Argen­ti­na. «En todo el mun­do va a haber una situa­ción de caí­da en default, una cesa­ción de pagos inmensa»

Por Mario Her­nan­dez */​Resu­men Latinoamericano/​23 de mayo 2020 .- .

Entre­vis­ta al eco­no­mis­ta polí­ti­co Julio Gambina 

sobre la deu­da argentina

M.H.: Te con­vo­ca­mos una vez más para que nos expli­ques en dón­de esta­mos para­dos res­pec­to de la nego­cia­ción que ha enca­ra­do el gobierno argen­tino de la deu­da externa.

J.G.: Cuan­do pre­sen­ta­ron la pro­pues­ta el 17 de abril el Pre­si­den­te dijo “esta­mos en default vir­tual” o sea en cesa­ción de pagos vir­tual. La pro­pues­ta fue pre­sen­ta­da en abril y ven­ció el 8 de mayo y aho­ra se ha pro­rro­ga­do has­ta el pró­xi­mo 22 de mayo don­de Argen­ti­na tie­ne que pagar el ven­ci­mien­to del 22 de abril, pero tie­ne una pró­rro­ga de 30 días, por eso si no paga el 22 de mayo el default vir­tual se trans­for­ma en default real.

El Pre­si­den­te ha dicho que la Argen­ti­na man­tie­ne la pro­pues­ta hecha a los acree­do­res exter­nos has­ta tan­to pre­sen­ten una con­tra­pro­pues­ta. Hay un cli­ma de expec­ta­ti­va de que los acree­do­res tene­do­res de títu­los de la deu­da públi­ca argen­ti­na dola­ri­za­da y de legis­la­ción extran­je­ra pre­sen­ten una contrapropuesta.[1]

Mien­tras está esa expec­ta­ti­va baja un poco el ries­go país de la Argen­ti­na. La hipo­té­ti­ca tasa de inte­rés que paga una empre­sa argen­ti­na o el Esta­do argen­tino si es que lle­ga a con­se­guir algún prés­ta­mo, es una tasa menor a la que había hace unas sema­nas. Pero hay que tener en cuen­ta algu­nas pre­ci­sio­nes, la deu­da que se está nego­cian­do es ape­nas el 20% de la deu­da públi­ca total, no sub­es­ti­mo el tema pero es nada más que el 20%. Son más o menos unos 68.000 millo­nes de dóla­res. La deu­da con los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les que inclu­ye al FMI es algo así como 73.000 millo­nes de dóla­res, esa deu­da tam­bién está en nego­cia­ción pero ahí no hay nin­gu­na expec­ta­ti­va de bajar deu­da de capi­tal, o intere­ses, cuan­do mucho lo que podría haber, y esto lo digo muy en poten­cial, es una pos­ter­ga­ción de ven­ci­mien­tos, que no ocu­rren en el cor­to pla­zo de mane­ra impor­tan­te sino en 2021/​2/​3.

Aun­que en pleno perío­do de nego­cia­ción el gobierno pagó hace un par de sema­nas 320 millo­nes de dóla­res. Dicho así pare­ce has­ta poco, por­que 320 millo­nes en el mar­co de deber­le más de 44.000 millo­nes al FMI y unos 73.000 millo­nes a todos los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, pare­ce poco, pero si mul­ti­pli­ca­mos los 320 millo­nes de dóla­res por unos 70 pesos por dólar tene­mos más de 22.000 millo­nes de pesos. Enton­ces yo con­vo­co a la ima­gi­na­ción a pen­sar cuán­to le ven­drían de bien a los movi­mien­tos socia­les, coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción, de vivien­da, de diver­so tipo que hay en las barria­das popu­la­res de todo el país; podría­mos tener un plan de expan­sión pro­duc­ti­vo de la Eco­no­mía popu­lar, de empre­sas recu­pe­ra­das para esti­mu­lar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, para desa­rro­llos pro­duc­ti­vos que satis­fa­gan las nece­si­da­des de la población.

Lo digo de este modo por­que a veces no se toma sufi­cien­te con­cien­cia del peso que tie­nen estos pagos. Y eso que estoy hablan­do del pago de esta sema­na, por­que en diciem­bre una de las pri­me­ras leyes que se apro­ba­ron fue la lla­ma­da “Ley de soli­da­ri­dad” por la que el Par­la­men­to auto­ri­zó por abru­ma­do­ra mayo­ría, solo con el voto nega­ti­vo de la izquier­da, a que se des­ti­na­ran más de 4.500 millo­nes de dóla­res al pago de la deu­da mien­tras se negociaba.

Si nos preo­cu­pan 320 millo­nes paga­dos al FMI, ima­gi­na­te lo que repre­sen­ta en pesos haber paga­do más de 4.000 millo­nes de dóla­res de deu­da des­de que comen­zó el gobierno Fernández.

Con esto quie­ro salir al cru­ce a los que dicen que en la Argen­ti­na no hay dine­ro para pen­sar en un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca. Yo digo que el dine­ro está, lo que ocu­rre es que se vie­ne uti­li­zan­do para can­ce­lar la deu­da que el pro­pio gobierno dice que es impa­ga­ble y has­ta el pro­pio FMI tam­bién. Si es impa­ga­ble la pre­gun­ta es por qué se paga lo que es impa­ga­ble, por­que si hicié­ra­mos una audi­to­ría a fon­do de la deu­da com­pro­ba­ría­mos que es ile­gí­ti­ma, ile­gal y odiosa.

M.H.: La pro­pues­ta del gobierno a los fon­dos pri­va­dos ha teni­do muy poca acep­ta­ción. El domin­go pasa­do Cla­rín habla­ba del 12%.

J.G.: Es mucho menos, el 12% es del total, pero en reali­dad los que acep­ta­ron son en gene­ral tene­do­res nacio­na­les de la deu­da públi­ca dola­ri­za­da de legis­la­ción extran­je­ra, de los de afue­ra prác­ti­ca­men­te no acep­tó ninguno.

M.H.: Inclu­so el Minis­tro Guz­mán dio a cono­cer a tra­vés del Finan­cial Times, la con­tra­pro­pues­ta del Fon­do Black Rock, que se ha trans­for­ma­do en una espe­cie de Paul Sin­ger, que prác­ti­ca­men­te plan­tea­ba una reduc­ción del 8% con­tra la pro­pues­ta del gobierno. ¿Cómo pen­sás que va a ter­mi­nar este pro­ce­so el pró­xi­mo 22 de mayo?

J.G.: El gobierno hizo una pro­pues­ta, pidió 3 años de gra­cia, des­con­tar un 5% del capi­tal y el 60% de los intere­ses que debie­ran pagar­se en estos 3 años de gra­cia y, por lo tan­to, entre­ga­ría­mos nue­vos títu­los con una qui­ta del 5% y con una nue­va tasa que va del 0,5 al 4,75% algo así como un pro­me­dio del 2,73%. Lo digo de ese modo por­que son 10 títu­los, 5 en dóla­res y 5 en euros, con tasas de inte­rés dife­ren­cia­das, ven­ci­mien­tos de capi­tal dife­ren­cia­dos, con títu­los que ven­cen has­ta el 2047 cuan­do aho­ra hay títu­los que ven­cen en el 2117.

Esa es la pro­pues­ta del gobierno, en total es una qui­ta de 41.000 millo­nes de dóla­res. Los titu­la­res de los bonos argen­ti­nos no quie­ren eso y van a hacer una con­tra­ofer­ta. O piden un “endul­zan­te”, que se la hagan más livia­na, eso se tra­du­ce en que haya menos tiem­po de “gra­cia” que en vez de ser 3 años sea uno o uno y medio, que haya menos qui­ta de capi­tal, en vez de pagar el 95% que se reco­noz­ca el 100%, cuan­do en reali­dad son bonos que han sido com­pra­dos por deba­jo, enton­ces nin­guno pagó el 100%. Y la tasa de inte­rés en vez de pagar a un pro­me­dio del 2,73% que se baje al 5%.

Eso piden aho­ra, en un tiem­po que en el mun­do va a cre­cer la cesa­ción de pagos de los paí­ses. El Ban­co Cen­tral euro­peo hace unos 15 días dis­mi­nu­yó el tipo de garan­tía que le pide a los Esta­dos capi­ta­lis­tas desa­rro­lla­dos como Ita­lia, que es par­te del G7 y obvia­men­te del G20, es la ter­ce­ra poten­cia de la Euro­pa Uni­da, lue­go de Fran­cia y Ale­ma­nia. Ita­lia tie­ne más del 100% de deu­da res­pec­to del PBI, está en una situa­ción de ban­ca­rro­ta y la pers­pec­ti­va euro­pea es dra­má­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta de la recesión.

Enton­ces, en todo el mun­do va a haber una situa­ción de caí­da en default, una cesa­ción de pagos inmen­sa. Has­ta el FMI, que nun­ca lo hace, solo lo hizo en 2005 para un con­jun­to de paí­ses muy pobres, aho­ra tam­bién está pidien­do con­do­na­cio­nes de deu­das para paí­ses muy empobrecidos.

La situa­ción es muy com­ple­ja des­de la deu­da a todo nivel y los fon­dos están pre­sio­nan­do por­que ven que hay con­di­cio­nes para pre­sio­nar. Cuan­do se habla de nego­cia­ción es que uno ofre­ce, el otro con­tra­ofer­ta y se encuen­tra un pun­to medio. Se está nego­cian­do por­que están estos datos de la reali­dad de que está bajan­do el ries­go país, que están aumen­tan­do las coti­za­cio­nes de los bonos, en un mar­co de caí­da muy fuer­te, por­que la sen­sa­ción es que se va a arre­glar. El FMI hoy vuel­ve a decir que el gobierno argen­tino está hacien­do las cosas bien, por­que el Fon­do tam­bién quie­re que los que ten­gan el cos­to del arre­glo de la deu­da sean los fon­dos pri­va­dos, el Fon­do no quie­re per­der nada, quie­re cobrar todo y ha dicho que la Argen­ti­na tie­ne que lograr una qui­ta de entre 55.000 y 85.000 millo­nes de dóla­res. Si le acep­tan esta pro­pues­ta los fon­dos pri­va­dos, ahí hay 41.000 millo­nes para la dis­mi­nu­ción, así que hay que pre­gun­tar­se quié­nes otros van a perder.

Para eso tenés que mirar al res­to de la deu­da, si a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les se les deben 73.000 millo­nes de dóla­res y a los fon­dos pri­va­dos 68.000 millo­nes hay otros 140.000 millo­nes de dóla­res que están en la Argen­ti­na, bue­na par­te en Ban­cos esta­ta­les, gran par­te en el Anses.

M.H.: Un Anses que se sigue des­fi­nan­cian­do por­que el Esta­do paga par­te de los sala­rios a los tra­ba­ja­do­res de las empre­sas pri­va­das con fon­dos que salen de ahí.

J.G.: De la segu­ri­dad social, por eso hay que pen­sar que en este meca­nis­mo de la deu­da el gran bene­fi­cia­do quie­re ser el FMI, y lo que hay que pre­gun­tar­se es por qué no se dis­cu­te el acuer­do con el FMI, ese es un acuer­do en con­tra del país. El Fon­do des­em­bol­só 44.000 millo­nes de dóla­res en un poqui­to más de un año. ¿A dón­de están? Los fuga­ron. Si ese prés­ta­mo hubie­ra ser­vi­do para infra­es­truc­tu­ra, carre­te­ras, puen­tes, puer­tos, desa­rro­llo fabril, hos­pi­ta­les, escue­las, pero nada de eso. Enton­ces es un acuer­do espu­rio, que habría que inves­ti­gar no solo recha­zar el acuer­do con el FMI, sino res­pon­sa­bi­li­zar a los irres­pon­sa­bles que hicie­ron eso. Men­cio­né recién un prés­ta­mo, una deu­da has­ta el 2117, ¿por qué Argen­ti­na tomó deu­da a cien años a más del 7% de inte­rés cuan­do la tasa en el mun­do esta­ba en cero? Es un prés­ta­mo usurario.

M.H.: Dicen que fue un prés­ta­mo suge­ri­do a Luis Capu­to por sus ante­rio­res patro­nes, gran­des inver­so­res que tenían dine­ro sobrante.

J.G.: Por eso digo, son irres­pon­sa­bles que hicie­ron esto que nos tras­la­dan el pro­ble­ma al con­jun­to de la socie­dad argen­ti­na. Muchí­si­mos par­ti­ci­pa­mos en una cam­pa­ña por la sus­pen­sión de los pagos y la audi­to­ría inte­gral de la deu­da con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na. En su momen­to se dijo que el Ban­co Cen­tral esta­ba hacien­do una inves­ti­ga­ción de la deu­da, sería bueno que vaya infor­man­do, algún papel pre­li­mi­nar; el Ban­co Cen­tral tie­ne todos los documentos.

M.H.: Inclu­so uno de los temas que entra den­tro de este paque­te es la deu­da con el Club de París que es de la épo­ca de la dictadura.

J.G.: Mayo­ri­ta­ria­men­te de la dic­ta­du­ra, rene­go­cia­da en el últi­mo tiem­po de Cris­ti­na Fer­nán­dez y cuyo ven­ci­mien­to de deu­da se aca­ba de pos­ter­gar y la Argen­ti­na pue­de entrar en default tam­bién por el no pago de eso. Por eso digo que hay que inves­ti­gar toda la deu­da. Muchos plan­tean que no se pue­de inves­ti­gar la deu­da por­que ha sido legi­ti­ma­da por el can­je del 2010, por el del 2005, antes por otros can­jes, por­que todos los gobier­nos de 1983 al pre­sen­te han hecho can­jes de deu­da, pero eso no la legi­ti­ma en sí mis­ma. La inves­ti­ga­ción se pue­de hacer todavía.

M.H.: Está la inves­ti­ga­ción que hizo Ale­jan­dro Olmos.

J.G.: El fallo del Juez Balles­te­ros es del 2000 pero es una sen­ten­cia judi­cial fir­me y hay denun­cias en la jus­ti­cia de todas las nego­cia­cio­nes pos­te­rio­res, con lo cual hay argu­men­tos en can­ti­da­des en la jus­ti­cia y hay una capa­ci­dad inte­lec­tual en el país de estu­dio sobre el tema de la deu­da que tran­qui­la­men­te se pue­de hacer una audi­to­ría con par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na bien exten­di­da, muy importante.

Tene­mos pro­fe­sio­na­les que han inter­ve­ni­do en inves­ti­ga­cio­nes de deu­da en Ecua­dor, por ejem­plo. Hay expe­rien­cia y cono­ci­mien­to. Se pue­de hacer una inves­ti­ga­ción rápi­da­men­te, si se abren los pape­les en el Ban­co Cen­tral y se cru­za toda la infor­ma­ción que hoy se tie­ne, pero esa es una deci­sión polí­ti­ca y evi­den­te­men­te la deci­sión polí­ti­ca toma­da es la de negociar.

No en vano el Minis­tro de Eco­no­mía Mar­tín Guz­mán es un dis­cí­pu­lo de Sti­glitz quien enca­be­zó una soli­ci­ta­da con per­so­na­li­da­des del cam­po de la eco­no­mía, don­de inclu­so están Edmund Phelps, otro Nobel de Eco­no­mía, el fran­cés Piketty, Jef­frey Sachs entre los más cono­ci­dos y des­ta­ca­dos eco­no­mis­tas mun­dia­les apo­yan­do la nego­cia­ción de la Argen­ti­na y eso moti­vó que en el país hubie­ra muchos eco­no­mis­tas que salie­ran a apo­yar, entre otros Remes Leni­cov que fue minis­tro de Eco­no­mía de Duhal­de, quien tuvo que ver con la sali­da de la con­ver­ti­bi­li­dad que muchos ven el impac­to que eso tuvo en el desa­rro­llo pro­duc­ti­vo del 2002 al 2007 y la recu­pe­ra­ción del empleo, pero pocos se acuer­dan del impac­to en la pobre­za de mayo del 2002 de casi el 60% de la pobla­ción argen­ti­na bajo la línea de la pobre­za y un 21,5% de desempleo.

Esa deva­lua­ción tuvo cos­to. Cla­ro, fue el pun­to de par­ti­da para la recom­po­si­ción de la eco­no­mía, pero fue paga­da por una expan­sión de la pobre­za que es un tema estruc­tu­ral de la Argen­ti­na actual.

Con este dato actual del 35% de pobre­za, que a fin de año vaya a saber a cuán­to va a ascen­der, mar­can­do un fenó­meno estruc­tu­ral muy serio y preo­cu­pan­te. Y ese apo­yo tam­bién fue de Machi­nea, que fue Minis­tro de Eco­no­mía de De la Rúa y el papel que tuvo en el Ban­co Cen­tral en la cau­sa Olmos que figu­ra men­cio­na­do en la cau­sa. Jun­to a eso hay mucha gen­te ami­ga con la que hemos com­par­ti­do muchos deba­tes que apo­yan la nego­cia­ción. Inclu­so el movi­mien­to femi­nis­ta salió a apo­yar, lo que moti­vó una res­pues­ta muy dura del movi­mien­to femi­nis­ta que está en la cam­pa­ña de sus­pen­sión de pagos y audi­to­ría de la deu­da enca­be­za­do por Nori­ta Cor­ti­ñas, una lucha­do­ra incan­sa­ble en este tema de la deuda.

Hay que salir del ima­gi­na­rio de lo posible

M.H.: ¿Cómo sali­mos de esto?

J.G.: Es una res­pues­ta polí­ti­ca la que te daría. Recién men­cio­né los 320 millo­nes paga­dos al FMI que son 22.000 millo­nes de pesos. ¿Sabés la can­ti­dad de cosas que podría hacer el movi­mien­to popu­lar con desa­rro­llos de Eco­no­mía popu­lar con ese dinero?

Esta­mos en cua­ren­te­na, se está fle­xi­bi­li­zan­do, des­de el pri­mer día hay mucha gen­te de los movi­mien­tos popu­la­res que no pue­de hacer cua­ren­te­na por­que no tie­ne vivien­da ade­cua­da, hay cua­ren­te­nas comu­ni­ta­rias, qué pasa­ría si a esas cua­ren­te­nas comu­ni­ta­rias las pusié­ra­mos a tra­ba­jar en desa­rro­llos pro­duc­ti­vos para abas­te­cer las nece­si­da­des populares.

No lo pue­den hacer si no se les acer­can recur­sos des­de el Esta­do, y esos recur­sos son las reser­vas inter­na­cio­na­les, una par­te de ellas. Se podría enca­rar un pro­yec­to de recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía argen­ti­na resol­vien­do el tema del empleo y el ingre­so popu­lar pero en serio, no con las tar­je­tas que se están otor­gan­do, que están bien, pero que en defi­ni­ti­va sir­ven para esti­mu­lar a esos gran­des cen­tros comer­cia­les que tie­nen pos­nets por­que estás obli­gan­do a que los pobres solo com­pren en los luga­res que tie­nen tar­je­ta. En vez de vol­car una masa de recur­sos impor­tan­te a desa­rro­llar pro­yec­tos pro­duc­ti­vos muy bien audi­ta­dos, muy bien con­tro­la­dos por el movi­mien­to social y popu­lar con inter­ven­ción estatal.

Pero lo que estoy dicien­do supo­ne una con­fron­ta­ción con el poder eco­nó­mi­co muy fuer­te. Se habla de un impues­to a las gran­des for­tu­nas y el lobby empre­sa­rio mediá­ti­co esta­lla con todo. Has­ta fue­ron capa­ces de orga­ni­zar una jor­na­da con­tra el comu­nis­mo. Yo no sabía que era tan impor­tan­te el comu­nis­mo en Argen­ti­na, si sabía tal vez la refle­xión iba por otro lado.

En la Argen­ti­na lo que hace fal­ta es una diná­mi­ca de acu­mu­la­ción de fuer­zas, inclu­so en cua­ren­te­na hay que pen­sar que en la medi­da que esto se fle­xi­bi­li­ce y se abra se va a ir gene­ra­li­zan­do la pro­tes­ta, por­que lo curio­so es que hay mucha polí­ti­ca social para aten­der las nece­si­da­des de la pobla­ción pero no está lle­gan­do, no lle­gan los ali­men­tos a todos los nece­si­ta­dos, no lle­gan los recur­sos eco­nó­mi­cos, el pro­pio Pre­si­den­te dijo acer­ca del IFE que se iba a entre­gar a 8 millo­nes de bene­fi­cia­rios pero has­ta aho­ra solo lo han reci­bi­do 3 millo­nes y medio. Es que hay tal nivel de irre­gu­la­ri­dad eco­nó­mi­ca en la Argen­ti­na que hay mucha gen­te que “no exis­te” para el Esta­do y, por lo tan­to, no pue­den dar­le los míse­ros 10.000 men­sua­les, por­que no tie­nen for­ma de regis­trar­lo, eso reque­ri­ría una recons­truc­ción del Esta­do sobre la base de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar. Por ejem­plo, cuan­do en Vene­zue­la el Esta­do de la revo­lu­ción boli­va­ria­na no pudo aten­der las nece­si­da­des socia­les, el gobierno de Chá­vez gene­ró las misio­nes, que eran meca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción popu­lar para desa­rro­llar pro­yec­tos que el Esta­do no esta­ba en con­di­cio­nes de lle­var ade­lan­te, pro­yec­tos sani­ta­rios, edu­ca­ti­vos, etc.

En la Argen­ti­na de hoy la buro­cra­cia esta­tal no solo está dete­rio­ra­da por 40 años de pré­di­ca con­tra el Esta­do, des­de Mar­tí­nez de Hoz hay una pré­di­ca de desar­me del Esta­do. Ni siquie­ra era Esta­do de bien­es­tar el que había en la Argen­ti­na, pero se des­ar­mó todo lo que se pudo y la mejor prue­ba es la salud. El desas­tre sani­ta­rio de la Argen­ti­na no solo tie­ne que ver con des­je­rar­qui­zar el Minis­te­rio en Secre­ta­ría, sino que se ha dete­rio­ra­do el hos­pi­tal públi­co deli­be­ra­da y cons­cien­te­men­te. Así como una vez el ex Pre­si­den­te Macri dijo “caer en la escue­la públi­ca”, se “cae” en el hos­pi­tal públi­co. La polí­ti­ca de pri­va­ti­za­ción, de desar­me de satis­fac­ción de dere­chos de la pobla­ción es lo que hay que revertir.

En la Argen­ti­na no es cier­to que no hay recur­sos, y des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co, como pro­fe­sor de eco­no­mía que soy, los eco­no­mis­tas clá­si­cos, los fun­da­do­res de la eco­no­mía polí­ti­ca son los que for­mu­la­ron la ley del valor, que decían que era el tra­ba­jo el que gene­ra­ba el valor y que el capi­tal era tra­ba­jo acu­mu­la­do. Aho­ra en la rece­sión mun­dial que­da cla­ro que son los gran­des empre­sa­rios los que piden ter­mi­nar con la cua­ren­te­na por­que de nada les sir­ven las fábri­cas cerra­das, las máqui­nas para­das, nece­si­tan que los tra­ba­ja­do­res vayan a poner­las en diná­mi­ca, inclu­so se cae aba­jo el ver­so de la auto­ma­ti­za­ción, la robó­ti­ca, no digo que no exis­ta y que no sea útil, pero que­da demos­tra­do que la gran par­te de la gene­ra­ción de rique­za sigue tenien­do que ver con el tra­ba­jo humano.

Enton­ces, des­de el pun­to de vis­ta teó­ri­co lo que hay que gene­rar son con­di­cio­nes para que los tra­ba­ja­do­res gene­ren bie­nes y ser­vi­cios que satis­fa­gan las nece­si­da­des de la pobla­ción. ¿Cómo lo hacen? Tene­mos recur­sos públi­cos de reser­vas inter­na­cio­na­les, toda­vía que­da una par­te impor­tan­te, y deje­mos de dila­pi­dar. Por­que la ver­dad es que no sabe­mos qué va a pasar el 22 de mayo, los fon­dos pue­den acep­tar la pro­pues­ta argen­ti­na, pue­den hacer una con­tra­pro­pues­ta y el gobierno acep­tar­la, pue­de pasar cual­quier cosa.

Pero supon­ga­mos que acep­ten la pro­pues­ta, ape­nas es el 20% y ade­más den­tro de 3 años hay que pagar. ¿Cuál va a ser la acu­mu­la­ción que va a hacer el gobierno argen­tino para pagar? Y si se entra en default ¿para qué tiras­te 4.500 millo­nes de dóla­res? Si se entra en default y es impa­ga­ble ¿para qué se pagó eso? ¿Por qué no plan­tea­ron el default antes? Un default sobe­rano, un default para cam­biar la polí­ti­ca eco­nó­mi­ca; 4.500 millo­nes de dóla­res por 70 da una cifra gigan­tes­ca, de ahí podría­mos hacer muchí­si­mos pla­nes de desa­rro­llo pro­duc­ti­vo con empren­di­mien­tos popu­la­res que sabe­mos que existen.

El 40% de la pobla­ción en la Argen­ti­na sobre­vi­ve gra­cias a una can­ti­dad de meca­nis­mos de auto­ges­tión popu­lar, y empren­di­mien­tos auto­ges­ti­vos. A eso habría que dar­le carác­ter cons­ti­tu­cio­nal, lega­li­zar­los, legi­ti­mar­los. Como hizo en su momen­to la Cons­ti­tu­ción boli­via­na, que entre las cua­tro for­mas de la eco­no­mía plu­ral decla­ró que esta­ba la eco­no­mía comu­ni­ta­ria. Duran­te siglos la eco­no­mía comu­ni­ta­ria boli­via­na no estu­vo reconocida.

En la Argen­ti­na hay una par­te de la eco­no­mía infor­mal que hay que legi­ti­mar y lega­li­zar. Una for­ma de lle­gar con esos 10.000 pesos por mes que hoy no están lle­gan­do a cin­co millo­nes de per­so­nas. Se pue­de hacer, hay que tener volun­tad polí­ti­ca, hay que gene­rar con­di­cio­nes socia­les e inclu­so ideológicas.

A mí me encan­ta hablar con­ti­go y con muchos otros medios alter­na­ti­vos, comu­ni­ta­rios y popu­la­res, con los que acep­tan un diá­lo­go real, don­de poda­mos argu­men­tar, por­que hacen fal­ta ideas y salir del ima­gi­na­rio de lo posi­ble. No es utó­pi­co, lo utó­pi­co es creer que se pue­de nego­ciar con estos fon­dos. Por­que una cosa son los fon­dos bui­tre, estos pare­cen ser un esca­lón antes, por­que estos fon­dos de inver­sión sur­gie­ron en la cri­sis del 20089 ante los pro­ce­sos de regu­la­ción de la ban­ca comer­cial, sobre todo esta­dou­ni­den­se, se for­ma­ron estos fon­dos que admi­nis­tran capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos de todo el mun­do y que sus capi­ta­les admi­nis­tra­dos son inclu­so mayo­res que el PBI de algu­nos de los paí­ses capi­ta­lis­tas desarrollados.

Enton­ces es un meca­nis­mo de espe­cu­la­ción y tim­ba que hay que modi­fi­car. No se pue­de cam­biar solo des­de la Argen­ti­na, pero es impor­tan­te que la Argen­ti­na pue­da cam­biar y des­de aquí mos­trar pers­pec­ti­va de cam­bio. Hay un deba­te mun­dial sobre qué va a pasar des­pués del Coro­na­vi­rus, cómo se va a reor­ga­ni­zar la eco­no­mía mun­dial y si no gene­ra­mos las con­di­cio­nes para un cam­bio pro­fun­do vamos a salir con un nivel de des­igual­dad mayor que el que denun­cia Piketty en su Capi­tal del Siglo XXI.

Y lo vemos en la Argen­ti­na, pese a que hay una emi­sión espec­ta­cu­lar y pro­gra­mas socia­les masi­vos, la reali­dad es que el dete­rio­ro de la cali­dad de vida del pue­blo argen­tino es inmen­sa, hay ajus­te, no hay duda de eso. Mirá EE UU con una emi­sión mone­ta­ria y de títu­los de deu­da impre­sio­nan­te, y tenés 20 millo­nes de des­em­plea­dos en abril y la tasa pasó del 4,5% al 14.5% en dos meses y la pers­pec­ti­va es que ter­mi­ne mayo con un 20% de des­em­pleo. Y esta­mos hablan­do de EEUU.

El capi­ta­lis­mo al que vamos lue­go del Coro­na­vi­rus tie­ne peo­res con­di­cio­nes de vida para la mayo­ría de la pobla­ción mun­dial, sal­vo que el movi­mien­to social, popu­lar, los pue­blos del mun­do gene­ren con­di­cio­nes para habi­li­tar un deba­te sobre que se pue­den hacer otras cosas. Pero eso supo­ne cam­biar la lógi­ca, por ejem­plo, en la Argen­ti­na de hoy con la caí­da del pre­cio inter­na­cio­nal del petró­leo a menos de 30 dóla­res el barril, se está legi­ti­man­do a 45 dóla­res el barril, el lla­ma­do “barril crio­llo”. Esto se debe­ría dis­cu­tir, qué ener­gía en la Argen­ti­na y para qué. Por­que el deba­te de los últi­mos años ron­dó en torno a la explo­ta­ción de Vaca Muer­ta, el frac­king, a la súper explo­ta­ción de los hidro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les para la expor­ta­ción, cuan­do debe­ría­mos estar dis­cu­tien­do que en vez de des­tro­zar la natu­ra­le­za, vaya­mos a la recu­pe­ra­ción del petró­leo con­ven­cio­nal, pero no para expor­tar petró­leo como lo dila­pi­dó Rep­sol en su momen­to con la pri­va­ti­za­ción de YPF, sino recu­pe­rar el petró­leo, la ener­gía y abas­te­cer la deman­da de un pro­ce­so de recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía argentina.

Pue­den decir que soy muy utó­pi­co, es pro­ba­ble, pero más utó­pi­co es creer que en este capi­ta­lis­mo trans­na­cio­na­li­za­do vamos a encon­trar un res­qui­cio para un desa­rro­llo autó­no­mo e inde­pen­dien­te. Lo digo por­que esta­mos rodea­dos en Suda­mé­ri­ca de gobier­nos con una pers­pec­ti­va reac­cio­na­ria, Uru­guay, Bra­sil, Chi­le, el gol­pe de esta­do en Boli­via, Para­guay. Si no tene­mos una pers­pec­ti­va radi­ca­li­za­da que emer­ja de la con­cien­cia social del pue­blo argen­tino va a ser muy difí­cil que ten­ga­mos una pers­pec­ti­va alternativa.

Nota:

[1] El Minis­te­rio de Eco­no­mía emi­tió un comu­ni­ca­do el vier­nes por la noche en el que afir­ma que «La Repú­bli­ca Argen­ti­na reci­bió en el día de la fecha tres con­tra­ofer­tas por par­te de sus acree­do­res a la ofer­ta de can­je de deu­da rea­li­za­da el día 22 de abril del corrien­te año».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *