Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. Infor­me de OIT y CEPAL pre­vé aumen­to de la des­ocu­pa­ción al 11,5% en Amé­ri­ca lati­na por la pandemia/​Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces

Resu­men Latinoamericano*/ 24 de mayo 2020

Infor­me de OIT y CEPAL pre­vé aumen­to de la des­ocu­pa­ción al 11,5% en Amé­ri­ca lati­na por la pandemia

Un infor­me con­jun­to sobre el impac­to de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus en el mun­do del tra­ba­jo, rea­li­za­do por la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) y de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL), ambos orga­nis­mos depen­dien­tes de las Nacio­nes Uni­das, anti­ci­pa un fuer­te cre­ci­mien­to de la pre­ca­ri­za­ción labo­ral y del des­em­pleo para 2020.

El jue­ves de esta sema­na, en el mar­co del infor­me con­jun­to Coyun­tu­ra Labo­ral en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be N⁰ 22, se pre­sen­tó en San­tia­go de Chi­le el docu­men­to “El tra­ba­jo en tiem­pos de pan­de­mia: Desa­fíos fren­te a la enfer­me­dad por coro­na­vi­rus (COVID-19)”, fir­ma­do por Ali­cia Bár­ce­na, Secre­ta­ria Eje­cu­ti­va de la CEPAL, y Viní­cius Pinhei­ro, Direc­tor Regio­nal de la OIT para Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe.

Según el docu­men­to, ya antes de la pan­de­mia la región que com­pren­de a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be mos­tra­ba un bajo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en rela­ción con otras regio­nes del mun­do, pero lue­go del impac­to de la cri­sis sani­ta­ria para 2020 se espe­ra “la peor con­trac­ción eco­nó­mi­ca des­de 1930”.

El tex­to deta­lla que el núme­ro de des­ocu­pa­dos ya venía aumen­tan­do, con una tasa de des­ocu­pa­ción que en 2019 había lle­ga­do al 8.1%, pero tras el impac­to de la epi­de­mia en 2020 lle­ga­ría has­ta “al menos” un 11,5% (lo que invo­lu­cra a casi 38 millo­nes de personas).

En una región con un altí­si­mo por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do infor­mal (54%), el impac­to de la cri­sis deri­va­da de la epi­de­mia se mani­fies­ta de for­ma mucho más gra­ve. Esto se hace espe­cial­men­te peli­gro­so en el caso de las muje­res, ya que según el infor­me cons­ti­tu­yen un gru­po más vul­ne­ra­ble ante la situa­ción por su mayor pro­ba­bi­li­dad de inte­grar el mun­do del tra­ba­jo infor­mal o no remu­ne­ra­do. La región cuen­ta con casi 10 millo­nes de tra­ba­ja­do­res domés­ti­cos remu­ne­ra­dos, que en su mayo­ría son muje­res. Tam­bién agra­va su situa­ción una alta par­ti­ci­pa­ción en sec­tor salud, don­de están afec­ta­das por lar­gas jor­na­das labo­ra­les y mayor expo­si­ción al virus, una menor pro­ba­bi­li­dad de poder rea­li­zar tele­tra­ba­jo (menor par­ti­ci­pa­ción en car­gos pro­fe­sio­na­les y acce­so a tec­no­lo­gía), una sobre­car­ga de tra­ba­jo por ser res­pon­sa­bles de la mayo­ría de las tareas de cui­da­do y un pro­ba­ble aumen­to de los casos de vio­len­cia domés­ti­ca (con­fir­ma­do por esta­dís­ti­cas de varios países).

Así, la pan­de­mia de la COVID-19 ha gene­ra­do fuer­tes efec­tos nega­ti­vos en el mer­ca­do de tra­ba­jo en su con­jun­to, con una reduc­ción de las horas de tra­ba­jo (se espe­ra una caí­da de has­ta 10,3% en el segun­do tri­mes­tre del año), caí­da de sala­rios y des­pi­dos en el sec­tor for­mal; una caí­da de empleo por dis­tan­cia­mien­to y prohi­bi­ción de cir­cu­la­ción, menor acce­so a com­pen­sa­cio­nes de ingre­so en el sec­tor infor­mal y un gra­ve impac­to en sec­to­res inten­si­vos en mano de obra alta­men­te afec­ta­dos (turis­mo, comer­cio, manu­fac­tu­ra, inmo­bi­lia­ria, entre­te­ni­mien­to). En cuan­to a las micro y peque­ñas empre­sas, que con­cen­tran 46,6% del total del empleo en la región, se con­fir­ma que tie­nen alto ries­go de expe­ri­men­tar quiebras.

El infor­me con­jun­to de OIT y CEPAL cons­ta­ta que el 42,4% del empleo se con­cen­tra en los sec­to­res más afec­ta­dos por las medi­das de dis­tan­cia­mien­to físi­co. En un des­glo­se por situa­cio­nes de ries­go, se con­si­de­ra que los empleos de ries­go alto son comer­cio, repa­ra­ción de vehícu­los, indus­trias manu­fac­tu­re­ras, acti­vi­da­des de alo­ja­mien­to y de ser­vi­cio de comi­das, acti­vi­da­des inmo­bi­lia­rias y ser­vi­cios admi­nis­tra­ti­vos y de apo­yo; los de ries­go medio-alto serían el trans­por­te y alma­ce­na­mien­to, infor­ma­ción y comu­ni­ca­cio­nes, artes, entre­te­ni­mien­to y recrea­ción, y otros ser­vi­cios; en ries­go medio se ubi­ca la mine­ría, las acti­vi­da­des finan­cie­ras y de segu­ros y la cons­truc­ción; en ries­go medio-bajo la agri­cul­tu­ra, gana­de­ría, sil­vi­cul­tu­ra y pes­ca; y final­men­te, como de ries­go bajo se ubi­can los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les, admi­nis­tra­ción públi­ca y defen­sa, acti­vi­da­des sani­ta­rias y de ser­vi­cios socia­les y la enseñanza

En ese gra­ví­si­mo esce­na­rio, la caí­da del Pro­duc­to Bru­to Inter no (PBI) de los dis­tin­tos paí­ses gene­ra­ría un aumen­to de 30 millo­nes en el núme­ro de pobres, con un fuer­te dete­rio­ro de los sec­to­res medios o medios ‑bajos. Más allá de la pobre­za, gran­des gru­pos de pobla­ción viven en con­di­cio­nes cró­ni­cas de inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y son vul­ne­ra­bles a la pér­di­da de ingre­sos laborales.

Ante esta situa­ción, la CEPAL pro­po­ne un ingre­so bási­co de emer­gen­cia equi­va­len­te a una línea de pobre­za duran­te seis meses para satis­fa­cer nece­si­da­des bási­cas y sos­te­ner el con­su­mo de los hoga­res, que impli­ca­ría un gas­to adi­cio­nal del 2.1% del PIB para abar­car a todas las per­so­nas que se encon­tra­rán en situa­ción de pobre­za en 2020. El obje­ti­vo estra­té­gi­co de lar­go pla­zo sería la imple­men­ta­ción gra­dual de un ingre­so bási­co uni­ver­sal, sus­ten­ta­do por meca­nis­mos sos­te­ni­bles e inno­va­do­res de financiamiento.

Más allá de los desa­fíos socia­les, en el ámbi­to labo­ral tam­bién se plan­tean impor­tan­tes desa­fíos. Pre­vio a la COVID-19, Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be mos­tra­ba un dete­rio­ro en las con­di­cio­nes del mer­ca­do labo­ral de la región, pero con la cri­sis se ace­le­ró la pér­di­da de ingre­sos para gran­des estra­tos de la pobla­ción, pro­duc­to del incre­men­to en el des­em­pleo y de una dis­mi­nu­ción en la cali­dad del empleo. En res­pues­ta a la cri­sis, los paí­ses de la región están imple­men­tan­do polí­ti­cas inno­va­do­ras para evi­tar, en la mane­ra de lo posi­ble, la rup­tu­ra del víncu­lo labo­ral, los tra­ba­ja­do­res y limi­tar el núme­ro de quie­bras de las empresas.

Estas polí­ti­cas pasan por prio­ri­zar las polí­ti­cas de segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo para que la reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va y del empleo sea segu­ra y salu­da­ble, ante­po­nien­do las accio­nes de pre­ven­ción más efec­ti­vas de acuer­do con una jerar­quía de con­trol y con­si­de­ran­do que el dis­tan­cia­mien­to físi­co es una medi­da pro­ba­da para redu­cir la trans­mi­sión en los luga­res de trabajo.

El infor­me afir­ma que las polí­ti­cas de empleo deben “prio­ri­zar la segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo”, para que la reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va y del empleo sea segu­ra y salu­da­ble. En este sen­ti­do, la imple­men­ta­ción de medi­das “reque­ri­rá de un fuer­te com­po­nen­te de for­ma­ción y edu­ca­ción en segu­ri­dad y salud para los acto­res del mun­do del tra­ba­jo”, ade­más de la inver­sión de recur­sos ins­ti­tu­cio­na­les y pre­su­pues­ta­rios refor­za­dos que garan­ti­cen su cum­pli­mien­to. Tam­bién se con­si­de­ra “pri­mor­dial” una ges­tión par­ti­ci­pa­ti­va de la segu­ri­dad y salud labo­ral, con par­ti­ci­pa­ción de emplea­do­res y trabajadores.

Entre las “bue­nas prác­ti­cas de segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo”, el docu­men­to enu­me­ra: Acuer­do para reto­mar la acti­vi­dad en el sec­tor, enten­dien­do que estas tareas se rea­li­zan al aire libre en con­di­cio­nes que per­mi­ten un rela­ti­vo dis­tan­cia­mien­to entre los tra­ba­ja­do­res; Pro­to­co­lo de salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo, que inclu­ya induc­ción al per­so­nal; Adop­ción de hora­rios de entra­da y sali­da des­fa­sa­dos para evi­tar aglo­me­ra­cio­nes; Ruti­nas de desin­fec­ción y sis­te­ma de lava­do de manos; Uso obli­ga­to­rio de mas­ca­ri­llas y Pro­to­co­lo en caso de que algún tra­ba­ja­dor pre­sen­te síntomas.

Res­pec­to de las polí­ti­cas “para pro­te­ger empleo e ingre­sos de tra­ba­ja­do­res y limi­tar impac­to en las empre­sas”, se des­ta­ca la apli­ca­ción de pres­ta­cio­nes por des­ocu­pa­ción que están fle­xi­bi­li­zan­do sus reglas de acce­so y reci­bien­do sub­si­dios fis­ca­les; casos en que se inclu­yen a tra­ba­ja­do­res cuyas empre­sas sus­pen­den tem­po­ral­men­te acti­vi­da­des; un fuer­te finan­cia­mien­to esta­tal de los segu­ros de des­em­pleo; fór­mu­las para ajus­te de hora­rios y ban­co de horas; y la entre­ga de sub­si­dios a tra­ba­ja­do­res informales.

En cuan­to a las medi­das para pro­te­ger empleo e ingre­sos de tra­ba­ja­do­res y limi­tar impac­to en las empre­sas si la cri­sis se pro­lon­ga se plan­tea la nece­si­dad de “una nue­va ron­da de medi­das, orien­ta­das tan­to a tra­ba­ja­do­res y empre­sas como a gru­pos vul­ne­ra­bles (migran­tes en situa­ción no regu­la­ri­za­da, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas y cui­da­do­res de per­so­nas mayo­res, tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos e inde­pen­dien­tes infor­ma­les en sec­to­res crí­ti­cos y tra­ba­ja­do­res de la salud en pri­me­ra línea de res­pues­ta fren­te a la COVID-19).

El infor­me con­clu­ye des­ta­can­do que la cri­sis ha abier­to la posi­bi­li­dad de gene­rar inno­va­cio­nes dura­de­ras en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad labo­ral y de pro­tec­ción social que deben ser apro­ve­cha­das para el futu­ro, apun­tan­do a la imple­men­ta­ción de las polí­ti­cas públi­cas que con­so­li­den estas inno­va­cio­nes en su ins­ti­tu­cio­na­li­dad laboral.

En este sen­ti­do, se afir­ma que la pan­de­mia, “está empe­zan­do a for­jar nume­ro­sos cam­bios en el mun­do labo­ral que serán per­ma­nen­tes” y se pro­po­ne ir hacia una “nor­ma­li­dad mejor”, ante la cons­ta­ta­ción de que la cri­sis “des­nu­dó de for­ma muy cru­da el cos­to de la infor­ma­li­dad y de la des­igual­dad en la mayo­ría de los mer­ca­dos labo­ra­les” en la región. Por eso, se con­clu­ye que “los esfuer­zos deben direc­cio­nar­se hacia la gene­ra­ción de mar­cos nor­ma­ti­vos e ins­ti­tu­cio­na­les que per­fec­cio­nen la pro­tec­ción socio­la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res, sobre todo de los más vul­ne­ra­bles” y que las polí­ti­cas para la recu­pe­ra­ción deben apun­tar no solo a una “nue­va nor­ma­li­dad” simi­lar a la ante­rior, sino a una “nor­ma­li­dad mejor” con mayor for­ma­li­dad, equi­dad y diá­lo­go social.

SE LARGÓ LA PRODUCCIÓN

Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces

POR VICTORIO PAULÓN

Table­ro de aje­drez. Arte­sa­nía con par­tes de motores.

“Pre­si­den­te, con­fíe siem­pre en su pueblo.

Ellos son los más lea­les. Sólo piden que los defien­dan y los repre­sen­ten”. (CFK.)

El hecho sim­bó­li­co más impor­tan­te de la sema­na suce­dió fue­ra de Oli­vos y lejos de la Casa Rosa­da. Fue pro­ta­go­ni­za­do por el Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez con el gober­na­dor bonae­ren­se Axel Kici­llof como fiel escu­de­ro. Alber­to lle­gó tar­de a la plan­ta de Pache­co, cuan­do ya todos los ope­ra­rios debe­rían haber­se ido a sus casas. Pero nadie se había movi­do de sus pues­tos de tra­ba­jo. Bajó del cie­lo en el heli­cóp­te­ro pre­si­den­cial y fue reci­bi­do por una comi­ti­va de la empre­sa y del gre­mio enca­be­za­dos por el CEO de la empre­sa y el adjun­to de SMATA, “Paco” Man­ri­que, quien anun­ció el “inme­dia­to hiso­pa­do de 1.000 tra­ba­ja­do­res, cien por día”. A su turno, Axel Kici­llof fue con­tun­den­te en res­pues­ta a quie­nes recla­man por la eco­no­mía: “Muchos piden vol­ver a la nor­ma­li­dad. Esa nor­ma­li­dad no exis­te más, es un sue­ño, una fan­ta­sía, un sui­ci­dio colectivo”.

Res­tan aún deta­lles del com­por­ta­mien­to “puer­tas afue­ra” que fue­ron plan­tea­dos por el secre­ta­rio gene­ral Ricar­do Pig­na­ne­lli aún antes de que empe­za­ra la acti­vi­dad en la plan­ta. A los repre­sen­tan­tes gre­mia­les no les cie­rra la logís­ti­ca de los des­pla­za­mien­tos del per­so­nal en el via­je a y des­de la plan­ta, pero la rue­da ya se mue­ve. Los dis­cur­sos deja­ron la idea de que “se lar­gó la pro­duc­ción” tras el para­te. El Cuer­po de Dele­ga­dos en pleno hizo pro­pues­tas para el pro­to­co­lo que fue­ron acep­ta­das por la empre­sa y agre­ga­das al esque­ma que traían de Ale­ma­nia y China.

Nada se dijo de la peti­ción de sub­si­dios de la mul­ti­mi­llo­na­ria mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na. Nada se dijo de garan­ti­zar el 100% del pago a los obre­ros enfer­mos. Algu­nos silen­cios favo­re­cie­ron el consenso.

“Aguan­te el Bicho”. Coro­na­vi­rus y el sue­ño de la foto con el Presidente.

Lo mejor vino en la reco­rri­da por la plan­ta entre los aplau­sos de los labu­ran­tes. “Gra­cias” y “Vamoo, Alber­to” se escu­cha­ban fuer­te. Risas y son­ri­sas hubo cuan­do algún ope­ra­rio gri­tó des­de el ano­ni­ma­to: “Aguan­te el Bicho”. Era por la sim­pa­tía de Alber­to con Argen­ti­nos Juniors, no por el virus. La comi­ti­va se movía detrás del Pre­si­den­te y el gober­na­dor de aquí para allá, como un car­du­men de cami­sas blan­cas y ropa de calle. En la masa de ropas de tra­ba­jo y cam­pe­ras lle­nas de ver­de gre­mial que seguían a la comi­ti­va por todos los sec­to­res en bus­ca de la sel­fie del recuer­do, las lágri­mas se fre­na­ban sin disi­mu­lo en los gru­pos de WhatsApp por la comen­ta­da com­pa­ra­ción con la plan­ta de San Pablo, la her­ma­na mayor sud­ame­ri­ca­na de Volks­wa­gen. Es que ahí gobier­na Bol­so­na­ro y “mue­ren como mos­cas tra­ba­ja­do­res igua­les a noso­tros”. Alber­to lo gozó, la pri­me­ra minis­tra bel­ga Sophie Wil­mès lo sufrió en car­ne pro­pia cuan­do visi­tó un cen­tro de salud y cen­te­na­res de médi­cos y enfer­me­ras se pusie­ron de espal­da a su paso. Son ple­bis­ci­tos que se ganan o se pier­den y mojo­nan la vida polí­ti­ca de cualquiera.

«Yo creía que era un perro ver­de en la UOM»

Exis­ten casos de empre­sas don­de las par­tes pujan con fie­re­za. Uno de ellos apa­re­ció cuan­do se cono­cie­ron los des­pi­dos en una con­tra­tis­ta de Dál­mi­ne Sider­ca en Cam­pa­na, don­de está radi­ca­da la fábri­ca más impor­tan­te del gru­po Tena­ris-Techint. Una empre­sa aso­cia­da del gru­po que pro­ce­sa la cha­ta­rra, Scrap­ser­vi­ce, sub­con­tra­ta a su vez a una ter­ce­ri­za­da que des­de hace más de 20 años cum­ple esa fun­ción. Ferrúa tie­ne 30 tra­ba­ja­do­res (24 con­ve­nio UOM y 6 fue­ra de con­ve­nio). Al mis­mo tiem­po los geren­tes de rela­cio­nes labo­ra­les le comu­ni­ca­ron a la comi­sión inter­na que lo mis­mo van a hacer con otras empre­sas con­tra­tis­tas por­que pre­ten­den reem­pla­zar a los echa­dos con el per­so­nal de Sider­ca que está sus­pen­di­do rota­ti­va­men­te des­de antes de la pan­de­mia por baja de pro­duc­ción. Pro­ce­san “15 de 94.000 tone­la­das poten­cia­les, por la para­li­za­ción de Vaca Muer­ta y el cese de expor­ta­ción a Esta­dos Uni­dos”, argumentan.

Ries­go máxi­mo. La plan­ta de Cam­pa­na como pun­ta de lan­za de un agre­si­vo Pao­lo Rocca.

El Minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires reac­cio­nó de inme­dia­to ante la denun­cia de la UOM Cam­pa­na y lla­mó a audien­cia de con­ci­lia­ción. En las ofi­ci­nas de Minis­te­rio nacio­nal, Clau­dio Moro­ni le res­pon­dió a un perio­dis­ta que no cono­cía el tema de los des­pi­dos de Techint. El mis­mo día que se pro­rro­ga­ba el decre­to que prohí­be des­pi­dos, Pao­lo Roc­ca juga­ba fuer­te con­tra los tra­ba­ja­do­res y puso sobre la mesa 600 pues­tos de tra­ba­jo. ¿Tie­ne sen­ti­do cubrir­le el 50% de los sala­rios a empre­sa­rios de esa cala­ña? Para los diri­gen­tes loca­les defi­ni­ti­va­men­te no sir­ve. Anto­nio Caló cree que es la for­ma de pre­ser­var el empleo. Roc­ca mues­tra la medi­da de su insa­cia­ble vora­ci­dad empresaria.

Los meta­lúr­gi­cos de la Matan­za no la están pasan­do mejor. Con­ti­núa el con­flic­to en la ex San­ta Rosa, hoy Acin­dar. En cas­ti­go por no haber fir­ma­do el acuer­do sala­rial a la baja que la com­pa­ñía pac­tó con el secre­ta­rio gene­ral del gre­mio, la empre­sa con­ti­núa liqui­dan­do los sala­rios has­ta con un 40% menos. Tam­po­co se pone en mar­cha la plan­ta por fal­ta de acuer­do y la geren­cia cul­pa a la orga­ni­za­ción gre­mial por todos los pro­ble­mas que impo­ne la cri­sis. Es de manual, pero al no mediar la con­duc­ción nacio­nal de la UOM, esa sec­cio­nal esta­rá libra­da a su suer­te. Anto­nio Caló, muy ofus­ca­do por la car­ta docu­men­to con recla­mos por la Obra Social (dimos cuen­ta la sema­na pasa­da de ella), se des­en­ten­dió del conflicto.

Rubén Urbano es el secre­ta­rio gene­ral de la UOM Cór­do­ba y todo te lo dice de fren­te. Es fran­co y direc­to. “Noso­tros tenía­mos des­pi­dos hor­mi­ga en muchas empre­sas has­ta que con más de 3.000 labu­ran­tes nos movi­li­za­mos y logra­mos parar esos des­pi­dos. Caló vio el éxi­to de nues­tra lucha y casi se cae de espal­das”. Con orgu­llo expli­ca que no hay que con­fun­dir los com­pro­mi­sos con el gobierno de turno o con los tra­ba­ja­do­res y que hay muchos que se pien­san perros ver­des por­que creen que son los úni­cos que tie­nen pro­ble­mas en la UOM. Por cui­dar los pues­tos de tra­ba­jo se sigue dis­cu­tien­do la pari­ta­ria con los pan­ta­lo­nes en las manos, afir­ma. “Anto­nio Caló tie­ne el tris­te títu­lo de ser el úni­co secre­ta­rio gene­ral que empo­bre­ció a los tra­ba­ja­do­res meta­lúr­gi­cos”, dis­pa­ra con enojo.

En el área de Obra Social («Nego­cial”, la lla­ma Urbano), “Raúl Olmos siem­pre inten­tó con­ven­cer­me de que tenía que aga­rrar una coima, que él le daba a todos los Secre­ta­rios Gene­ra­les, según decía. Como no la aga­rré no le paga­ba a nin­gún pro­vee­dor. Nos aga­rra­mos a gran­des putea­das y tam­bién me ame­na­zó en el déci­mo piso del edi­fi­cio de Cró­ni­ca en la Capi­tal y en pre­sen­cia de quien debe­ría defen­der a la UOM, Gerar­do Cha­ra­día. Se que­da­ron con 2 cápi­tas nues­tras y obvia­men­te que segui­mos mal pero como denun­cia­ba a los gri­tos en la Direc­ti­va que Olmos les daba pla­ta a todos, al final comen­za­ron a res­pe­tar­me un poco más”.

“Deben estar ponien­do la pla­ta en pla­zos fijos”, espe­cu­la con­ven­ci­do, “por eso les envié inti­ma­cio­nes por el envío de la pla­ta que le corres­pon­de a esta Sec­cio­nal. Va otra más aho­ra, pero ya hacien­do efec­ti­vos los aper­ci­bi­mien­tos. Tie­nen mucho mie­do a la Jus­ti­cia y es lógi­co. Lo que yo sé es que si a mí se me mue­re alguien por no dar­le los medi­ca­men­tos, vamos con toda la sec­cio­nal a tirar­le el muer­to en el Secre­ta­ria­do”. La metá­fo­ra no deja dudas de los pun­tos que cal­za Urbano en su enfren­ta­mien­to con el ali­caí­do Caló. En la UOM, todos los perros van toman­do el color que la natu­ra­le­za les asignó.

La capi­tal del coronavirus

“Cuan­do se cono­ció ayer que Ramo­na murió y salió por todos los medios, empe­zó a haber agua, como si hubie­ran abier­to una cani­lla… y eso que los domin­gos no tra­ba­jan”. Bron­ca pura. Larre­ta hace agua y las orga­ni­za­cio­nes barria­les siguen gri­tan­do en la 31 como lo hacía Ramona.

Según Eduar­do López, secre­ta­rio gene­ral de la CTA Capi­tal: “Ramo­na sólo tenía 42 años, y su úni­co ries­go fue vivir en la Ciu­dad de Bue­nos Aires. No tenía dere­cho al agua, no podía lavar­se las manos. H.R.L. gas­ta for­tu­nas en pro­pa­gan­das que dicen Lava­te las manos. Esa pau­ta que publi­ci­ta­ba no era garan­ti­za­da por el gobierno de la Ciu­dad para los veci­nos de la Villa 31. Que­re­mos que la ciu­dad vuel­va a fase 2, lo diji­mos hace una sema­na. No hay moti­vos para que abran los nego­cios en la ciu­dad de Bue­nos Aires, nin­gu­na ciu­dad del mun­do se abre cuan­do aún no paso el pico de la pan­de­mia. Larre­ta prio­ri­za el lucro tal como lo hicie­ron Donald Trump, Lenin Moreno o Jair Bol­so­na­ro. H.R.L. en pan­de­mia sigue sien­do Larre­ta, prio­ri­zan­do los nego­cios, los bar­bi­jos, las con­sul­to­ras, el odio de cla­ses y la discriminación”.

Tal fue el impac­to de la muer­te de Ramo­na que el pro­pio Pre­si­den­te reci­bió en Oli­vos a Nacho Levy de La Gar­gan­ta Pode­ro­sa y otros refe­ren­tes barria­les en la quin­ta de Oli­vos para infor­mar­se de pri­me­ra mano. El paso nece­sa­rio de los olvi­da­dos de CABA para que des­de la cum­bre del poder se esta­blez­can puen­tes de auxi­lio con los nadies de los barrios más pobres de la rica ciu­dad. Ahí se con­cen­tra lo más fuer­te del coronavirus.

Para Daniel (Tani­to) Cata­lano: “Los gre­mios de la CTA Ciu­dad y CTA Capi­tal pedi­mos que se vuel­va a la fase pre­via del ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio. No lle­gan ali­men­tos a las villas y los come­do­res están deses­pe­ra­dos, fal­tan mate­ria­les pre­ven­ti­vos en las áreas esen­cia­les, así como en los cen­tros de salud y los hos­pi­ta­les lle­gan en can­ti­dad insu­fi­cien­te, don­de ade­más per­si­guen a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras ame­na­zán­do­los con el des­pi­do si no rea­li­zan las tareas que se les enco­mien­da des­de el eje­cu­ti­vo por­te­ño. El tele­tra­ba­jo solo lo garan­ti­za, en par­te, el Esta­do nacio­nal, pero no está regla­men­ta­do y esto gene­ra incon­ve­nien­tes, ya que debe­ría garan­ti­zar­se una cone­xión a inter­net, luz y pro­veer los dis­po­si­ti­vos que per­mi­tan el correc­to desem­pe­ño de las tareas, cosa que tam­po­co suce­de. Todo se com­ple­ji­za aún más al no res­pe­tar­se los hora­rios de tra­ba­jo y que en la Ciu­dad se vul­ne­ran cons­tan­te­men­te las fun­cio­nes de los y las trabajadoras”.

Recla­mar para sobrevivir

Una segui­di­lla de denun­cias labo­ra­les dio a cono­cer el por­tal Info­gre­mia­les. El Minis­te­rio de Tra­ba­jo bonae­ren­se inti­mó a la fir­ma tex­til Cheeky, la empre­sa fami­liar de Julia­na Awa­da, a pagar en 24 horas los sala­rios de sus emplea­dos. El minis­tro Clau­dio Moro­ni “gam­be­teó la suge­ren­cia que le hizo Máxi­mo Kirch­ner des­de el Con­gre­so y rati­fi­có el acuer­do de sus­pen­sio­nes con reba­jas sala­ria­les en la ali­men­ti­cia mul­ti­na­cio­nal Mon­de­lez”. Dijo que el minis­te­rio tie­ne “muy pocas” denun­cias por des­pi­dos y que sin denun­cias no pue­de actuar. “La reali­dad es que estan­do vali­da­do por el sin­di­ca­to, por la comi­sión inter­na que repre­sen­ta a los tra­ba­ja­do­res y sien­do un acuer­do que cum­ple con las nor­mas lega­les, es muy difí­cil aten­der el pedi­do de Kirch­ner”, deta­lló el ministro.

Fede­ri­co Tona­re­lli, de la Coope­ra­ti­va del Hotel Bauen, expli­có una vez más que todas las coope­ra­ti­vas pare­cen fue­ra de la con­si­de­ra­ción ofi­cial a la hora de la ayu­da ofi­cial, mien­tras denun­ció que el Esta­do pres­ta asis­ten­cia a gran­des empre­sas que inten­tan des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. Techint, Cla­rín, Latam, Tele­fé y tan­tas otras con­si­guie­ron que se les pague par­te de los suel­dos de sus tra­ba­ja­do­res y “dejan afue­ra al sec­tor de 400 empre­sas recu­pe­ra­das con 18.000 pues­tos de tra­ba­jo, un sec­tor que inclui­das todas las coope­ra­ti­vas sin impor­tar su ori­gen inclu­ye a 80.000 labu­ran­tes”, deta­lló Tona­re­lli, de FACTA. “La inclu­sión en la ATP para lxs tra­ba­ja­dorxs de las Coope­ra­ti­vas de Tra­ba­jo es un acto de estric­ta jus­ti­cia para lxs aliadxs, como no lo es el de las empre­sas mono­pó­li­cas que sí lo cobran y son enemigos.”

Como en la déca­da del ’90, los tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos cor­tan las rutas aún en ple­na pan­de­mia, recla­man­do al gobierno pro­vin­cial neu­quino pro­pues­tas para afron­tar la cri­sis de des­em­pleo que se vie­ne desa­rro­llan­do, y a la UOCRA que regu­la­ri­ce la situa­ción e ins­ti­tu­cio­na­li­ce la regio­nal del sin­di­ca­to. El perio­dis­ta espe­cia­li­za­do Jor­ge Duar­te seña­ló que el pico de medi­das de fuer­za se pro­du­jo cuan­do la pro­vin­cia se des­per­tó con cin­co cor­tes de ruta en simul­tá­neo, cua­tro de los cua­les eran bajo la con­sig­na: “Sin sala­rios no hay cua­ren­te­na” y con­gre­ga­ron mayo­ri­ta­ria­men­te a tra­ba­ja­do­res de la UOCRA vin­cu­la­dos a Vaca Muerta.

Cara­va­na triun­fal de los tra­ba­ja­do­res de las minas de Anda­co­llo. Levan­ta­ron los piquetes.

Los mine­ros luchan por su tra­ba­jo des­de que Tri­dent Southern Explo­ra­tions se reti­ró del pro­yec­to sin pagar suel­dos ni indem­ni­za­cio­nes. El secre­ta­rio gene­ral de la regio­nal de la AOMA, Gus­ta­vo Sepúl­ve­da, decla­ró al dia­rio Río Negro que “se lle­gó a un acuer­do con los mine­ros. Los tra­ba­ja­do­res levan­ta­ron el cor­te y, a cam­bio, cobra­rán un bono has­ta sep­tiem­bre. Se creó una mesa de tra­ba­jo para que se reanu­de el pro­yec­to minero».

Tomás Mon­te­ne­gro, secre­ta­rio gene­ral de la CTA de los Tra­ba­ja­do­res de Chu­but, afir­mó que “más de la mitad de los emplea­dos pro­vin­cia­les toda­vía no han cobra­do los habe­res corres­pon­dien­tes al mes de mar­zo, estan­do a 22 de mayo. Tam­po­co da cum­pli­mien­to a lo fir­ma­do en las pari­ta­rias de 2019 en lo ati­nen­te a la cláu­su­la gati­llo. Hay otros sec­to­res como los tex­ti­les que han sufri­do des­cuen­tos has­ta del 50% por acuer­dos fir­ma­dos a nivel nacio­nal y que se han movi­li­za­do en los últi­mos días. La mesa de gre­mios esta­ta­les reali­zo una cara­va­na el domin­go últi­mo bajo la con­sig­na: ‘No rom­pe­mos la cua­ren­te­na. Rom­pe­mos el silen­cio cóm­pli­ce’. La masa sala­rial de los esta­ta­les es el prin­ci­pal motor de la eco­no­mía local y su impac­to nega­ti­vo se suma a la pan­de­mia. Enca­be­za­dos por los docen­tes de Atech, se están rea­li­zan­do ollas popu­la­res en dis­tin­tos pun­tos de la pro­vin­cia y el 25 de mayo se rea­li­za una nue­va cara­va­na jun­to a todos los gre­mios. El gobierno pro­vin­cial para­li­za­do no da res­pues­ta a la pro­pues­ta del sec­tor de los tra­ba­ja­do­res sobre un impues­to extra­or­di­na­rio de emer­gen­cia a los sec­to­res más con­cen­tra­dos (mine­ria, petro­le­ras, pes­ca, eóli­cos) y lo úni­co que hace es efec­tuar des­cuen­tos a los maes­tros por los días de paro, pese a los fallos judi­cia­les que lo prohíben”.

El ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo de la cri­sis obli­ga a tomar medi­das de emer­gen­cia y de una auda­cia que res­pon­da al ince­san­te aumen­to de los ali­men­tos. Serán ferias fran­cas, sucur­sa­les del mer­ca­do cen­tral en el res­to del país o for­mas direc­tas del pro­duc­tor al públi­co pero el alza de los pre­cios no se sopor­ta más. La ame­na­za puni­ti­va es inope­ran­te con sec­to­res que cre­cie­ron y se enri­que­cie­ron con una rue­da en el pavi­men­to y la otra en la ban­qui­na. Ni Mar­tí­nez de Hoz cuan­do rodeó con tan­ques el Mer­ca­do Cen­tral lo pudo hacer. Cuan­do el gru­po Bun­ge no liqui­da expor­ta­cio­nes espe­ran­do una mega­de­va­lua­ción, y uno de sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas es el fon­do Blac­kRock (el más duro de los bonis­tas acree­do­res), la con­clu­sión evi­den­te es que con Alber­to solo no alcan­za. Tam­po­co con Mar­tín Guz­mán, el más cla­ro del gabi­ne­te, por­que cono­ce al mun­do más de cer­ca. Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces.

*Fuen­te: Esta­do de Alerta/​/​El Cohe­te a la Luna

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *