Impac­to eco­nó­mi­co sobre las fami­lias empo­bre­ci­das la obli­ga­to­rie­dad de las mas­ca­ri­llas | BERRI OTXOAK

la obli­ga­to­rie­dad de las mas­ca­ri­llas supo­ne un gra­ve impac­to eco­nó­mi­co para las fami­lias empo­bre­ci­das y exi­gi­mos su dis­tri­bu­ción gratuita

● Más de 100 euros al mes supo­ne la com­pra de mas­ca­ri­llas para una pare­ja con dos hijos

● La auto­ri­da­des públi­cas revic­ti­mi­zan a los más empo­bre­ci­dos: son quie­nes sufren más la cri­sis eco­nó­mi­ca y ade­más aho­ra se arries­gan a mul­tas o ponen en peli­gro su salud

● Exi­gi­mos la gra­tui­dad de las mas­ca­ri­llas ya que es una impo­si­ción gubernamental


Bara­kal­do, 25 de mayo de 2020

¿Mas­ca­ri­llas obli­ga­to­rias?, ¡mas­ca­ri­llas gratuitas!

La pla­ta­for­ma con­tra la exclu­sión Berri-Otxoak ha aler­ta­do de las “gra­ves con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas y socia­les que tie­ne para la pobla­ción en situa­ción de pre­ca­rie­dad y pobre­za la deci­sión de las auto­ri­da­des públi­cas de obli­gar a usar mas­ca­ri­lla pero man­te­ner su dis­tri­bu­ción como un nego­cio pri­va­do, en lugar de faci­li­tar­las gratuitamente”

El colec­ti­vo bara­kal­dés ha des­ta­ca­do que, como seña­la la orga­ni­za­ción de con­su­mi­do­res OCU, “el uso dia­rio de mas­ca­ri­llas supo­ne un des­em­bol­so eco­nó­mi­co muy impor­tan­te, que en el caso de una fami­lia pro­me­dio com­pues­ta por dos adul­tos y dos meno­res alcan­za los 110 men­sua­les, una can­ti­dad fue­ra del alcan­ce de quie­ren care­cen de recur­sos y que, como al menos 1.400 per­so­nas en Bara­kal­do, inclu­so depen­den para comer del Ban­co de Alimentos”.

Berri-Otxoak ha sub­ra­ya­do que “la orden la obli­ga­to­rie­dad de esta medi­da de pro­tec­ción fren­te al Covid-19 no rea­li­za nin­gu­na men­ción a qué meca­nis­mos se imple­men­ta­rán para hacer­la acce­si­ble al con­jun­to de la pobla­ción, inclui­da la que tie­ne muy bajos ingre­sos o pade­ce pobre­za, aun­que sí que­da cla­ro que el no lle­var mas­ca­ri­lla es obje­to de sanción”.

“El uso obli­ga­to­rio de las mas­ca­ri­llas sin garan­ti­zar su acce­so gra­tui­to revic­ti­mi­za a las per­so­nas que viven en ries­go de exclu­sión social, en situa­ción pre­ca­ria o con ingre­sos insu­fi­cien­tes, que son doble­men­te cas­ti­ga­das. Por una par­te, no se plan­tean medi­das para garan­ti­zar una auto­pro­tec­ción efi­caz de su salud y de pre­ven­ción de con­ta­gios por coro­na­vi­rus. Por otro se car­ga sobre sus ya mal­tre­chas y empo­bre­ci­das eco­no­mías un gas­to adi­cio­nal al que muchas per­so­nas no podrán hacer frente”.

Ante esta situa­ción, Berri-Otxoak exi­ge que sea con­si­de­ra­do “un dere­cho el poder con­tar con mas­ca­ri­llas” y, en con­se­cuen­cia, que “la Admi­nis­tra­ción y, en su defec­to el Ayun­ta­mien­to, pon­ga en mar­cha de un sis­te­ma que garan­ti­ce a tra­vés del depar­ta­men­to muni­ci­pal de Acción Social que el con­jun­to de la pobla­ción pue­de acce­der a las mascarillas”.

La pla­ta­for­ma recla­ma tam­bién que “las auto­ri­da­des sani­ta­rias ase­gu­ren el abas­te­ci­mien­to en las far­ma­cias de mas­ca­ri­llas infan­ti­les, qui­rúr­gi­cas, higié­ni­cas y reuti­li­za­bles fijan­do un pre­cio máxi­mo para todas las cla­ses de mascarillas”.

Del mis­mo modo, exi­ge “que se garan­ti­ce la entre­ga gra­tui­ta a las per­so­nas bene­fi­cia­rias del sis­te­ma públi­co de salud más vul­ne­ra­bles y que pue­dan reco­ger­las en las far­ma­cias con la sola pre­sen­ta­ción de su tar­je­ta sani­ta­ria, así como la inclu­sión en la rece­ta sani­ta­ria de las mas­ca­ri­llas regu­lan­do la apor­ta­ción máxi­ma en far­ma­cia a la per­so­na usua­ria”.
Berri-Otxoak ha urgi­do ade­más al Ayun­ta­mien­to a la ins­ta­la­ción en espa­cios muni­ci­pa­les de pun­tos de entre­ga gra­tui­ta de mas­ca­ri­llas y ha ins­ta­do a “que se pon­ga freno a la mer­can­ti­li­za­ción del mate­rial sani­ta­rio y se garan­ti­ce el dere­cho a la salud con un sis­te­ma de sani­dad públi­co, uni­ver­sal y gratuito”.

Berri-Otxoak sur­gió hace 27 años, en 1992, y en sus tres déca­das de exis­ten­cia ha des­ta­ca­do por sus movi­li­za­cio­nes por el dere­cho a una vivien­da dig­na, con­tra la espe­cu­la­ción y los desahu­cios, y con­tra los recor­tes, la pre­ca­rie­dad y la pobre­za. El colec­ti­vo man­tie­ne ade­más des­de el 17 de noviem­bre de 1997 una ofi­ci­na de infor­ma­ción sobre ayu­das socia­les, por la que han pasa­do más de 12.000 familias.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedintumblrmail

Sour­ce link 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *