Argen­ti­na. Una oportunidad

Por Juan Car­los Giu­lia­ni*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 mayo 2020

La pre­gun­ta es sen­ci­lla y no admi­te res­pues­tas ambi­guas. ¿La
cele­bra­ción del 210º ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Mayo, repre­sen­ta el
con­ti­nuis­mo de la maque­ta de país neo­co­lo­nial refren­da­do por la Reforma
Cons­ti­tu­cio­nal de 1994, hija del espu­rio Pac­to de Oli­vos o, por el
con­tra­rio, reto­ma las líneas eman­ci­pa­to­rias del pensamiento
nacio­nal, popu­lar y revo­lu­cio­na­rio que nos lega­ra Mariano Moreno en
su Plan de Operaciones?

El 30 de agos­to de 1810 Moreno pre­sen­ta a la Pri­me­ra Jun­ta su Plan de
Ope­ra­cio­nes, un catá­lo­go de nue­ve artícu­los que refle­ja el programa
revo­lu­cio­na­rio de la Ges­ta de Mayo. Su vita­li­dad es de tal mag­ni­tud, que
el prin­ci­pal escri­ba de la cáte­dra libe­ral de la his­to­ria oficial,
Bar­to­lo­mé Mitre, “extra­vió” una repro­duc­ción del manus­cri­to halla­da en
el Archi­vo de Indias de Sevi­lla. Recién en 1896 el doc­tor Norberto
Piñe­ro lo publi­có uti­li­zan­do otra copia que se le envia­ra des­de España.

Moreno pro­po­nía una serie de expro­pia­cio­nes a las gran­des for­tu­nas y
plan­tea­ba polí­ti­cas de nacio­na­lis­mo eco­nó­mi­co y proteccionismo
indus­trial para hacer sus­ten­ta­ble el pro­ce­so trans­for­ma­dor. “La
mode­ra­ción fue­ra de tiem­po no es cor­du­ra, ni es una ver­dad; al
con­tra­rio, es una debi­li­dad cuan­do se adop­ta un sis­te­ma que sus
cir­cuns­tan­cias no lo requie­ren; jamás en nin­gún tiem­po de revo­lu­ción, se
vio adop­ta­da por los gober­nan­tes la mode­ra­ción ni la tolerancia”,
afir­ma en la pre­sen­ta­ción del docu­men­to a la Jun­ta Guber­na­ti­va de las
Pro­vin­cias Uni­das del Río de la Plata.

“El mejor gobierno, for­ma y cos­tum­bre de una Nación es aquel que hace
feliz mayor núme­ro de indi­vi­duos; y que la mejor for­ma y cos­tum­bres son
aque­llas que adop­ta el mis­mo núme­ro, for­man­do el mejor con­cep­to de su
sis­te­ma; igual­men­te es máxi­ma apro­ba­da, y dis­cu­ti­da por los mejores
filó­so­fos y gran­des polí­ti­cos, que las for­tu­nas agi­gan­ta­das en pocos
indi­vi­duos, a pro­por­ción de lo gran­de de un Esta­do, no sólo son
per­ni­cio­sas, sino que sir­ven de rui­na a la socie­dad civil”, reza el
artícu­lo 6 del Plan de Operaciones.

En medio de la pan­de­mia por el COVID-19 vale la pena vol­ver a
inte­rro­gar­se: ¿Exis­te la volun­tad polí­ti­ca de esta­ble­cer una nueva
nor­ma­li­dad que no sea igual a la injus­ti­cia social anterior?

¿El espí­ri­tu huma­nis­ta y trans­for­ma­dor de la Cons­ti­tu­ción de 1949 no
debe­ría pre­si­dir cual­quier inten­to de sali­da de la cri­sis que consulte
los intere­ses populares?

El terri­to­rio en dispu­ta pare­ce ancho y ajeno aun­que el pue­blo, en
sus dis­tin­tas mani­fes­ta­cio­nes, con las res­tric­cio­nes impues­tas por el
Ais­la­mien­to Social, Pre­ven­ti­vo y Obli­ga­to­rio, no resig­na los espacios
que ha gana­do por dere­cho pro­pio y se apres­ta a librar un nue­vo round en
su his­tó­ri­ca pul­sea­da con el poder oligárquico.

Las ollas popu­la­res que pro­li­fe­ran por todo el país sim­bo­li­zan, mejor
que mil pala­bras, la dimen­sión del ham­bre que azo­ta a millo­nes de
com­pa­trio­tas. A su alre­de­dor se con­gre­gan en una cre­mo­nia colectiva
hom­bres y muje­res que ponen el cuer­po a la intem­pe­rie de la
mar­gi­na­li­dad; desa­fían la cua­ren­te­na que no se pue­de cum­plir en las
villas de emer­gen­cia, asen­ta­mien­tos o barria­das popu­la­res. Por­que hay
pobre­za, fal­ta espa­cio y sobran penu­rias; viven haci­na­dos, no existe
con­fort; hay que lle­nar la pan­za con algo calien­te y con­se­guir abri­go en
estos días de frío.

Y lo hacen sin per­der la espe­ran­za de que des­pués del virus algo va a
cam­biar. Que sea para bien, por la posi­ti­va, para mejo­rar su situación,
depen­de­rá en gran medi­da de la capa­ci­dad que exis­ta para tra­du­cir en
polí­ti­ca de masas los nive­les de orga­ni­za­ción y participación
des­ple­ga­dos por el Movi­mien­to Popu­lar des­de el 2001 has­ta acá.

Exis­te una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca para inten­tar que los gana­do­res no sean los mis­mos de siem­pre y se pue­da dar vuel­ta la taba.

Para empe­zar a dis­cu­tir des­de una pers­pec­ti­va dife­ren­te la rela­ción entre capi­tal, tra­ba­jo y ambiente.

Para pro­mo­ver un Pac­to Cons­ti­tu­yen­te capaz de desa­rro­llar un Pro­yec­to de Eman­ci­pa­ción Nacional.

Para que el final de la pes­te trai­ga la nove­dad de que empe­za­mos a resem­brar semi­llas de Jus­ti­cia Social en nues­tra tierra.

Des­de dis­tin­tas ver­tien­tes del pen­sa­mien­to crí­ti­co se vienen
pro­po­nien­do algu­nas líneas de inter­ven­ción en la coyun­tu­ra con el
enten­di­mien­to que es el momen­to opor­tuno de pro­vo­car un cam­bio drástico
en la matriz distributiva.

Sin­di­ca­tos de dife­ren­tes cen­tra­les obre­ras, orga­ni­za­cio­nes socia­les y
Pymes pre­sen­ta­ron el 1º de mayo el “Mani­fies­to Nacio­nal por la
Sobe­ra­nía, el Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción”. Los ejes de las políticas
sobe­ra­nas que pro­po­nen son los de Sobe­ra­nía Ali­men­ta­ria; Soberanía
Mone­ta­ria y Finan­cie­ra; Sobe­ra­nía Fis­cal; Sobe­ra­nía Productiva;
Sobe­ra­nía Ener­gé­ti­ca y Sobe­ra­nía Marí­ti­ma. Ade­más plan­tean un Piso de
Ingre­sos Garan­ti­za­do; Acce­so a la Vivien­da Dig­na y Planificación
Territorial.

La pro­pues­ta “Hacia un Sala­rio Uni­ver­sal para afron­tar la
Emer­gen­cia”, des­ta­ca cua­tro pila­res de acción con­cre­ta: Ren­ta Básica
Uni­ver­sal, Impues­to a la Rique­za, Sus­pen­sión de los pagos de la Deuda
Públi­ca y una mayor Demo­cra­ti­za­ción para afron­tar la crisis.

La ini­cia­ti­va “Hacia un Gran Pac­to Eco­so­cial y Eco­nó­mi­co”, plantea
cin­co ejes como pun­to de par­ti­da: Ingre­so Ciu­da­dano Uni­ver­sal; Reforma
Tri­bu­ta­ria Pro­gre­si­va; Sus­pen­sión de pagos de Deu­da Exter­na; Sistema
Nacio­nal Públi­co de Cui­da­dos y Tran­si­ción Socio­eco­ló­gi­ca Radical.

La Auto­con­vo­ca­to­ria por la Sus­pen­sión del Pago e Inves­ti­ga­ción de la Deu­da, bajo el lema El
pue­blo tie­ne dere­cho a saber de qué se tra­ta, para no pagar lo que no
debe”, es taxa­ti­va: “El Gobierno se enca­mi­na a ceder. Todos estos
sec­to­res en dispu­ta (FMI, Fon­dos de Inver­sión, Gobierno) coin­ci­den en
que se pague y que sea a libro cerra­do. No acep­ta­mos que sólo exis­ta la
opción de pagar. Nues­tra prio­ri­dad es la vida del pue­blo y de la
natu­ra­le­za. Lo que nos recla­man nun­ca fue para bene­fi­cio nuestro”.

En cual­quier caso, se tra­ta de cons­truir una agen­da de nuevo
tipo hacia una tran­si­ción jus­ta, que cuen­te con la participación
popu­lar; que logre unir nue­vas y vie­jas luchas, socia­les e
inter­cul­tu­ra­les, femi­nis­tas y eco­lo­gis­tas; impul­san­do un nue­vo diálogo
Nor­te-Sur, Cen­tro-Peri­fe­ria en cla­ve de autodeterminación.

El úni­co sen­ti­do vale­de­ro y pro­duc­ti­vo de con­me­mo­rar este nuevo
ani­ver­sa­rio de la Revo­lu­ción de Mayo es res­ca­tar, revi­vir y actualizar
el plan de libe­ra­ción incon­clu­so que idea­ron los fun­da­do­res de la
Patria.

*Vocal de la Comi­sión Eje­cu­ti­va Regio­nal de la CTA Autónoma
Río Cuar­to. Con­gre­sal Nacio­nal de la CTA‑A en repre­sen­ta­ción de la
pro­vin­cia de Córdoba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *