Argen­ti­na. Obser­va­to­rio gre­mial. Infor­me de OIT y CEPAL pre­vé aumen­to de la des­ocu­pa­ción al 11,5% en Amé­ri­ca lati­na por la pandemia/​Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces

Resu­men Latinoamericano*/ 24 de mayo 2020

Infor­me de OIT y CEPAL pre­vé aumen­to de la des­ocu­pa­ción al 11,5% en Amé­ri­ca lati­na por la pandemia

Un infor­me con­jun­to sobre el impac­to de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus en el mun­do del tra­ba­jo, rea­li­za­do por la Orga­ni­za­ción Inter­na­cio­nal del Tra­ba­jo (OIT) y de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL), ambos orga­nis­mos depen­dien­tes de las Nacio­nes Uni­das, anti­ci­pa un fuer­te cre­ci­mien­to de la pre­ca­ri­za­ción labo­ral y del des­em­pleo para 2020.

El jue­ves de esta sema­na, en el mar­co del infor­me con­jun­to Coyun­tu­ra Labo­ral en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be N⁰ 22, se pre­sen­tó en San­tia­go de Chi­le el docu­men­to “El tra­ba­jo en tiem­pos de pan­de­mia: Desa­fíos fren­te a la enfer­me­dad por coro­na­vi­rus (COVID-19)”, fir­ma­do por Ali­cia Bár­ce­na, Secre­ta­ria Eje­cu­ti­va de la CEPAL, y Viní­cius Pinhei­ro, Direc­tor Regio­nal de la OIT para Amé­ri­ca Lati­na y el Caribe.

Según el docu­men­to, ya antes de la pan­de­mia la región que com­pren­de a Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be mos­tra­ba un bajo cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co en rela­ción con otras regio­nes del mun­do, pero lue­go del impac­to de la cri­sis sani­ta­ria para 2020 se espe­ra “la peor con­trac­ción eco­nó­mi­ca des­de 1930”.

El tex­to deta­lla que el núme­ro de des­ocu­pa­dos ya venía aumen­tan­do, con una tasa de des­ocu­pa­ción que en 2019 había lle­ga­do al 8.1%, pero tras el impac­to de la epi­de­mia en 2020 lle­ga­ría has­ta “al menos” un 11,5% (lo que invo­lu­cra a casi 38 millo­nes de personas).

En una región con un altí­si­mo por­cen­ta­je de tra­ba­ja­do infor­mal (54%), el impac­to de la cri­sis deri­va­da de la epi­de­mia se mani­fies­ta de for­ma mucho más gra­ve. Esto se hace espe­cial­men­te peli­gro­so en el caso de las muje­res, ya que según el infor­me cons­ti­tu­yen un gru­po más vul­ne­ra­ble ante la situa­ción por su mayor pro­ba­bi­li­dad de inte­grar el mun­do del tra­ba­jo infor­mal o no remu­ne­ra­do. La región cuen­ta con casi 10 millo­nes de tra­ba­ja­do­res domés­ti­cos remu­ne­ra­dos, que en su mayo­ría son muje­res. Tam­bién agra­va su situa­ción una alta par­ti­ci­pa­ción en sec­tor salud, don­de están afec­ta­das por lar­gas jor­na­das labo­ra­les y mayor expo­si­ción al virus, una menor pro­ba­bi­li­dad de poder rea­li­zar tele­tra­ba­jo (menor par­ti­ci­pa­ción en car­gos pro­fe­sio­na­les y acce­so a tec­no­lo­gía), una sobre­car­ga de tra­ba­jo por ser res­pon­sa­bles de la mayo­ría de las tareas de cui­da­do y un pro­ba­ble aumen­to de los casos de vio­len­cia domés­ti­ca (con­fir­ma­do por esta­dís­ti­cas de varios países).

Así, la pan­de­mia de la COVID-19 ha gene­ra­do fuer­tes efec­tos nega­ti­vos en el mer­ca­do de tra­ba­jo en su con­jun­to, con una reduc­ción de las horas de tra­ba­jo (se espe­ra una caí­da de has­ta 10,3% en el segun­do tri­mes­tre del año), caí­da de sala­rios y des­pi­dos en el sec­tor for­mal; una caí­da de empleo por dis­tan­cia­mien­to y prohi­bi­ción de cir­cu­la­ción, menor acce­so a com­pen­sa­cio­nes de ingre­so en el sec­tor infor­mal y un gra­ve impac­to en sec­to­res inten­si­vos en mano de obra alta­men­te afec­ta­dos (turis­mo, comer­cio, manu­fac­tu­ra, inmo­bi­lia­ria, entre­te­ni­mien­to). En cuan­to a las micro y peque­ñas empre­sas, que con­cen­tran 46,6% del total del empleo en la región, se con­fir­ma que tie­nen alto ries­go de expe­ri­men­tar quiebras.

El infor­me con­jun­to de OIT y CEPAL cons­ta­ta que el 42,4% del empleo se con­cen­tra en los sec­to­res más afec­ta­dos por las medi­das de dis­tan­cia­mien­to físi­co. En un des­glo­se por situa­cio­nes de ries­go, se con­si­de­ra que los empleos de ries­go alto son comer­cio, repa­ra­ción de vehícu­los, indus­trias manu­fac­tu­re­ras, acti­vi­da­des de alo­ja­mien­to y de ser­vi­cio de comi­das, acti­vi­da­des inmo­bi­lia­rias y ser­vi­cios admi­nis­tra­ti­vos y de apo­yo; los de ries­go medio-alto serían el trans­por­te y alma­ce­na­mien­to, infor­ma­ción y comu­ni­ca­cio­nes, artes, entre­te­ni­mien­to y recrea­ción, y otros ser­vi­cios; en ries­go medio se ubi­ca la mine­ría, las acti­vi­da­des finan­cie­ras y de segu­ros y la cons­truc­ción; en ries­go medio-bajo la agri­cul­tu­ra, gana­de­ría, sil­vi­cul­tu­ra y pes­ca; y final­men­te, como de ries­go bajo se ubi­can los ser­vi­cios públi­cos esen­cia­les, admi­nis­tra­ción públi­ca y defen­sa, acti­vi­da­des sani­ta­rias y de ser­vi­cios socia­les y la enseñanza

En ese gra­ví­si­mo esce­na­rio, la caí­da del Pro­duc­to Bru­to Inter no (PBI) de los dis­tin­tos paí­ses gene­ra­ría un aumen­to de 30 millo­nes en el núme­ro de pobres, con un fuer­te dete­rio­ro de los sec­to­res medios o medios ‑bajos. Más allá de la pobre­za, gran­des gru­pos de pobla­ción viven en con­di­cio­nes cró­ni­cas de inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca y son vul­ne­ra­bles a la pér­di­da de ingre­sos laborales.

Ante esta situa­ción, la CEPAL pro­po­ne un ingre­so bási­co de emer­gen­cia equi­va­len­te a una línea de pobre­za duran­te seis meses para satis­fa­cer nece­si­da­des bási­cas y sos­te­ner el con­su­mo de los hoga­res, que impli­ca­ría un gas­to adi­cio­nal del 2.1% del PIB para abar­car a todas las per­so­nas que se encon­tra­rán en situa­ción de pobre­za en 2020. El obje­ti­vo estra­té­gi­co de lar­go pla­zo sería la imple­men­ta­ción gra­dual de un ingre­so bási­co uni­ver­sal, sus­ten­ta­do por meca­nis­mos sos­te­ni­bles e inno­va­do­res de financiamiento.

Más allá de los desa­fíos socia­les, en el ámbi­to labo­ral tam­bién se plan­tean impor­tan­tes desa­fíos. Pre­vio a la COVID-19, Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be mos­tra­ba un dete­rio­ro en las con­di­cio­nes del mer­ca­do labo­ral de la región, pero con la cri­sis se ace­le­ró la pér­di­da de ingre­sos para gran­des estra­tos de la pobla­ción, pro­duc­to del incre­men­to en el des­em­pleo y de una dis­mi­nu­ción en la cali­dad del empleo. En res­pues­ta a la cri­sis, los paí­ses de la región están imple­men­tan­do polí­ti­cas inno­va­do­ras para evi­tar, en la mane­ra de lo posi­ble, la rup­tu­ra del víncu­lo labo­ral, los tra­ba­ja­do­res y limi­tar el núme­ro de quie­bras de las empresas.

Estas polí­ti­cas pasan por prio­ri­zar las polí­ti­cas de segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo para que la reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va y del empleo sea segu­ra y salu­da­ble, ante­po­nien­do las accio­nes de pre­ven­ción más efec­ti­vas de acuer­do con una jerar­quía de con­trol y con­si­de­ran­do que el dis­tan­cia­mien­to físi­co es una medi­da pro­ba­da para redu­cir la trans­mi­sión en los luga­res de trabajo.

El infor­me afir­ma que las polí­ti­cas de empleo deben “prio­ri­zar la segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo”, para que la reac­ti­va­ción pro­duc­ti­va y del empleo sea segu­ra y salu­da­ble. En este sen­ti­do, la imple­men­ta­ción de medi­das “reque­ri­rá de un fuer­te com­po­nen­te de for­ma­ción y edu­ca­ción en segu­ri­dad y salud para los acto­res del mun­do del tra­ba­jo”, ade­más de la inver­sión de recur­sos ins­ti­tu­cio­na­les y pre­su­pues­ta­rios refor­za­dos que garan­ti­cen su cum­pli­mien­to. Tam­bién se con­si­de­ra “pri­mor­dial” una ges­tión par­ti­ci­pa­ti­va de la segu­ri­dad y salud labo­ral, con par­ti­ci­pa­ción de emplea­do­res y trabajadores.

Entre las “bue­nas prác­ti­cas de segu­ri­dad y salud en el tra­ba­jo”, el docu­men­to enu­me­ra: Acuer­do para reto­mar la acti­vi­dad en el sec­tor, enten­dien­do que estas tareas se rea­li­zan al aire libre en con­di­cio­nes que per­mi­ten un rela­ti­vo dis­tan­cia­mien­to entre los tra­ba­ja­do­res; Pro­to­co­lo de salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo, que inclu­ya induc­ción al per­so­nal; Adop­ción de hora­rios de entra­da y sali­da des­fa­sa­dos para evi­tar aglo­me­ra­cio­nes; Ruti­nas de desin­fec­ción y sis­te­ma de lava­do de manos; Uso obli­ga­to­rio de mas­ca­ri­llas y Pro­to­co­lo en caso de que algún tra­ba­ja­dor pre­sen­te síntomas.

Res­pec­to de las polí­ti­cas “para pro­te­ger empleo e ingre­sos de tra­ba­ja­do­res y limi­tar impac­to en las empre­sas”, se des­ta­ca la apli­ca­ción de pres­ta­cio­nes por des­ocu­pa­ción que están fle­xi­bi­li­zan­do sus reglas de acce­so y reci­bien­do sub­si­dios fis­ca­les; casos en que se inclu­yen a tra­ba­ja­do­res cuyas empre­sas sus­pen­den tem­po­ral­men­te acti­vi­da­des; un fuer­te finan­cia­mien­to esta­tal de los segu­ros de des­em­pleo; fór­mu­las para ajus­te de hora­rios y ban­co de horas; y la entre­ga de sub­si­dios a tra­ba­ja­do­res informales.

En cuan­to a las medi­das para pro­te­ger empleo e ingre­sos de tra­ba­ja­do­res y limi­tar impac­to en las empre­sas si la cri­sis se pro­lon­ga se plan­tea la nece­si­dad de “una nue­va ron­da de medi­das, orien­ta­das tan­to a tra­ba­ja­do­res y empre­sas como a gru­pos vul­ne­ra­bles (migran­tes en situa­ción no regu­la­ri­za­da, tra­ba­ja­do­ras domés­ti­cas y cui­da­do­res de per­so­nas mayo­res, tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos e inde­pen­dien­tes infor­ma­les en sec­to­res crí­ti­cos y tra­ba­ja­do­res de la salud en pri­me­ra línea de res­pues­ta fren­te a la COVID-19).

El infor­me con­clu­ye des­ta­can­do que la cri­sis ha abier­to la posi­bi­li­dad de gene­rar inno­va­cio­nes dura­de­ras en la ins­ti­tu­cio­na­li­dad labo­ral y de pro­tec­ción social que deben ser apro­ve­cha­das para el futu­ro, apun­tan­do a la imple­men­ta­ción de las polí­ti­cas públi­cas que con­so­li­den estas inno­va­cio­nes en su ins­ti­tu­cio­na­li­dad laboral.

En este sen­ti­do, se afir­ma que la pan­de­mia, “está empe­zan­do a for­jar nume­ro­sos cam­bios en el mun­do labo­ral que serán per­ma­nen­tes” y se pro­po­ne ir hacia una “nor­ma­li­dad mejor”, ante la cons­ta­ta­ción de que la cri­sis “des­nu­dó de for­ma muy cru­da el cos­to de la infor­ma­li­dad y de la des­igual­dad en la mayo­ría de los mer­ca­dos labo­ra­les” en la región. Por eso, se con­clu­ye que “los esfuer­zos deben direc­cio­nar­se hacia la gene­ra­ción de mar­cos nor­ma­ti­vos e ins­ti­tu­cio­na­les que per­fec­cio­nen la pro­tec­ción socio­la­bo­ral de los tra­ba­ja­do­res, sobre todo de los más vul­ne­ra­bles” y que las polí­ti­cas para la recu­pe­ra­ción deben apun­tar no solo a una “nue­va nor­ma­li­dad” simi­lar a la ante­rior, sino a una “nor­ma­li­dad mejor” con mayor for­ma­li­dad, equi­dad y diá­lo­go social.

SE LARGÓ LA PRODUCCIÓN

Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces

POR VICTORIO PAULÓN

Table­ro de aje­drez. Arte­sa­nía con par­tes de motores.

“Pre­si­den­te, con­fíe siem­pre en su pueblo.

Ellos son los más lea­les. Sólo piden que los defien­dan y los repre­sen­ten”. (CFK.)

El hecho sim­bó­li­co más impor­tan­te de la sema­na suce­dió fue­ra de Oli­vos y lejos de la Casa Rosa­da. Fue pro­ta­go­ni­za­do por el Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez con el gober­na­dor bonae­ren­se Axel Kici­llof como fiel escu­de­ro. Alber­to lle­gó tar­de a la plan­ta de Pache­co, cuan­do ya todos los ope­ra­rios debe­rían haber­se ido a sus casas. Pero nadie se había movi­do de sus pues­tos de tra­ba­jo. Bajó del cie­lo en el heli­cóp­te­ro pre­si­den­cial y fue reci­bi­do por una comi­ti­va de la empre­sa y del gre­mio enca­be­za­dos por el CEO de la empre­sa y el adjun­to de SMATA, “Paco” Man­ri­que, quien anun­ció el “inme­dia­to hiso­pa­do de 1.000 tra­ba­ja­do­res, cien por día”. A su turno, Axel Kici­llof fue con­tun­den­te en res­pues­ta a quie­nes recla­man por la eco­no­mía: “Muchos piden vol­ver a la nor­ma­li­dad. Esa nor­ma­li­dad no exis­te más, es un sue­ño, una fan­ta­sía, un sui­ci­dio colectivo”.

Res­tan aún deta­lles del com­por­ta­mien­to “puer­tas afue­ra” que fue­ron plan­tea­dos por el secre­ta­rio gene­ral Ricar­do Pig­na­ne­lli aún antes de que empe­za­ra la acti­vi­dad en la plan­ta. A los repre­sen­tan­tes gre­mia­les no les cie­rra la logís­ti­ca de los des­pla­za­mien­tos del per­so­nal en el via­je a y des­de la plan­ta, pero la rue­da ya se mue­ve. Los dis­cur­sos deja­ron la idea de que “se lar­gó la pro­duc­ción” tras el para­te. El Cuer­po de Dele­ga­dos en pleno hizo pro­pues­tas para el pro­to­co­lo que fue­ron acep­ta­das por la empre­sa y agre­ga­das al esque­ma que traían de Ale­ma­nia y China.

Nada se dijo de la peti­ción de sub­si­dios de la mul­ti­mi­llo­na­ria mul­ti­na­cio­nal ale­ma­na. Nada se dijo de garan­ti­zar el 100% del pago a los obre­ros enfer­mos. Algu­nos silen­cios favo­re­cie­ron el consenso.

“Aguan­te el Bicho”. Coro­na­vi­rus y el sue­ño de la foto con el Presidente.

Lo mejor vino en la reco­rri­da por la plan­ta entre los aplau­sos de los labu­ran­tes. “Gra­cias” y “Vamoo, Alber­to” se escu­cha­ban fuer­te. Risas y son­ri­sas hubo cuan­do algún ope­ra­rio gri­tó des­de el ano­ni­ma­to: “Aguan­te el Bicho”. Era por la sim­pa­tía de Alber­to con Argen­ti­nos Juniors, no por el virus. La comi­ti­va se movía detrás del Pre­si­den­te y el gober­na­dor de aquí para allá, como un car­du­men de cami­sas blan­cas y ropa de calle. En la masa de ropas de tra­ba­jo y cam­pe­ras lle­nas de ver­de gre­mial que seguían a la comi­ti­va por todos los sec­to­res en bus­ca de la sel­fie del recuer­do, las lágri­mas se fre­na­ban sin disi­mu­lo en los gru­pos de WhatsApp por la comen­ta­da com­pa­ra­ción con la plan­ta de San Pablo, la her­ma­na mayor sud­ame­ri­ca­na de Volks­wa­gen. Es que ahí gobier­na Bol­so­na­ro y “mue­ren como mos­cas tra­ba­ja­do­res igua­les a noso­tros”. Alber­to lo gozó, la pri­me­ra minis­tra bel­ga Sophie Wil­mès lo sufrió en car­ne pro­pia cuan­do visi­tó un cen­tro de salud y cen­te­na­res de médi­cos y enfer­me­ras se pusie­ron de espal­da a su paso. Son ple­bis­ci­tos que se ganan o se pier­den y mojo­nan la vida polí­ti­ca de cualquiera.

«Yo creía que era un perro ver­de en la UOM»

Exis­ten casos de empre­sas don­de las par­tes pujan con fie­re­za. Uno de ellos apa­re­ció cuan­do se cono­cie­ron los des­pi­dos en una con­tra­tis­ta de Dál­mi­ne Sider­ca en Cam­pa­na, don­de está radi­ca­da la fábri­ca más impor­tan­te del gru­po Tena­ris-Techint. Una empre­sa aso­cia­da del gru­po que pro­ce­sa la cha­ta­rra, Scrap­ser­vi­ce, sub­con­tra­ta a su vez a una ter­ce­ri­za­da que des­de hace más de 20 años cum­ple esa fun­ción. Ferrúa tie­ne 30 tra­ba­ja­do­res (24 con­ve­nio UOM y 6 fue­ra de con­ve­nio). Al mis­mo tiem­po los geren­tes de rela­cio­nes labo­ra­les le comu­ni­ca­ron a la comi­sión inter­na que lo mis­mo van a hacer con otras empre­sas con­tra­tis­tas por­que pre­ten­den reem­pla­zar a los echa­dos con el per­so­nal de Sider­ca que está sus­pen­di­do rota­ti­va­men­te des­de antes de la pan­de­mia por baja de pro­duc­ción. Pro­ce­san “15 de 94.000 tone­la­das poten­cia­les, por la para­li­za­ción de Vaca Muer­ta y el cese de expor­ta­ción a Esta­dos Uni­dos”, argumentan.

Ries­go máxi­mo. La plan­ta de Cam­pa­na como pun­ta de lan­za de un agre­si­vo Pao­lo Rocca.

El Minis­te­rio de Tra­ba­jo de la Pro­vin­cia de Bue­nos Aires reac­cio­nó de inme­dia­to ante la denun­cia de la UOM Cam­pa­na y lla­mó a audien­cia de con­ci­lia­ción. En las ofi­ci­nas de Minis­te­rio nacio­nal, Clau­dio Moro­ni le res­pon­dió a un perio­dis­ta que no cono­cía el tema de los des­pi­dos de Techint. El mis­mo día que se pro­rro­ga­ba el decre­to que prohí­be des­pi­dos, Pao­lo Roc­ca juga­ba fuer­te con­tra los tra­ba­ja­do­res y puso sobre la mesa 600 pues­tos de tra­ba­jo. ¿Tie­ne sen­ti­do cubrir­le el 50% de los sala­rios a empre­sa­rios de esa cala­ña? Para los diri­gen­tes loca­les defi­ni­ti­va­men­te no sir­ve. Anto­nio Caló cree que es la for­ma de pre­ser­var el empleo. Roc­ca mues­tra la medi­da de su insa­cia­ble vora­ci­dad empresaria.

Los meta­lúr­gi­cos de la Matan­za no la están pasan­do mejor. Con­ti­núa el con­flic­to en la ex San­ta Rosa, hoy Acin­dar. En cas­ti­go por no haber fir­ma­do el acuer­do sala­rial a la baja que la com­pa­ñía pac­tó con el secre­ta­rio gene­ral del gre­mio, la empre­sa con­ti­núa liqui­dan­do los sala­rios has­ta con un 40% menos. Tam­po­co se pone en mar­cha la plan­ta por fal­ta de acuer­do y la geren­cia cul­pa a la orga­ni­za­ción gre­mial por todos los pro­ble­mas que impo­ne la cri­sis. Es de manual, pero al no mediar la con­duc­ción nacio­nal de la UOM, esa sec­cio­nal esta­rá libra­da a su suer­te. Anto­nio Caló, muy ofus­ca­do por la car­ta docu­men­to con recla­mos por la Obra Social (dimos cuen­ta la sema­na pasa­da de ella), se des­en­ten­dió del conflicto.

Rubén Urbano es el secre­ta­rio gene­ral de la UOM Cór­do­ba y todo te lo dice de fren­te. Es fran­co y direc­to. “Noso­tros tenía­mos des­pi­dos hor­mi­ga en muchas empre­sas has­ta que con más de 3.000 labu­ran­tes nos movi­li­za­mos y logra­mos parar esos des­pi­dos. Caló vio el éxi­to de nues­tra lucha y casi se cae de espal­das”. Con orgu­llo expli­ca que no hay que con­fun­dir los com­pro­mi­sos con el gobierno de turno o con los tra­ba­ja­do­res y que hay muchos que se pien­san perros ver­des por­que creen que son los úni­cos que tie­nen pro­ble­mas en la UOM. Por cui­dar los pues­tos de tra­ba­jo se sigue dis­cu­tien­do la pari­ta­ria con los pan­ta­lo­nes en las manos, afir­ma. “Anto­nio Caló tie­ne el tris­te títu­lo de ser el úni­co secre­ta­rio gene­ral que empo­bre­ció a los tra­ba­ja­do­res meta­lúr­gi­cos”, dis­pa­ra con enojo.

En el área de Obra Social («Nego­cial”, la lla­ma Urbano), “Raúl Olmos siem­pre inten­tó con­ven­cer­me de que tenía que aga­rrar una coima, que él le daba a todos los Secre­ta­rios Gene­ra­les, según decía. Como no la aga­rré no le paga­ba a nin­gún pro­vee­dor. Nos aga­rra­mos a gran­des putea­das y tam­bién me ame­na­zó en el déci­mo piso del edi­fi­cio de Cró­ni­ca en la Capi­tal y en pre­sen­cia de quien debe­ría defen­der a la UOM, Gerar­do Cha­ra­día. Se que­da­ron con 2 cápi­tas nues­tras y obvia­men­te que segui­mos mal pero como denun­cia­ba a los gri­tos en la Direc­ti­va que Olmos les daba pla­ta a todos, al final comen­za­ron a res­pe­tar­me un poco más”.

“Deben estar ponien­do la pla­ta en pla­zos fijos”, espe­cu­la con­ven­ci­do, “por eso les envié inti­ma­cio­nes por el envío de la pla­ta que le corres­pon­de a esta Sec­cio­nal. Va otra más aho­ra, pero ya hacien­do efec­ti­vos los aper­ci­bi­mien­tos. Tie­nen mucho mie­do a la Jus­ti­cia y es lógi­co. Lo que yo sé es que si a mí se me mue­re alguien por no dar­le los medi­ca­men­tos, vamos con toda la sec­cio­nal a tirar­le el muer­to en el Secre­ta­ria­do”. La metá­fo­ra no deja dudas de los pun­tos que cal­za Urbano en su enfren­ta­mien­to con el ali­caí­do Caló. En la UOM, todos los perros van toman­do el color que la natu­ra­le­za les asignó.

La capi­tal del coronavirus

“Cuan­do se cono­ció ayer que Ramo­na murió y salió por todos los medios, empe­zó a haber agua, como si hubie­ran abier­to una cani­lla… y eso que los domin­gos no tra­ba­jan”. Bron­ca pura. Larre­ta hace agua y las orga­ni­za­cio­nes barria­les siguen gri­tan­do en la 31 como lo hacía Ramona.

Según Eduar­do López, secre­ta­rio gene­ral de la CTA Capi­tal: “Ramo­na sólo tenía 42 años, y su úni­co ries­go fue vivir en la Ciu­dad de Bue­nos Aires. No tenía dere­cho al agua, no podía lavar­se las manos. H.R.L. gas­ta for­tu­nas en pro­pa­gan­das que dicen Lava­te las manos. Esa pau­ta que publi­ci­ta­ba no era garan­ti­za­da por el gobierno de la Ciu­dad para los veci­nos de la Villa 31. Que­re­mos que la ciu­dad vuel­va a fase 2, lo diji­mos hace una sema­na. No hay moti­vos para que abran los nego­cios en la ciu­dad de Bue­nos Aires, nin­gu­na ciu­dad del mun­do se abre cuan­do aún no paso el pico de la pan­de­mia. Larre­ta prio­ri­za el lucro tal como lo hicie­ron Donald Trump, Lenin Moreno o Jair Bol­so­na­ro. H.R.L. en pan­de­mia sigue sien­do Larre­ta, prio­ri­zan­do los nego­cios, los bar­bi­jos, las con­sul­to­ras, el odio de cla­ses y la discriminación”.

Tal fue el impac­to de la muer­te de Ramo­na que el pro­pio Pre­si­den­te reci­bió en Oli­vos a Nacho Levy de La Gar­gan­ta Pode­ro­sa y otros refe­ren­tes barria­les en la quin­ta de Oli­vos para infor­mar­se de pri­me­ra mano. El paso nece­sa­rio de los olvi­da­dos de CABA para que des­de la cum­bre del poder se esta­blez­can puen­tes de auxi­lio con los nadies de los barrios más pobres de la rica ciu­dad. Ahí se con­cen­tra lo más fuer­te del coronavirus.

Para Daniel (Tani­to) Cata­lano: “Los gre­mios de la CTA Ciu­dad y CTA Capi­tal pedi­mos que se vuel­va a la fase pre­via del ais­la­mien­to social pre­ven­ti­vo y obli­ga­to­rio. No lle­gan ali­men­tos a las villas y los come­do­res están deses­pe­ra­dos, fal­tan mate­ria­les pre­ven­ti­vos en las áreas esen­cia­les, así como en los cen­tros de salud y los hos­pi­ta­les lle­gan en can­ti­dad insu­fi­cien­te, don­de ade­más per­si­guen a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras ame­na­zán­do­los con el des­pi­do si no rea­li­zan las tareas que se les enco­mien­da des­de el eje­cu­ti­vo por­te­ño. El tele­tra­ba­jo solo lo garan­ti­za, en par­te, el Esta­do nacio­nal, pero no está regla­men­ta­do y esto gene­ra incon­ve­nien­tes, ya que debe­ría garan­ti­zar­se una cone­xión a inter­net, luz y pro­veer los dis­po­si­ti­vos que per­mi­tan el correc­to desem­pe­ño de las tareas, cosa que tam­po­co suce­de. Todo se com­ple­ji­za aún más al no res­pe­tar­se los hora­rios de tra­ba­jo y que en la Ciu­dad se vul­ne­ran cons­tan­te­men­te las fun­cio­nes de los y las trabajadoras”.

Recla­mar para sobrevivir

Una segui­di­lla de denun­cias labo­ra­les dio a cono­cer el por­tal Info­gre­mia­les. El Minis­te­rio de Tra­ba­jo bonae­ren­se inti­mó a la fir­ma tex­til Cheeky, la empre­sa fami­liar de Julia­na Awa­da, a pagar en 24 horas los sala­rios de sus emplea­dos. El minis­tro Clau­dio Moro­ni “gam­be­teó la suge­ren­cia que le hizo Máxi­mo Kirch­ner des­de el Con­gre­so y rati­fi­có el acuer­do de sus­pen­sio­nes con reba­jas sala­ria­les en la ali­men­ti­cia mul­ti­na­cio­nal Mon­de­lez”. Dijo que el minis­te­rio tie­ne “muy pocas” denun­cias por des­pi­dos y que sin denun­cias no pue­de actuar. “La reali­dad es que estan­do vali­da­do por el sin­di­ca­to, por la comi­sión inter­na que repre­sen­ta a los tra­ba­ja­do­res y sien­do un acuer­do que cum­ple con las nor­mas lega­les, es muy difí­cil aten­der el pedi­do de Kirch­ner”, deta­lló el ministro.

Fede­ri­co Tona­re­lli, de la Coope­ra­ti­va del Hotel Bauen, expli­có una vez más que todas las coope­ra­ti­vas pare­cen fue­ra de la con­si­de­ra­ción ofi­cial a la hora de la ayu­da ofi­cial, mien­tras denun­ció que el Esta­do pres­ta asis­ten­cia a gran­des empre­sas que inten­tan des­es­ta­bi­li­zar al gobierno. Techint, Cla­rín, Latam, Tele­fé y tan­tas otras con­si­guie­ron que se les pague par­te de los suel­dos de sus tra­ba­ja­do­res y “dejan afue­ra al sec­tor de 400 empre­sas recu­pe­ra­das con 18.000 pues­tos de tra­ba­jo, un sec­tor que inclui­das todas las coope­ra­ti­vas sin impor­tar su ori­gen inclu­ye a 80.000 labu­ran­tes”, deta­lló Tona­re­lli, de FACTA. “La inclu­sión en la ATP para lxs tra­ba­ja­dorxs de las Coope­ra­ti­vas de Tra­ba­jo es un acto de estric­ta jus­ti­cia para lxs aliadxs, como no lo es el de las empre­sas mono­pó­li­cas que sí lo cobran y son enemigos.”

Como en la déca­da del ’90, los tra­ba­ja­do­res des­ocu­pa­dos cor­tan las rutas aún en ple­na pan­de­mia, recla­man­do al gobierno pro­vin­cial neu­quino pro­pues­tas para afron­tar la cri­sis de des­em­pleo que se vie­ne desa­rro­llan­do, y a la UOCRA que regu­la­ri­ce la situa­ción e ins­ti­tu­cio­na­li­ce la regio­nal del sin­di­ca­to. El perio­dis­ta espe­cia­li­za­do Jor­ge Duar­te seña­ló que el pico de medi­das de fuer­za se pro­du­jo cuan­do la pro­vin­cia se des­per­tó con cin­co cor­tes de ruta en simul­tá­neo, cua­tro de los cua­les eran bajo la con­sig­na: “Sin sala­rios no hay cua­ren­te­na” y con­gre­ga­ron mayo­ri­ta­ria­men­te a tra­ba­ja­do­res de la UOCRA vin­cu­la­dos a Vaca Muerta.

Cara­va­na triun­fal de los tra­ba­ja­do­res de las minas de Anda­co­llo. Levan­ta­ron los piquetes.

Los mine­ros luchan por su tra­ba­jo des­de que Tri­dent Southern Explo­ra­tions se reti­ró del pro­yec­to sin pagar suel­dos ni indem­ni­za­cio­nes. El secre­ta­rio gene­ral de la regio­nal de la AOMA, Gus­ta­vo Sepúl­ve­da, decla­ró al dia­rio Río Negro que “se lle­gó a un acuer­do con los mine­ros. Los tra­ba­ja­do­res levan­ta­ron el cor­te y, a cam­bio, cobra­rán un bono has­ta sep­tiem­bre. Se creó una mesa de tra­ba­jo para que se reanu­de el pro­yec­to minero».

Tomás Mon­te­ne­gro, secre­ta­rio gene­ral de la CTA de los Tra­ba­ja­do­res de Chu­but, afir­mó que “más de la mitad de los emplea­dos pro­vin­cia­les toda­vía no han cobra­do los habe­res corres­pon­dien­tes al mes de mar­zo, estan­do a 22 de mayo. Tam­po­co da cum­pli­mien­to a lo fir­ma­do en las pari­ta­rias de 2019 en lo ati­nen­te a la cláu­su­la gati­llo. Hay otros sec­to­res como los tex­ti­les que han sufri­do des­cuen­tos has­ta del 50% por acuer­dos fir­ma­dos a nivel nacio­nal y que se han movi­li­za­do en los últi­mos días. La mesa de gre­mios esta­ta­les reali­zo una cara­va­na el domin­go últi­mo bajo la con­sig­na: ‘No rom­pe­mos la cua­ren­te­na. Rom­pe­mos el silen­cio cóm­pli­ce’. La masa sala­rial de los esta­ta­les es el prin­ci­pal motor de la eco­no­mía local y su impac­to nega­ti­vo se suma a la pan­de­mia. Enca­be­za­dos por los docen­tes de Atech, se están rea­li­zan­do ollas popu­la­res en dis­tin­tos pun­tos de la pro­vin­cia y el 25 de mayo se rea­li­za una nue­va cara­va­na jun­to a todos los gre­mios. El gobierno pro­vin­cial para­li­za­do no da res­pues­ta a la pro­pues­ta del sec­tor de los tra­ba­ja­do­res sobre un impues­to extra­or­di­na­rio de emer­gen­cia a los sec­to­res más con­cen­tra­dos (mine­ria, petro­le­ras, pes­ca, eóli­cos) y lo úni­co que hace es efec­tuar des­cuen­tos a los maes­tros por los días de paro, pese a los fallos judi­cia­les que lo prohíben”.

El ver­ti­gi­no­so desa­rro­llo de la cri­sis obli­ga a tomar medi­das de emer­gen­cia y de una auda­cia que res­pon­da al ince­san­te aumen­to de los ali­men­tos. Serán ferias fran­cas, sucur­sa­les del mer­ca­do cen­tral en el res­to del país o for­mas direc­tas del pro­duc­tor al públi­co pero el alza de los pre­cios no se sopor­ta más. La ame­na­za puni­ti­va es inope­ran­te con sec­to­res que cre­cie­ron y se enri­que­cie­ron con una rue­da en el pavi­men­to y la otra en la ban­qui­na. Ni Mar­tí­nez de Hoz cuan­do rodeó con tan­ques el Mer­ca­do Cen­tral lo pudo hacer. Cuan­do el gru­po Bun­ge no liqui­da expor­ta­cio­nes espe­ran­do una mega­de­va­lua­ción, y uno de sus prin­ci­pa­les accio­nis­tas es el fon­do Blac­kRock (el más duro de los bonis­tas acree­do­res), la con­clu­sión evi­den­te es que con Alber­to solo no alcan­za. Tam­po­co con Mar­tín Guz­mán, el más cla­ro del gabi­ne­te, por­que cono­ce al mun­do más de cer­ca. Son tiem­pos de ten­sar la fuer­za, por­que los gana­do­res de siem­pre no se detie­nen en pequeñeces.

*Fuen­te: Esta­do de Alerta/​/​El Cohe­te a la Luna

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.