Madu­ro: Un pre­si­den­te valiente

Por Pro­fe­sor Edgar­do Anto­nio Ramírez/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano Cuba, 22 mayo 2020

La
Gue­rra Mul­ti­di­men­sio­nal de Amplio Espec­tro, diri­gi­da por el gobierno de
Trump y la Reser­va Fede­ral y Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos, en
con­tu­ber­nio con la Unión Euro­pea, la OEA, los apá­tri­das opo­si­to­res, y
Duque-Uri­be, Bol­so­na­ro, Piñe­ra y Lenín Moreno; recru­de­ce el criminal
ata­que con­tra el pue­blo vene­zo­lano y gobierno bolivariano. 

El
Washing­ton Post reve­la el docu­men­to de 48 pági­nas fir­ma­do por los
mer­ce­na­rios de SILVERCORP y Guai­dog, don­de acuer­dan el maquiavélico
“todo vale” para des­truir a Vene­zue­la y ani­qui­lar al pue­blo: licencia
para ase­si­nar al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, a la pobla­ción civil, a los
revo­lu­cio­na­rios, inclu­so, a opo­si­to­res; el uso de minas explosivas
(acción mili­tar prohi­bi­da por 145 nacio­nes, pero uti­li­za­da por EE.UU.); y
la baje­za de libe­rar de cul­pa a los mer­ce­na­rios extran­je­ros, es decir,
garan­tías de inmu­ni­dad. Suma­do la recom­pen­sa de 15 millo­nes de dólares
de Trump, por la entre­ga de Madu­ro; evi­den­cian sin escrú­pu­los los
pro­pó­si­tos supre­ma­cis­tas, sin tener en con­si­de­ra­ción la vulnerabilidad
del pue­blo en tiem­po de pandemia.

El con­tex­to polí­ti­co y socio­eco­nó­mi­co:
Ante la baja de los pre­cios de petró­leo y dis­mi­nu­ción de los ingresos,
para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de nues­tro pue­blo; se agu­di­za la
inje­ren­cia impe­ria­lis­ta. El blo­queo finan­cie­ro impi­de las com­pras de
equi­pos sani­ta­rios, medi­ca­men­tos, insu­mos y mate­rias pri­mas que sirven
para ela­bo­rar las medi­ci­nas. Auna­do, el robo y reten­ción de más de 30
mil millo­nes de dóla­res de la nación.

La
hiper­in­fla­ción impues­ta des­de los EE.UU. y Colom­bia, por la paridad
cre­cien­te del dólar ile­gal fren­te al bolí­var. Más la espe­cu­la­ción e
incum­pli­mien­to de los pre­cios acor­da­dos de los pro­duc­tos bási­cos de
ali­men­ta­ción, por par­te, de los ope­ra­do­res de la bur­gue­sía: pará­si­tos de
la agro­in­dus­tria, empre­sa­rios bacha­que­ros y comerciantes
ines­cru­pu­lo­sos; bus­can el ham­bre de las fami­lias y la desestabilización
social.

Las
ope­ra­cio­nes mili­ta­res de gue­rra decla­ra­da del gobierno esta­dou­ni­den­se a
tra­vés del Coman­do Sur en el Mar Cari­be, son para estre­char el cerco
marí­ti­mo de buques y bar­cos, e impe­dir el abas­te­ci­mien­to de petróleo,
gaso­li­na, ali­men­tos, medi­ci­nas y otros bie­nes. Mien­tras garantizan
para­le­la­men­te por el pací­fi­co el 85% del con­tra­ban­do de dro­gas de los
Car­te­les de Colom­bia, Méxi­co y EE.UU.

La
encu­bier­ta inva­sión “Ope­ra­ción Gedeón” res­pon­sa­bi­li­dad de Trump, Pompeo
y la DEA, en alian­za con Duque-Uri­be, para­mi­li­ta­res y narcotraficantes
colom­bia­nos, exmi­li­ta­res apá­tri­das, ban­das cri­mi­na­les y los partidos
terro­ris­tas de opo­si­ción de Volun­tad Popu­lar, Pri­me­ra in-Jus­ti­cia, Vente
Vene­zue­la, entre otros; reve­la los intere­ses malig­nos de des­atar una
gue­rra fra­tri­ci­da. A cam­bio de ins­ta­lar el con­tra­ban­do de dro­gas de la
DEA, el robo de los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos y un gobierno títere
neoliberal. 

El
gol­pe al híga­do a los impe­ria­lis­tas, ha sido la gue­rra decla­ra­da contra
el nar­co­trá­fi­co del coman­dan­te Chá­vez, al eli­mi­nar sobe­ra­na­men­te los 14
con­ve­nios de la DEA, ya que, rea­li­za­ban entre­gas con­tro­la­das de dro­gas y
cons­pi­ra­ban para derro­car­lo. Los logros de la revo­lu­ción bolivariana
socia­lis­ta son inne­ga­bles: a) Cap­tu­ra de 158 narcotraficantes
inter­na­cio­na­les y la extra­di­ción de capos en el mar­co de la cooperación
inter­na­cio­nal, de 30 a Colom­bia, 21 a EE.UU. y 20 a otras nacio­nes, y 87
pro­ce­sa­dos en Vene­zue­la. b) Cap­tu­ra de más de 600 tone­la­das de drogas,
que equi­va­le a sal­var millo­nes de vidas de estadounidenses,
lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. c) Des­truc­ción de 368 labo­ra­to­rios de
cocaí­na y 532 pis­tas clan­des­ti­nas en la fron­te­ra con Colom­bia. d)
Neu­tra­li­za­ción de 231 aero­na­ves que trans­por­ta­ban dro­gas y capos. Y e)
Entre­ga de coor­de­na­das de los cam­pa­men­tos de entre­na­mien­to de
para­mi­li­ta­res y nar­co­tra­fi­can­tes en Colom­bia, por el pre­si­den­te Maduro
para que fue­ran apre­sa­dos y con­de­na­dos los capos y terroristas.

La
otra cara es la con­so­li­da­ción del nego­cio y lava­do de miles de millones
de dóla­res en el sis­te­ma ban­ca­rio pri­va­do y paraí­sos fis­ca­les de los
EE.UU., Colom­bia, Méxi­co, Pana­má, Cos­ta Rica, Hon­du­ras, el Cari­be y
Euro­pa. Man­te­ner el récord his­tó­ri­co del nar­co­es­ta­do Colom­bia, 1er
pro­duc­tor de cocaí­na y de exten­sio­nes de cul­ti­vos de dro­gas del mundo;
jun­to a USA, cam­peón del con­su­mo mun­dial de dro­gas. La encubierta
Ope­ra­ción Gedeón tam­bién se pro­po­nía la res­ti­tu­ción del nar­co­trá­fi­co en
Venezuela. 

Los
intere­ses de los pro­pie­ta­rios de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas del Grupo
plu­to­crá­ti­co Bil­der­berg son direc­cio­na­dos por las Fake News (men­ti­ras) a
tra­vés de sus mer­ce­na­rios mediá­ti­cos en agen­cias de gobier­nos de la
dere­cha inter­na­cio­nal y medios pri­va­dos, por ejem­plo, en Vene­zue­la: la
Cade­na de Radios Éxi­to dia­ria­men­te expan­de la matriz de noticias,
ocul­tan­do la inter­co­ne­xión de las cau­sas y las con­se­cuen­cias de la
hiper­in­fla­ción y blo­queo, ya que, bus­can la diso­cia­ción de las personas
con la reali­dad, cau­san­do las víc­ti­mas por mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca, a
fin de jus­ti­fi­car la inje­ren­cia externa. 

Los
voce­ros opo­si­to­res, los empre­sa­rios polí­ti­cos y los “perio­dis­tas o
comu­ni­ca­do­res”, según su “liber­tad de expre­sión” ocul­tan ver­da­des y
pro­pa­gan fal­sas acu­sa­cio­nes, como: 1) El régi­men nar­co­es­ta­do. 2) Los
mer­ce­na­rios de la encu­bier­ta ope­ra­ción Gedeón son cali­fi­ca­dos dete­ni­dos y
exi­gen sus dere­chos huma­nos. 3) Invi­si­bi­li­zan la gue­rra decla­ra­da de la
revo­lu­ción boli­va­ria­na con­tra el nar­co­trá­fi­co. 4) Nun­ca dicen que la
cau­sa de la gue­rra eco­nó­mi­ca es el ata­que al bolí­var por el dólar
ile­gal. 5) La polí­ti­ca de pre­cios acor­da­dos de los pro­duc­tos bási­cos de
ali­men­ta­ción es decla­ra­da res­pon­sa­ble de la esca­sez. 6) Irres­pe­tan a
Madu­ro, ya que no lo lla­man pre­si­den­te de la repú­bli­ca, pero si llaman
pre­si­den­te al racis­ta supre­ma­cis­ta Trump. 7) Man­tie­nen silen­cio total
sobre la tra­ge­dia de la pan­de­mia de los pue­blos de EE.UU., Brasil,
Colom­bia, entre otras men­ti­ras y silen­cio cóm­pli­ce. 8) Callan el éxito
de la polí­ti­ca de pre­ven­ción, aten­ción y pro­tec­ción sani­ta­ria del
pue­blo, por par­te, del pre­si­den­te Madu­ro fren­te a la pandemia. 

Si
algo ha deve­la­do la pan­de­mia es la lucha por la ver­dad. Las fortalezas
del líder en la épo­ca de impre­de­ci­bles difi­cul­ta­des de la pandemia,
ele­van o des­me­re­cen su con­di­ción de diri­gen­te. Las gran­des cri­sis de la
huma­ni­dad han derri­ba­do a los pode­ro­sos inser­vi­bles y a los sirvientes
de la mal­dad; y han plan­ta­do el poder sobe­rano de la sabi­du­ría y
jus­ti­cia de los ser­vi­do­res de la vida, por ende, de un mun­do mejor.

El
esla­bón más débil de la pan­de­mia son los humil­des, por ejem­plo: La
dis­cri­mi­na­ción social es la cau­sa en los Esta­dos Uni­dos (pri­mer centro
de pro­pa­ga­ción y falle­ci­dos del mun­do de la pan­de­mia), que los lati­nos y
afro­ame­ri­ca­nos sean el 70 % de los falle­ci­dos por Covid-19, a pesar,
que repre­sen­tan el 45% de la pobla­ción. Los hos­pi­ta­les están saturados,
los médi­cos no reci­ben la ropa y uten­si­lios de pro­tec­ción, los despidos
de médi­cos y per­so­nal de enfer­me­ría aumen­tan para fre­nar las pér­di­das de
las com­pa­ñías de segu­ro pri­va­do, los entie­rros en fosas comu­nes y el
cre­ci­mien­to de la pobre­za. La hos­pi­ta­li­za­ción, los test PCR, los
sumi­nis­tros de las medi­ci­nas, la aten­ción por espe­cia­li­za­ción de los
médi­cos, el uso de la alta tec­no­lo­gía y del desa­rro­llo científico
avan­za­do están aso­cia­dos a sos­te­ner la ren­ta­bi­li­dad y ganan­cias de la
cober­tu­ra del sis­te­ma de salud pri­va­do, prio­ri­zan a quien pue­da pagar,
exclu­yen­do a los pobres. 

En
este con­tex­to, ponen a prue­ba al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, quien ha
sido muy sub­es­ti­ma­do por los impe­ria­lis­tas sio­nis­tas, los apá­tri­das y
los exqui­si­tos aca­dé­mi­cos, que se creen posee­do­res exclu­si­vos del
cono­ci­mien­to. La dere­cha que duran­te los siglos XX y XXI reci­bie­ron los
dóla­res pre­fe­ren­cia­les de la ren­ta petro­le­ra y la cla­se media que raspó
más de 15 mil millo­nes de dóla­res de tar­je­tas en el exte­rior para robar
su feti­chis­mo el dólar, lan­zan sin nin­gún escrú­pu­lo toda cla­se de
impro­pe­rios y fal­sas acu­sa­cio­nes “el dic­ta­dor nar­co­tra­fi­can­te” y
bana­li­zan sus accio­nes como Jefe de Esta­do ¿Qué pue­de saber un chofer
bru­to de auto­bús? “Que diri­ge un nar­co­es­ta­do” “Ha que­bra­do el país y
com­pra la con­cien­cia del pue­blo ham­brien­to con la caja CLAP”. Pare de
contar. 

Los
impe­ria­lis­tas, los bur­gue­ses y apá­tri­das pre­ten­den que Madu­ro se rin­da o
trai­cio­ne el pro­yec­to boli­va­riano. Los revo­lu­cio­na­rios valien­tes como
Nico­lás Madu­ro no se quie­bran. Él no se ami­la­na fren­te al poderoso
enemi­go, no guar­da silen­cio ante las adver­si­da­des, habla respondiéndole
con sabi­du­ría al enemi­go cri­mi­nal con prác­ti­cas de jus­ti­cia, actúa con
la moral alta para unir y sal­var al pue­blo fren­te a la pandemia.

Madu­ro
se ins­pi­ra en el Señor Crea­dor, en las heroí­nas y héroes de la salud,
en la unión cívi­co mili­tar y extien­de la mano a los adver­sa­rios, no hace
ajus­tes de cuen­ta. Man­tie­ne fir­me su pala­bra y con­vic­ción, para unir a
las fuer­zas crea­do­ras del pue­blo artí­fi­ces de las bue­nas obras. El
hom­bre inte­li­gen­te pone su con­fian­za y fe en la jus­ti­cia. Ha adquirido
mucho cono­ci­mien­to por­que ha sido pues­to a difí­ci­les prue­bas y las ha
superado. 

El
pre­si­den­te Madu­ro ha admi­nis­tra­do bien el don de la pacien­cia con la
per­se­ve­ran­cia; fren­te al sabo­ta­je de los ser­vi­cios públi­cos: luz
eléc­tri­ca, agua, gas, cen­tros de salud y trans­por­te; refi­ne­rías; y
cen­tros de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Toma su tiem­po para
resis­tir los ata­ques mise­ra­bles de los padres cobar­des de los daños
cola­te­ra­les, que ase­si­nan vidas ino­cen­tes a cos­ta de los sufri­mien­tos de
las familias. 

La
bata­lla de la pan­de­mia se ten­sa entre el cono­ci­mien­to eman­ci­pa­do de los
hom­bres y muje­res fren­te a quie­nes des­pre­cian la vida huma­na por la
maxi­mi­za­ción de las ganan­cias. La peda­go­gía de apren­di­za­je de Nicolás
Madu­ro apo­yán­do­se en el equi­po de com­pa­trio­tas e internacionalistas
exper­tos ha prio­ri­za­do la aten­ción de los pacien­tes, la pre­ven­ción y la
pro­tec­ción del pue­blo en medio de una cruen­ta gue­rra económica. 

Garan­ti­zan­do
la visi­ta casa por casa para bus­car a los enfer­mos con sín­to­mas y
asin­to­má­ti­cos a tra­vés del des­pis­ta­je médi­co; la apli­ca­ción de la prueba
test, los medi­ca­men­tos son sumi­nis­tra­dos has­ta el alta médi­ca; las
camas de hos­pi­ta­li­za­ción y de cui­da­do inten­si­vo acon­di­cio­na­das; las
salas de emer­gen­cias equi­pa­das y con médicos. 

La
red de hos­pi­ta­les y clí­ni­cas pri­va­das están inte­gra­das con los centros
de salud pri­ma­rio de “Barrio Aden­tro” y los cen­tros de diagnóstico
inte­gral (CDI), crea­do por el coman­dan­te Hugo Chá­vez y el Coman­dan­te en
Jefe Fidel Cas­tro, sos­te­ni­do por más de 50 mil pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en
medi­ci­na inte­gral comu­ni­ta­ria y espe­cia­li­da­des de post­gra­do. El
huma­nis­mo de los médi­cos vene­zo­la­nos y cuba­nos es ejemplarizante.

Asi­mis­mo,
la bús­que­da por vía aérea y terres­tre de más de 50 mil compatriotas
repa­tria­dos, que habían sido exclui­dos por el sis­te­ma de salud pri­va­do y
per­se­gui­dos por la xeno­fo­bia gene­ra­da por la dere­cha en otros países.
Igual­men­te, la bien­ve­ni­da y la aten­ción sani­ta­ria huma­nis­ta, gra­tui­ta y
de cali­dad, sin excep­ción a los com­pa­trio­tas en las fron­te­ras de
Colom­bia y Bra­sil, quie­nes una vez, cum­plen el pro­to­co­lo de la
cua­ren­te­na son tras­la­da­dos a los esta­dos don­de resi­den sus familias.

Comen­ta­rios
fina­les: Trump nie­ga su rela­ción con la encu­bier­ta Ope­ra­ción Gedeón,
pero dice: “si lo hicie­ra sería una inva­sión”, es la con­ti­nua­ción de la
gue­rra de Oba­ma, Hilary Clin­ton y Joe Biden con­tra Vene­zue­la. La
inje­ren­cia mili­tar está con­tem­pla­da en la hoja de ruta de los
impe­ria­lis­tas. El camino es duro y lar­go. El pre­si­den­te Madu­ro jun­to a
los líde­res pre­si­den­tes Putin y Xi Jin­ping, el gene­ral de ejér­ci­to Raúl
Cas­tro y el pre­si­den­te Díaz-Canel, los paí­ses No Ali­nea­dos más Chi­na, la
OMS y la OPS con­fi­gu­ran la plu­ri­po­la­ri­dad de un mun­do de paz en medio
de la pan­de­mia y de la gue­rra económica.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *