar la coer­ción ideo­ló­gi­ca mediá­ti­ca y cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo.
El supe­rior valor de la soli­da­ri­dad ‑obje­ti­vo supre­mo del socia­lis­mo- debe­rá ven­cer la codi­cia que regu­la las actua­les rela­cio­nes socia­les.
Pero una revo­lu­ción cul­tu­ral dis­ta años luz de las prác­ti­cas ruti­na­rias y buro­crá­ti­cas que han están lle­van­do a la con­sun­ción a la izquier­da exis­ten­te.
Hace 20 años Fidel Cas­tro defi­nió: “Revo­lu­ción –dijo- es sen­ti­do del momen­to his­tó­ri­co; es cam­biar todo lo que debe ser cam­bia­do; es igual­dad y liber­tad ple­nas; es ser tra­ta­do y tra­tar a los demás como seres huma­nos; es eman­ci­par­nos por noso­tros mis­mos y con nues­tros pro­pios esfuer­zos; es desa­fiar pode­ro­sas fuer­zas domi­nan­tes den­tro y fue­ra del ámbi­to social y nacio­nal; es defen­der valo­res en los que se cree al pre­cio de cual­quier sacri­fi­cio; es modes­tia, desin­te­rés, altruis­mo, soli­da­ri­dad y heroís­mo; es luchar con auda­cia, inte­li­gen­cia y rea­lis­mo; es no men­tir jamás ni vio­lar prin­ci­pios éti­cos; es con­vic­ción pro­fun­da de que no exis­te fuer­za en el mun­do capaz de aplas­tar la fuer­za de la ver­dad y las ideas…” (1)
Sen­ti­do del momen­to his­tó­ri­co en Chi­le sig­ni­fi­ca apre­ciar en toda su mag­ni­tud el derrum­be de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la dic­ta­du­ra y el ascen­so que la lucha insu­rrec­cio­nal de masas expe­ri­men­ta des­de octu­bre del año pasa­do.
Cam­biar todo lo que debe ser cam­bia­do, entre­tan­to, supo­ne afron­tar sin temor la eta­pa des­ga­rra­do­ra que sig­ni­fi­ca­rá supe­rar hábi­tos tra­di­cio­na­les de acción polí­ti­ca. La Izquier­da ten­drá que echar por la bor­da el las­tre de prác­ti­cas obso­le­tas y visio­nes cor­to­pla­cis­tas que la hacen deri­var al opor­tu­nis­mo.
No obs­tan­te, la Izquier­da de este siglo no sur­gi­rá de la nada. Es un ins­tru­men­to de lucha que per­ma­ne­ce en la memo­ria his­tó­ri­ca de los pue­blos. La acción rebel­de del socia­lis­mo vol­ve­rá a des­per­tar con­cien­cias al refres­car méto­dos de lucha y for­mas de orga­ni­za­ción.
Las ideas revo­lu­cio­na­rias de este tiem­po tam­po­co nace­rán en terreno yer­mo. Lucha­do­res socia­les que el pasa­do unie­ron prác­ti­ca y teo­ría, deja­ron valio­sas lec­cio­nes. En Amé­ri­ca Lati­na el idea­rio socia­lis­ta del siglo XXI, por ejem­plo, será fiel a una his­tó­ri­ca voca­ción de uni­dad y antim­pe­ria­lis­mo de la Izquier­da.
En el plano ideo­ló­gi­co urge des­pe­jar tabúes y erro­res como aquel que iden­ti­fi­ca socia­lis­mo con esta­tis­mo. Las con­sig­nas en ese sen­ti­do tie­nen como efec­to mos­trar a la Izquier­da como des­ti­na­da al fra­ca­so del “socia­lis­mo real” del siglo pasa­do. Tama­ña ter­gi­ver­sa­ción cor­ta las alas a la crea­ti­vi­dad pro­pia del socia­lis­mo que pro­mue­ve el pleno desa­rro­llo de las capa­ci­da­des huma­nas y de las fuer­zas pro­duc­ti­vas.
El socia­lis­mo en tiem­pos de la inte­li­gen­cia arti­fi­cial y las tec­no­lo­gías 5G, ten­drá carac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas a la épo­ca del telé­gra­fo y la loco­mo­to­ra a vapor. Pero su motor será siem­pre la acción con­cer­ta­da de las masas. Hoy su misión con­sis­te en libe­rar a “esos zom­bis que vagan por las calles con la cara pega­da a sus telé­fo­nos inte­li­gen­tes” (2).
La nue­va socie­dad la cons­trui­rán millo­nes de ini­cia­ti­vas. El poder del pue­blo alcan­za­rá así toda la dimen­sión de su fuer­za trans­for­ma­do­ra.
En tiem­pos de ham­bre y pan­de­mia bajo domi­nio del cam­bio cli­má­ti­co que ame­na­za al pla­ne­ta, el socia­lis­mo se cons­ti­tu­ye como espe­ran­za cier­ta de la Huma­ni­dad. El cen­te­na­rio “socia­lis­mo o bar­ba­rie” de Rosa Luxem­bur­go adquie­re inusi­ta­da actua­li­dad. Supo­ner que la deses­pe­ra­ción que pro­vo­can la mise­ria y el ham­bre pro­du­ci­rá el cam­bio social, es una hipó­te­sis cas­tra­do­ra de la ini­cia­ti­va de los pue­blos. La ausen­cia de una Izquier­da socia­lis­ta que orga­ni­ce la lucha –como lo demues­tra la expe­rien­cia his­tó­ri­ca- fran­quea la vía al fas­cis­mo y los fal­sos mesías.
En Chi­le esta­mos muy atra­sa­dos en el tra­ba­jo por “aggior­nar” la Izquier­da a la nue­va épo­ca. Pero ha sona­do la hora de echar las bases de una Izquier­da con per­so­na­li­dad pro­pia y “sen­ti­do del momen­to histórico”.

(1) Dis­cur­so en la Pla­za de la Revo­lu­ción, La Haba­na, 1 de mayo del 2000.
(2) Yuval Noah Hara­ri, “21 lec­cio­nes para el siglo XXI”, pág. 293.

*Pun­to Final

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *