Advier­ten que la orden de la Jun­ta (PP‑C’s‑Vox) de lim­piar las pla­yas con lejía es inú­til y peli­gro­sa para el medio ambiente

La Jun­ta de Anda­lu­cía, a tra­vés del Decre­to-ley 132020, de 18 de mayo, reco­men­dó desin­fec­tar los are­na­les cos­te­ros. Eco­lo­gis­tas en Acción soli­ci­ta que se eli­mi­ne dicha recomendación.

Las pla­yas son sis­te­mas natu­ra­les, con diver­sas mor­fo­lo­gías y ele­men­tos estruc­tu­ra­les; son sis­te­mas vivos de inter­fa­ce océano-con­ti­nen­te. Aun­que no muy visi­ble tie­nen su pro­pia fau­na y vege­ta­ción, con nume­ro­sas espe­cies pro­te­gi­das o de inte­rés a lo lar­go de toda la cos­ta anda­lu­za. Algu­nos eco­sis­te­mas aso­cia­dos, como las lagu­nas lito­ra­les, maris­mas, albu­fe­ras, del­tas y estua­rios, tie­nen una rica bio­di­ver­si­dad y altí­si­ma pro­duc­ti­vi­dad biológica.

Las pla­yas no son sólo zonas don­de depo­si­tar bañis­tas o turistas.

El mun­do cien­tí­fi­co indi­ca que el virus que nos ha pro­du­ci­do la pan­de­mia Covid-19 nos ha lle­ga­do a la espe­cie huma­na a tra­vés de otros seres vivos (zoo­no­sis) y, pos­te­rior­men­te, por con­ta­gio entre las per­so­nas. Ni un solo dato hace pen­sar que a tra­vés del sue­lo (are­na) o del agua del mar haya­mos adqui­ri­do el virus.

La Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud (OMS) ha adver­ti­do que “rociar o fumi­gar las calles con desin­fec­tan­te, como se hace en algu­nos paí­ses, no sir­ve para eli­mi­nar al nue­vo coro­na­vi­rus y plan­tea un ries­go sani­ta­rio. Ade­más, las calles y las vere­das no están con­si­de­ra­das reser­vo­rios de infec­ción de la COVID-19”, y seña­la que “rociar desin­fec­tan­te, inclu­so en el exte­rior, pue­de ser peli­gro­so para la salud huma­na”. Esta afir­ma­ción es per­fec­ta­men­te váli­da para las playas.

En las pla­yas el mayor ries­go de con­tac­to es el direc­to entre per­so­nas, con lo que evi­tan­do dicho con­tac­to o usan­do mas­ca­ri­lla pare­ce sufi­cien­te. En todo caso, se debe lim­piar o desin­fec­tar ele­men­tos de carác­ter urbano (esca­le­ras y sus baran­di­llas, baños, fuen­tes, etc.), sien­do pre­fe­ren­te el uso de pro­duc­tos desin­fec­tan­tes biológicos.

El Gobierno anda­luz, a tra­vés del cita­do Decre­to-ley 132020, reco­mien­da a los ayun­ta­mien­tos que desin­fec­ten a dia­rio los are­na­les pla­ye­ros del lito­ral para que los bañis­tas pue­dan acu­dir a ellas a par­tir del pró­xi­mo 25 de mayo sin temor a infec­tar­se por coro­na­vi­rus. Para Eco­lo­gis­tas en Acción es inad­mi­si­ble que la admi­nis­tra­ción, sea local o auto­nó­mi­ca y bajo el pris­ma del des­co­no­ci­mien­to, reali­ce accio­nes como las ya vivi­das el pasa­do mes de abril, con la fumi­ga­ción con lejía de la pla­ya de Zaha­ra de los Atu­nes (Cádiz) con­tra el Covid-19.

Por todo ello, Eco­lo­gis­tas en Acción soli­ci­ta a la Pre­si­den­cia de la Jun­ta de Anda­lu­cía que prohí­ba de for­ma inme­dia­ta la desin­fec­ción de sis­te­mas cos­te­ros, y a los ayun­ta­mien­tos que no uti­li­cen este méto­do por ser con­tra­pro­du­cen­te, absur­do e inútil.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.