Bra­sil. Bol­so­na­ro: nue­vo dis­cur­so geno­ci­da y fal­ta de ayu­da eco­nó­mi­ca para el pueblo

Por Mari­na Macha­do Gou­vêa*, Resu­men Lati­noa­mé­ri­cano 25 de mayo de 2020

En su dis­cur­so del vier­nes pasa­do (22), des­pués de la publi­ca­ción del video de la reu­nión minis­te­rial uti­li­za­da por Sér­gio Moro para ata­car a Jair Bol­so­na­ro, el pre­si­den­te bra­si­le­ño nue­va­men­te defen­dió el fin del ais­la­mien­to social fren­te a una peque­ña mul­ti­tud de segui­do­res. Bra­sil es aho­ra el segun­do país con más casos de covid-19 en el mun­do y tie­ne la capa­ci­dad del sis­te­ma de salud en su máxi­ma capacidad.

La base mate­rial en la que se basa el pre­si­den­te para esta defen­sa es la mise­ria de la pobla­ción bra­si­le­ña, que, en su mayor par­te, no pue­de per­ma­ne­cer en ais­la­mien­to social. Sin embar­go, se olvi­da de decir que sería el papel del gobierno fede­ral garan­ti­zar pro­gra­mas de ingre­sos míni­mos que pro­te­jan a las per­so­nas. Y debi­do a la fal­ta de garan­tía de estos pro­gra­mas por par­te del gobierno, al prio­ri­zar las ganan­cias de la gran bur­gue­sía y el pago de la deu­da públi­ca, la pobla­ción bra­si­le­ña está obli­ga­da a expo­ner­se al virus para garan­ti­zar un pla­to de comi­da en la mesa.

Tam­bién des­cui­da decir que es la nega­ti­va del gobierno fede­ral a impo­ner una sola fila de camas y orga­ni­zar la pro­duc­ción para aumen­tar la capa­ci­dad del sis­te­ma de salud, lo que sig­ni­fi­ca que, entre los diag­nos­ti­ca­dos con Covid, la pobla­ción negra y pobre está en mayor pro­por­ción, sin siquie­ra tener acce­so al diag­nós­ti­co o inclu­so hos­pi­ta­li­za­ción en las peri­fe­rias y comu­ni­da­des del país.

El gobierno se nie­ga a recu­rrir a la emi­sión mone­ta­ria o la sus­pen­sión de la deu­da. Las líneas de espe­ra para reci­bir los bene­fi­cios ya pre­vis­tos, como Bol­sa Famí­lia o el Bene­fi­cio de Cuo­ta Con­ti­nua (BPC), no se pusie­ron a cero. No otor­gó sub­si­dios para la con­ver­sión pro­duc­ti­va de emer­gen­cia, lo que podría garan­ti­zar miles de tra­ba­jos real­men­te esen­cia­les, así como la pro­duc­ción de los insu­mos nece­sa­rios para enfren­tar a los codi­cio­sos. No puso todos sus esfuer­zos en la pro­duc­ción de EPP, sumi­nis­tros hos­pi­ta­la­rios y medi­ca­men­tos (pro­duc­ción que, por cier­to, gene­ra­ría empleos), ni invir­tió en expan­dir el núme­ro de camas en el país; inclu­so hay miles de camas fede­ra­les no utilizadas.

Bol­so­na­ro no creó una lis­ta uni­fi­ca­da, lo que per­mi­ti­ría a la pobla­ción en gene­ral acce­der al sis­te­ma de salud públi­co y pri­va­do. Ni siquie­ra la pri­me­ra par­te del exiguo ingre­so míni­mo de 600 reales, apro­ba­do hace casi dos meses por el Con­gre­so, se pagó a la pobla­ción que lo soli­ci­tó (8 millo­nes de per­so­nas que reci­bie­ron la ayu­da apro­ba­da aún no la han reci­bi­do). Y a una frac­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de los soli­ci­tan­tes se les negó la asistencia.

Y aho­ra, des­pués de pro­fun­di­zar duran­te dos años los efec­tos de la cri­sis capi­ta­lis­ta en Bra­sil, sien­do uno de los defen­so­res de la Enmien­da Cons­ti­tu­cio­nal nº 95, que pro­po­ne el Lími­te de Gas­tos y des­tru­ye la garan­tía de ser­vi­cios bási­cos para la pobla­ción (solo la inver­sión en SUS cayó R $ 22.5 mil millo­nes des­de 2018) – Bol­so­na­ro dice que es él quien defien­de a la pobla­ción pobre, que tie­ne que salir a la calle a tra­ba­jar y no pue­de prac­ti­car el ais­la­mien­to social.

El capi­tán asu­me su ran­go (bajo y reti­ra­do), dicien­do que rom­pe el ais­la­mien­to social a dia­rio solo por­que está en la «pri­me­ra línea» de la bata­lla y que, jun­to con las per­so­nas que nece­si­tan tra­ba­jar para garan­ti­zar su pro­pio sus­ten­to, como un buen coman­dan­te tam­bién teme expo­ner­se, pero lo hace, por­que esta sería la acción correc­ta fren­te al ejér­ci­to de per­so­nas que no pue­den dejar de tra­ba­jar. Expan­de el con­cep­to de «acti­vi­da­des esen­cia­les» para cual­quier for­ma de tra­ba­jo, de cual­quier tipo, y decla­ra el ais­la­mien­to social como una acción egoís­ta de per­so­nas privilegiadas.

Bol­so­na­ro y el gobierno no ofre­cen al pue­blo nin­gu­na con­di­ción para prac­ti­car el ais­la­mien­to social. Pre­fie­ren que las per­so­nas mue­ran de ham­bre o de codi­cia, en lugar de dejar que las com­pa­ñías que aún com­po­nen su blo­que de apo­yo pier­dan una por­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de sus ganancias.

Una apues­ta política

Más que eso, Bol­so­na­ro pre­fie­re usar a esta pobla­ción como car­ne de cañón en una apues­ta polí­ti­ca de todo o nada, en la que, en este momen­to, se man­tie­ne la frá­gil corre­la­ción que lo man­tie­ne en el gobierno.

El neo­fas­cis­mo de Jair Bol­so­na­ro no es cir­cuns­tan­cial. Fue una pie­za nece­sa­ria para legi­ti­mar el estre­cha­mien­to del blo­que de poder que ata­có la Cons­ti­tu­ción de 1988, hizo posi­ble ace­le­rar la adap­ta­ción de Bra­sil a la recon­fi­gu­ra­ción de la repro­duc­ción capi­ta­lis­ta a esca­la mun­dial (con énfa­sis en las expro­pia­cio­nes y la trans­for­ma­ción de las rela­cio­nes labo­ra­les y repro­duc­ti­vas en mano de obra) y la reali­nea­ción total de nues­tro país a los EE. UU., en la dispu­ta hege­mó­ni­ca con China.

En este con­tex­to, el gobierno nun­ca ha teni­do la posi­bi­li­dad de legi­ti­mar­se a tra­vés de polí­ti­cas de natu­ra­le­za de desa­rro­llo, y nece­si­ta ape­gar­se a la radi­ca­li­za­ción con­ser­va­do­ra y a las men­ti­ras des­ca­ra­das para jus­ti­fi­car una situa­ción de empeo­ra­mien­to efec­ti­vo del nivel de vida como correc­ta y nece­sa­ria. El plan eco­nó­mi­co libe­ral sui­ci­da de Gue­des y su apo­yo en la reu­nión minis­te­rial antes men­cio­na­da repre­sen­tan una indi­ca­ción impor­tan­te de la con­so­nan­cia con las medi­das que ya se han toma­do. Cons­cien­te de la pro­fun­di­za­ción de la cri­sis como resul­ta­do de la pan­de­mia (y que cier­ta­men­te con­ti­nua­rá en cur­so), Bol­so­na­ro deci­dió hacer todo lo posi­ble para empeo­rar la situa­ción mate­rial de la pobla­ción pobre, mien­tras se cons­truía como alguien que habría adver­ti­do y lucha­do. con­tra la «cri­sis económica».

Bra­sil es el úni­co país del mun­do en el que el gobierno defien­de las aglo­me­ra­cio­nes huma­nas en medio del coro­na­vi­rus, lo que con­tra­di­ce la inves­ti­ga­ción de la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca mun­dial has­ta el momen­to. Esta deci­sión no es sor­pren­den­te, ya que es un gobierno que tie­ne el terra­pla­nis­mo como un eje impor­tan­te de apo­yo político.

La defen­sa de la clo­ro­qui­na y el subre­gis­tro son ele­men­tos fun­da­men­ta­les en esta apues­ta, que no repre­sen­ta un rap­to loco, sino par­te de una estra­te­gia polí­ti­ca que se con­fi­gu­ra como su úni­ca opción. Los datos regis­tra­dos en el sis­te­ma fede­ral Sivep-Gri­pe­pa­ra la hos­pi­ta­li­za­ción debi­do al Sín­dro­me Res­pi­ra­to­rio Agu­do Seve­ro (SRAS), indi­que que el núme­ro de infec­cio­nes de covid es de 8 a 12 veces mayor que el regis­tra­do. (Aten­ción: esto no es una «supo­si­ción», sino una cuen­ta hecha a par­tir de regis­tros ofi­cia­les), inclu­so con­si­de­ran­do que la pobla­ción afec­ta­da en las comu­ni­da­des y peri­fe­rias ni siquie­ra ingre­sa los núme­ros ofi­cia­les. Bra­sil está dan­do gran­des pasos para con­ver­tir­se en el prin­ci­pal epi­cen­tro del nue­vo coro­na­vi­rus en el mun­do, lo que pue­de expli­car la impro­ba­bi­li­dad admi­nis­tra­ti­va de la orden pre­si­den­cial al ejér­ci­to para la pro­duc­ción de gran­des can­ti­da­des de clo­ro­qui­na, una dro­ga que, como lo han demos­tra­do varios Los estu­dios cien­tí­fi­cos no solo no son efec­ti­vos en el tra­ta­mien­to de la mayo­ría de los casos de covid, sino que sus efec­tos secun­da­rios pue­den ace­le­rar o inclu­so cau­sar la muer­te. (El mie­do a esta expli­ca­ción lle­vó a la caí­da de dos minis­tros de salud en un mes).

Ya sea para la defen­sa de la clo­ro­qui­na, o para las rela­cio­nes que insis­ten en apa­re­cer y vin­cu­lar­la con el ase­si­na­to de Marie­lle, o para la corrup­ción abier­ta del gobierno fede­ral y, espe­cial­men­te, de sus hijos, o debi­do a la ero­sión gene­ral de su legi­ti­mi­dad con el aumen­to de las muer­tes. por covid-19, Bol­so­na­ro teme caer. Temes caer y temes ser arrestado.

Sin embar­go, la cla­se domi­nan­te no pue­de defi­nir­se ni nom­brar­se a sí mis­ma. Y ella sabe, como sabe el Con­gre­so, que si Bol­so­na­ro cae, será nece­sa­rio nego­ciar direc­ta­men­te con las Fuer­zas Arma­das. El vice­pre­si­den­te de Bra­sil es el gene­ral Hamil­ton Mou­rão, de fac­to mili­tar, a dife­ren­cia del pre­si­den­te. Sin embar­go, me atre­ve­ría a decir que es más cómo­do para las Fuer­zas Arma­das man­te­ner Bol­so­na­ro y ocu­par los pri­me­ros pues­tos, que asu­mir explí­ci­ta­men­te el gobierno. El Ejér­ci­to ha man­te­ni­do a Bol­so­na­ro en el poder, en la medi­da en que toda­vía pue­de legi­ti­mar­se a sí mis­mo a tra­vés de men­ti­ras sis­te­má­ti­cas, la radi­ca­li­za­ción con­ti­nua de la dere­cha y la ame­na­za pro­gre­si­va del auto-gol­pe. Un ejem­plo inme­dia­to es el con­te­ni­do de la defen­sa de Bol­so­na­ro, tam­bién el vier­nes pasado,entrega del celu­lar de Bol­so­na­ro a Jus­ti­ce . Aún más elo­cuen­te es el hecho de que Bol­so­na­ro per­ma­ne­ce en el gobierno. Y ata­car, inclu­so si eso sig­ni­fi­ca miles de muer­tes, es la for­ma más segu­ra de evi­tar, al menos por aho­ra, caer.

Bol­so­na­ro usó hábil­men­te la difu­sión del video para, nue­va­men­te, hacer­se pasar por la víc­ti­ma de un gol­pe de esta­do en cur­so (orques­ta­do por los medios de comu­ni­ca­ción, en su opi­nión) y pro­fun­di­zar el ambien­te de auto-gol­pe en el que ha esta­do apos­tan­do des­de su pri­mer dis­cur­so geno­ci­da para poner fin al ais­la­mien­to. Social. Lla­mó a la gen­te en su defen­sa, algo que los gobier­nos ante­rio­res, inclui­do el que efec­ti­va­men­te sufrió un gol­pe de esta­do, nun­ca lo hicie­ron. Y logró vic­to­rias parciales.

Es nece­sa­rio denun­ciar que, si real­men­te qui­sie­ra sal­var a la cla­se tra­ba­ja­do­ra, Jair Bol­so­na­ro defen­de­ría un ingre­so míni­mo efec­ti­vo, no el fin del ais­la­mien­to. Él es el pre­si­den­te, quien, en teo­ría, ten­dría el poder para hacer­lo, o al menos para defen­der­lo. Que podría defen­der la con­ver­sión pro­duc­ti­va de emer­gen­cia com­bi­na­da con la expan­sión y uni­fi­ca­ción del sis­te­ma de salud y las medi­das eco­nó­mi­cas de emer­gen­cia que per­mi­ti­rían el aumen­to del pre­su­pues­to disponible.

En cam­bio, y para que­dar­se don­de está, defien­de la muer­te y el geno­ci­dio, dis­fra­za­do de lucha por la vida.

  • Mari­na Macha­do Gou­vêa tie­ne un doc­to­ra­do en eco­no­mía polí­ti­ca inter­na­cio­nal. Pro­fe­sor en ESS /​UFRJ. Direc­tor de la Socie­dad Bra­si­le­ña de Eco­no­mía Polí­ti­ca (SEP) y de la Socie­dad Lati­no­ame­ri­ca­na de Eco­no­mía Polí­ti­ca (SEPLA).

Edi­ción: Lui­za Mançano

*Bra­sil de Fato

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *