Méxi­co. Fon­do Nacio­nal del Fomen­to al Turis­mo es el garan­te del des­po­jo al impul­sar Tren Maya

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 de mayo de 2020

Ciu­dad de Méxi­co |  «El Fon­do Nacio­nal del Fomen­to al Turis­mo (Fona­tur) es el garan­te del Esta­do Mexi­cano para lle­var a cabo el des­po­jo de nues­tros pue­blos y la impo­si­ción del mal lla­ma­do Tren Maya», seña­ló la Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíin­bal, en un posi­cio­na­mien­to en el que reafir­mó su recha­zo al mega­pro­yec­to federal.

La orga­ni­za­ción maya cri­ti­có que la deci­sión de cons­truir un tren fue «toma­da des­de arri­ba para los de aba­jo» y ase­gu­ró que, para la impo­si­ción del mega­pro­yec­to y el des­po­jo terri­to­rial hacia las comu­ni­da­des indí­ge­nas, las auto­ri­da­des «hacen uso de la mili­ta­ri­za­ción como ‘con­co­mi­tan­te’».

«Noso­tros en los pue­blos y comu­ni­da­des no hemos soli­ci­ta­do la cons­truc­ción de un tren y mucho menos que sea maya», indi­ca­ron los inte­gran­tes de Múuch’ Xíinbal.

Por ello, ase­gu­ra­ron que man­ten­drán su lucha con­tra el Tren Maya a tra­vés de recur­sos lega­les a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal y la orga­ni­za­ción comu­ni­ta­ria para impe­dir su desarrollo.

A con­ti­nua­ción el comu­ni­ca­do completo:

Canek dijo:

“Noso­tros somos la tie­rra. En noso­tros madu­ran las semi­llas. Noso­tros ali­men­ta­mos las raí­ces. Bajo nues­tras plan­tas cami­nan las aguas de los ceno­tes. Noso­tros somos la tie­rra”. Ellos son la sus­ten­ta­bi­li­dad del despojo.

(Canek. Ermi­lo Abreu Gómez)

A LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES MAYAS DE LA PENÍNSULA DE YUCATÁN

A LAS ORGANIZACIONES DE LA SOCIEDAD CIVIL

A LA SOCIEDAD EN GENERAL

Noso­tras y noso­tros, indí­ge­nas que somos par­te del pue­blo maya de la penín­su­la de Yuca­tán y que inte­gra­mos la Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíin­bal, levan­ta­mos la voz para denun­ciar los mega­pro­yec­tos empre­sa­ria­les que tie­nen como fina­li­dad des­po­jar­nos de la tie­rra y el terri­to­rio, luga­res y espa­cios don­de habi­ta­mos, don­de vive y se ali­men­ta nues­tra fami­lia, don­de hace­mos la mil­pa que here­da­mos de los abue­los y abue­las, don­de cele­bra­mos nues­tros ritos y vivi­mos nues­tra iden­ti­dad con dig­ni­dad y con pro­fun­do res­pe­to a la madre natu­ra­le­za, don­de con­vi­vi­mos con el aire, el agua, los árbo­les, el maíz, el sol, pero sobre todo, don­de cre­ce la semi­lla del futu­ro; en la Asam­blea esta­mos con­ven­ci­dos y lucha­mos por defen­der nues­tro pen­sa­mien­to que diri­ge nues­tras acciones:

¡LA TIERRA NO SE VENDE NI SE RENTA!

En los últi­mos años hemos vis­to con mucha preo­cu­pa­ción que en nues­tros pue­blos y eji­dos lle­ga “gen­te extra­ña” ofre­cien­do dine­ro a cam­bio de ceder­les nues­tras tie­rras para el desa­rro­llo de gran­des pro­yec­tos eóli­cos y foto­vol­tai­cos, o bien, para la cons­truc­ción de gran­jas por­cí­co­las para ali­men­tar a miles de cer­dos de expor­ta­ción; vie­nen a ofre­cer­nos que median­te estos pro­yec­tos vamos a tener empleo, que nos paga­rán bien por la ren­ta o ven­ta de las tie­rras, pero la reali­dad es que lo úni­co que han logra­do es que en algu­nos pue­blos haya divi­sión y enfren­ta­mien­to entre habi­tan­tes, e inclu­so entre fami­lia­res; a los empre­sa­rios no les impor­ta que sus “gran­des desa­rro­llos” defo­res­ten miles de hec­tá­reas de sel­va, con­ta­mi­nen el agua de los ceno­tes, con­ta­mi­nen el aire, con­ta­mi­nen la tie­rra, su úni­ca visión es con­ver­tir en mer­can­cía lo que para noso­tros es sagra­do: ¡ESTA LUCHA ES POR LA DEFENSA DE LA VIDA!

Des­de que ini­ció el pre­sen­te sexe­nio 2018 – 2024, se anun­cian gran­des pro­yec­tos para “deto­nar el desa­rro­llo” del sur­es­te mexi­cano que his­tó­ri­ca­men­te ha esta­do aban­do­na­do. Dicen que, aho­ra sí, la suer­te nos son­ríe por­que nos van a cons­truir un tren y para que nos ale­gre­mos será maya, que aho­ra sí, no nos pode­mos que­jar por­que el “desa­rro­llo” va a lle­gar y vamos a salir de pobres, que el tren maya es un acto de “jus­ti­cia social”, este es uno de los pro­yec­tos prio­ri­ta­rios del pre­sen­te sexe­nio tal como lo indi­ca el plan nacio­nal de desa­rro­llo, fue una deci­sión toma­da de arri­ba para los de aba­jo, ‑como siem­pre se ha hecho- por­que noso­tros en los pue­blos y comu­ni­da­des no hemos soli­ci­ta­do la cons­truc­ción de un tren y mucho menos que sea maya.

Enton­ces:

  • ¿POR QUÉ LA “URGENCIA” DE CONSTRUIR UN TREN?
  • ¿QUIÉNES SOLICITARON LA CONSTRUCCIÓN DEL TREN?
  • ¿A QUIÉN ESTÁ BENEFICIANDO LAS LICITACIONES PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL TREN?
  • ¿LOS IMPACTOS Y DAÑOS AL MEDIO AMBIENTE YA LOS CONOCEMOS?
  • ¿QUÉ SABEMOS DE LOS POLOS DE DESARROLLO Y DE LA MAGNITUD DE ESTOS?
  • ¿CONOCEMOS LAS CONDICIONES MEDIOAMBIENTALES QUE PUEDE SOPORTAR LA ZONA PARA NO COLAPSAR?
  • ¿ENTENDEMOS BIEN QUÉ ES EL “FIBRA” Y CÓMO SE PONE EN RIESGO NUESTRO TERRITORIO?

Estas pre­gun­tas que nadie res­pon­de, tie­nen una sola res­pues­ta y se lla­ma des­po­jo, un des­po­jo que se orde­na des­de el ámbi­to guber­na­men­tal, y sin temor a equi­vo­car­nos, pode­mos ase­gu­rar que hacen uso de la mili­ta­ri­za­ción como “con­co­mi­tan­te”, a la impo­si­ción de los mega­pro­yec­tos. Por ello, denun­cia­mos ante el mun­do, que el Fon­do Nacio­nal del Fomen­to al Turis­mo, (FONATUR), es el garan­te del Esta­do Mexi­cano para lle­var a cabo el des­po­jo de nues­tros pue­blos y la impo­si­ción del mal lla­ma­do Tren Maya; solo bas­te recor­dar, que el Tra­mo 1, de 228 kiló­me­tros con una inver­sión de 15.538 millo­nes de pesos, fue entre­ga­do al con­sor­cio Mota-Engil Méxi­co SAPI de C.V. en con­ve­nio con Chi­na Com­mu­ni­ca­tions Cons­truc­tion Com­pany LTD, Gru­po Cosh S.A. de C.V. Eya­sa S. de R.L de C.V y Gavil Inge­nie­ría S.A.; el Tra­mo 2, de 235 kiló­me­troscon una inver­sión de 18.553 millo­nes de pesos, fue entre­ga­do al con­sor­cio inte­gra­do por Ope­ra­do­ra Car­so (Car­los Slim) Infra­es­truc­tu­ra y Cons­truc­ción (Cic­sa) y FCC Cons­truc­ción; el Tra­mo 3, de 172 kiló­me­tros con una inver­sión de 10,192.9 millo­nes de pesos, fue entre­ga­do al con­sor­cio inte­gra­do por las empre­sas Cons­truc­cio­nes Ura­les S.A. de C.V., Gami Inge­ne­ría e Ins­ta­la­cio­nes S.A. de C.V. y Azvi S.A.U.; el Tra­mo 4, de 257 kiló­me­tros con una inver­sión apro­xi­ma­da de 25 mil millo­nes de pesos, será adju­di­ca­do de for­ma direc­ta por el gobierno de Méxi­co, a la cons­truc­to­ra mexi­ca­naI­CA, com­pa­ñía de cons­truc­ción fun­da­da en 1947 y con ope­ra­cio­nes en una doce­na de paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na, será direc­ta por­que la empre­sa ya cuen­ta con el dere­cho de vía de la auto­pis­ta de Kan­tu­nil- Can­cún; el Tra­mo 5, de 135 kiló­me­tros con una inver­sión sin defi­nir, será entre­ga­do al Fon­do de Inver­sión Black Rock, pues según Jimé­nez Pons, ya tie­ne una ven­ta­ja en la lici­ta­ción de ese seg­men­to del pro­yec­to ferro­via­rio; el Tra­mo 6 y 7, de 510 kiló­me­tros con una inver­sión apro­xi­ma­da de 32 mil millo­nes de pesos, fue entre­ga­do a la Secre­ta­ría de la Defen­sa Nacio­nal (SEDENA), a fin de evi­tar, según ellos, trá­mi­tes buro­crá­ti­cos que alar­guen el pro­ce­so de edi­fi­ca­ción del pro­yec­to ferro­via­rio, así como para aho­rrar cer­ca de 20 por cien­to del cos­to de los tra­mos fina­les. Todas estas empre­sas tie­nen un his­to­rial de des­ho­nes­ti­dad y de corrup­ción que este gobierno no solo no ha que­ri­do inves­ti­gar sino que los ha pre­mia­do con nue­vas opor­tu­ni­da­des al puro esti­lo de los sexe­nios pasados.

Este es el pre­cio del des­po­jo, y la mili­ta­ri­za­ción del País para garan­ti­zar­lo, es algo que no que­re­mos para nues­tros pue­blos y comu­ni­da­des, por lo que hace­mos un lla­ma­do a la soli­da­ri­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, para exi­gir la can­ce­la­ción inme­dia­ta de la cons­truc­ción del Tren Maya.

Noso­tras y noso­tros, como Asam­blea de Defen­so­res del Terri­to­rio Maya Múuch’ Xíin­bal mani­fes­ta­mos que No esta­mos de acuer­do con la cons­truc­ción del tren “maya”, que segui­re­mos toman­do accio­nes lega­les a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal para dete­ner su desa­rro­llo. Nues­tra pos­tu­ra es que NO per­mi­ti­re­mos que nin­gún pro­yec­to inva­da y nos des­po­je de nues­tro terri­to­rio, inclui­do este “tren desa­rro­llis­ta”, NO per­mi­ti­re­mos la des­truc­ción y con­ta­mi­na­ción de nues­tros recur­sos natu­ra­les, NO per­mi­ti­re­mos que se tomen deci­sio­nes por noso­tros y noso­tras, NO per­mi­ti­re­mos que en nom­bre del “desa­rro­llo” se vio­len­ten nues­tros dere­chos con­sa­gra­dos en la Cons­ti­tu­ción de nues­tro país y en las leyes inter­na­cio­na­les, NO per­mi­ti­re­mos que sigan pisan­do nues­tra dig­ni­dad como pue­blos ori­gi­na­rios: ¡ESTA LUCHA ES POR LA DEFENSA DE NUESTRO TERRITORIO Y POR NUESTRAS VIDAS!

FUENTE: Des­In­for­me­mo­nos

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *