Perú. La lucha debe ser por una cura­ción integral

Por José Manu­ya­ma Ahui­te* /​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de mayo de 2020

No debe­mos ver el coro­na­vi­rus como un pro­ble­ma ais­la­do que apa­re­ció de la noche a la maña­na, sino como uno más de una serie de pro­ble­mas, ori­gi­na­dos por intere­ses eco­nó­mi­cos de una socie­dad que se bene­fi­cia auto­des­truc­ti­va­men­te, pilo­tea­dos por enti­da­des comer­cia­les inter­na­cio­na­les, nacio­na­les y locales.

Todos de algún modo esta­mos libran­do una dura lucha para sobre­vi­vir al virus, aun­que muchos no lo resis­tie­ron. Pero no todos conec­ta­mos el pro­ble­ma con las otras pes­tes que pade­ce­mos. Sería una lucha com­ple­ta si se empa­ta con las demás que se han veni­do libran­do pre­via­men­te, con­tra las enfer­me­da­des socia­les pre­exis­ten­tes. Enton­ces, la lucha com­ple­ta sería libe­rar al cuer­po social de todas esas epi­de­mias que aca­ba­rán a la lar­ga con todos, si no son detenidas.

Es decir, del mis­mo modo que hubo una reac­ción soli­da­ria para com­prar la fábri­ca de oxí­geno, así tam­bién debe librar­se una cru­za­da para dete­ner al den­gue, la lep­tos­pi­ro­sis. Tam­bién a la con­ta­mi­na­ción petro­le­ra y a la de mer­cu­rio de la mine­ría alu­vial. Igual, con­tra la corrup­ción que cru­za todos los demás males y con más razón con­tra la polu­ción del CO2, un pro­ble­ma gene­ra­do por la gran indus­tria mundial. 

De hecho el Comi­té de Defen­sa del Agua ha sido el espa­cio de bata­lla de nume­ro­sos ciu­da­da­nos de Iqui­tos para dete­ner algu­nos de estos males: la defo­res­ta­ción, la con­ta­mi­na­ción petro­le­ra, la mine­ría ile­gal en el Nanay y el CO2 de la ener­gía fósil.

No es posi­ble resol­ver estos pro­ble­mas den­tro de este vien­tre pan­dé­mi­co que nos envuel­ve. No se pue­de. Cual­quier inten­to por resol­ver den­tro de sus lími­tes se ter­mi­na­rá absor­bi­do por la estruc­tu­ra. O lo aban­do­na­mos o pere­ce­mos. O supe­ra­mos esta era o mori­mos. Sig­ni­fi­ca que debe­mos dejar de lado sus prin­ci­pios hege­mó­ni­cos y esta­ble­cer otros alre­de­dor de la defen­sa de la vida. 

Y aquí está el pro­ble­ma, pues la solu­ción no gus­ta a muchos: la vida eco­ló­gi­ca según región terri­to­rial. Habla­mos de la agro­eco­lo­gía andi­na, de la eco­lo­gía cos­te­ña y la eco­lo­gía ama­zó­ni­ca inter­cul­tu­ral para la selva.

Es la opor­tu­ni­dad para un Perú inter­cul­tu­ral, sin racis­mos. Opor­tu­ni­dad para refun­dar nues­tro país, de poner las cul­tu­ras perua­nas como los pila­res de la nue­va perua­ni­dad post repú­bli­ca colonializada.

No esta­mos derro­ta­dos si pode­mos levan­tar­nos. Pero este levan­ta­mien­to no pue­de hacer­lo la gen­te que ha sido for­ma­da por los para­dig­mas corrup­tos de siem­pre. La gen­te no cam­bia así nomás. Tie­ne que vivir una gran con­mo­ción per­so­nal para que suce­da. Nece­si­tas for­mar­te des­de chi­co o para dar­te cuen­ta tie­nes que caer­te del caba­llo de gran­de como Sau­lo de Tarso.

Es un lla­ma­do a todo aquel que se dife­ren­cia por un pen­sar de fon­do eco­ló­gi­co para enca­be­zar la tran­si­ción hacia un maña­na que nos mere­ce­mos. Muchas veces, los que pien­san dife­ren­te solo escri­ben, como el aca­dé­mi­co puro. No par­ti­ci­pan en polí­ti­ca. Otros cri­ti­can lo malo pero no cri­ti­can sus cau­sas. Y a otros nos falla la fuerza.

En este con­tex­to, la Ama­zo­nía lore­ta­na tie­ne todo para reco­ger­se sobre sí mis­ma y decan­tan­do el mode­lo racis­ta impor­ta­do, reva­lo­ran­do la eco­lo­gía ances­tral, pue­de con­ver­tir­se en un ejem­plo de con­vi­ven­cia huma­na, la “tie­rra sin mal” que mis ances­tros kuka­mas ima­gi­na­ron. Un mun­do de segu­ri­dad ali­men­ta­ria y sani­ta­ria dig­na de imitar.

Si nues­tra vida coti­dia­na no es para alar­dear sino para dar­nos prin­ci­pal­men­te segu­ri­dad sani­ta­ria fami­liar, enton­ces no ten­dre­mos urgen­cias mate­ria­les que nos endeu­den finan­cie­ra y vital­men­te. Se reva­lo­ra­rá la cha­cra, la ali­men­ta­ción orgá­ni­ca. Nues­tros ríos y bos­ques bajo con­di­cio­nes de mane­jo nos dan una increí­ble gas­tro­no­mía y medi­ci­nas de todo tipo. Deje­mos atrás la ten­den­cia colo­nial de copiar cos­tum­bres extran­je­ras. Es momen­to de una reno­va­da iden­ti­dad amazónica.


* José Manu­ya­ma Ahui­te es docen­te, acti­vis­ta ambien­tal e inter­cul­tu­ral. Miem­bro del Comi­té de Defen­sa del Agua, pla­ta­for­ma ambien­tal de la ciu­dad de Iquitos. 

FUENTE: SERVINDI

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *