Argen­ti­na. La nue­va nor­ma­li­dad es el tiro­neo de la fra­za­da corta

Por Ale­jan­dro Ber­co­vich*/​Resu­men Latinoamericano/​23 de mayo 2020 .- .

Esta tar­de, cuan­do Wall Street can­te default, nin­gún finan­cis­ta va a tirar­se por la ven­ta­na de un ras­ca­cie­los como en las pelí­cu­las de los años 30. No solo por­que el Covid-19 vació los pisos altos de la City por­te­ña y de Manhat­tan sino ante todo por la sor­pre­sa que dio Blac­krock, el mayor fon­do de inver­sión del mun­do. Su deci­sión de acep­tar una qui­ta mayor a la que admi­tía ape­nas tres sema­nas atrás puso por pri­me­ra vez al Gobierno a un paso de cerrar la rene­go­cia­ción de la deu­da sin ceder en lo cen­tral: la reba­ja de intereses.

Aun­que evi­tan mos­trar­se las car­tas y advier­ten que todo pue­de colap­sar de un momen­to a otro, tan­to los acree­do­res como los nego­cia­do­res ofi­cia­les apues­tan a un arre­glo den­tro de pocos días. Si final­men­te ocu­rre, Mar­tín Guz­mán habrá alcan­za­do la meta que se pro­pu­so cuan­do asu­mió como minis­tro. Alber­to Fer­nán­dez, en cam­bio, recién se va a poder sen­tar a prac­ti­car con algu­na cer­te­za el depor­te que pro­me­te sig­nar toda su ges­tión: el tiro­neo de la fra­za­da cor­ta. Todo un desa­fío social y polí­ti­co para su Argen­ti­na Uni­da pero Ajus­ta­da, que ya debió dige­rir el vir­tual con­ge­la­mien­to de las jubi­la­cio­nes y que tam­bién exhi­be una pacien­cia zen ante las reba­jas sala­ria­les y la sus­pen­sión sine die de las paritarias.

La puja dis­tri­bu­ti­va que vie­ne, coro­na­vi­rus median­te, pro­me­te desa­rro­llar­se como nun­ca antes den­tro del Esta­do. Es el resul­ta­do lógi­co de una situa­ción nue­va, que cuan­ti­fi­có el soció­lo­go Daniel Sch­tein­gart: el 89% de pobla­ción vive en hoga­res don­de al menos un miem­bro per­ci­be algún dine­ro públi­co. Ya no son solo los emplea­dos públi­cos, los jubi­la­dos y pen­sio­na­dos y los bene­fi­cia­rios de pro­gra­mas de asis­ten­cia social. Aho­ra se les suma­ron quie­nes cobran el Ingre­so Fami­liar de Emer­gen­cia ( IFE), quie­nes reci­bie­ron el cré­di­to a tasa cero para autó­no­mos y quie­nes cobra­ron la mitad de sus suel­dos gra­cias al plan de Asis­ten­cia al Tra­ba­jo y la Pro­duc­ción ( ATP), como los emplea­dos de Pol­ka, de la Orga­ni­za­ción Techint y has­ta de la Socie­dad Rural.

El pro­ble­ma, una vez más, es quién paga todo eso. Y es en ese pun­to don­de los ner­vios se cris­pa­rán ape­nas ter­mi­na­da la dis­cu­sión con los bonis­tas, impues­to a las gran­des for­tu­nas median­te. El esta­blish­ment pro­me­te com­ba­tir ese pro­yec­to con uñas y dien­tes y apro­ve­chó una idea que sugi­rió por Twit­ter la dipu­tada Fer­nan­da Valle­jos para adver­tir­lo. La pro­pues­ta, para nada excén­tri­ca (que el Esta­do man­ten­ga a flo­te a empre­sas en cri­sis a cam­bio de una par­ti­ci­pa­ción accio­na­ria, como está a pun­to de hacer Ange­la Mer­kel con Lufthan­sa o como hizo Giu­sep­pe Con­te con Ali­ta­lia), fue pre­sen­ta­da por sus por­ta­vo­ces casi como un revi­val de aquel alar­deo cari­be­ño de Hugo Chá­vez al gri­to de “expró­pie­se”.

Cru­da realidad

El Fon­do Mone­ta­rio vol­vió a sor­pren­der, igual que cuan­do recla­mó un “recor­te sus­tan­cial” a los acree­do­res, al publi­car ante­ayer un paper don­de sugie­re a los gobier­nos de sus paí­ses miem­bros “con­si­de­rar incre­men­tar las alí­cuo­tas más altas del impues­to a las ganan­cias o las del impues­to a la rique­za o al patri­mo­nio, qui­zás median­te un ‘recar­go soli­da­rio’”. Máxi­mo Kirch­ner y Car­los Heller podrían cele­brar la coin­ci­den­cia: su pro­yec­to, tal como se infor­mó en esta colum­na el vier­nes pasa­do, deno­mi­na exac­ta­men­te así al nue­vo tributo.

Lo más sor­pren­den­te del infor­me del FMI, sin embar­go, es lo que reco­mien­da para los com­bus­ti­bles. Dice que “los bajos pre­cios del cru­do actual­men­te per­mi­ten ele­var los impues­tos sobre el com­bus­ti­ble sin que suban los pre­cios al con­su­mi­dor”. Es decir, la solu­ción alter­na­ti­va al “barril crio­llo” que esta­ble­ció el Gobierno esta sema­na. En vez de un pre­cio sos­tén, un impues­to. En vez de un sub­si­dio de todos los con­su­mi­do­res de naf­ta y gasoil a las petro­le­ras para que no echen ope­ra­rios, una tasa que even­tual­men­te podría man­te­ner­los en sus casas con el mis­mo sala­rio y sin bene­fi­ciar a pri­va­dos en un con­tex­to de seve­ra sequía de ingresos.

Entre los due­ños de las cin­co mayo­res for­tu­nas de la Argen­ti­na, según el ran­king que se tome, hay dos o tres petro­le­ros. La cru­da reali­dad es que se verán bene­fi­cia­dos por la deci­sión de Matías Kul­fas de ins­tru­men­tar el barril crio­llo para evi­tar que colap­se YPF. Uno de ellos, Pao­lo Roc­ca, ya bebió de la teta del Esta­do este mes, cuan­do le apro­ba­ron el ATP para sus emplea­dos. Inclu­so pese a su pré­di­ca con­tra la cua­ren­te­na, como la que des­ple­gó jun­to a Car­los Bacher en una reu­nión con direc­ti­vos el mar­tes en su sede de Cata­li­nas. Tam­po­co lo pri­vó del bene­fi­cio la trein­te­na de des­pi­dos que pro­du­jo una sub­si­dia­ria de Tena­ris­Si­der­ca en Cam­pa­na, de la cual Clau­dio Moro­ni dijo el mar­tes “no estar al tanto”.

Por la baja de reten­cio­nes y el con­ge­la­mien­to del impues­to a los com­bus­ti­bles que intro­du­jo el decre­to del barril crio­llo, según las pla­ni­llas que cir­cu­lan den­tro del mis­mo Pala­cio de Hacien­da, el Esta­do deja­rá de recau­dar unos $10.000 millo­nes entre junio y setiem­bre. Un mon­to sufi­cien­te para incluir a un millón de bene­fi­cia­rios más en el IFE, que entre­ga $10.000 a quie­nes se que­da­ron col­ga­dos del pin­cel por la cua­ren­te­na. O para exten­der­lo a los cón­yu­ges de quie­nes ya lo cobran y que fue­ron recha­za­dos por el sis­te­ma de la ANSES, a dife­ren­cia de lo que ocu­rre con los emplea­dos en blan­co bene­fi­cia­rios del ATP, que pue­den embol­sar sin res­tric­cio­nes has­ta $33.750 cada uno aun casados.

Pelo y barba

El nom­bre del pre­si­den­te de YPF, Gui­ller­mo Niel­sen, apa­re­ció por estas horas fre­né­ti­cas en varias con­ver­sa­cio­nes por Whatsapp y no pre­ci­sa­men­te por el barril crio­llo. El jefe de uno de los tres agru­pa­mien­tos de acree­do­res que nego­cia con Eco­no­mía se encar­gó de difun­dir, ante­ayer a media maña­na, un rumor: que el Gobierno paga­ría el ven­ci­mien­to de hoy, que Guz­mán renun­cia­ría y que los reem­pla­zan­tes serían él o Emma­nuel Álva­rez Agis.

-Tenés mi pala­bra de que eso no va a pasar. Y deci­les a tus socios que se jodan por ser tan inep­tos de com­prar­les bonos al mejor equi­po de los últi­mos 50 años con un cupón del 6%. El mila­gro es que hayan cobra­do un cupón ‑le res­pon­dió el pro­pio Álva­rez Agis al ban­que­ro cuan­do lo con­sul­tó direc­ta­men­te a él si era cierto.

Más allá de la ani­mo­si­dad que pue­da sen­tir hacia Guz­mán el finan­cis­ta, sobre todo des­pués de la sor­pre­sa de Blac­kRock, el epi­so­dio vol­vió a exhi­bir una fisu­ra en el ofi­cia­lis­mo que obli­gó a Alber­to Fer­nán­dez a decir, en una entre­vis­ta diez días atrás, que el úni­co nego­cia­dor habi­li­ta­do era el minis­tro de Eco­no­mía. Fue un pedi­do del pro­pio jefe del Pala­cio de Hacien­da, har­to de que lo puen­tea­ran vía Ser­gio Mas­sa y los eco­no­mis­tas que lo asesoran.

¿Habrá cupón PBI como hubo en 2005 con Niel­sen, en caso de que haya acuer­do final­men­te? Es una de las dis­cu­sio­nes que segui­rán hoy, por­que en Eco­no­mía lo con­si­de­ran inacep­ta­ble tal como lo plan­teó uno de los tres agru­pa­mien­tos pero no le ter­mi­nan de cerrar la puer­ta si sir­ve para acer­car posi­cio­nes. Tal como lo pro­pu­so ese gru­po (los “tene­do­res de bonos del can­je”), es un cupón que se sigue el PBI en dóla­res y no el real, para evi­tar el tru­co more­nis­ta de men­tir con la infla­ción. El pro­ble­ma es que se gati­lla­ría con las apre­cia­cio­nes cam­bia­rias como las que sue­le tener Argen­ti­na cada tan­to. Algo que rela­ti­vi­za­ría el “cor­te de pelo” que pro­po­ne el Gobierno, tal como lo deno­mi­nan en la jer­ga de Wall Street.

La cues­tión es si se podrán cobrar impues­tos adi­cio­na­les o no para aten­der la emer­gen­cia y la nue­va nor­ma­li­dad, con el Esta­do mucho más exi­gi­do. Quien reapa­re­ció para res­pon­der nega­ti­va­men­te a esa pre­gun­ta es el exti­tu­lar de la AFIP has­ta el final del gobierno de Mau­ri­cio Macri, Leo­nar­do Cuc­cio­li. «Hay un sec­tor en la diri­gen­cia argen­ti­na que cree que es gra­tis aumen­tar los impues­tos a quien tie­ne dine­ro», dijo Cuc­cio­li. Y agre­gó: «Se ve como algo lógi­co y moral. El tema es a par­tir de qué base, por­que lle­ga un momen­to que no tie­ne sentido».

Como todo, es opi­na­ble. El tema es dón­de lo dijo. Fue en un semi­na­rio vir­tual de MBP Part­ners, un bufe­te de abo­ga­dos que ofre­ce ase­so­ra­mien­to a gran­des inver­so­res para “opti­mi­zar su pago de impues­tos”. Es decir, para mini­mi­zar­lo. Un estu­dio nue­vo pero inno­va­dor: tie­ne filial y corres­pon­sa­les muy acti­vos en Para­guay, jus­to el país al que deci­die­ron mudar­se ‑solo fis­cal­men­te, cla­ro- al menos dos doce­nas de mag­na­tes argen­ti­nos el año pasado.

En la char­la de MBP Part­ners estu­vo tam­bién Jime­na de la Torre, actual ase­so­ra de Cris­tian Riton­do y anti­gua cola­bo­ra­do­ra de Cuc­cio­li en la AFIP. Antes, al prin­ci­pio del macris­mo, había pasa­do por la Uni­dad de Infor­ma­ción Finan­cie­ra (UIF), el orga­nis­mo anti­la­va­do. Una incom­pa­ti­bi­li­dad que podría ser anec­dó­ti­ca, como el default para Guz­mán, pero que en tiem­pos de fra­za­da cor­ta roza lo inmoral.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *