Argen­ti­na. Dura reu­nión de la orga­ni­za­ción social «La Pode­ro­sa» con Larreta

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 mayo 2020

«Escu­cha­ron casi todo, no res­pon­die­ron casi nada»

Foto: Nacho Levy y Hho­ra­cio Rodrí­guez Larreta. 

«Pudi­mos
mirar­los a los ojos, por fin, para decir­les que no pudie­ron callar­la y
que no pudie­ron callar­nos», des­car­gó la orga­ni­za­ción ville­ra La Poderosa
tras la reu­nión que man­tu­vie­ron con el jefe de gobierno porteño,
Hora­cio Rodrí­guez Larre­ta
, y el vice­je­fe de gobierno, Die­go San­ti­lli, a cin­co días de la muer­te de la comu­ni­ca­do­ra y mili­tan­te Ramo­na Medina
. La Pode­ro­sa lle­vó una car­pe­ta de recla­mos sobre la emergencia
sani­ta­ria, el acce­so al agua pota­ble, el ser­vi­cio eléc­tri­co y la
pro­tec­ción de quie­nes tra­ba­jan en come­do­res en las villas por­te­ñas y
exi­gie­ron la renun­cia del del Secre­ta­rio de Inte­gra­ción Urba­na y Social
de la Villa 31, Die­go Fernández. 

«Escu­cha­ron casi todo, no res­pon­die­ron casi nada», sin­te­ti­za­ron el resul­ta­do de la reu­nión des­de la orga­ni­za­ción ville­ra,
aun­que rei­vin­di­ca­ron la deci­sión de haber asis­ti­do al encuen­tro con el
jefe de gobierno por­te­ño para «decir­les cara a cara todo eso que Ramo­na ya venía gritando
, cuan­do se pasea­ban por los medios negan­do la fal­ta de agua». En ese tono, la orga­ni­za­ción de base ase­gu­ró que «tan­to Larre­ta como San­ti­lli deci­die­ron aban­do­nar la reu­nión a la media hora,
ale­gan­do una cita del ‘Comi­té de Emer­gen­cias’, como si tuvie­ran alguna
emer­gen­cia más urgen­te que la cur­va de nues­tras villas».

La Pode­ro­sa recor­dó que habían soli­ci­ta­do una reu­nión con Larre­ta y San­ti­lli el 30 de abril «sin obte­ner nin­gu­na res­pues­ta»
y que en aquel momen­to «la Villa 31 tenía recién 57 casos positivos».
«¿Y para qué fui­mos? Para que sepan que nun­ca nos ren­di­mos, que vamos a
seguir exi­gien­do jus­ti­cia fren­te a la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na de
Dere­chos Huma­nos, que ya no vamos a entre­te­ner­nos con sus falsos
inter­me­dia­rios y que vamos a seguir expo­nien­do abso­lu­ta­men­te todas las
deman­das de nues­tros barrios, ¡aho­ra más que antes!», des­ta­có la
orga­ni­za­ción en un comunicado. 

Por par­te de La Poderosa
asis­tie­ron 12 veci­nos de dis­tin­tas villas de Capi­tal, acom­pa­ñan­do a
Joa­na y Lilian, las mejo­res ami­gas de Ramo­na, mien­tras que por par­te del
gobierno por­te­ño, tras la par­ti­da de Larre­ta y San­ti­lli, que­dó la
minis­tra de Hábi­tat y Desa­rro­llo Humano, María Miglio­re. «Inten­tó
pasar­nos la mis­ma cin­ta de cas­se­te, sin dar fechas ni res­pon­sa­bles para
cada una de las nece­si­da­des inme­dia­tas que las asam­bleas puntualizamos»,
lamen­ta­ron des­de La Poderosa. 

Como res­pues­ta polí­ti­ca a la cri­sis gene­ra­da en las villas por el aban­dono del gobierno por­te­ño, la orga­ni­za­ción exi­gió la renun­cia del Secre­ta­rio de Inte­gra­ción Urba­na y Social de la Villa 31, Die­go Fer­nán­dez,
«por haber des­via­do los 170 millo­nes de dóla­res que bajó el Banco
Mun­dial, exclu­si­va­men­te para la inte­gra­ción urba­na del barrio». «Yo me
lla­mo María Miglio­re, no Die­go Fer­nán­dez», con­ta­ron que fue la inmediata
res­pues­ta que recibieron. 

«No tene­mos tiem­po para pata­lear, ni
para demo­rar­nos en los reyes de la poli­ti­que­ría, ni en los meca­nis­mos de
su hipo­cre­sía», lamen­tó La Pode­ro­sa sobre el resul­ta­do de la reunión,
pero des­ta­ca­ron el logro de dejar en la mesa de Larre­ta los recla­mos que
tam­bién hicie­ron públi­cos para que «los medios inves­ti­guen» y «para
que ‘la gen­te’ sepa cómo fun­cio­nan los ‘ges­to­res’ por atrás y para que
Ramo­na no se calle nun­ca, pero nun­ca más».

Los recla­mos de La Pode­ro­sa al gobierno de CABA

Sobre la emer­gen­cia sanitaria


Agi­li­zar los cana­les de ges­tión, des­obs­tru­yen­do la subor­di­na­ción del
Minis­te­rio de Salud, bajo los mane­jos dis­cre­cio­na­les de Desarrollo
Humano, para poder eje­cu­tar las estra­te­gias pla­ni­fi­ca­das con Fernán
Qui­rós, hace un mes.

– Alla­nar víncu­los direc­tos en Educación,
Hábi­tat, Segu­ri­dad y el res­to de las áreas de Gobierno, por­que la
car­te­ra de Miglio­re ni siquie­ra está pudien­do res­pon­der a su propia
logís­ti­ca fren­te al colap­so ali­men­ta­rio, de modo que difí­cil­men­te pueda
dar res­pues­tas a nom­bre de todos los demás minis­te­rios subor­di­na­dos en
esa lógi­ca de ali­nea­mien­to que impo­nen en los territorios.


Ampliar la capa­ci­dad de tes­teos, garan­ti­zar las con­di­cio­nes de
ais­la­mien­to digno y mul­ti­pli­car los luga­res para la espe­ra de los
hiso­pa­dos, que hoy repre­sen­tan cen­tros de contagio.

– Pre­ver en esos luga­res, carac­te­rís­ti­cas espe­cia­les para niños en espa­cios de trán­si­to, con ludo­te­cas o cuidadoras.


Esta­ble­cer un pro­to­co­lo para pacien­tes posi­ti­vos asin­to­má­ti­cos o sin
otras enfer­me­da­des que no pue­dan ir a hote­les, con segui­mien­tos reales
de los casos sos­pe­cho­sos y con­tac­tos estre­chos, de mane­ra integral,
garan­ti­zan­do ali­men­tos, desin­fec­ción e higie­ne personal.

– Huma­ni­zar el pro­ce­so de ais­la­mien­to: fal­ta infor­ma­ción y sobra destrato.

– Con­tra­tar más tra­ba­ja­do­res socia­les para efec­ti­vi­zar el segui­mien­to de casos en Bajo Flo­res, Barra­cas y Retiro.


Aumen­tar la dota­ción de per­so­nal del sis­te­ma de salud a dis­po­si­ción del
abor­da­je terri­to­rial, don­de se con­cen­tran los mayo­res índi­ces de
con­ta­gio. Y tam­bién en los hos­pi­ta­les que atien­den a esas poblaciones.

– Sumar per­so­nal de enfer­me­ría en los CeSACs, don­de se requie­re urgen­te ampliar días y horarios.


Incor­po­rar más Uni­da­des Febri­les de Urgen­cia (UFU) y ampliar su
aten­ción en for­ma de guar­dias, para que no exis­ta una circulación
noc­tur­na for­za­da por los sín­to­mas que se pre­sen­tan des­pués de las 17.


Sus­pen­der las espe­ras arri­ba del “coro­na­bus”, que tras­la­da sospechosos;
en muchos casos, demo­ras de has­ta dos horas arri­ba del colectivo.

– Otor­gar ele­men­tos de higie­ne y segu­ri­dad sani­ta­ria para los come­do­res for­ma­les y los infor­ma­les, que son el 50%.


Ofi­cia­li­zar esos espa­cios vita­les, garan­ti­zan­do la comi­da, el gas, los
artícu­los de lim­pie­za, el equi­pa­mien­to y el sala­rio de sus trabajadores.


Con­fec­cio­nar urgen­te otro pro­to­co­lo espe­cí­fi­co fren­te a los comedores
comu­ni­ta­rios que ya tie­nen casos de Covid-19. Y si la desinfección
segui­rá duran­do 72 horas, como suce­de hoy, ela­bo­rar una alternativa
domi­ci­lia­ria para evi­tar la cir­cu­la­ción: es invia­ble que las 500
racio­nes de un come­dor sean relo­ca­li­za­das en otro. Y no pue­de ser que
todas esas fami­lias que­den a la espe­ra con un sánd­wich, sin pro­vi­sión de
comi­da. Otra opción pue­de ser la dis­tri­bu­ción de mer­ca­de­ría puer­ta a
puer­ta, para quie­nes pue­dan coci­nar en sus casas.

Sobre las redes de cuidado


Garan­ti­zar la segu­ri­dad inte­gral de quie­nes le ponen el cuer­po a las
acti­vi­da­des de ayu­da social, para evi­tar con­ta­gios y cie­rres temporales
de dis­po­si­ti­vos vita­les. Tan­to en la 21 – 24 como en la 1−11−14, hay
veci­nos des­pro­te­gi­dos rea­li­zan­do tareas de limpieza.

– Pro­veer
ele­men­tos de lim­pie­za y en par­ti­cu­lar hipo­clo­ri­to de sodio, para los
come­do­res comu­ni­ta­rios, ade­más de la pos­ter­ga­da desin­fec­ción del
Minis­te­rio de Espa­cio Públi­co en sus inmediaciones.

– Dotar de lavan­di­na, jabón y alcohol en gel a todos los comer­cios, come­do­res y espa­cios comunitarios.

– Dis­tri­buir ter­mó­me­tros láser para con­tri­buir en la detec­ción de febri­les, vía pro­mo­to­res de salud.

– Baños tem­po­ra­les de cons­truc­ción rápi­da en centros
ali­men­ta­rios de base, no sólo para evi­tar el con­ta­gio de coci­ne­ras y
coci­ne­ros, sino tam­bién para impe­dir la pro­pa­ga­ción entre quienes
reti­ran las viandas.

Sobre el acce­so al Agua Potable


Refor­zar el mar­gen de acción, dotan­do de recur­sos a quie­nes mane­jan el
cro­no­gra­ma de los camio­nes cis­ter­na en cada barrio, para que se pueda
resol­ver la pro­vi­sión inme­dia­ta de agua pota­ble en los hoga­res, sin
ape­lar al tras­la­do con bal­des o bidones.

– Ase­gu­rar un piso de 150
litros por per­so­na, tal como lo exi­ge la OMS, para beber, cocinar,
lim­piar e higie­ni­zar­se: en Argen­ti­na, el con­su­mo pro­me­dio dia­rio está en
180 litros por persona.

– Con­for­mar las cooperativas
embo­te­lla­do­ras suge­ri­das por el pro­pio Minis­te­rio de Salud, en la propia
reu­nión con La Pode­ro­sa, al ini­cio de la pandemia.

– Ace­le­rar obras de infra­es­truc­tu­ra para resol­ver los pro­ble­mas de fon­do que empeo­ran las con­di­cio­nes de vida.

Sobre la ener­gía eléctrica


Sus­pen­der los cor­tes recu­rren­tes en los barrios, tal como suce­de en el
Sec­tor San Mar­tín de la Villa 31 o en Tie­rra Ama­ri­lla de la 21 – 24.


Por los cor­tes de luz habi­tua­les en todos los invier­nos y en todas las
villas, pro­cu­rar gene­ra­do­res que per­mi­tan man­te­ner a los centros
comu­ni­ta­rios acti­vos, vol­vién­do­los tam­bién cen­tros de auxi­lio para
electrodependientes.

– Regu­la­do­res de baja ten­sión y tic­kets de
com­bus­ti­bles para come­do­res, salas comu­ni­ta­rias de salud y sedes de
orga­ni­za­cio­nes sociales.

– Reac­ti­var las obras de infra­es­truc­tu­ra estan­ca­das que com­ple­ji­zan la situa­ción pandémica.

– Pro­veer mata­fue­gos en carros para aten­der local y rápi­da­men­te las emergencias.

Sobre la fami­lia de Ramona

– Cesión inme­dia­ta de la vivien­da asig­na­da, que debió con­su­mar­se ya en 2018.


Adap­ta­ción de la infra­es­truc­tu­ra a las nece­si­da­des de Gua­da­lu­pe, su
hija con dis­ca­pa­ci­dad: nece­si­ta­mos que ten­ga ram­pa de acce­so y el ancho
nece­sa­rio en las puer­tas de habi­ta­cio­nes, baños y espa­cios comunes.


Espa­cio y equi­pa­mien­to para la reha­bi­li­ta­ción de Gua­da, que además
requie­re un stock espe­cial de medi­ca­ción para la cua­ren­te­na, más
paña­les, un anda­dor espe­cial, la silla para baño, el anda­dor y la dieta
cetogénica.

– Garan­ti­zar la cober­tu­ra de su obra social y las
tera­pias que nece­si­ta, con el mis­mo per­so­nal que la aten­día cuando
Ramo­na podía pagar el mono­tri­bu­to que le daba cobertura.

Sobre la corrup­ción que fre­nó las obras en la 31

-Como
inter­ven­tor de la Villa 31 y res­pon­sa­ble direc­to de la polí­ti­ca de
urba­ni­za­ción del GCBA, tras el aban­dono gene­ra­li­za­do de sus habi­tan­tes y
sien­do su prin­ci­pal logro haber absor­bi­do las deman­das de los vecinos
para que no lle­ga­ran a otras ins­tan­cias de gobierno con capa­ci­dad de
res­pues­ta, ¡exi­gi­mos la inme­dia­ta renun­cia de Die­go Fernández!

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *