Femi­nis­mos. Cómo evi­tar que la pan­de­mia afec­te a los avan­ces en igual­dad de género

Por María Tere­sa Gallo Rive­raEle­na Mañas Alcón|Resu­men Lati­no­ame­ri­cano | 22 de mayo de 2020 

ONU muje­res ha denun­cia­do que la cri­sis de la COVID-19 está afec­tan­do a muje­res y niñas en áreas, como la salud, la segu­ri­dad, la esta­bi­li­dad labo­ral, la obten­ción de ingre­sos, los tra­ba­jos de cui­da­dos y la vio­len­cia domés­ti­ca y de género.

La pan­de­mia ha pues­to en peli­gro muchos de los avan­ces en igual­dad de géne­ro que se habían alcan­za­do. Para recu­pe­rar el terreno per­di­do, las empre­sas deben tomar medi­das con un cla­ro enfo­que de géne­ro que:

  1. Garan­ti­cen la igual­dad de repre­sen­ta­ción en la pla­ni­fi­ca­ción y la toma de deci­sio­nes rela­ti­vas a la COVID-19.
  2. Impul­sen un cam­bio en pro de la igual­dad en las cues­tio­nes rela­ti­vas a los cui­da­dos remu­ne­ra­dos y no remunerados.
  3. Inclu­yan a muje­res y niñas en las accio­nes empre­sa­ria­les que abor­den el impac­to socio­eco­nó­mi­co de la COVID-19.

Pero, ¿están pre­pa­ra­das las orga­ni­za­cio­nes para lle­var a la prác­ti­ca estas accio­nes? ¿Qué ven­ta­jas supon­drían para las organizaciones?

La RSG, una estra­te­gia trans­ver­sal en las organizaciones

Aun­que en el ámbi­to empre­sa­rial la pers­pec­ti­va de géne­ro solo se ha tra­ta­do par­cial­men­te, comien­za a ser con­si­de­ra­da un prin­ci­pio a tomar en cuen­ta en el desa­rro­llo del mode­lo de nego­cio y la cul­tu­ra empresarial.

Esta evo­lu­ción debe­rá con­du­cir hacia el desa­rro­llo del con­cep­to de Res­pon­sa­bi­li­dad Social de Géne­ro (RSG), con el que se bus­ca pro­mo­ver la igual­dad y la no dis­cri­mi­na­ción por géne­ro en las empresas.

Muchos espe­cia­lis­tas pro­po­nen una estra­te­gia trans­ver­sal de RSG que, ade­más de las rela­cio­nes labo­ra­les y la ges­tión de los recur­sos huma­nos, inclu­ya los pro­ce­sos de pro­duc­ción, apro­vi­sio­na­mien­to, mar­ke­ting y gober­nan­za de la empresa.

Esta estra­te­gia segui­ría el esque­ma del Libro Ver­de para la RSE que defi­ne dos líneas de tra­ba­jo, la inter­na y la externa.

Ámbi­tos de la res­pon­sa­bi­li­dad social como mar­co para la inte­gra­ción de la igual­dad de género

Ámbi­tos de la Res­pon­sa­bi­li­dad Social como mar­co para la inte­gra­ción de la igual­dad de géne­ro (Res­pon­sa­bi­li­dad Social de Géne­ro – RSG) Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia a par­tir de Libro Ver­de para la RSE.

La dimen­sión inter­na con­tem­pla las áreas de ges­tión de recur­sos huma­nos, salud y segu­ri­dad en el tra­ba­jo, adap­ta­ción al cam­bio, y ges­tión del impac­to sobre el medio ambien­te y los recur­sos naturales.

La dimen­sión exter­na pone el foco en las comu­ni­da­des en las que ope­ra la empre­sa; los pro­vee­do­res, los con­su­mi­do­res y los socios comer­cia­les; los dere­chos huma­nos, y los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos a esca­la mundial.

Ambas dimen­sio­nes son igual­men­te rele­van­tes y tra­ba­jar en ellas, duran­te y des­pués de la COVID-19, pue­de ser una gran baza para las organizaciones.

Las reco­men­da­cio­nes de ONU Muje­res y el Pac­to Mun­dial de Nacio­nes Unidas

Ante la cri­sis de la Covid-19, ONU Muje­res y el Pac­to Mun­dial de Nacio­nes Uni­das seña­lan cin­co ámbi­tos en los que el sec­tor pri­va­do debe­ría actuar bajo el enfo­que de género:

  1. En el lide­raz­go, imple­men­tan­do polí­ti­cas y res­pues­tas a la cri­sis que refuer­cen la comu­ni­ca­ción con las y los tra­ba­ja­do­res y apo­yen el teletrabajo.
  2. En el lugar de tra­ba­jo, para faci­li­tar la fle­xi­bi­li­dad, pro­mo­ver las corres­pon­sa­bi­li­da­des de cui­da­do. Se ha de pres­tar espe­cial aten­ción y apo­yo a la salud físi­ca y men­tal de los y las tra­ba­ja­do­ras, y, muy en par­ti­cu­lar, a la vio­len­cia de géne­ro duran­te el confinamiento.
  3. En rela­ción al mer­ca­do, poten­cian­do y visi­bi­li­zan­do la acti­vi­dad de muje­res empre­sa­rias loca­les, bien por haber­se vis­to afec­ta­das por la cri­sis o por su efi­caz ges­tión de la misma.
  4. En la comu­ni­dad, sub­ven­cio­nan­do orga­ni­za­cio­nes de apo­yo a colec­ti­vos vul­ne­ra­bles, hacien­do dona­cio­nes a la comu­ni­dad, o esta­ble­cien­do mora­to­rias en el pago de alqui­le­res o ser­vi­cios, entre otras acciones.
  5. En trans­pa­ren­cia e infor­mes, infor­man­do de las reper­cu­sio­nes eco­nó­mi­cas de la pan­de­mia, los casos de vio­len­cia y abu­sos en con­fi­na­mien­to, así como de las tasas de infec­ción dife­ren­cia­das por géne­ro, como par­te de su com­pro­mi­so con los [Prin­ci­pios de Empo­de­ra­mien­to Feme­nino (PEM)](https://www.pactomundial.org/wp-content/uploads/2019/03/7‑Principios-para-el-empoderamiento-de-las-mujeres.

Jun­to a lo ante­rior, ¿qué más pue­den hacer las organizaciones?

En el fren­te interno se debe:

  • Ges­tio­nar los pro­ce­sos de adap­ta­ción al cam­bio, sin acre­cen­tar las bre­chas de géne­ro exis­ten­tes, ni afec­tar la sos­te­ni­bi­li­dad de las polí­ti­cas de igualdad.
  • Abor­dar la ges­tión del impac­to medioam­bien­tal y de los recur­sos natu­ra­les bajo el enfo­que de géne­ro des­de una tri­ple con­si­de­ra­ción: lide­raz­go, cien­cia y tec­no­lo­gía, y com­pro­mi­so a lar­go plazo.

En el fren­te externo hay que:

  • Apli­car los cri­te­rios de RSG a los esla­bo­nes de la cade­na de valor, pro­vee­do­res, con­su­mi­do­res y socios comer­cia­les, sobre los que la empre­sa pue­de ejer­cer cier­to control.
  • Apo­yar el cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos, espe­cial­men­te en lo rela­ti­vo a la igual­dad de opor­tu­ni­da­des y el empo­de­ra­mien­to de las mujeres.
  • Incluir el enfo­que de géne­ro en su visión de los pro­ble­mas eco­ló­gi­cos globales.

La ges­tión de la cri­sis, ¿cam­bia según el género?

Resul­ta de gran inte­rés obser­var las dife­ren­tes for­mas en las que los gober­nan­tes han afron­ta­do esta crisis.

Dada la menor par­ti­ci­pa­ción polí­ti­ca de las muje­res, son muy pocas las que han esta­do al fren­te de la ges­tión de la pan­de­mia. Pero, por diver­sas razo­nes, sus deci­sio­nes están sien­do obje­to de una espe­cial aten­ción.

En el futu­ro, el estu­dio y aná­li­sis de algu­nas de las medi­das toma­das por estas muje­res, así como de sus esti­los de lide­raz­go, podrán ser­vir de refe­ren­cia útil para las y los líde­res de las organizaciones.

Pare­ce que la vir­tud de acep­tar y expre­sar su vul­ne­ra­bi­li­dad les ha per­mi­ti­do ofre­cer res­pues­tas más rápi­das, efi­ca­ces y sos­te­ni­bles ante esta cri­sis, y pro­ba­ble­men­te ayu­da­rá a sus paí­ses a estar mejor pre­pa­ra­dos para cri­sis futuras.

Tam­bién las empre­sas deben cui­dar de los suyos

De esta pan­de­mia, y de sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, sal­drán refor­za­das en tér­mi­nos de res­pon­sa­bi­li­dad social las orga­ni­za­cio­nes que hayan sido capa­ces de poner el cui­da­do de las per­so­nas en el cen­tro de sus decisiones.

Así lo refle­jan los resul­ta­dos de la últi­ma encues­ta de Repu­tation Ins­ti­tu­te en Esta­dos Uni­dos: el 59% de los encues­ta­dos cree que cómo afron­ten las empre­sas aho­ra la ges­tión de los des­pi­dos, bajas por enfer­me­dad, etc. afec­ta­rá a su repu­tación a lar­go plazo.

En defi­ni­ti­va: tras el tsu­na­mi de la COVID-19, las empre­sas serán juz­ga­das, sobre todo, por cómo hayan tra­ta­do a sus emplea­dos y empleadas.

María Tere­sa Gallo Rive­ra, pro­fe­so­ra titu­lar de Eco­no­mía Apli­ca­da de la Uni­ver­si­dad de Alcalá.

Ele­na Mañas Alcón, doc­to­ra en Eco­no­mía. Pro­fe­so­ra Titu­lar de Eco­no­mía Apli­ca­da. Direc­to­ra de la Cáte­dra de Res­pon­sa­bi­li­dad Social Cor­po­ra­ti­va e Inves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co y Social, Uni­ver­si­dad de Alcalá

Fuen­tes: https://​the​con​ver​sa​tion​.com/​c​o​m​o​-​e​v​i​t​a​r​-​q​u​e​-​l​a​-​p​a​n​d​e​m​i​a​-​a​f​e​c​t​e​-​a​-​l​o​s​-​a​v​a​n​c​e​s​-​e​n​-​i​g​u​a​l​d​a​d​-​d​e​-​g​e​n​e​r​o​-​1​3​7​867
The con­ver­sa­tion

https://​rebe​lion​.org/

https://​rebe​lion​.org/

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *