Guatemala.Racismo, colo­nia­lis­mo y patriar­ca­do: Covid-19 y pue­blos indí­ge­nas.

Por Kaj­koj Maxi­mo Ba Tiu, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 22 Mayo 2020

Los pue­blos indí­ge­nas, son la mayo­ría de la pobla­ción de Gua­te­ma­la y de otros paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na. Pue­blos que en su mayo­ría, pre­sen­tan nive­les bajos en con­di­cio­nes de vida. Pro­duc­to del racis­mo y la dis­cri­mi­na­ción a la que han sido obje­to duran­te muchos siglos. La Encues­ta Nacio­nal de Con­di­cio­nes de Vida del 2014, demos­tra­ba que el 59.3% de la pobla­ción gua­te­mal­te­ca, se encuen­tra en pobre­za. De estos el 40% son del área urba­na y el 82.5% del área rural. De esta cuen­ta, el infor­me nos pre­sen­ta como resul­ta­do que más del 60% es mul­ti­di­men­sio­nal­men­te pobre.

De acuer­do al Índi­ce de Pobre­za Mul­ti­di­men­sio­nal de 2019. El IPM de Gua­te­ma­la, tomó en cuen­ta cin­co áreas: salud y segu­ri­dad ali­men­ta­ria y nutri­cio­nal, edu­ca­ción, empleo digno, vivien­da y acce­so a ser­vi­cios bási­cos. En el mis­mo infor­me, cons­ta­ta que la pobla­ción de Gua­te­ma­la, sufre entre 8 y nue­ve pri­va­cio­nes a la vez. Esto nos da como resul­ta­do que esta­mos cons­ti­tui­dos por una pobla­ción que no solo vive en pobre­za; sino en mise­ria. Eso sig­ni­fi­ca, que las per­so­nas mul­ti­di­men­sio­nal­men­te pobres en pro­me­dio están pri­va­das en casi la mitad de los indi­ca­do­res ante­rior­men­te expues­tos.

Quie­nes más pade­cen la situa­ción de pobre­za, son los pue­blos indí­ge­nas y de estos las muje­res, los niños y los ancia­nos, de tal mane­ra, que el infor­me del PNUD, afir­ma que ante el COVID, “el mayor ries­go lo asu­men las per­so­nas que actual­men­te viven en la pobre­za. A pesar de los recien­tes avan­ces en su reduc­ción, apró­xi­ma­da­men­te una de cada cua­tro per­so­nas toda­vía vive en situa­ción de pobre­za mul­ti­di­men­sio­nal o es vul­ne­ra­ble a ella, y más del 40 por cien­to de la pobla­ción mun­dial care­ce de pro­tec­ción social algu­na”. Pone en evi­den­cia que la pobre­za mul­ti­di­men­sio­nal se con­cen­tra en la pobla­ción indí­ge­na y es más del doble que en los no indí­ge­nas, como es el caso de Gua­te­ma­la.

Y como si fue­ra poco, la pan­de­mia, se revi­ta­li­za el racis­mo, la dis­cri­mi­na­ción, la xeno­fo­bia, el patriar­ca­do. Por un lado, como dice Chomsky, “aho­ra mis­mo en Nue­va York, y otros luga­res, médi­cos y enfer­me­ras se ven obli­ga­dos a tomar deci­sio­nes angus­tio­sas sobre a quién matar […] por­que no tie­nen sufi­cien­te equi­pa­mien­to. Y el obs­tácu­lo prin­ci­pal es la fal­ta de res­pi­ra­do­res”. En paí­ses con una mayo­ría pobla­ción indí­ge­na (Méxi­co, Gua­te­ma­la, Ecua­dor, Perú, Boli­via), no exis­ten datos obje­ti­vos de cómo la pan­de­mia, está afec­tan­do no solo la eco­no­mía indí­ge­na, las rela­cio­nes inter comu­ni­ta­rias, y mucho menos datos sobre los posi­bles con­ta­gios en los terri­to­rios, como por ejem­plo: no se sabe con cer­te­za cuan­tos han muer­to este mes, aldea por aldea y de qué. Los datos que se tie­nen actual­men­te, es que en Esta­dos Uni­dos, no hay un dato real sobre la situa­ción del pue­blo Dako­ta en Nue­va York, o la situa­ción de los afro­ame­ri­ca­nos. Pero al mis­mo tiem­po, los posi­bles pro­gra­mas de apo­yo para las per­so­nas y comu­ni­da­des que sufri­rán por la situa­ción eco­nó­mi­ca, no bene­fi­cia­rá a las comu­ni­da­des indí­ge­nas.

Igual está suce­dien­do con las comu­ni­da­des indí­ge­nas de la Sie­rra Ecua­to­ria­na, o la situa­ción de los indí­ge­nas sin con­tac­to en la sel­va ama­zó­ni­ca de Bra­sil, así como la situa­ción de los indí­ge­nas en la región del CAUCA de Colom­bia. En el caso de Gua­te­ma­la, la for­ma en como el pre­si­den­te Giam­ma­tei, tra­tó la pan­de­mia en Patzun y en otras regio­nes indí­ge­nas del país, en don­de no hay datos obje­ti­vos sobre el com­por­ta­mien­to de la pan­de­mia y como está afec­tan­do en los terri­to­rios indí­ge­nas.

Los Esta­dos y los gobier­nos, for­man par­te de todo el Sis­te­ma de las Nacio­nes Uni­das, y por eso deben por lo menos suje­tar­se a estas nor­mas inter­na­cio­na­les, para el tra­ta­mien­to en este caso de pan­de­mias o de otras situa­cio­nes que pue­den vul­ne­rar dere­chos huma­nos uni­ver­sa­les. Y en el caso de pue­blos indí­ge­nas, exis­ten muchos estu­dios que obli­gan a los Esta­dos a no dis­cri­mi­nar a los pue­blos indí­ge­nas, y en este caso, el estu­dio ela­bo­ra­do por el Meca­nis­mo de Exper­tos sobre los Dere­chos de los Pue­blos Indí­ge­nas, de Nacio­nes Uni­das, reco­no­ce lo siguien­te: “el con­cep­to de salud de los pue­blos indí­ge­nas no se sue­le tener en cuen­ta en los sis­te­mas de salud no indí­ge­nas, lo que crea barre­ras impor­tan­tes de acce­so”, ade­más, por­que para los Esta­dos y sus gobier­nos, sobre todo como los nues­tros en don­de la deci­sión está en manos de la cla­se eco­nó­mi­ca, los pue­blos indí­ge­nas siguen sien­do con­si­de­ra­dos como ciu­da­da­nos de segun­do nivel, igual que las muje­res, niños y ancia­nos. 

Infor­mes de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les (CEPAL, OMS, FAO, PNUD, MEDPI) y otros más; nos demues­tran que los pue­blos indí­ge­nas, siguen pade­cien­do los efec­tos de un sis­te­ma racis­ta, colo­nial y patriar­cal. La pan­de­mia nos vuel­ve a retra­tar la reali­dad de los Esta­dos con mayo­ri­ta­ria pobla­ción indí­ge­na y negra. Por eso, es que se afir­ma que la “pan­de­mia es más que una emer­gen­cia sani­ta­ria mun­dial. Es una cri­sis sis­té­mi­ca del desa­rro­llo humano cuyo impac­to sin pre­ce­den­tes se está hacien­do ya paten­te en las dimen­sio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les del desa­rro­llo. Por ello, resul­ta abso­lu­ta­men­te esen­cial poner en prác­ti­ca polí­ti­cas públi­cas diri­gi­das a redu­cir las vul­ne­ra­bi­li­da­des y a fomen­tar las capa­ci­da­des nece­sa­rias para enfren­tar las cri­sis, tan­to a cor­to como a lar­go pla­zo. Nos des­nu­da, la reali­dad de la salud públi­ca y de la edu­ca­ción públi­ca. En el caso de la salud, “los paí­ses más desa­rro­lla­dos –los ubi­ca­dos en la cate­go­ría de desa­rro­llo muy alto- tie­nen un pro­me­dio de 55 camas de hos­pi­tal, más de 30 médi­cos y 81 enfer­me­ros por 10 mil per­so­nas, en com­pa­ra­ción con las 7 camas, 2.5 médi­cos y 6 enfer­me­ras que encon­tra­mos en los paí­ses menos ade­lan­ta­dos. 

Esta se demues­tra en Gua­te­ma­la, por ejem­plo; en las con­fe­ren­cias de pren­sa que da el pre­si­den­te, aun­que real­men­te no son “con­fe­ren­cias”, sino audios o videos pre-gra­ba­dos, con un libre­to esta­ble­ci­do, que se demues­tra en la infor­ma­ción que emi­te, don­de hay una dife­ren­cia entre lo que dice y lo que real­men­te pasa en el país y con una infor­ma­ción ter­gi­ver­sa­da o por lo menos, poco o nada obje­ti­va. Esta es la prác­ti­ca tra­di­cio­nal de paí­ses regi­dos por el auto­ri­ta­ris­mo-mili­tar y una cla­se eco­nó­mi­ca neo­li­be­ral. Si hay datos que no se quie­ren com­par­tir y si se com­par­ten, solo hay que acep­tar­lo como “reli­gio­sa­men­te” sin cri­ti­car­la, así pasa con la reali­dad de las comu­ni­da­des indí­ge­nas, en don­de se les pien­sa como “los sal­va­jes” o “los ocu­pa­do­res de tie­rras”, por ejem­plo. Y cuan­do se pien­sa en salud y edu­ca­ción, para los indí­ge­nas, siem­pre se plan­tea des­de lo urbano hacia lo rural, pero no más.

Tenien­do Esta­dos; racis­tas, colo­nia­lis­ta y patriar­ca­les, poco se dis­cu­ti­rá sobre cómo los terri­to­rios indí­ge­nas, se expe­ri­men­ta la pan­de­mia y por lo tan­to, poco se sabrá si murió alguien a con­se­cuen­cia de la mis­ma, pero ade­más; des­pués que el mode­lo de salud occi­den­tal, des­tru­yó el sis­te­ma de salud comu­ni­ta­ria, hoy los cien­tí­fi­cos tam­bién tra­ta­ran de dar­le expli­ca­ción al coro­na­vi­rus des­de las expe­rien­cia de los pue­blos indí­ge­nas, pero para poder for­ta­le­cer el mode­lo eco­nó­mi­co que se está debi­li­tan­do. Nou­fou­ri: dirá, que “hoy más que nun­ca, nece­si­ta­mos una con­cien­cia de per­te­nen­cia recí­pro­ca a una mis­ma espe­cie y Casa común, que nos per­mi­ta enfren­tar a la espe­cie que aho­ra ame­na­za la exis­ten­cia de la nues­tra y que encuen­tra en el racis­mo a un alia­do natu­ral, por­que des­tru­ye la cohe­sión social y soli­da­ri­dad inter­cul­tu­ral indis­pen­sa­bles para apli­car la últi­ma línea de defen­sa de la que dis­po­ne­mos has­ta el momen­to: el inven­to ára­be de la Cua­ren­te­na”. Los lla­ma­dos “especialistas/​científicos”, no tar­da­ran en pro­po­ner­nos un sin núme­ro de medi­ca­men­tos, que ya los pue­blos indí­ge­nas habían des­cu­bier­to en la anti­güe­dad y lo pon­drán a la ven­ta, algo así, como suce­dió con empre­sas que se dedi­ca­ron a ven­der pro­duc­tos deno­mi­na­dos “com­ple­men­tos ali­men­ti­cios”, como: OMNILIFE, HIERBALIFE, etc., que des­pués de muchos años, comen­za­ron a embo­te­llar medi­ci­na indí­ge­na. En ese momen­to, el cono­ci­mien­to sobre la medi­ci­na que tie­nen los indí­ge­nas le darán un valor eco­nó­mi­co, pero para vol­ver a for­ta­le­cer el sis­te­ma eco­nó­mi­co capi­ta­lis­ta y con­su­mis­ta; mien­tras, los “indios”, segui­rán murien­do o no impor­ta que mue­ran, como es típi­co en sis­te­ma mili­ta­ris­tas, en don­de no impor­ta si son muchos o pocos, al final son indios, los dese­cha­dos de la tie­rra.

Con la lle­ga­da del COVID-19 en los terri­to­rios indí­ge­nas, apa­re­ce de nue­vo la dis­cu­sión sobre la tria­da: racis­mo-colo­nia­lis­mo-patriar­ca­do, como cimien­tos de los actua­les Esta­dos-Nación y se for­ta­le­ce la men­ta­li­dad del “patrón”, “fin­que­ro”, “terra­te­nien­te”, como la rela­ción opre­sor y opri­mi­do, como la figu­ra polí­ti­ca-eco­nó­mi­ca-filo­só­fi­ca, que nos pre­sen­ta la reali­dad de some­ti­mien­to y de la repre­sión en con­tra de los indí­ge­nas. Una figu­ra colo­nial, ante el cual se aga­cha la cabe­za y se le con­si­de­ra como el “san­to pro­tec­tor”, de allí sur­ge el prin­ci­pio que hay que obe­de­cer al pre­si­den­te o a los fun­cio­na­rios de gobierno, por­que dicen la ver­dad, sin pen­sar que repre­sen­tan la bar­ba­rie y el sal­va­jis­mo. Un per­so­na­je que de entra­da, le impor­ta poco, que pri­me­ros que sufri­rán los efec­tos y las cau­sas de la pan­de­mia, son los tra­ba­ja­do­res y cam­pe­si­nos, quie­nes tra­ba­jan en la fin­cas y en las maqui­las o en los gran­des res­tau­ran­tes de la gran­des ciu­da­des del mun­do o los indí­ge­nas que son some­ti­dos a horas de tra­ba­jo en las fin­cas de los terra­te­nien­tes. 

Nacio­nes Uni­das, nos aler­ta, al afir­mar que “si hay algún gru­po al que la cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca­da por la COVID-19 ha afec­ta­do de un modo con­tun­den­te es el de los 1600 millo­nes de per­so­nas que tra­ba­jan en el sec­tor infor­mal, casi la mitad de la fuer­za de tra­ba­jo mun­dial que ascien­de a 3300 millo­nes de indi­vi­duos, sobre un total de 2000 millo­nes a nivel glo­bal. Pero estos efec­tos han sido his­tó­ri­cos, por­que sus cau­sas están en el sis­te­ma capi­ta­lis­ta, por eso; se cri­ti­ca a quie­nes pien­san que hay que vol­ver a la “nor­ma­li­dad”. Qué nor­ma­li­dad, por­que lo que con­si­de­ra­mos nor­mal, es la opre­sión y la pobre­za. Si la nor­ma­li­dad es la explo­ta­ción o el sen­ti­mien­to y pen­sa­mien­to reli­gio­so-orto­do­xo del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, pues enton­ces no que­re­mos vol­ver. Pero si la nor­ma­li­dad es la ins­tau­ra­ción de un nue­vo sis­te­ma basa­do en la soli­da­ri­dad y el apo­yo mutuo y reci­pro­co, enton­ces hay que plan­tear­se nue­vos valo­res y prin­ci­pios que for­ta­lez­can o que re-inven­ten una nue­va éti­ca moral, basa­da en los prin­ci­pios de la natu­ra­le­za y la tie­rra.

Racis­mo-colo­nia­lis­mo y patriar­ca­do, se han rein­ven­ta­do y reac­ti­va­do fuer­te­men­te duran­te este mes a raíz de la pan­de­mia. En “los últi­mos meses con la pan­de­mia, la cua­ren­te­na, las res­tric­cio­nes, los esta­dos de excep­ción, se ha pro­fun­di­za­do una cri­sis gene­ra­da por un sis­te­ma capi­ta­lis­ta de muer­te y domi­na­ción múl­ti­ple, patriar­cal, colo­nial. Esta cri­sis estruc­tu­ral, mucho más gran­de y pro­fun­da que el COVID-19, si bien ha gol­pea­do a toda la huma­ni­dad y pla­ne­ta, tam­bién es nece­sa­rio reco­no­cer que los impac­tos más catas­tró­fi­cos, se dan en los sec­to­res vul­ne­ra­bles e his­tó­ri­ca­men­te exclui­dos de la pobla­ción de Amé­ri­ca Lati­na, y a la Madre Tie­rra fuen­te ince­san­te de explo­ta­ción para extrac­ción de mate­rias pri­mas.

Pen­sar que des­pués de la pan­de­mia, el mun­do cam­bia­rá para bien o por lo menos se tra­za­rá la ruta para un “nue­vo mun­do o nue­vos mun­dos”, está muy lejos de ser reali­dad, pero pode­mos aspi­rar, como lo afir­ma Boa­ven­tu­ra de Sou­sa, a “ima­gi­nar solu­cio­nes demo­crá­ti­cas basa­das en la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va a nivel de vecin­da­rios y las comu­ni­da­des, y en la edu­ca­ción cívi­ca orien­ta­da a la soli­da­ri­dad y coope­ra­ción, y no hacia el empren­de­du­ris­mo y la com­pe­ti­ti­vi­dad a toda cos­ta”. Habrá que pen­sar en nue­vas for­mas de rela­cio­nar­nos con la tie­rra y la natu­ra­le­za. Enton­ces, por qué no aspi­rar a una nue­va for­ma de eco­no­mía fami­liar y comu­ni­ta­ria. Tra­tar de dejar de ser depen­dien­tes de Esta­dos y gobier­nos neo­li­be­ra­les. Esto per­mi­ti­rá a pen­sar­nos a noso­tros mis­mo como capa­ces de salir ade­lan­te. Y que nues­tras voces no sean las mis­mas que les gus­ta escu­char a gobier­nos corrup­tos y neo­li­be­ra­les, como los que sue­len escu­char­se en paí­ses como Gua­te­ma­la. “¡Nece­si­ta­mos ayu­da!”, se escu­cha a una per­so­na gri­tar. Mien­tras que Giam­mat­tei res­pon­de: “Ya va a venir, tran­qui­la su men­te”. Sin embar­go, una mujer le había indi­ca­do que los pro­gra­mas no han lle­ga­do y otra más ase­gu­ra que se que­dó sin tra­ba­jo por la cri­sis del Covid-19”.

El covid-19 tie­ne ros­tro de mujer, de indí­ge­na, de niño, de adul­to, de negro, de pobre y mar­gi­na­do. Sí, es cier­to; que todos somos suje­tos de con­ta­gio, pero no todos podrán pasar el con­ta­gio de la mis­ma for­ma. Pocos tie­nen la posi­bi­li­dad de estar en un buen hos­pi­tal y con las con­di­cio­nes bási­cas para supe­rar la enfer­me­dad. La gran mayo­ría, que vive en situa­cio­nes de ham­bre y des­nu­tri­ción, lle­na­ran los gran­des agu­je­ros en don­de ter­mi­na­ran a su tiem­po los res­tos huma­nos y la mayo­ría como XX. 

La pan­de­mia para la mayo­ría de la pobla­ción pobre del mun­do, es como una gue­rra. Eso quie­re decir, que esta­mos ante un nue­vo geno­ci­dio, impul­sa­do por las gran­des trans­na­cio­na­les y su mode­lo capi­ta­lis­ta quie­nes han des­trui­do con sus fábri­cas y sus indus­trias como la Bayer y Mon­san­to, a la tie­rra y la natu­ra­le­za y por lo con­si­guien­te la vida huma­na, con toda la por­que­ría que ven­den para incre­men­tar sus rique­zas.

“Mien­tras haya capi­ta­lis­mo, habrá colo­nia­lis­mo, patriar­ca­do y racis­mo. Se pier­de la soli­da­ri­dad y el comu­ni­ta­ris­mo y for­ta­le­ce­mos el indi­vi­dua­lis­mo. Por­que, “El Esta­do al tomar medi­das para vigi­lar y res­trin­gir la movi­li­dad con el pre­tex­to de com­ba­tir la pan­de­mia, adqui­ría pode­res exce­si­vos que pon­drían en peli­gro la demo­cra­cia mis­ma” y poco a poco nos vol­ve­ría­mos a acos­tum­brar a estar en terri­to­rios con­tro­la­dos, como hoy suce­de en muchas comu­ni­da­des, en don­de per­so­nas vin­cu­la­das a las con­tra­in­sur­gen­cia de los años 1980, como en Gua­te­ma­la, tie­nen con­trol total sobre la pobla­ción, impo­nien­do sus pro­pios con­tro­les repre­si­vos, ins­ta­lan­do no un sis­te­ma de emer­gen­cia por el covid-19 sino un sis­te­ma de con­trol social para que nadie se suble­ve.

Por si esto fue­ra poco, los pue­blos indí­ge­nas, ade­más de la emer­gen­cia por el covid, siguen pade­cien­do los emba­tes de los fin­que­ros, en Gua­te­ma­la, cons­tan­te­men­te los están des­alo­jan­do de sus tie­rras o hay pro­pues­ta de des­alo­jos, como el acuer­do entre la Aso­cia­ción de Fin­que­ros de las Vera­pa­ces, gober­na­ción depar­ta­men­tal y el sis­te­ma de jus­ti­cia, los des­alo­jos vio­len­tos en la Sie­rra de las Minas, de Baja Vera­paz, des­alo­jos en las fave­las de Bra­sil, des­alo­jos en áreas mar­gi­na­les en Bogo­tá, Colom­bia, etc. No es, como dicen algu­nos exper­tos, que “los pue­blos ori­gi­na­rios […] se están vien­do seria­men­te afec­ta­dos por la Covid-19”, sino que la reali­dad es que los pue­blos indí­ge­nas han sido los más afec­ta­dos por este sis­te­ma y el Covid-19, lo ha veni­do a agu­di­zar más y que vién­do­lo en pers­pec­ti­va, esta­mos ante esce­na­rios mucho más difí­ci­les para los pue­blos indí­ge­nas, los niños, las muje­res, los ancia­nos, etc.

En ese sen­ti­do y en cla­ve de pers­pec­ti­va, para los pue­blos indí­ge­nas se mani­fies­ta un esce­na­rio nada fácil. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta-neo­li­be­ral-extrac­ti­vis­ta, con el afán de recu­pe­rar su eco­no­mía, tra­ta­rá de todas for­mas ingre­sar a los terri­to­rios indí­ge­nas para apro­piar­se de for­ma más voraz de los recur­sos natu­ra­les y con la excu­sa del dis­tan­cia­mien­to social, susu­rra a los oídos de los débi­les para lle­nar los terri­to­rios de ante­nas de celu­la­res por­que la edu­ca­ción se hará de for­ma vir­tual y como para eso se requie­re de ener­gía, impul­sa­rá su plan mar­co para desa­rro­llar el mode­lo ener­gé­ti­co para las gran­des trans­na­cio­na­les, mien­tras tan­to los pue­blos segui­rán murien­do de ham­bre y sucum­bien­do ante la igno­ran­cia.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *