Argen­ti­na. Ste­lla Maris Man­zano: “En épo­ca de cri­sis las muje­res pre­ci­san del Esta­do más que nun­ca para garan­ti­zar sus derechos”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 27 de mayo de 2020

En épo­ca de cri­sis las muje­res pre­ci­san del esta­do más que nun­ca para garan­ti­zar sus dere­chos sexua­les, repro­duc­ti­vos y no reproductivos. 

Pre­ci­san
que se con­ti­núe pro­ve­yen­do de cui­da­dos en el emba­ra­zo, que no se sus­pen­da la
aten­ción de emba­ra­za­das y par­tu­rien­tas, y de anti­con­cep­ti­vos para no
emba­ra­zar­se en momen­tos en que la pan­de­mia ha lle­va­do a la cri­sis eco­nó­mi­ca a
muchas per­so­nas. Muchas y muchos han per­di­do su fuen­te de ingre­sos, o estos
 han dis­mi­nui­do muchísimo.

La
mayo­ría de las muje­res no quie­re tener hijos si no los va a poder cui­dar, no
creen que un hijo sea algo que se tie­ne por­que sí, que cui­dar­lo o dar­lo en
adop­ción sea lo mis­mo, por eso des­de el Minis­te­rio de Salud Públi­ca de Nación
se ha ins­ta­do a las pro­vin­cias a con­ti­nuar garan­ti­zan­do la pro­vi­sión de
anti­con­cep­ti­vos y de abor­tos lega­les, por­que no hacer­lo sería discriminación
por géne­ro. A las muje­res un emba­ra­zo nos cam­bia pro­fun­da­men­te la vida, y
ade­más nos pone en peli­gro de morir en el parto.

En cuan­to a las pas­ti­llas anti­con­cep­ti­vas men­sua­les, des­de el Minis­te­rio de Salud, se está ins­tan­do a entre­gar 3 cajas por vez a cada mujer, para que tan­gan que salir menos a la calle. Las inyec­cio­nes anti­con­cep­ti­vas men­sua­les o tri­mes­tra­les, se con­ti­núan colo­can­do como si se tra­ta­ra de una urgen­cia. Si bien se pide a la pobla­ción que no con­cu­rra al hos­pi­tal si no es urgen­cia, enten­de­mos que la pro­vi­sión de anti­con­cep­ti­vos, igual que la vacu­na­ción con­tra cual­quier infec­ción son urgen­cias que no pue­den espe­rar a que pase la pandemia. 

Se
siguen colo­can­do dis­po­si­ti­vos intra­ute­ri­nos e implan­tes, y tam­bién se continúan
entre­gan­do pre­ser­va­ti­vos, en can­ti­da­des de 10 o más a cada per­so­na, y pastillas
para anti­con­cep­ción de emer­gen­cia o poscoital.

Solo
se ha vis­to afec­ta­da la rea­li­za­ción de liga­du­ras tuba­rias y vasec­to­mías, y es
com­pren­si­ble, por la nece­si­dad de ocu­par la menor can­ti­dad de camas posi­bles, y
de evi­tar inter­na­cio­nes, ya que los hos­pi­ta­les son luga­res con mayor ries­go de
con­ta­gio e cual­quier virosis.

En
cuan­to a los abor­tos lega­les actual­men­te, se siguen garan­ti­zan­do como antes. Si
una mujer pide un abor­to por­que fue vio­la­da, o por­que no quie­re arries­gar su
vida en un par­to, sien­do los par­tos cien­tos de veces más peli­gro­sos que un
abor­to, se le indi­can las pas­ti­llas para abor­tar en su casa si el emba­ra­zo es
menor a 13 sema­nas o se la inter­na si el emba­ra­zo es de 13 sema­nas o más. En
cada ciu­dad o pro­vin­cia se han esta­ble­ci­do meca­nis­mos para continuar
garan­ti­zan­do abor­tos a todas las per­so­nas que lo precisen.

Cuan­do
ana­li­za­mos lo difi­cul­to­so que era acce­der a abor­tos per­mi­ti­dos por el código
penal hace 10 años, nos damos cuen­ta de que hemos reco­rri­do un her­mo­so trecho
des­de enton­ces, y es para agra­de­cer que la pan­de­mia lle­ga­ra recién ahora.

El Pro­to­co­lo para la aten­ción inte­gral del emba­ra­zo del 2019, que actua­li­zó el minis­tro Ginés Gon­zá­lez Gar­cía tie­ne muchos datos impor­tan­tes, actua­li­za­cio­nes en el uso de fár­ma­cos y dosis que es impor­tan­te leer, no hay que con­fun­dir­lo con el de Rubins­tein que sigue en inter­net, pero es diferente.

Sabe­mos que en muchos luga­res aún cues­ta a las muje­res acce­der a sus dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, pero afor­tu­na­da­men­te hay muchas redes femi­nis­tas, que acom­pa­ñan y ase­so­ran. Tam­bién se pue­de lla­mar al 0800 222 3 444, la línea gra­tui­ta del Pro­gra­ma Nacio­nal de Salud Sexual y Pro­crea­ción Res­pon­sa­ble que ase­so­ra y se ocu­pa de solu­cio­nar los pro­ble­mas de las per­so­nas que llaman.

Otro obs­tácu­lo para el acce­so a los dere­chos en SSyR es el temor a ser dete­ni­das por la poli­cía, en ese caso hay que saber que todo lo que se debe decir es que se está yen­do al médi­co. Los poli­cías no tie­nen dere­cho a inda­gar sobre moti­vo de con­sul­ta, ni si la con­sul­ta es váli­da o no. Y eso se les debe seña­lar. Si igual no deja­ran con­ti­nuar camino a la con­sul­ta se les pue­de denun­ciar al núme­ro 134, por vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal, el mis­mo núme­ro al que se denun­cian las vio­la­cio­nes a la cua­ren­te­na, con todos los datos posi­bles de quien haya ejer­ci­do vio­len­cia. Si es posi­ble fil­mar­lo, es lo mejor.

Fuen­te: Dia­rio­fe­me­nino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *