Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Por la Liber­tad de Pales­ti­na: Día Mun­dial de Al-Quds

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 de mayo de 2020—

*Pablo Jofré Leal 

Tras 41 años de ins­tau­rar el Día de Al-Quds, Pales­ti­na ha esta­do en el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes de aque­llos que aman la jus­ti­cia y la liber­tad de los pueblos.

Han trans­cu­rri­do 41 años, des­de que el día 7 de agos­to del año 1979 el Imam Ruho­llah al-Musa­wi al-Jomei­ni decla­ró un hecho impor­tan­tí­si­mo en la vida de los pue­blos y su liber­tad: ins­tau­rar el Día de Al-Quds. La cons­ta­ta­ción que Pales­ti­na ha esta­do y esta­rá en el cen­tro de las preo­cu­pa­cio­nes de aque­llos que aman la jus­ti­cia y la liber­tad de los pueblos.

«A lo lar­go de todos estos años, he adver­ti­do a los musul­ma­nes del peli­gro del ocu­pan­te israe­lí, que estos días ha inten­si­fi­ca­do sus fero­ces ata­ques a los her­ma­nos y her­ma­nas pales­ti­nos, y que está bom­bar­dean­do espe­cial­men­te las casas de los com­ba­tien­tes pales­ti­nos en el Sur de El Líbano para ani­qui­lar­los. Pido al común de los musul­ma­nes del mun­do y a los gobier­nos islá­mi­cos que se unan para acor­tar­le la mano al inva­sor y a sus par­ti­da­rios, e invi­to al con­jun­to de los musul­ma­nes del mun­do a ele­gir como “Día de Al-Quds” el últi­mo vier­nes del mes ben­di­to de Rama­dán, que es uno de los días del des­tino y pue­de ser deci­si­vo para la suer­te de los pales­ti­nos y pro­cla­mar en mani­fes­ta­cio­nes la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de los musul­ma­nes en apo­yo a los dere­chos lega­les del pue­blo musul­mán. A Dios altí­si­mo le pido la vic­to­ria de los musul­ma­nes sobre quie­nes lo nie­gan. Sea con uste­des la paz, la mise­ri­cor­dia de Dios y sus ben­di­cio­nes. Ruho­llah al-Musa­wi al-Jomeini».

Esa fue­ron las pala­bras del falle­ci­do líder de la Revo­lu­ción Islá­mi­ca de Irán, que han ser­vi­do de guía para el pen­sa­mien­to y la acción de defen­sa , no sólo de la sagra­da Al-Quds (la san­ta en ára­be) ciu­dad ubi­ca­da en Cis­jor­da­nia, terri­to­rio pales­tino, sino para exi­gir con todos los medios a nues­tro alcan­ce la auto­de­ter­mi­na­ción de Pales­ti­na, que impli­ca el fin del sio­nis­mo en todas sus expre­sio­nes de ocu­pa­ción y colo­ni­za­ción esta­ble­ci­das des­de el año 1948, cuan­do nace arti­fi­cial­men­te a la vida internacional.

Con­me­mo­rar el Día de Al-Quds es tener pre­sen­te que la alian­za cri­mi­nal entre el impe­ria­lis­mo y el sio­nis­mo impi­de la con­cre­ción del pos­ter­ga­do Esta­do pales­tino, impo­si­bi­li­ta la liber­tad de millo­nes de seres huma­nos, que sufren día a día el aco­so, la demo­li­ción de sus vivien­das, la des­truc­ción de sus cul­ti­vos, la segre­ga­ción de sus pue­blos y aldeas por un muro de 720 kiló­me­tros de lar­go, la prohi­bi­ción de mover­se libre­men­te por su terri­to­rio con la ins­ta­la­ción de medio millar de pues­tos de con­trol mili­ta­res y el impe­di­men­to de retor­nar a su hoga­res de millo­nes de pales­ti­nos, des­de aque­lla Al-Nak­ba que con­me­mo­ra­mos hace pocos días. Una catás­tro­fe que se ini­cia con la pro­cla­ma­ción de la enti­dad israe­lí el día 14 de mayo del año 1948.

En con­me­mo­ra­cio­nes ante­rio­res sos­tu­ve, sin que ello haya cam­bia­do un ápi­ce que “El Día de Al-Quds en la for­ma masi­va que se rea­li­za, repre­sen­ta un movi­mien­to a gran esca­la que se gene­ra con el fin de movi­li­zar a toda la comu­ni­dad islá­mi­ca con­tra el régi­men de Israel y sus ava­les. Es un Día que lla­ma la aten­ción de la huma­ni­dad para que se res­pe­ten los dere­chos del pue­blo pales­tino, que se logre una auto­de­ter­mi­na­ción lar­ga­men­te pos­ter­ga­da. Un gri­to de res­pe­to, de aca­tar la legis­la­ción inter­na­cio­nal. Una cla­ra denun­cia para demo­ler todos los asen­ta­mien­tos con colo­nos sio­nis­tas exis­ten­tes en Cis­jor­da­nia. El gri­tar esto a los cua­tro vien­tos visi­bi­li­za la dig­ni­dad de todo un pue­blo, salir a la calle masi­va­men­te y man­te­ner con ple­na vigen­cia la memo­ria de dece­nas de miles de hom­bre y muje­res que han ofren­da­do la vida en pos de la liber­tad de Pales­ti­na” Hoy, en el mar­co de la pan­de­mia esa masi­vi­dad no se va a expre­sar pero no cabe duda que pales­ti­na está en nues­tros cora­zo­nes, en nues­tra men­te y sabre­mos uti­li­zar diver­sas for­mas para expre­sar, nues­tra soli­da­ri­dad con pales­ti­na y el repu­dio al sionismo.

El reme­mo­rar el Día de Al-Quds, ya sea con con­ver­sa­cio­nes vir­tua­les, pro­gra­mas espe­cia­les por las redes socia­les, artícu­los, pro­gra­mas de radio, men­sa­jes vía Twit­ter, Ins­ta­gram, por las diver­sas herra­mien­tas comu­ni­ca­cio­na­les que están a nues­tra dis­po­si­ción, es tam­bién una mane­ra de hacer­nos pre­sen­te en esta con­me­mo­ra­ción. Es un impe­ra­ti­vo para toda la Umma en el sen­ti­do que el sio­nis­mo, esta ideo­lo­gía que ha ocu­pa­do este terri­to­rio sagra­do no siga man­te­nien­do el domi­nio y la ocu­pa­ción de Al-Quds. Sos­ten­go, como una ora­ción per­ma­nen­te, que debe­mos impe­dir, con todas nues­tras fuer­zas, ya sea la fuer­za de la razón, la polí­ti­ca, la diplo­ma­cia y has­ta las armas si es pre­ci­so, que el sio­nis­mo gene­re accio­nes de judai­za­ción, eli­mi­nan­do todo ras­tro del mun­do musul­mán con la ocu­pa­ción des­ver­gon­za­da e inmo­ral de Al-Quds.

El Des­per­tar islá­mi­co, es tam­bién sacar­se la ven­da de los ojos y demos­trar que no pue­de haber paz mien­tras Pales­ti­na siga ocu­pa­da. No habrá paz en Orien­te Medio mien­tras la enti­dad sio­nis­ta le nie­gue sus dere­chos a musul­ma­nes y cris­tia­nos, mien­tras siga uti­li­zan­do la segre­ga­ción, la ter­gi­ver­sa­ción de la his­to­ria y ape­le a supues­tos dere­chos divi­nos, para apro­piar­se de una tie­rra que no les per­te­ne­ce e impe­dir el acce­so a los luga­res que son sagra­dos para cien­tos de millo­nes de seres humanos.

Evo­car el Día de Al-Quds repre­sen­ta denun­ciar y com­ba­tir la con­duc­ta con­tu­maz del régi­men israe­lí, des­de el año 1948 a la fecha por ani­qui­lar al pue­blo pales­tino. Hoy, que con­me­mo­ra­mos este día Mun­dial en favor del carác­ter sagra­do y libre de Al-Quds, las pala­bras del Imán Jomei­ni se yer­guen con más fuer­za que antes, sobre todo cuan­do la alian­za impe­ria­lis­mo-sio­nis­mo pre­ten­de ane­xar gran par­te de Cis­jor­da­nia, aque­lla don­de se ubi­can los asen­ta­mien­tos con 650 mil colo­nos extre­mis­tas, el valle del Jor­dán y terri­to­rios al nor­te del Mar Muer­to con­tan­do para ello con el apo­yo incon­di­cio­nal de su padre putati­vo como es Esta­dos Unidos.

El Imán Jomei­ni des­cri­bió al régi­men sio­nis­ta como lo que es “un ocu­pan­te, un inva­sor al cual es nece­sa­rio fre­nar en su con­duc­ta cri­mi­nal. Cor­tar­le las manos a ese sio­nis­mo y sus par­ti­da­rios, para que cese el cri­men coti­diano, la usur­pa­ción de tie­rras y que impi­de que Pales­ti­na alcan­ce su ple­na auto­de­ter­mi­na­ción. Un régi­men israe­lí dota­do de una ideo­lo­gía colo­nial, racis­ta y cri­mi­nal como es el sio­nis­mo. Un sio­nis­mo equi­pa­ra­do con el racis­mo en gene­ral y con el apartheid suda­fri­cano en par­ti­cu­lar median­te la Reso­lu­ción N° 3379 de la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, apro­ba­da el 10 de noviem­bre del año 1975 por 75 votos a favor, 35 en con­tra y 32 abstenciones”.

Des­de el año 1948 a la fecha pales­ti­na ha vivi­do una cons­tan­te ocu­pa­ción colo­ni­za­ción, expo­lio y crí­me­nes bajo la bota sio­nis­ta y esta reali­dad de injus­ti­cia, con millo­nes de pales­ti­nos vivien­do en con­di­cio­nes pau­pé­rri­mas, some­ti­dos al blo­queo aéreo, terres­tre y naval en la fran­ja de Gaza, la pre­ca­rie­dad de vivir bajo la con­di­ción de refu­gia­dos en los 58 cam­pa­men­tos reco­no­ci­dos como tales tan­to en la pro­pia pales­ti­na como en paí­ses veci­nos, como tam­bién las difí­ci­les con­di­cio­nes en las que habi­tan millo­nes de pales­ti­nos en la ocu­pa­da Cis­jor­da­nia. En nin­guno de los luga­res men­cio­na­dos se avi­zo­ra nor­te alguno de autodeterminación. 

El ins­tau­rar el Día Mun­dial de Al-Quds – el últi­mo vier­nes de cada rama­dán – el noveno mes en el calen­da­rio islá­mi­co de la Hégi­ra Lunar – ha alla­na­do el camino para uni­fi­car a la Umma en torno a apo­yar la lucha del pue­blo pales­tino. Un Día que repre­sen­ta un lega­do impe­re­ce­de­ro del Imán Jomei­ni que mues­tra su amplia visión y com­pren­sión sobre el mun­do de Asia Occi­den­tal y los obje­ti­vos nece­sa­rios a con­se­guir. Un Día Mun­dial de Al Quds que nos tare a la men­te el nece­sa­rio recuer­do del Tenien­te Gene­ral Qasem Solei­ma­ni uno de los gran­des pila­res del eje de la resis­ten­cia y un líder de enor­me caris­ma en la con­duc­ción del camino hacia la defi­ni­ti­va libe­ra­ción de Al-Quds.

En el mar­co de la pan­de­mia por la COVID-19 algu­nos podrán pen­sar que hay que enfo­car todos nues­tros pen­sa­mien­tos y accio­nes con­tra esta enfer­me­dad. Pero, dicha idea nie­ga con­cep­tos cla­ves como la soli­da­ri­dad, el apo­yar a quie­nes sufren un virus pero que esta COVID-19, el pue­blo pales­tino que ha sido con­ta­gia­do des­de el año 1948 a la fecha por un virus cri­mi­nal como nin­gún otro en la his­to­ria, el virus Sion 48. Por ello, el tener pre­sen­te el Día Mun­dial de Al-Quds, el con­me­mo­rar­lo, difun­dir­lo, a pesar del silen­cio obse­quio­so e intere­sa­do de los medios de comu­ni­ca­ción, prin­ci­pal­men­te occi­den­ta­les. Usar las redes socia­les, repu­diar la polí­ti­ca racis­ta de Israel, la ideo­lo­gía cri­mi­nal del sio­nis­mo y dar a cono­cer que el pue­blo pales­tino está más vivo que nun­ca, es una tarea y un deber fun­da­men­tal de todos los seres huma­nos sin dis­tin­ción de raza, nacio­na­li­dad o religión.

Reite­ro lo sos­te­ni­do en opi­nio­nes ante­rio­res “aque­llos, que en los terri­to­rios ocu­pa­dos, entre ellos Al-Quds, siguen luchan­do y que sen­ti­rán este Día de Con­me­mo­ra­ción – exten­si­vo tam­bién a aque­llos que no sien­do musul­ma­nes cree­mos en la jus­ti­cia – esos pales­ti­nos deben sen­tir que el mun­do los recuer­da, que el mun­do los apo­ya y que más tem­prano que tar­de, el sio­nis­mo paga­rá cada uno de sus crí­me­nes. Esos pales­ti­nos deben ser arro­pa­dos con el cora­zón en lla­mas de una huma­ni­dad ansio­sa de justicia”.

*Pablo Jofré Leal: Perio­dis­ta y ana­lis­ta inter­na­cio­nal. Magis­ter en rela­cio­nes inter­na­cio­na­les Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Madrid. Con­duc­tor pro­gra­ma “Sin Fron­te­ras” en radio uni­ver­si­dad de Chi­le y cola­bo­ra­dor en varias cade­nas inter­na­cio­na­les. Autor del libro Pales­ti­na: Cró­ni­ca de la ocu­pa­ción sio­nis­ta.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *