Uru­guay. Jor­ge Zabal­za: “En la juven­tud empo­bre­ci­da y mar­gi­na­da está nues­tra esperanza”

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 24 mayo 2020.-

Esta sema­na en Uru­guay se recor­dó el 20 de mayo, como todos los años, aho­ra de mane­ra par­ti­cu­lar en fun­ción de esta situa­ción de gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca que está ocu­rrien­do en el mun­do. Este 20 es el día que con­sa­gra el repu­dio a la impu­ni­dad y a los geno­ci­das, día en el que las y los uru­gua­yos hace déca­das mar­chan en silen­cio aun­que aho­ra se están hacien­do otro tipo de movi­li­za­cio­nes por la situa­ción del COVID. Para hablar de eso y otros temas entre­vis­ta­mos en nues­tro pro­gra­ma radial al his­tó­ri­co refe­ren­te de la izquier­da revo­lu­cio­na­ria, ex-tupa­ma­ro, Jor­ge “Tam­be­ro» Zabalza.

-¿Como se vivió esta fecha del 20M tan par­ti­cu­lar en el Uruguay?

-Creo que los com­pa­ñe­ros han demos­tra­do mucho inge­nio. Por­que al plan­tear­se una movi­li­za­ción en estas cir­cuns­tan­cias, y cono­cien­do los pará­me­tros de Madres y Fami­lia­res de Dete­ni­dos de Des­apa­re­ci­dos, que es la orga­ni­za­ción con­vo­can­te de todos los 20 de mayo, cómo hacés cuan­do la gen­te está tan aman­sa­da que no acep­ta­ría que con­vo­ca­ras nue­va­men­te a una mar­cha en la cual es muy difí­cil guar­dar las dis­tan­cias, en la cual ten­drías que andar con tapa­bo­cas, más todas las medi­das de segu­ri­dad. Una mar­cha que sería muy difi­cil de orga­ni­zar y a la cual posi­ble­men­te la gen­te no con­cu­rri­ría por­que obe­de­ce y aca­ta el #Que­da­teen­ca­sa. Enton­ces fren­te a esa reali­dad los con­vo­can­tes encon­tra­ron una serie de medi­das que han sido muy inte­li­gen­tes. Este día como siem­pre ha esta­do en la memo­ria de los uru­gua­yos. Repre­sen­ta la bús­que­da de los des­apa­re­ci­dos, de la ver­dad, de la jus­ti­cia. Madres y Fami­lia­res de Dete­ni­dos de Des­apa­re­ci­dos se han dado maña para que este tema esté en todos los medios de comu­ni­ca­ción y en el pue­blo uru­gua­yo. Hubo movi­li­za­cio­nes par­cia­les, loca­les, como en el barrio La Teja, y tam­bién en dis­tin­tas ciu­da­des del inte­rior del país don­de la gen­te se reu­nió en las pla­zas. La Ave­ni­da 18 de julio en Mon­te­vi­deo fue mar­ca­da con las hue­llas de los pies de quie­nes debe­rían estar movi­li­zán­do­se, como se hace por esa calle todos los años, para recor­dar la fecha. Hubo una mar­cha digi­tal o a dis­tan­cia, en la par­ti­ci­pa­ron miles de [email protected], aun­que no nos pode­mos olvi­dar que los últi­mos dos años par­ti­ci­pa­ron alre­de­dor de 100 mil per­so­nas en Mon­te­vi­deo, casi el 10% de la pobla­ción de la ciudad.

Está cla­ro que esto venía en ascen­so y que ya muchos mili­tan­tes se suma­ron a las acti­vi­da­des pre­vias a este 20 de mayo, real­men­te ha sido una sema­na dedi­ca­da a la memo­ria. Te quie­ro pre­gun­tar, des­pués que vol­vió la dere­cha y des­pués de tan­tos años en que tuvie­ron demo­cra­cias rigu­ro­sa­men­te con­tro­la­das por los impe­rios, ¿en qué momen­to está la lucha con­tra la impu­ni­dad? y ¿qué se pue­de hacer para que los geno­ci­das paguen con cár­cel los crí­me­nes de lesa huma­ni­dad que cometieron?

-En Argen­ti­na la vía judi­cial es muy ende­ble, y en Uru­guay es par­ti­cu­lar­men­te muy limi­ta­da. Creo que todos los cami­nos ins­ti­tu­cio­na­les han sido muy medio­cres, con los cua­les no se ha logra­do avan­zar dema­sia­do. Lo que sí creo es que la lucha y la tozu­dez de las orga­ni­za­cio­nes de Dere­chos Huma­nos han logra­do la con­de­na social. En Uru­guay nadie sale a defen­der al geno­ci­da Gavaz­zo, ni al Goyo Álva­rez que ya murió, ni los pro­pios mili­ta­res de dere­cha ni la mul­ti­alian­za reac­cio­na­ria sería capaz de aban­de­rar­se con el Gol­pe de Esta­do. Ese ha sido un logro de la lucha en los últi­mos 30 años y ha teni­do un efec­to mucho más gran­de que el haber per­di­do los ple­bis­ci­tos cuan­do en reali­dad los DD.HH. no se pue­den ple­bis­ci­tar. Los logros han per­mi­ti­do que la gen­te acep­te lo que antes nega­ba: que acá el Ejér­ci­to tor­tu­ró, ase­si­nó, vio­ló y des­apa­re­ció a gen­te. Y esa con­cien­cia que hoy no se pue­de medir se ve un poco en las mani­fes­ta­cio­nes actua­les. ¿Por­que qué otro camino que­da­ría? ¿La jus­ti­cia por mano pro­pia? Es una cosa que no sería com­pren­di­da por nadie. Sería un des­aho­go indi­vi­dual sin nin­gún tipo de con­se­cuen­cias socia­les en la con­cien­cia de la gen­te. Ade­más este gobierno “blan­co» mul­ti­reac­cio­na­rio que hoy tene­mos se da el lujo de con­ti­nuar con la bús­que­da de des­apa­re­ci­dos en los cuar­te­les. Fue tan poco lo que hicie­ron los gobier­nos del Fren­te Amplio duran­te 15 años, que el pre­si­den­te actual, Laca­lle, se da el lujo de que la fis­ca­lía espe­cia­li­za­da en DD.HH. siga actuan­do como actua­ban en los gobierno fren­team­plis­tas. Eran tan pobres la polí­ti­cas de estos últi­mos que hoy las pue­den con­ti­nuar la coa­li­ción mul­ti­reac­cio­na­ria que está en el gobierno. Hay que recor­dar que Laca­lle es un ejem­plo de la oli­gar­quía que ade­más tie­ne en su coa­li­ción a un sos­te­ne­dor de la dic­ta­du­ra mili­tar como Gui­do Mani­ni Ríos, que dice que hay que “olvi­dar a los desaparecidos”.

-A pro­pó­si­to de eso me quie­ro meter en las leyes del pre­sen­te gobierno. Acá reper­cu­tió infor­ma­ti­va­men­te la Ley de Urgen­te Con­si­de­ra­ción, la LUC, que por lo que sabe­mos amplía más repre­sión y el accio­nar poli­cial, inclu­so abre la puer­ta al gati­llo fácil. ¿Cómo se pue­de carac­te­ri­zar esta iniciativa?

-Sí, y esa es la opi­nión gene­ral en Uru­guay, de los orga­nis­mos como SERPAJ, de las orga­ni­za­cio­nes de DD.HH., de algu­nos legis­la­do­res y tam­bién del PIT-CNT. Yo creo que lo más peli­gro­so es lo ideo­ló­gi­co de quie­nes tie­nen la pre­si­den­cia en el Uru­guay, el Poder Eje­cu­ti­vo es un orga­nis­mo deci­di­do a repri­mir. En ese sen­ti­do no hay nego­cia­ción posi­ble, es como cuan­do Macri asu­mió el gobierno en Argen­ti­na. Larra­ña­ga, que es el minis­tro del Inte­rior está jugan­do el mis­mo papel que Patri­cia Bull­rich (la ex minis­tra de Segu­ri­dad de Macri). Es decir, se fun­da­men­tan en el res­pal­do polí­ti­co a la poli­cía para que repri­man, y la poli­cía se sien­te res­pal­da­da. Así, cual­quier uni­for­ma­do en una situa­ción de ten­sión actúa sin­tién­do­se el bra­zo eje­cu­tor de las deci­sio­nes polí­ti­cas que toma el gobierno, repri­mien­do de la for­ma más feroz, y ha ocu­rri­do de la for­ma más diver­sa en oca­sio­nes pun­tua­les. Hay una pre­sen­cia de la poli­cía en los barrios y qui­zás esta sea ya la ante­sa­la de una situa­ción que en los pró­xi­mos años ten­dre­mos que lamen­tar, y que com­ba­tir por supuesto.

-¿Cómo ves a los jóve­nes uru­gua­yos de la actua­li­dad, te lo pre­gun­to par­tien­do del hecho que los de tu gene­ra­ción por ejem­plo, eran muy peleones? 

-El espí­ri­tu del 68 está muy lejos. Creo que lo que está pasan­do en Chi­le pue­de ser un anti­ci­po de lo que pue­da ocu­rrir en los pró­xi­mos años en Amé­ri­ca Lati­na. Hay situa­cio­nes pun­tua­les que anun­cian que los pue­blos son capa­ces de resis­tir. El pue­blo vene­zo­lano es uno de los casos. Su pre­sen­cia arma­da en las calles es capaz de dete­ner cual­quier ame­na­za impe­ria­lis­ta, inclu­so las aven­tu­ras mili­ta­res grin­gas de las cua­les Trump des­pués se desentiende. 
Acá tam­bién pasan cosas. Hace muy poco gol­pea­ron a mi puer­ta para decir­me que a un par de cua­dras de dón­de yo vivo en San­ta Cata­li­na, 700 fami­lias habían ocu­pa­do terre­nos, por­que el pro­ble­ma de la vivien­da era tan pro­fun­da que la úni­ca alter­na­ti­va que encon­tra­ron fue la toma de tie­rras, pero ade­más el pro­me­dio de edad anda entre los 25 y 30 años. Esa es nues­tra espe­ran­za. Hay una repues­ta social, de aba­jo, a la bar­ba­rie de arri­ba que ha demos­tra­do indi­fe­ren­cia para cons­ti­tuir vivien­das para los sec­to­res más empo­bre­ci­dos. Duran­te todo el perio­do de gobier­nos del Fren­te Amplio no se lle­va­ron ade­lan­te pla­nes de vivien­das para los pobres, solo para la cla­se media alta, para los que tenían ingre­so mayo­res a 80 mil pesos uru­gua­yos. Yo creo que en la juven­tud empo­bre­ci­da y mar­gi­na­da está nues­tra espe­ran­za, es la que está lla­ma­da a ser la sepul­tu­re­ra de esta socie­dad capi­ta­lis­ta. Es su des­tino. No tie­ne otra sali­da. ¿Qué va a hacer, otra expe­rien­cia elec­to­ral para bus­car una solu­ción a sus pro­ble­mas vita­les; de salud, vivien­da, tra­ba­jo, ali­men­ta­ción, edu­ca­ción? Ya apren­die­ron que aún tenien­do el Fren­te Amplio una mayo­ría en el Par­la­men­to eso no obra en su bene­fi­cio gene­ral, no resuel­ve sus pro­ble­mas con­cre­tos, ya saben que el sis­te­ma sigue sien­do el mis­mo gobier­ne quien gobierne.

En ese mar­co, no pue­do dejar de pre­gun­tar­te ¿cómo ves el futu­ro pró­xi­mo, eso que se ha dado en lla­mar la Pos-Pan­de­mia, cómo nos va a aga­rrar este nue­vo orden, que para noso­tros es pro­duc­to de una gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca, cómo la vez a nivel lati­no­ame­ri­cano? Tan­to las con­se­cuen­cias socia­les como a su vez el mie­do y páni­co que se ha inyec­ta­do a fondo.

-Todo pare­ce indi­car que los gobier­nos lati­no­ame­ri­ca­nos sean del cuño que sean están apro­ve­chan­do el mie­do que fue crea­do con el Coro­na­vi­rus para impo­ner su mode­lo. En Uru­guay se da una para­do­ja: no se pue­de salir a hacer una mani­fes­ta­ción por­que sería «mal vis­to», sería “ fen­der» la salud del pue­blo uru­gua­yo pero sí los tra­ba­ja­do­res de la cons­truc­ción pue­den ir a tra­ba­jar, los de los fri­go­rí­fi­cos, las emplea­das domés­ti­cas, los super­mer­ca­dos han ven­di­do más que nun­ca, como en 2019 cuan­do los ban­cos tuvie­ron las mayo­res ganan­cias de su his­to­ria, inclu­si­ve el Ban­co Repú­bli­ca del Uru­guay. Enton­ces el capi­ta­lis­mo sigue mar­chan­do. Se ha uti­li­za­do la exis­ten­cia real del coro­no­vi­rus y la fal­ta de capa­ci­dad de los ser­vi­cios de salud para crear mie­do que va a ter­mi­nar en reba­jas sala­ria­les, de pues­tos de tra­ba­jos, en el cre­ci­mien­to de la pobre­za. Una nue­va for­ma de explo­tar y de some­ter a los pue­blos, una vuel­ta de tor­ni­llo más, y eso inevi­ta­ble­men­te que va a traer for­mas de repre­sión, las ya con­ver­sa­das for­mas de con­trol digi­ta­li­za­do y tam­bién va a traer resis­ten­cias por­que no hay mal que dure cien años ni cuer­po que lo resis­ta, la gen­te va a salir a la calle

-De hecho, ya están empe­zan­do a salir en varios países

-Sí, se ha vis­to en Perú, en Ecua­dor, en Chi­le. La gen­te no va a espe­rar que los que esta­mos en una orga­ni­za­ción polí­ti­ca diga­mos “aho­ra hay que salir”, van a salir, la gen­te toma sus pro­pias decisiones.

Trans­crip­ción: Vale­ria Fariña

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *