Pales­ti­na. No es solo un robo de tie­rras: La ane­xión supo­ne la expul­sión de los palestinos

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 de mayo de 2020 — -

Por Ahmad al-Bazz 

Foto: Cele­bra­ción del Día de Jeru­sa­lén que con­me­mo­ra el 52 ani­ver­sa­rio de la cap­tu­ra de Jeru­sa­lén Este por Israel en la Gue­rra de los Seis Días de 1967. 2 de junio de 2019 (Yona­tan Sindel/​Flash 90)

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Paco Muñoz de Bustillo

Las pasa­das sema­nas, muchos lec­to­res de los medios de comu­ni­ca­ción mayo­ri­ta­rios se habrán hecho la impre­sión de que Israel se está pre­pa­ran­do para poner en mar­cha un drás­ti­co plan de ane­xión de la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da, tras fir­mar el acuer­do de coa­li­ción de gobierno y cono­cer el lla­ma­do “Acuer­do del Siglo” de Esta­dos Unidos.

Pero los pales­ti­nos saben dema­sia­do bien que la ane­xión anun­cia­da por Israel no supo­ne nin­gu­na nove­dad espec­ta­cu­lar. Si aca­so, les indig­na que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal haya reac­cio­na­do con tan­to asombro.

Para com­pren­der el abis­mo entre los titu­la­res infor­ma­ti­vos y la reali­dad sobre el terreno, hay que poner­se en la piel de un ciu­da­dano israe­lí que deci­da via­jar des­de su apar­ta­men­to en Tel Aviv has­ta el Mar Muer­to, atra­ve­san­do terri­to­rios ocu­pa­dos de Cisjordania.

Dicho ciu­da­dano solo ten­drá que tomar una carre­te­ra que se diri­ge al este para lle­gar en menos de media hora a la ori­lla del río Jor­dán. No hay pues­tos de con­trol ni es nece­sa­rio cam­biar de ruta en ese bre­ve reco­rri­do (tam­po­co exis­te indi­ca­dor alguno que infor­me de que el via­je­ro ha entra­do en Cis­jor­da­nia). A lo lar­go de toda la ruta las seña­les de carre­te­ra están escri­tas en hebreo, la poli­cía israe­lí vigi­la que se cum­plan las nor­mas de trá­fi­co y la Auto­ri­dad de Par­ques nacio­na­les da la bien­ve­ni­da a los visi­tan­tes que se diri­gen a pun­tos de inte­rés cercanos.

El con­duc­tor israe­lí debe­rá tener cui­da­do para no entrar por error en las zonas don­de viven los pales­ti­nos resi­den­tes en Cis­jor­da­nia. Pero eso no ofre­ce nin­gu­na difi­cul­tad, pues tras los Acuer­dos de Oslo el ejér­ci­to colo­có gran­des car­te­les rojos a la entra­da de las pobla­cio­nes pales­ti­nas, advir­tien­do a los israe­líes que pene­trar dichas áreas es peli­gro­so. Por su par­te, un pales­tino que se encuen­tre al otro lado de estos car­te­les no pue­de tomar esa mis­ma carre­te­ra para ir a Israel ni visi­tar esos cen­tros turís­ti­cos del Mar Muer­to a los que se diri­ge el con­duc­tor israelí.

Entra­da a la aldea pales­ti­na de Dier ‘Ammar tal y como apa­re­ce des­de la carre­te­ra israe­lí nº 463, en Cis­jor­da­nia. 18 de enero de 2019. (Foto: Ahmad Al-Bazz /​Acti­ves­tills)

En reali­dad, a pesar de las apa­ren­te­men­te com­ple­jas estruc­tu­ras polí­ti­cas del terri­to­rio, el mapa físi­co de Pales­ti­na-Israel en 2020 es muy sim­ple: pese a la exis­ten­cia de unos pocos encla­ves pales­ti­nos semi­au­tó­no­mos en Cis­jor­da­nia y la Fran­ja de Gaza, es Israel quien con­tro­la todo, de nor­te a sur y de este a oeste.

Esa es la reali­dad que ha esta­do pre­sen­te duran­te déca­das. Y, a pesar de ello, el mun­do se mues­tra alar­ma­do por­que Israel quie­ra hacer “ofi­cial” la reali­dad median­te una ane­xión for­mal. Lo que la comu­ni­dad inter­na­cio­nal con­si­de­ra un movi­mien­to ile­gal por par­te de un ocu­pan­te mili­tar, o como una dispu­ta terri­to­rial sobre fron­te­ras entre dos gobier­nos, los pales­ti­nos lo ven como un paso más en el pro­yec­to colo­nial de asen­ta­mien­tos que Israel lle­va un siglo practicando.

El error demográfico

La exclu­sión y el con­trol, que siem­pre han sido ras­gos esen­cia­les del sio­nis­mo, son los ele­men­tos bási­cos de la geo­gra­fía del terri­to­rio. La meta de crear un país solo para judíos en el que resi­den otros pue­blos ha supues­to la inter­mi­na­ble opre­sión de los pales­ti­nos. El sio­nis­mo les plan­teó dos opcio­nes: o bien la expul­sión y el exi­lio o bien acep­tar el domi­nio de Israel sin tener nin­gún dere­cho. Todos los pales­ti­nos, con inde­pen­den­cia del lugar del mun­do en qué se encuen­tren, están suje­tos a uno de estos dos destinos.

Cuan­do se fun­dó el Esta­do en 1948, muchos israe­líes que­da­ron decep­cio­na­dos por­que ciu­da­des como Hebrón, Nablus o la anti­gua Jeru­sa­lén, con­si­de­ra­das luga­res sagra­dos por los judíos, que­da­ran fue­ra. Pero ese anhe­lo fue final­men­te satis­fe­cho en 1967, cuan­do Israel tomó el con­trol de la tota­li­dad del terri­to­rio del Man­da­to Bri­tá­ni­co de Pales­ti­na. Pero, excep­tuan­do Jeru­sa­lén Este, el Esta­do nun­ca lle­gó a ane­xio­nar esos terri­to­rios bajo la ley israelí.

Has­ta el día de hoy, Israel siem­pre ha lamen­ta­do el error demo­grá­fi­co que come­tió al ofre­cer en 1948 la ciu­da­da­nía israe­lí a algu­nos pales­ti­nos. Situa­dos bajo la ley mili­tar has­ta 1966 y siem­pre dis­cri­mi­na­dos, la sim­ple exis­ten­cia de ciu­da­da­nos pales­ti­nos ha frus­tra­do los pla­nes de Israel: crear un Esta­do exclu­si­va­men­te judío. En ese sen­ti­do, siem­pre se les ha recor­da­do que no son desea­dos: Netan­yahu decla­ró cla­ra­men­te el año pasa­do que “Israel no es un Esta­do para todos sus ciu­da­da­nos”, y el “Acuer­do del Siglo” se atre­ve a pro­po­ner el tras­la­do de sus comu­ni­da­des a una futu­ra enti­dad palestina.

Resi­den­tes de la aldea “no reco­no­ci­da” de Al-Ara­qib mues­tran foto­gra­fía de la orga­ni­za­ción Acti­ves­tills que docu­men­tan su lucha, duran­te una pro­tes­ta con­tra la demo­li­ción de sus hoga­res, en 2010. Des­de enton­ces, las auto­ri­da­des israe­líes han demo­li­do la aldea más de 100 veces (Foto: Acti​ves​tills​.org)

Obse­sio­na­do por su error, Israel deci­dió lle­var a cabo una polí­ti­ca de “pro­vi­sio­na­li­dad per­ma­nen­te” en Cis­jor­da­nia y Gaza: su tác­ti­ca de esca­pe fue la ane­xión de fac­to a fal­ta de una ane­xión de jure. Así, creó nue­vas cate­go­rías para esa pobla­ción inde­sea­da: tar­je­tas de “resi­den­cia per­ma­nen­te” para los habi­tan­tes de Jeru­sa­lén Este (miles de las cua­les han sido revo­ca­das des­de 1967), y tar­je­tas de iden­ti­dad naran­jas o ver­des para quie­nes viven en Gaza o en Cis­jor­da­nia, todas ellas bajo el con­trol del Minis­te­rio de Defensa.

Al mis­mo tiem­po, el Esta­do ani­mó a la pobla­ción judía a ins­ta­lar­se en los terri­to­rios ocu­pa­dos. A medi­da que pro­gre­sa­ban los asen­ta­mien­tos, Israel fue cons­tru­yen­do carre­te­ras de cir­cun­va­la­ción, muros y vallas, no solo para ase­gu­rar que estos que­da­ran inter­co­nec­ta­dos entre sí y con Israel, sino tam­bién como un ins­tru­men­to para con­tro­lar y limi­tar los movi­mien­tos de la pobla­ción palestina.

Enton­ces, ¿por qué tras más de cin­cuen­ta años de “pro­vi­sio­na­li­dad per­ma­nen­te” Israel ha deci­di­do hacer ofi­cial esta reali­dad? ¿Cuál debe­ría ser la res­pues­ta de los palestinos?

La res­pues­ta palestina

Tal vez esas pre­gun­tas se resuel­van cuan­do Israel anun­cie su plan defi­ni­ti­vo: no solo la incor­po­ra­ción de los asen­ta­mien­tos y tie­rras cir­cun­dan­tes, que ya tie­ne bajo su con­trol, sino tam­bién la lim­pie­za étni­ca de los pales­ti­nos que per­ma­ne­cen en dichas áreas. Ese plan lle­va años desa­rro­llán­do­se en luga­res como el valle del Jor­dán, E1 y las coli­nas de Hebrón Sur, pero podría pro­se­guir a más velo­ci­dad una vez se decla­re la ane­xión formal.

Dada la impu­ni­dad con la que Israel ha vio­la­do el dere­cho inter­na­cio­nal en los terri­to­rios ocu­pa­dos, los pales­ti­nos no ten­drán mejor opor­tu­ni­dad para aban­do­nar el dis­cur­so lega­lis­ta de la “ocu­pa­ción”. Duran­te mucho tiem­po, los pales­ti­nos han dado a este mar­co inter­na­cio­nal la opor­tu­ni­dad de con­tri­buir a su lucha, a pesar de su limi­ta­ción y la ter­gi­ver­sa­ción de su cau­sa, pero ha sido en vano.

Sec­ción del muro de sepa­ra­ción israe­lí que ane­xa tie­rras de los dis­tri­tos de Belén y Jeru­sa­lén. Beit Jala, Cis­jor­da­nia. 6 de abril de 2019 (Foto: Anne Paq /​Acti­ves­till)

Par­te de este fra­ca­so se debe a los pro­pios líde­res pales­ti­nos. Has­ta fina­les de la déca­da de los 80, la direc­ción nacio­nal pales­ti­na con­si­de­ra­ba a Israel como un Esta­do colo­nial que usur­pa­ba las tie­rras pales­ti­nas; exi­gía el retorno de los refu­gia­dos y esta­ba a favor de un úni­co Esta­do demo­crá­ti­co para todos. Pero des­de enton­ces la Orga­ni­za­ción para la Libe­ra­ción de Pales­ti­na ha reco­no­ci­do for­mal­men­te a Israel y adop­ta­do la solu­ción de los dos esta­dos, en bue­na medi­da para satis­fa­cer el pun­to de vis­ta de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal, que actúa bajo la fal­sa pre­mi­sa de un “con­flic­to” entre dos par­tes iguales.

Este entra­ma­do polí­ti­co vino a sus­ti­tuir a la deman­da de des­co­lo­ni­za­ción del Man­da­to Bri­tá­ni­co de Pales­ti­na y acep­tó la Línea Ver­de como fron­te­ra den­tro de la cual ence­rrar a los pales­ti­nos en un cua­si-esta­do. Casi trein­ta años des­pués de los Acuer­dos de Oslo, los pro­gra­mas de asen­ta­mien­to de colo­nos siguen tra­tan­do a los pales­ti­nos como el mis­mo gru­po inde­sea­do y colo­ni­za­do, ya sean ciu­da­da­nos de Israel, suje­tos ocu­pa­dos o refu­gia­dos expulsados.

El pre­si­den­te pales­tino Mah­mud Abbas pare­ce reco­no­cer este hecho cuan­do ame­na­za una y otra vez con el des­man­te­la­mien­to de la Auto­ri­dad Pales­ti­na o la reti­ra­da de los lla­ma­dos acuer­dos de segu­ri­dad con Israel. Pero nun­ca ha teni­do el sufi­cien­te cora­je como para lle­var ade­lan­te sus ame­na­zas. Si la Auto­ri­dad Pales­ti­na no hace nada por rec­ti­fi­car sus erro­res, se limi­ta­rá a acep­tar los pla­nes de Israel y a gober­nar en los redu­ci­dos encla­ves en nom­bre del Estado.

Así pues, mien­tras Israel afi­na la siguien­te fase de su pro­yec­to colo­nia­lis­ta, es hora de que los pales­ti­nos vuel­van a rei­vin­di­car la des­co­lo­ni­za­ción total y un úni­co Esta­do demo­crá­ti­co en el que todos los seres huma­nos ten­gan los mis­mos dere­chos, ade­más de dise­ñar nue­vas estra­te­gias para con­se­guir dicha meta. Has­ta enton­ces, la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no tie­ne dere­cho a lamen­tar­se por la pró­xi­ma ane­xión, fru­to de los esfuer­zos colo­nia­les de Israel, que la pro­pia comu­ni­dad inter­na­cio­nal nun­ca hizo nada por detener.

Fuen­te: https://​www​.972​mag​.com/​i​s​r​a​e​l​-​s​e​t​t​l​e​r​-​c​o​l​o​n​i​a​l​-​a​n​n​e​x​a​t​i​on/

Rebelión.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *