Argen­ti­na. La des­apa­ri­ción for­za­da de Luis Espi­no­za en Tucu­mán: «Tie­ne todos los con­di­men­tos del terro­ris­mo de Estado»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano*, 25 mayo 2020.- 

El juez de ins­truc­ción penal Mario Veláz­quez des­ta­ca la res­pon­sa­bi­li­dad poli­cial en el ase­si­na­to del tra­ba­ja­dor rural, y la pre­me­di­ta­ción poli­cial para que no se encuen­tre el cuerpo. 

Por Adria­na Meyer.

No es el pri­mer hecho repre­si­vo que pro­ta­go­ni­za la poli­cía de Tucu­mán pero sí uno de los que más con­mo­cio­nó a la pro­vin­cia y alcan­zó reper­cu­sión nacio­nal. El juez de ins­truc­ción penal Mario Veláz­quez dice haber teni­do casos de reso­nan­cia pero nin­guno como el de Luis Arman­do Espi­no­za . Este tra­ba­ja­dor rural de 31 años fue ata­ca­do jun­to a su her­mano por poli­cías de la comi­sa­ría de Mon­tea­gu­do, estu­vo una sema­na des­apa­re­ci­do y su cuer­po sin vida fue encon­tra­do el vier­nes pasa­do, lue­go de que el jefe de esa depen­den­cia pre­sio­na­ra a sus subor­di­na­dos para arro­jar­lo en un barran­co, en La Ban­de­ri­ta, lími­te entre Tucu­mán y Cata­mar­ca. La poli­cía depen­de del Poder Eje­cu­ti­vo, de modo que este dia­rio pre­gun­tó al magis­tra­do al res­pec­to. «La jefa­tu­ra puso en dis­po­ni­bi­li­dad a todo el per­so­nal poli­cial que está dete­ni­do. Con el dia­rio del lunes, como se dice, creo que pue­de haber san­cio­nes tam­bién des­de lo admi­nis­tra­ti­vo aún más seve­ras», fue su res­pues­ta. De hecho, el gober­na­dor Juan Man­zur decla­ró que «todos aque­llos que hayan sido par­tí­ci­pes de este ase­si­na­to tie­nen que ser juz­ga­dos, con­de­na­dos, y oja­lá que esto se haga rápi­do y pron­to, van a ser juz­ga­dos, pues­tos a dis­po­si­ción y oja­lá que la Jus­ti­cia actúe con todo el peso de la ley». 

Ape­nas comien­za el diá­lo­go, el magis­tra­do acla­ra que la cali­fi­ca­ción legal de la cau­sa sigue sien­do des­apa­ri­ción for­zo­za de per­so­na, agra­va­da por­que sus auto­res son poli­cías y por la muer­te de la víc­ti­ma. «Es la figu­ra más gra­ve del Códi­go Penal, des­pués de la des­apa­ri­ción for­zo­za de la dic­ta­du­ra mili­tar es el tipo penal más gra­ve«, dice el juez des­de Tucu­mán. En las últi­mas horas, a los diez dete­ni­dos –nue­ve poli­cías y un vigía comu­nal– se sumó otro civil con pri­sión pre­ven­ti­va que estu­vo en el lugar de los hechos. Si el com­plot urdi­do por los uni­for­ma­dos al man­do del sub­co­mi­sa­rio Rubén Mon­te­ne­gro hizo que arro­ja­ran el cuer­po del lado de Cata­mar­ca para entor­pe­cer el escla­re­ci­mien­to, la tec­no­lo­gía impi­dió que que­da­ra allí oculto. 

«En 15 minu­tos el juez de Cata­mar­ca Rodol­fo Cece­na­rro, juez de Garan­tías de Andal­ga­lá, reci­bió el exhor­to y auto­ri­zó el tra­ba­jo en el lugar don­de encon­tra­ron el cadá­ver, en el lími­te entre el depar­ta­men­to tucu­mano de Chi­cli­gas­ta y Las Estan­cias, pro­vin­cia de Cata­mar­ca, una zona que se cono­ce como Las Ban­de­ri­tas», expli­có Veláz­quez. De hecho, esto suce­dió cer­ca de las 18 del vier­nes, y como había empe­za­do a nevar había que sacar el cuer­po antes de que anocheciera.

Tucu­mán tie­ne el deno­mi­na­do sis­te­ma acu­sa­to­rio, la fis­cal Móni­ca de Tar­ga enca­be­zó la inves­ti­ga­ción y el juz­ga­do ope­ró como con­trol de garan­tía del pro­ce­so. Des­de que el caso tomó esta­do públi­co, la estruc­tu­ra del Minis­te­rio Públi­co Fis­cal estu­vo dedi­ca­da noche y día a la inves­ti­ga­ción en el enten­di­mien­to de que era urgen­te encon­trar el cuer­po de Espi­no­za. «Cuan­do una per­so­na des­apa­re­ci­da no apa­re­ce gene­ra una angus­tia tre­men­da», expre­só el magistrado.

–¿La des­apa­ri­ción for­za­da en demo­cra­cia es una rémo­ra de la dictadura?

Estas per­so­nas por­tan el uni­for­me pero no son poli­cías, son delin­cuen­tes. Ante la hipó­te­sis de un exce­so, hay un tras­fon­do por el cual no habría que gene­ra­li­zar. Sabe­mos que todas las estruc­tu­ras poli­cia­les tie­nen en su géne­sis el ver­ti­ca­lis­mo. Des­de el adve­ni­mien­to de la demo­cra­cia con Alfon­sín en su gobierno, y con la pro­fun­di­za­ción de los gobier­nos jus­ti­cia­lis­tas, la defen­sa de los dere­chos huma­nos en su sen­ti­do más amplio debe ser el eje de una socie­dad más jus­ta y equi­ta­ti­va. Toda­vía exis­ten resa­bios, aun­que no me atre­ve­ría a ser tan tajante.

–Le pre­gun­to espe­cí­fi­ca­men­te por lo que pasó por la cabe­za de quien deci­dió des­ha­cer­se del cuer­po para que fue­ra un des­apa­re­ci­do más en democracia.

–En defi­ni­ti­va es eso, esto fue abso­lu­ta­men­te pre­me­di­ta­do para que no se encuen­tre el cadá­ver. En ese caso, en el jui­cio oral y públi­co los jue­ces nece­si­tan cer­te­za por lo tan­to sin el cuer­po se hubie­ra hecho com­ple­jo lograr una con­de­na. Como ciu­da­dano estoy con­mo­vi­do, esto no pue­de pasar, tene­mos que recon­si­de­rar un mon­tón de cosas. La gen­te que por­ta un uni­for­me tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de hacer pre­ven­ción, de cui­dar­nos fren­te a un fla­ge­lo en una socie­dad con cada vez más des­igual­da­des. La poli­cía debe estar cer­ca de las per­so­nas, esto es una atro­ci­dad que debe ser repu­dia­da y recha­za­da des­de todo ámbi­to y sobre todo des­de la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, mere­ce el máxi­mo rigor que esta­ble­ce el códi­go penal. Lle­vo quin­ce años como juez de garan­tías, y ya he teni­do casos de poli­cías invo­lu­cra­dos en enfren­ta­mien­tos pero nun­ca tuve un caso como éste. Acá se pri­vó a una per­so­na de la liber­tad, se la hizo des­apa­re­cer y habién­do­la mata­do, se la tiró. Tie­ne todos los con­di­men­tos de la épo­ca más atroz de nues­tra his­to­ria en manos del terro­ris­mo de Esta­do. Es el fiel refle­jo de car­gar a alguien en un heli­cóp­te­ro y tirar­lo en otro lado para des­apa­re­cer­lo. Des­pués de tan­tos años de demo­cra­cia apa­re­cen estas som­bras, para hacer­nos reac­cio­nar a todos los pode­res del Esta­do. No mere­ce­mos vivir en una socie­dad con este tipo de epi­so­dios, todos los que tene­mos res­pon­sa­bi­li­dad debe­mos ser impla­ca­bles al apli­car el rigor que esta­ble­ció la socie­dad en el ejer­ci­cio del poder puni­ti­vo del Esta­do. Matar a una per­so­na en estas con­di­cio­nes no tie­ne expli­ca­ción, es una locura. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *