Uru­guay. La impor­tan­cia de ana­li­zar la LUC des­de una pers­pec­ti­va femi­nis­ta: “Urgen­te es la igual­dad de género”

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 25 de mayo de 2020.

En un con­ver­sa­to­rio vir­tual, abo­ga­das especializadas
deba­tie­ron sobre aspec­tos de la ley a los que consideraron
“anti­de­re­chos”

El pro­yec­to de ley de urgen­te con­si­de­ra­ción (LUC) ingre­só al
Par­la­men­to en medio de cues­tio­na­mien­tos sobre el for­ma­to de la
dis­cu­sión, que por los pla­zos res­trin­ge y aco­ta el deba­te, en un
con­tex­to de emer­gen­cia sani­ta­ria que ade­más limi­ta las posi­bi­li­da­des de
sacar el tema a las calles. Sur­gió enton­ces la nece­si­dad de generar
espa­cios alter­na­ti­vos para ana­li­zar en deta­lle los más de 500 artículos
que apun­tan a modi­fi­car dis­tin­tos aspec­tos de la vida social, económica,
polí­ti­ca y cultural.

Para orga­ni­za­cio­nes, acti­vis­tas y exper­tas femi­nis­tas, lejos de
pro­fun­di­zar en las urgen­cias de las muje­res, la LUC hace un abordaje
ses­ga­do de la vio­len­cia de géne­ro –des­de un enfo­que exclu­si­vo de
segu­ri­dad, con un énfa­sis en lo poli­cial y la apli­ca­ción de penas– y
plan­tea retro­ce­sos en mate­ria de vio­len­cia sexual hacia niñas, niños y
ado­les­cen­tes o en rela­ción a las polí­ti­cas de géne­ro impul­sa­das por el
Minis­te­rio del Inte­rior (MI). Los femi­nis­mos tam­bién cri­ti­can la
redac­ción de la ley, que inclu­ye con­cep­tos jurí­di­cos arcai­cos y ni
siquie­ra se aso­ma a un len­gua­je inclu­si­vo, por lo que en muchos casos
invi­si­bi­li­za las reali­da­des espe­cí­fi­cas de muje­res, disi­den­cias y otras
pobla­cio­nes en situa­ción de vulnerabilidad.

Por eso, en las últi­mas sema­nas, impul­sa­ron dis­tin­tas iniciativas
para ana­li­zar el pro­yec­to des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro, de derechos
huma­nos e inter­sec­cio­nal, con el fin de poner arri­ba de la mesa las
con­se­cuen­cias que algu­nos artícu­los podrían tener en los dere­chos de
estas pobla­cio­nes. A modo de ejem­plo, la abo­ga­da femi­nis­ta Marina
More­lli intro­du­jo esta mira­da en el infor­me “Des­con­si­de­ra­da urgencia:
bre­ve e inaca­ba­do aná­li­sis”, publi­ca­do el mes pasa­do por la cooperativa
Mujer Aho­ra, y la orga­ni­za­ción Mujer y Salud Uru­guay pro­pu­so su enfoque
en el docu­men­to “Las urgen­cias del poder”.

La sema­na pasa­da fue el turno de la Inter­so­cial Femi­nis­ta, que
pro­pu­so un “con­ver­sa­to­rio femi­nis­ta vir­tual” sobre la LUC e invi­tó al
deba­te a sie­te abo­ga­das espe­cia­li­za­das en géne­ro, infan­cia y derechos
huma­nos. Las exper­tas coin­ci­die­ron en que la LUC es “anti­de­re­chos”,
expu­sie­ron las razo­nes por las cua­les debe­ría declararse
“incons­ti­tu­cio­nal” y cues­tio­na­ron que no inclu­ya, por ejem­plo, medidas
para pro­te­ger a los sec­to­res más afec­ta­dos por la pan­de­mia, algo que “sí
ame­ri­ta una urgen­cia”. Las abo­ga­das tam­bién resal­ta­ron la fal­ta de
pro­pues­tas con­cre­tas para pre­ve­nir y erra­di­car la vio­len­cia de género,
pese a que, recor­da­ron, fue decla­ra­da “emer­gen­cia nacio­nal” en
diciembre.

“Ana­li­zar la ley des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro impli­ca reconocer
que en nues­tra socie­dad exis­ten rela­cio­nes de poder que de algu­na manera
favo­re­cen a los hom­bres como gru­po social y que son discriminatorias
para las muje­res y las disi­den­cias”, intro­du­jo la abo­ga­da Ivana
Man­zo­li­do, inte­gran­te del gru­po Géne­ro y Dere­cho de la Uni­ver­si­dad de la
Repú­bli­ca (Ude­lar) y ase­so­ra jurí­di­ca de diver­sos colectivos
femi­nis­tas. “Esas rela­cio­nes no son natu­ra­les, están cons­trui­das social e
his­tó­ri­ca­men­te y se atra­vie­san ade­más con otras diná­mi­cas como son la
cla­se, la etnia, la edad, la orien­ta­ción sexual o la religión”,
con­ti­nuó. “El Esta­do debe tra­ba­jar des­de una pers­pec­ti­va que ofrezca
posi­bi­li­dad de cam­bios cul­tu­ra­les y ten­ga en cuen­ta que estas temáticas
se rela­cio­nan direc­ta­men­te con esa dis­tri­bu­ción des­igual de poder que
exis­te en las socie­da­des, por lo que se requie­ren profundas
modi­fi­ca­cio­nes en esta área y, ana­li­zan­do la LUC, pode­mos decir que no
es pre­ci­sa­men­te lo que está pasando”. 

Pero, ade­más, las muje­res tie­nen que estar “en el cen­tro de esas
trans­for­ma­cio­nes”, por lo que las pro­pues­tas deben incluir sus “diver­sas
for­mas de pen­sar, de sen­tir, de actuar”, ase­gu­ró Man­zo­li­do, y agregó:
“No pare­ce ser esta la pers­pec­ti­va del borrador”.

Deli­tos sexua­les: omi­sio­nes y retrocesos

En la exten­sa lis­ta de 502 artícu­los, cer­ca de una dece­na tie­ne que
ver de algu­na mane­ra con los dere­chos de muje­res, niñas, niños y
ado­les­cen­tes. Los deli­tos sexua­les son los pri­me­ros que apa­re­cen en los
artícu­los 6, 7 y 8 de la LUC, que pro­po­nen modi­fi­ca­cio­nes a los
artícu­los 272, 272 BIS y 272 TER del Códi­go Penal y un aumen­to de las
penas en todos los casos.

La encar­ga­da del aná­li­sis fue Nata­lia Fer­nán­dez, abogada
espe­cia­li­za­da en géne­ro y ase­so­ra en los ser­vi­cios de aten­ción a mujeres
víc­ti­mas de vio­len­cia de géne­ro con el colec­ti­vo La Pitan­ga, quien
antes de entrar en los deta­lles jurí­di­cos ase­gu­ró que, con la LUC, se
“per­dió la opor­tu­ni­dad” de esta­ble­cer la impres­crip­ti­bi­li­dad de los
deli­tos sexua­les en la infan­cia. “La LUC pier­de en poder sub­sa­nar este
error y dar­le la opor­tu­ni­dad a una per­so­na que fue víc­ti­ma de abuso
sexual en su infan­cia a que cuan­do se sien­ta pre­pa­ra­da y libre de las
ame­na­zas que la puso en manos de ese agre­sor sexual pue­da denun­ciar y
tener un dere­cho a la repa­ra­ción por par­te de la Jus­ti­cia”, afirmó
Fernández.

Lue­go pasó a deta­llar las modi­fi­ca­cio­nes que intro­du­ce la LUC en
mate­ria de vio­len­cia sexual. El artícu­lo 6, sobre vio­la­ción, reti­ra la
posi­bi­li­dad de admi­tir prue­ba en con­tra­rio cuan­do la víc­ti­ma tie­ne 12
años cum­pli­dos, y deja en el tex­to que la vio­len­cia se pre­su­me “con
per­so­na del mis­mo o dife­ren­te sexo, menor de 15 años”. Para Fernández,
“enten­der que es vio­la­ción cual­quier rela­ción sexual cuan­do una niña o
niño es menor de 15 años con­lle­va a la cen­su­ra y a la limi­ta­ción de los
dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos de las niñas, niños y adolescentes”,
ade­más de no con­tri­buir con el obje­ti­vo de la ley, “que es evi­tar que
este deli­to se siga perpetuando”.

Al mis­mo tiem­po, ase­gu­ró, aten­ta con­tra el dere­cho de niñas, niños y
ado­les­cen­tes a la auto­no­mía pro­gre­si­va de la volun­tad y a ser escuchados
y res­pe­ta­dos en sus deci­sio­nes, lo cual está plas­ma­do en el artículo
pri­me­ro del Códi­go de la Niñez y la Ado­les­cen­cia. “Este códi­go está
espe­cial­men­te dedi­ca­do al dere­cho a la infan­cia en nues­tro país y afirma
que se es ado­les­cen­te des­de los 13 años. La nue­va redac­ción que se
pre­ten­de dar por par­te de la LUC tie­ne que tener armo­nía en cuan­to a
toda la nor­ma­ti­va nacio­nal, por­que no se pue­de refor­mar una par­te de la
nor­ma­ti­va y dejar lo otro sin con­si­de­rar las con­se­cuen­cias que esto
pue­de tener”, con­si­de­ró la abogada.

En el artícu­lo 7 de la LUC, sobre abu­so sexual, des­apa­re­ce la parte
en que se esta­ble­ce que la pre­sun­ción de que hubo vio­len­cia sexual “no
regi­rá si se tra­ta­ra de rela­cio­nes con­sen­sua­das entre per­so­nas mayores
de 12 años y no exis­ta entre ambas una dife­ren­cia mayor a diez años”.
Esto fue incor­po­ra­do por la ley 19.580 de vio­len­cia hacia las mujeres
basa­da en géne­ro para evi­tar que se limi­ten los dere­chos sexua­les y
repro­duc­ti­vos de las y los ado­les­cen­tes. “No cabe duda de que, si
esta­mos ante una rela­ción en la cual una per­so­na tie­ne 14 y la otra
tie­ne más de 30, esta­mos ante una rela­ción abu­si­va, pero cuan­do estamos
ante el supues­to de que una de las per­so­nas tie­ne 14 y la otra tie­ne 16 o
17, esa nota de vio­len­cia, que que­da­ría con la redac­ción pro­pues­ta, no
la pode­mos deter­mi­nar a prio­ri”, espe­ci­fi­có Fernández.

“Es un error sos­te­ner que rela­cio­nes sexua­les con meno­res de 15 años
van a evi­tar este deli­to. Lo que es nece­sa­rio pen­sar es si el abordaje
de la pro­ble­má­ti­ca debe dar­se des­de un mar­co inte­gral de la infancia,
que inclu­ya pla­nes de edu­ca­ción para las pro­pias niñas, niños y
ado­les­cen­tes, que sean ellos mis­mos capa­ces de visua­li­zar estas
des­pre­cia­bles accio­nes en las pri­me­ras eta­pas, y tam­bién poder contar
con adul­tos refe­ren­tes que les crean cuan­do esto pasa y pue­dan tomar
varios rela­tos rea­li­zan­do las accio­nes que ellos entien­dan necesarias”,
planteó.

Por otra par­te, el artícu­lo 8, sobre abu­so sexual agra­va­do, “borra de
un plu­ma­zo la pena pre­vis­ta para la ten­ta­ti­va de este deli­to”, que
según el Códi­go Penal nun­ca pue­de ser infe­rior a dos años de cár­cel. Sin
esta peti­ción expre­sa, expli­có la abo­ga­da, “la pro­pia pena del delito
ten­ta­do, que oca­sio­na gra­ves con­se­cuen­cias, no esta­ría tenien­do sus
efectos”. 

La espe­cia­lis­ta con­clu­yó que estas refor­mas “no son cohe­ren­tes” y no
“armo­ni­zan” con el res­to de la nor­ma­ti­va vigen­te. El aumen­to de penas,
por otro lado, “no es la solu­ción para la vio­len­cia sexual, que muchas
veces es un deli­to que tra­ba­ja des­de el silen­cio y el mie­do de la
víctima”.

Un enfo­que des­de la seguridad

El otro artícu­lo vin­cu­la­do de algu­na mane­ra a las polí­ti­cas de género
–aun­que, en reali­dad, no está expli­ci­ta­do en el tex­to del borra­dor– es
el 16, que crea el deli­to para quie­nes des­tru­yan las tobi­lle­ras. La
abo­ga­da Man­zo­li­do cues­tio­nó pri­me­ro la redac­ción de este artícu­lo, ya
que se le soli­ci­ta al usua­rio que cui­de el dis­po­si­ti­vo “con la
dili­gen­cia de un buen padre de fami­lia”. “Lo cier­to es que en las
situa­cio­nes de vio­len­cia basa­da en géne­ro quien tie­ne una tobi­lle­ra es
por­que repre­sen­ta un alto ries­go de vida para la mujer, sus hijos, hijas
u otras per­so­nas a car­go de su cui­da­do. Así que pedir­le a esta persona,
que pue­de aten­tar con­tra la vida de otro y que repre­sen­ta un riesgo,
que se com­por­te como un buen padre de fami­lia para uti­li­zar una
tobi­lle­ra resul­ta, por lo menos, inade­cua­do”, opi­nó la exper­ta, y “has­ta
ridículo”.

Ade­más, este artícu­lo no coin­ci­de con lo que dice el artícu­lo 173 del
Códi­go Penal, sobre des­aca­to, que esta­ble­ce que “cuan­do se incum­ple una
medi­da cau­te­lar impues­ta judi­cial­men­te en pro­ce­sos de pro­tec­ción ante
la vio­len­cia basa­da en géne­ro, domés­ti­ca o sexual, el deli­to se castiga
con tres meses de pri­sión a dos años de peni­ten­cia­ría”. La abogada
ase­gu­ró que es nece­sa­rio “armo­ni­zar” los dos artícu­los por­que si no, en
la prác­ti­ca, lo que va a pasar es que quien des­tru­ye la tobi­lle­ra sólo
ten­ga que pagar la mul­ta. “No sea cosa que san­cio­nen estas conductas
sola­men­te con una san­ción eco­nó­mi­ca cuan­do, en reali­dad, lo que hay
detrás es que peli­gra la vida de las víc­ti­mas de vio­len­cia basa­da en
géne­ro”, advirtió.

La otra pata sobre géne­ro, tam­bién liga­da a la segu­ri­dad, tie­ne que
ver con el artícu­lo 57 de la LUC, que trans­for­ma la Divi­sión Políticas
de Géne­ro del MI en la Direc­ción Nacio­nal de Polí­ti­cas de Géne­ro. Esta
pro­pues­ta, a prio­ri, pue­de pare­cer posi­ti­va: se podría pensar
que, así, se “jerar­qui­za” la divi­sión. Sin embar­go, para la abogada
Sil­via Came­jo, quien tam­bién inte­gra el gru­po Géne­ro y Dere­cho de la
Ude­lar, la modi­fi­ca­ción impli­ca exac­ta­men­te lo con­tra­rio. “La División
Polí­ti­cas de Géne­ro era la encar­ga­da de crear, dise­ñar, moni­to­rear y
eva­luar las polí­ti­cas de segu­ri­dad con pers­pec­ti­va de géne­ro y, al estar
den­tro de la secre­ta­ría del minis­te­rio, des­pa­rra­ma­ba y transversalizaba
estas polí­ti­cas a todas las direc­cio­nes de este. Al cons­ti­tuir­se como
una direc­ción nacio­nal, no está por enci­ma, enton­ces no des­pa­rra­ma sus
dise­ños y pro­gra­mas a todo el minis­te­rio y hacia el exte­rior, sino que
pasa a ser una uni­dad eje­cu­to­ra más”, expli­có Camejo.

Para la abo­ga­da, la modi­fi­ca­ción sig­ni­fi­ca “un retro­ce­so para las polí­ti­cas pre­ven­ti­vas y de trans­ver­sa­li­za­ción de géne­ro que se esta­ban lle­van­do ade­lan­te por par­te del MI” en los últi­mos 15 años. Recor­dó, por ejem­plo, que en ese perío­do hubo un aumen­to de 200% de las denun­cias por vio­len­cia de géne­ro, gra­cias a la crea­ción de las uni­da­des espe­cia­li­za­das y a que el per­so­nal poli­cial fue capa­ci­ta­do en la temá­ti­ca. “Esto habla de la recep­ción que tie­nen hoy las muje­res cuan­do se dis­po­nen a hacer la denun­cia: se encuen­tran con per­so­nal capa­ci­ta­do y sen­si­bi­li­za­do que las reci­ben tan­to en las comi­sa­rías como en las uni­da­des de vio­len­cia de géne­ro”, ase­gu­ró Came­jo, y cues­tio­nó que no haya una “eva­lua­ción” que fun­da­men­te este “cam­bio radi­cal”. Por otro lado, advir­tió sobre el hecho de que las 56 uni­da­des espe­cia­li­za­das en vio­len­cia de géne­ro que­den den­tro de la órbi­ta de la direc­ción nacio­nal, lo cual “redu­ci­ría el ámbi­to don­de las muje­res van a poder hacer las denun­cias, y esto aten­ta con­tra las pro­pias muje­res y su acce­so a la Jus­ti­cia”. “Des­de mi humil­de opi­nión”, con­ti­nuó, “hay un dis­cur­so de jerar­qui­za­ción y hay un accio­nar de desjerarquización”.

*La Dia­ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *