Bra­sil. Unas 580 mil per­so­nas luchan por el dere­cho a la tie­rra y al agua en Bra­sil, seña­la CPT

Por Vanes­sa Gon­za­ga*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 25 de mayo de 2020

Fun­da­do en la base de los engenhos, que acen­tua­ron la con­cen­tra­ción de la tie­rra y fue­ron res­pon­sa­bles de la escla­vi­tud de los pue­blos del con­ti­nen­te afri­cano y de la expul­sión de los pue­blos indí­ge­nas de sus tie­rras, el esta­do de Per­nam­bu­co sigue sien­do esce­na­rio de con­flic­tos en las zonas rura­les de hoy.

Según Con­fli­tos no Cam­po Bra­sil 2019 , lan­za­do a fines de abril por la Comi­sión de Tie­rras Pas­to­ra­les (CPT), hoy el esta­do tie­ne 43.268 per­so­nas invo­lu­cra­das en 67 con­flic­tos que se extien­den des­de el muni­ci­pio de Lagoa Gran­de, en el inte­rior, has­ta Taman­da­ré , en la cos­ta del estado.

En Bra­sil, los núme­ros son alar­man­tes: en 2010, en la pri­me­ra edi­ción del estu­dio, 351,935 per­so­nas esta­ban en con­flic­to por la tie­rra. Hoy, ese núme­ro es de 578,968 per­so­nas dis­tri­bui­das en todo el terri­to­rio nacio­nal que luchan por el dere­cho a la tie­rra y al agua.

En la pre­sen­ta­ción del docu­men­to, el CPT desig­na a uno de los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles del aumen­to de la vio­len­cia y la reduc­ción de las polí­ti­cas, seña­lan­do que 2019 fue un «año de aumen­to de la vio­len­cia y el odio con­tra los pobres, los negros, las comu­ni­da­des y la pobla­ción rural». , lide­ra­do por figu­ras públi­cas, entre ellas, prin­ci­pal­men­te, el Pre­si­den­te de la República ”.

Gio­va­ni Leão ha tra­ba­ja­do en Per­nam­bu­co para CPT des­de 2005 y reafir­ma la posi­ción del docu­men­to “en opi­nión de este gobierno, el desa­rro­llo encuen­tra algu­nas barre­ras, una de las cua­les son las comu­ni­da­des rura­les. El pre­si­den­te [Jair Bol­so­na­ro] pri­vi­le­gia los agro­ne­go­cios y las gran­des empre­sas y hablar de él cri­mi­na­li­za a las comu­ni­da­des. Esta acti­tud favo­re­ce el aumen­to de la vio­len­cia por­que hace que los gran­des empre­sa­rios inten­ten tomar la tie­rra de estos agri­cul­to­res para imple­men­tar este desa­rro­llo ”, explica.

Jun­to con esta esca­la­da de vio­len­cia, el tras­fon­do de estos con­flic­tos es un esce­na­rio de ata­que a las polí­ti­cas de refor­ma agra­ria. Las ocu­pa­cio­nes, una de las for­mas de pre­sio­nar al poder públi­co para expro­piar tie­rras impro­duc­ti­vas, caye­ron de 143 ocu­pa­cio­nes en 2018 a 43 en 2019.

Geo­van­ni expli­ca que la caí­da en estos núme­ros tam­bién es un refle­jo de la inten­si­fi­ca­ción de los con­flic­tos en otras áreas “enten­de­mos que los núme­ros han dis­mi­nui­do por­que los con­flic­tos están ocu­rrien­do más en las áreas de ocu­pan­tes ile­ga­les, en comu­ni­da­des tra­di­cio­na­les, qui­lom­bo­las e indí­ge­nas. Esto no se tra­du­ce en nue­vas ocu­pa­cio­nes, por­que son fami­lias que han vivi­do en estos luga­res duran­te mucho tiem­po. Enton­ces, la lucha es per­ma­ne­cer en el terri­to­rio don­de ya viven, no es una nue­va ocupación ”.

Como resul­ta­do, los pue­blos tra­di­cio­na­les, indí­ge­nas, qui­lom­bo­las, oku­pas y sin tie­rra tie­nen dere­cho a denun­ciar la arbi­tra­rie­dad del Esta­do. Jun­to con esta dis­mi­nu­ción en el núme­ro de ocu­pa­cio­nes, que son una for­ma más direc­ta de reco­lec­ción, la sali­da para denun­ciar la vio­la­ción de los dere­chos en el cam­po fue­ron las mani­fes­ta­cio­nes, que mos­tra­ron un cre­ci­mien­to expre­si­vo, pasan­do de 538 en 2018 a 1301 en 2019. En total, 80 mani­fes­ta­cio­nes tuvie­ron lugar en Per­nam­bu­co. Las mani­fes­ta­cio­nes son una opción pen­sa­da por las orga­ni­za­cio­nes del cam­po para exi­gir la regu­la­ri­za­ción de la tie­rra, sin nece­sa­ria­men­te con­fron­tar direc­ta­men­te con la gran pro­pie­dad rural.

Nego­cio Hidroeléctrico

Hoy, el mode­lo agrí­co­la de las empre­sas que ope­ran en Bra­sil uti­li­za el 70% de toda la dis­po­ni­bi­li­dad de agua en Bra­sil sin pagar por el agua cru­da que con­su­men. Estos datos son esen­cia­les para com­pren­der el cre­ci­mien­to de la vio­len­cia en el cam­po moti­va­do por los con­flic­tos por el agua, ya que sin ella, es impo­si­ble pro­du­cir y bene­fi­ciar­se de las mate­rias pri­mas. 2019 fue un año de empeo­ra­mien­to de los con­flic­tos por el agua debi­do a dos deli­tos ambien­ta­les que tuvie­ron reper­cu­sio­nes inter­na­cio­na­les: la rup­tu­ra de la pre­sa de rela­ves tóxi­cos de la com­pa­ñía mine­ra Vale, en Bru­ma­dinho, en febre­ro y el derra­me de petró­leo en el mar, que impac­tó en gran par­te La cos­ta brasileña.

Los datos más anti­guos del CPT son de 2002, cuan­do se regis­tra­ron ocho con­flic­tos por el agua en Bra­sil. En 2018, el núme­ro es 276 y con los even­tos de 2019, sal­ta a 489, con 69,793 fami­lias afec­ta­das. Per­nam­bu­co es el quin­to esta­do del país con el mayor núme­ro de fami­lias invo­lu­cra­das en con­flic­tos por el agua, solo por detrás de Bahía, San­ta Cata­ri­na, Minas Gerais y Roraima.

En la cos­ta, los con­flic­tos con­tra las comu­ni­da­des pes­que­ras están rela­cio­na­dos con deli­tos ambien­ta­les como los derra­mes de petró­leo; En el inte­rior, la lucha por el agua con­tras­ta con la abun­dan­cia de perí­me­tros irri­ga­dos que se des­ti­nan a la pro­duc­ción para la expor­ta­ción y en el área fores­tal, don­de ope­ra Gio­van­ni, el cho­que se debe prin­ci­pal­men­te a la cría de gana­do en la región «el con­flic­to por la tie­rra Es uno de los prin­ci­pa­les moti­va­do­res del con­flic­to del agua. Las empre­sas que eli­mi­nan a las fami­lias de ese terri­to­rio les hacen per­der el acce­so a la pro­duc­ción, al qui­tar­les el acce­so al agua, que es lo que les per­mi­te plan­tar ali­men­tos, criar ani­ma­les y man­te­ner las acti­vi­da­des domés­ti­cas. Aquí, en la Zona da Mata, las empre­sas quie­ren que el agua se use solo para el gana­do y no para las fami­lias ”, explica.

Desa­fíos

Fren­te a un esce­na­rio difí­cil, el CPT seña­la que 2019 es un «hito his­tó­ri­co, ya que ana­li­za un año pecu­liar, for­ja­do en un tem­pe­ra­men­to dife­ren­te, de tena­ci­dad bru­tal» debi­do al aumen­to de con­flic­tos en un con­tex­to de ase­dio democrático.

Para las orga­ni­za­cio­nes en el cam­po, el Esta­do es uno de los mayo­res moti­va­do­res del con­flic­to, como seña­la el folle­to, cuan­do la fal­ta de ini­cia­ti­va se con­vier­te en una «omi­sión deli­be­ra­da, una omi­sión que toma medi­das y abre espa­cios para el aco­so sobre los asen­ta­mien­tos, con recon­cen­tra­ción de lotes, aca­pa­ra­mien­to de tie­rras, vio­len­cia, robo de made­ra, defo­res­ta­ción e incendios ”.

De esta mane­ra, la dis­mi­nu­ción en los núme­ros y una solu­ción al pro­ble­ma en el cam­po debe pasar por las ins­ti­tu­cio­nes, para que sean efec­ti­vas como polí­ti­cas públi­cas, garan­ti­zan­do los dere­chos de la comu­ni­dad, como seña­la Gio­va­ni «es hacer que el Esta­do tome la ini­cia­ti­va en esta lucha de comu­ni­da­des Estas plan­tas y com­pa­ñías le deben millo­nes al Gobierno Fede­ral, por impues­tos, por deman­das labo­ra­les … Si esto fue­ra acu­sa­do, sería posi­ble expro­piar las tie­rras en con­flic­to, con una sim­ple acción del gobierno, pero eso no suce­de. Nues­tra difi­cul­tad es lograr que los gobier­nos actúen en las áreas para resol­ver este con­flic­to, por­que inclu­so con el ase­so­ra­mien­to de las orga­ni­za­cio­nes, el Esta­do tie­ne un papel. Mien­tras tan­to, están reac­cio­nan­do a medi­da que logran toda esta violencia ”.

Fuen­te: BdF Pernambuco

Edi­ción: Cami­la Maciel y Mony­se Ravena

*Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *