Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Mie­do uni­ver­sal y eterno es la idea de la OMS

Por Juan Guahán, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 mayo 2020

La Orga­ni­za­ción
Mun­dial de la Salud (OMS), ha for­ta­le­ci­do el temor que todos le tene­mos a esta
pes­te. Cada día más, esta enfer­me­dad –que empe­zó por los ricos- está devastando
a los pobres. El gobierno: deu­da, default y jubi­la­dos; polé­mi­ca por el impuesto
a la rique­za y la pro­pues­ta de trans­for­mar en accio­nes la ayu­da esta­tal a
empresas.

Es más que obvio que la huma­ni­dad está profundamente
con­mo­cio­na­da por esta pes­te que nos agobia. 

Sobre sus orí­ge­nes y cau­sas hay múl­ti­ples y cruzados
deba­tes. Es pro­ba­ble que muchas de tales cues­tio­nes nun­ca se escla­rez­can y
que­den ocul­tas, entre los plie­gues de la con­fu­sión y las estra­te­gias de diferentes
sec­to­res del poder mundial.

Son menos dis­cu­ti­bles sus efec­tos inme­dia­tos, tan­to en la
salud de las per­so­nas, en las polí­ti­cas sani­ta­rias, como en la vida económica.
En este sen­ti­do hay un aspec­to que prác­ti­ca­men­te es com­par­ti­do a lo lar­go y
ancho de toda la geo­gra­fía mun­dial. Es el mie­do que se ha incu­ba­do en el seno
de nues­tras socie­da­des. Es pro­ba­ble que ése sea el aspec­to más impor­tan­te y
difun­di­do de todo este desas­tre. Una huma­ni­dad orgu­llo­sa de sus avan­ces, que se
enca­mi­na­ba hacia la idea de un pode­río impa­ra­ble y de un cre­ci­mien­to infi­ni­to, quedó
–repen­ti­na­men­te- a mer­ced de un virus des­co­no­ci­do y/​o de las cam­pa­ñas montadas
en torno al mismo. 

No sabe­mos si ese virus o bac­te­ria ‑como algu­nos vaticinan
que es en reali­dad- fue crea­do des­de algún labo­ra­to­rio o si pro­vie­ne de la
con­vi­ven­cia de huma­nos y ani­ma­les. Lo cier­to es que está y cau­sa un pánico
generalizado. 

En estos días a ese mie­do se le dio el carác­ter de universal
y eterno. La res­pon­sa­ble de tal vati­ci­nio ha sido la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la
Salud (OMS) que ha adver­ti­do que “el coro­na virus podría no des­apa­re­cer nunca,
trans­for­mán­do­se en un mal endé­mi­co”.
En con­se­cuen­cia, no tie­ne reme­dio, todo que­da redu­ci­do a la espe­ra de la
sal­va­do­ra vacu­na. La OMS, una orga­ni­za­ción de las Nacio­nes Uni­das inte­gra­da por
196 paí­ses, es el máxi­mo orga­nis­mos de salud a nivel mundial. 

Duran­te el desa­rro­llo de esta pes­te, que la pro­pia OMS ha
cali­fi­ca­do como pan­de­mia, dicho orga­nis­mo ha sido cri­ti­ca­do des­de los ángulos
más diver­sos. Las polí­ti­cas del mis­mo sue­len estar en línea con los paí­ses más pode­ro­sos y los intere­ses más con­cen­tra­dos. En este orga­nis­mo también
sue­len encon­trar su lugar otros gran­des intere­ses mun­dia­les. No cabe duda que los
labo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos for­man par­te de ese núcleo pri­vi­le­gia­do y que las vacu­nas son la expec­ta­ti­va de tener entre
manos “la galli­na de los hue­vos de oro”. Bas­ta recor­dar que esa vacu­na ser­vi­ría para ino­cu­lar a unas 7 mil
millo­nes de per­so­nas, clien­tes para dichas empresas. 

Por eso pode­mos decir que sembrar
el mie­do uni­ver­sal y eterno pue­de que ten­ga un pre­cio. Pero ade­más ese mis­mo miedo
sir­ve como ins­tru­men­to para la domes­ti­ca­ción y con­trol de nues­tras sociedades. 

COVID 19 PREFIERE A
POBRES Y PERSONAS QUE VIVEN MAL

El COVID 19 se hizo visi­ble cuan­do ‑a fines del año pasado-
apa­re­cie­ron los casos en Wuhan (Chi­na) pero lle­gó a las dife­ren­tes latitudes
via­jan­do en avión. Si bien algu­nas teo­rías cons­pi­ra­ti­vas hablan que fue
“sem­bra­do” en varios luga­res, no hay dudas 
que su rápi­da expan­sión tie­ne que ver con la velo­ci­dad de
des­pla­za­mien­tos y tras­la­dos que carac­te­ri­zan al mun­do actual. Sin olvi­dar la
con­ta­gio­si­dad de este mal. 

Algu­nos paí­ses asiá­ti­cos pri­me­ro, des­pués los euro­peos y los
ame­ri­ca­nos (del nor­te, cen­tro y del sur) acu­mu­la­ron rápi­da­men­te la inmensa
mayo­ría de los casos. En el con­ti­nen­te afri­cano y Ocea­nía el arrai­go del virus es
mucho menor y su cir­cu­la­ción es nula entre los esca­sos pobla­do­res del
con­ti­nen­te Antártico. 

A las pri­me­ras apa­ri­cio­nes de este virus (o lo que sea)
‑fue­ra de Chi­na- se las aso­ció a per­so­nas que habían esta­do en ese país o
ciu­da­da­nos del mis­mo que via­ja­ron por el mun­do. Eran los tiem­pos en los que la
mayo­ría de los con­ta­gia­dos eran per­so­nas de un buen pasar eco­nó­mi­co. Poco a
poco la situa­ción fue cam­bian­do y los cir­cui­tos loca­les comen­za­ron a tener un
peso cre­cien­te. Con ellos fue cam­bian­do el sec­tor social y el medio ambiente
don­de esta pes­te se desa­rro­lla­ba con mayor facilidad. 

Algu­nos datos de nues­tro país ava­lan esas tendencias
generales.

Al día de la fecha, los casos de con­ta­gios impor­ta­dos siguen
dis­mi­nu­yen­do y no lle­gan al 10% del total. 

Des­de el pun­to de vis­ta social, nues­tros luga­res críticos
son las “villas” de la Capi­tal Fede­ral y los indí­ge­nas Quom resi­den­tes en
varias barria­das de Resis­ten­cia (Cha­co).

En las “villas” de la 
Capi­tal Fede­ral los con­ta­gia­dos están pró­xi­mos a las 2 mil per­so­nas y
los muer­tos supe­ran los 25 casos. 

En los barrios Quom (en el Gran Toba), de Resistencia,
resi­den unas 4 mil per­so­nas. Los afec­ta­dos supe­ran el cen­te­nar y los muertos
son una doce­na. Pare­cie­ra que, des­pués de 5 siglos, el geno­ci­dio indí­ge­na aún
continúa. 

En ambos casos los datos exce­den lar­ga­men­te el promedio
nacio­nal y prue­ban la “pre­di­lec­ción” que tie­ne esta enfer­me­dad por los pobres y
exclui­dos. En esos luga­res fal­ta de todo y des­de siempre.

Esos datos de nues­tro país coin­ci­den con lo que ocu­rre con
los pue­blos indí­ge­nas de otras regiones. 

Des­de Méxi­co, orga­nis­mos esta­ta­les y de defen­sa de los
dere­chos indí­ge­nas, han con­clui­do que el 78% de las muer­tes producidas
nacio­nal­men­te por el Covid 19 se con­cen­tran en las zonas con mayo­res défi­cits ambientales.
A su vez, orga­nis­mos de las Nacio­nes Uni­das reco­no­cen un “temor de
que muchos indí­ge­nas mue­ran, no sólo por el virus en sí, sino tam­bién por los
con­flic­tos y la vio­len­cia vin­cu­la­dos a la esca­sez de recur­sos, y en particular
de agua pota­ble y alimentos”. 

En los EEUU, el pre­si­den­te de la Nación Nava­jo remar­có que “una vez más
hemos sido olvi­da­dos por nues­tro gobierno»
. En esa Nación
indí­ge­na que ocu­pa par­te de Ari­zo­na, Utah y Nue­vo Méxi­co habi­tan unas 170 mil
per­so­nas, los con­ta­gia­dos y falle­ci­dos son –des­pués de Nue­va York- el
terri­to­rio más afec­ta­do de ese país. 

Hay una gene­ra­li­za­da coin­ci­den­cia que esta pan­de­mia profundiza
las des­igual­da­des socia­les ya exis­ten­tes, en per­jui­cio de los más pobres y
quie­nes resi­den en áreas des­qui­cia­das por intere­ses eco­nó­mi­cos tole­ra­dos o
pro­mo­vi­dos por los actua­les esta­dos nacionales. 

GOBIERNO Y VAIVENES DE LA SEMANA

Los obser­va­do­res inter­na­cio­na­les miran expec­tan­tes como 5
bar­cos ira­níes con­ti­núan sur­can­do los mares para apro­xi­mar­se a las aguas
terri­to­ria­les de Vene­zue­la. Lle­van repues­tos, insu­mos y determinados
hidro­car­bu­ros, des­ti­na­dos a poner de pie una bue­na par­te de la semi­pa­ra­li­za­da economía
y pro­duc­ción petro­le­ra de Vene­zue­la. EEUU mani­fies­ta que no deben lle­gar a
des­tino. Rusia pien­sa lo con­tra­rio, Vene­zue­la deman­da res­pe­to a sus dere­chos y
avi­sa que le dará pro­tec­ción mili­tar a esos buques cuan­do ingre­sen al área marítima
de sobe­ra­nía venezolana. 

Aquí ‑mien­tras tan­to- res­pec­to de la deu­da, esta­mos en
tiem­po de default; la cua­ren­te­na se sigue pro­rro­gan­do; los habe­res jubilatorios
con­ti­núan retro­ce­dien­do y se des­ató la polé­mi­ca por el impues­to a la rique­za y
la con­tra­par­ti­da de los recur­sos esta­ta­les des­ti­na­dos a pagar salarios. 

Y… lle­gó el 22 de mayo y se pos­ter­gó el ingre­so al
terri­to­rio de un default for­mal. Según el Pre­si­den­te no es para preocuparse
por­que hace meses ‑des­de los tiem­pos de Mau­ri­cio Macri- ya esta­mos en tal situación.
Lo cier­to es que se sigue nego­cian­do y aho­ra la fecha para for­ma­li­zar un
acuer­do por nues­tra deu­da de 66,3 mil millo­nes de dóla­res fue pro­rro­ga­da al
mar­tes 2 de junio. Así lo comu­ni­có el gobierno a la Comi­sión de Bol­sa y Valo­res de Esta­dos Uni­dos (SEC, por
sus siglas en inglés) y lo publi­có en el Bole­tín Oficial.

Los acree­do­res no quie­ren que se decla­re el for­mal default y
el gobierno quie­re pagar. Todos ellos acuer­dan en el “éxi­to” de dar visos de
lega­li­dad a deu­das impa­ga­bles y frau­du­len­tas y seguir hipo­te­can­do nuestro
futuro. 

El gobierno anun­ció por Decre­to un aumen­to del 6,12% en el
haber jubi­la­to­rio, a par­tir del mes de junio. De ese modo se dejan de lado las
nor­mas sobre movi­li­dad apro­ba­das por el Con­gre­so, en medio de gigantescas
movi­li­za­cio­nes, en diciem­bre del 2017.
Siguien­do el cri­te­rio de dicha “movi­li­dad” el incre­men­to, que hubiera
corres­pon­di­do, sería del 10,8%. El argu­men­to del gobierno para no apli­car­lo es
la nece­si­dad de desin­de­xar los mon­tos de las jubi­la­cio­nes más altas. Pero
tam­bién las míni­mas han ter­mi­na­do perdiendo.

De este modo el incre­men­to otor­ga­do por Decre­to alcanza,
para el semes­tre e incor­po­ran­do el aumen­to de mar­zo, una suba del 19,9%. Según
el gobierno eso sig­ni­fi­ca­rá un aumen­to real del haber jubi­la­to­rio del 5,5%.
Ello sería así por­que esti­man que la infla­ción subirá, en este semes­tre, un
14,4%. Estas cifras de la infla­ción no pare­cen corres­pon­der­se con lo que cada
jubi­la­do pue­de com­pro­bar dia­ria­men­te. De todos modos el menor ingre­so tal vez
pue­da ser com­pen­sa­do por la vigen­cia de una canas­ta de reme­dios gratuitos. 

Des­de orga­nis­mos de defen­sa de los jubi­la­dos anun­cian la
amplia­ción de los jui­cios ini­cia­dos, con moti­vo de los incre­men­tos de marzo,
por la anu­la­ción por Decre­to del régi­men de la “Ley de movilidad”,
opor­tu­na­men­te aprobada. 

El coro­na virus ha des­per­ta­do la ima­gi­na­ción de algunos
diri­gen­tes y algu­nas ideas han levan­ta­do mucha pol­va­re­da en los círcu­los de
poder. 

El deba­te plan­tea­do en torno a la cues­tión del impues­to a la
rique­za es uno de esos temas, aun­que –según dicen sus pro­mo­to­res- solo
alcan­za­ría a unas 12 mil per­so­nas de altí­si­mos ingresos. 

En una direc­ción pare­ci­da apa­re­ce el asun­to de los salarios
que está pagan­do el Esta­do y algu­nas pro­pues­tas que plan­tean trans­for­mar esos recursos
en accio­nes de las gran­des empre­sas que éstas debe­rían ceder. Sus pro­mo­to­res evalúan
que esos apor­tes no debe­rían ter­mi­nar en las arcas empre­sa­ria­les, fortaleciendo
una con­cen­tra­ción tan nefas­ta como la actual. 

No obs­tan­te ello, son muchas y poten­tes las voces que se
están escu­chan­do en con­tra de estas ideas. 

Pare­ce que nos cues­ta enten­der lo que el Pre­si­den­te, jun­to a
muchos inte­lec­tua­les y obser­va­do­res vie­nen dicien­do en el sen­ti­do que el futuro
no va a ser la repro­duc­ción del pasa­do que conocimos. 

Pues bien y hablan­do de estas cues­tio­nes hay dos temas de
ese pasa­do que no es bueno que con­ti­núen o vuelvan. 

Uno la gigan­tes­ca con­cen­tra­ción eco­nó­mi­ca que deri­va en una
des­igual­dad que aten­ta con­tra la dig­ni­dad de las per­so­nas y el futu­ro de todos. 

Dos, que la par­ti­ci­pa­ción colec­ti­va ‑par­ti­cu­lar­men­te en las
gran­des empre­sas- no debe que­dar limi­ta­da al apor­te del tra­ba­jo, sino que
tam­bién se pue­de expre­sar en modos com­par­ti­dos de gestión. 

Si no pen­sa­mos en este tipo de cues­tio­nes no estamos
enten­dien­do el men­sa­je que la natu­ra­le­za y el mun­do nos están enviando. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *