Madu­ro: Un pre­si­den­te valien­te

Por Pro­fe­sor Edgar­do Anto­nio Ramírez/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano Cuba, 22 mayo 2020

La
Gue­rra Mul­ti­di­men­sio­nal de Amplio Espec­tro, diri­gi­da por el gobierno de
Trump y la Reser­va Fede­ral y Teso­ro de los Esta­dos Uni­dos, en
con­tu­ber­nio con la Unión Euro­pea, la OEA, los apá­tri­das opo­si­to­res, y
Duque-Uri­be, Bol­so­na­ro, Piñe­ra y Lenín Moreno; recru­de­ce el cri­mi­nal
ata­que con­tra el pue­blo vene­zo­lano y gobierno boli­va­riano.

El
Washing­ton Post reve­la el docu­men­to de 48 pági­nas fir­ma­do por los
mer­ce­na­rios de SILVERCORP y Guai­dog, don­de acuer­dan el maquia­vé­li­co
“todo vale” para des­truir a Vene­zue­la y ani­qui­lar al pue­blo: licen­cia
para ase­si­nar al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, a la pobla­ción civil, a los
revo­lu­cio­na­rios, inclu­so, a opo­si­to­res; el uso de minas explo­si­vas
(acción mili­tar prohi­bi­da por 145 nacio­nes, pero uti­li­za­da por EE.UU.); y
la baje­za de libe­rar de cul­pa a los mer­ce­na­rios extran­je­ros, es decir,
garan­tías de inmu­ni­dad. Suma­do la recom­pen­sa de 15 millo­nes de dóla­res
de Trump, por la entre­ga de Madu­ro; evi­den­cian sin escrú­pu­los los
pro­pó­si­tos supre­ma­cis­tas, sin tener en con­si­de­ra­ción la vul­ne­ra­bi­li­dad
del pue­blo en tiem­po de pan­de­mia.

El con­tex­to polí­ti­co y socio­eco­nó­mi­co:
Ante la baja de los pre­cios de petró­leo y dis­mi­nu­ción de los ingre­sos,
para la satis­fac­ción de las nece­si­da­des de nues­tro pue­blo; se agu­di­za la
inje­ren­cia impe­ria­lis­ta. El blo­queo finan­cie­ro impi­de las com­pras de
equi­pos sani­ta­rios, medi­ca­men­tos, insu­mos y mate­rias pri­mas que sir­ven
para ela­bo­rar las medi­ci­nas. Auna­do, el robo y reten­ción de más de 30
mil millo­nes de dóla­res de la nación.

La
hiper­in­fla­ción impues­ta des­de los EE.UU. y Colom­bia, por la pari­dad
cre­cien­te del dólar ile­gal fren­te al bolí­var. Más la espe­cu­la­ción e
incum­pli­mien­to de los pre­cios acor­da­dos de los pro­duc­tos bási­cos de
ali­men­ta­ción, por par­te, de los ope­ra­do­res de la bur­gue­sía: pará­si­tos de
la agro­in­dus­tria, empre­sa­rios bacha­que­ros y comer­cian­tes
ines­cru­pu­lo­sos; bus­can el ham­bre de las fami­lias y la des­es­ta­bi­li­za­ción
social.

Las
ope­ra­cio­nes mili­ta­res de gue­rra decla­ra­da del gobierno esta­dou­ni­den­se a
tra­vés del Coman­do Sur en el Mar Cari­be, son para estre­char el cer­co
marí­ti­mo de buques y bar­cos, e impe­dir el abas­te­ci­mien­to de petró­leo,
gaso­li­na, ali­men­tos, medi­ci­nas y otros bie­nes. Mien­tras garan­ti­zan
para­le­la­men­te por el pací­fi­co el 85% del con­tra­ban­do de dro­gas de los
Car­te­les de Colom­bia, Méxi­co y EE.UU.

La
encu­bier­ta inva­sión “Ope­ra­ción Gedeón” res­pon­sa­bi­li­dad de Trump, Pom­peo
y la DEA, en alian­za con Duque-Uri­be, para­mi­li­ta­res y nar­co­tra­fi­can­tes
colom­bia­nos, exmi­li­ta­res apá­tri­das, ban­das cri­mi­na­les y los par­ti­dos
terro­ris­tas de opo­si­ción de Volun­tad Popu­lar, Pri­me­ra in-Jus­ti­cia, Ven­te
Vene­zue­la, entre otros; reve­la los intere­ses malig­nos de des­atar una
gue­rra fra­tri­ci­da. A cam­bio de ins­ta­lar el con­tra­ban­do de dro­gas de la
DEA, el robo de los recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos y un gobierno títe­re
neo­li­be­ral.

El
gol­pe al híga­do a los impe­ria­lis­tas, ha sido la gue­rra decla­ra­da con­tra
el nar­co­trá­fi­co del coman­dan­te Chá­vez, al eli­mi­nar sobe­ra­na­men­te los 14
con­ve­nios de la DEA, ya que, rea­li­za­ban entre­gas con­tro­la­das de dro­gas y
cons­pi­ra­ban para derro­car­lo. Los logros de la revo­lu­ción boli­va­ria­na
socia­lis­ta son inne­ga­bles: a) Cap­tu­ra de 158 nar­co­tra­fi­can­tes
inter­na­cio­na­les y la extra­di­ción de capos en el mar­co de la coope­ra­ción
inter­na­cio­nal, de 30 a Colom­bia, 21 a EE.UU. y 20 a otras nacio­nes, y 87
pro­ce­sa­dos en Vene­zue­la. b) Cap­tu­ra de más de 600 tone­la­das de dro­gas,
que equi­va­le a sal­var millo­nes de vidas de esta­dou­ni­den­ses,
lati­no­ame­ri­ca­nos y cari­be­ños. c) Des­truc­ción de 368 labo­ra­to­rios de
cocaí­na y 532 pis­tas clan­des­ti­nas en la fron­te­ra con Colom­bia. d)
Neu­tra­li­za­ción de 231 aero­na­ves que trans­por­ta­ban dro­gas y capos. Y e)
Entre­ga de coor­de­na­das de los cam­pa­men­tos de entre­na­mien­to de
para­mi­li­ta­res y nar­co­tra­fi­can­tes en Colom­bia, por el pre­si­den­te Madu­ro
para que fue­ran apre­sa­dos y con­de­na­dos los capos y terro­ris­tas.

La
otra cara es la con­so­li­da­ción del nego­cio y lava­do de miles de millo­nes
de dóla­res en el sis­te­ma ban­ca­rio pri­va­do y paraí­sos fis­ca­les de los
EE.UU., Colom­bia, Méxi­co, Pana­má, Cos­ta Rica, Hon­du­ras, el Cari­be y
Euro­pa. Man­te­ner el récord his­tó­ri­co del nar­co­es­ta­do Colom­bia, 1er
pro­duc­tor de cocaí­na y de exten­sio­nes de cul­ti­vos de dro­gas del mun­do;
jun­to a USA, cam­peón del con­su­mo mun­dial de dro­gas. La encu­bier­ta
Ope­ra­ción Gedeón tam­bién se pro­po­nía la res­ti­tu­ción del nar­co­trá­fi­co en
Vene­zue­la.

Los
intere­ses de los pro­pie­ta­rios de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas del Gru­po
plu­to­crá­ti­co Bil­der­berg son direc­cio­na­dos por las Fake News (men­ti­ras) a
tra­vés de sus mer­ce­na­rios mediá­ti­cos en agen­cias de gobier­nos de la
dere­cha inter­na­cio­nal y medios pri­va­dos, por ejem­plo, en Vene­zue­la: la
Cade­na de Radios Éxi­to dia­ria­men­te expan­de la matriz de noti­cias,
ocul­tan­do la inter­co­ne­xión de las cau­sas y las con­se­cuen­cias de la
hiper­in­fla­ción y blo­queo, ya que, bus­can la diso­cia­ción de las per­so­nas
con la reali­dad, cau­san­do las víc­ti­mas por mani­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca, a
fin de jus­ti­fi­car la inje­ren­cia exter­na.

Los
voce­ros opo­si­to­res, los empre­sa­rios polí­ti­cos y los “perio­dis­tas o
comu­ni­ca­do­res”, según su “liber­tad de expre­sión” ocul­tan ver­da­des y
pro­pa­gan fal­sas acu­sa­cio­nes, como: 1) El régi­men nar­co­es­ta­do. 2) Los
mer­ce­na­rios de la encu­bier­ta ope­ra­ción Gedeón son cali­fi­ca­dos dete­ni­dos y
exi­gen sus dere­chos huma­nos. 3) Invi­si­bi­li­zan la gue­rra decla­ra­da de la
revo­lu­ción boli­va­ria­na con­tra el nar­co­trá­fi­co. 4) Nun­ca dicen que la
cau­sa de la gue­rra eco­nó­mi­ca es el ata­que al bolí­var por el dólar
ile­gal. 5) La polí­ti­ca de pre­cios acor­da­dos de los pro­duc­tos bási­cos de
ali­men­ta­ción es decla­ra­da res­pon­sa­ble de la esca­sez. 6) Irres­pe­tan a
Madu­ro, ya que no lo lla­man pre­si­den­te de la repú­bli­ca, pero si lla­man
pre­si­den­te al racis­ta supre­ma­cis­ta Trump. 7) Man­tie­nen silen­cio total
sobre la tra­ge­dia de la pan­de­mia de los pue­blos de EE.UU., Bra­sil,
Colom­bia, entre otras men­ti­ras y silen­cio cóm­pli­ce. 8) Callan el éxi­to
de la polí­ti­ca de pre­ven­ción, aten­ción y pro­tec­ción sani­ta­ria del
pue­blo, por par­te, del pre­si­den­te Madu­ro fren­te a la pan­de­mia.

Si
algo ha deve­la­do la pan­de­mia es la lucha por la ver­dad. Las for­ta­le­zas
del líder en la épo­ca de impre­de­ci­bles difi­cul­ta­des de la pan­de­mia,
ele­van o des­me­re­cen su con­di­ción de diri­gen­te. Las gran­des cri­sis de la
huma­ni­dad han derri­ba­do a los pode­ro­sos inser­vi­bles y a los sir­vien­tes
de la mal­dad; y han plan­ta­do el poder sobe­rano de la sabi­du­ría y
jus­ti­cia de los ser­vi­do­res de la vida, por ende, de un mun­do mejor.

El
esla­bón más débil de la pan­de­mia son los humil­des, por ejem­plo: La
dis­cri­mi­na­ción social es la cau­sa en los Esta­dos Uni­dos (pri­mer cen­tro
de pro­pa­ga­ción y falle­ci­dos del mun­do de la pan­de­mia), que los lati­nos y
afro­ame­ri­ca­nos sean el 70 % de los falle­ci­dos por Covid-19, a pesar,
que repre­sen­tan el 45% de la pobla­ción. Los hos­pi­ta­les están satu­ra­dos,
los médi­cos no reci­ben la ropa y uten­si­lios de pro­tec­ción, los des­pi­dos
de médi­cos y per­so­nal de enfer­me­ría aumen­tan para fre­nar las pér­di­das de
las com­pa­ñías de segu­ro pri­va­do, los entie­rros en fosas comu­nes y el
cre­ci­mien­to de la pobre­za. La hos­pi­ta­li­za­ción, los test PCR, los
sumi­nis­tros de las medi­ci­nas, la aten­ción por espe­cia­li­za­ción de los
médi­cos, el uso de la alta tec­no­lo­gía y del desa­rro­llo cien­tí­fi­co
avan­za­do están aso­cia­dos a sos­te­ner la ren­ta­bi­li­dad y ganan­cias de la
cober­tu­ra del sis­te­ma de salud pri­va­do, prio­ri­zan a quien pue­da pagar,
exclu­yen­do a los pobres.

En
este con­tex­to, ponen a prue­ba al pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, quien ha
sido muy sub­es­ti­ma­do por los impe­ria­lis­tas sio­nis­tas, los apá­tri­das y
los exqui­si­tos aca­dé­mi­cos, que se creen posee­do­res exclu­si­vos del
cono­ci­mien­to. La dere­cha que duran­te los siglos XX y XXI reci­bie­ron los
dóla­res pre­fe­ren­cia­les de la ren­ta petro­le­ra y la cla­se media que ras­pó
más de 15 mil millo­nes de dóla­res de tar­je­tas en el exte­rior para robar
su feti­chis­mo el dólar, lan­zan sin nin­gún escrú­pu­lo toda cla­se de
impro­pe­rios y fal­sas acu­sa­cio­nes “el dic­ta­dor nar­co­tra­fi­can­te” y
bana­li­zan sus accio­nes como Jefe de Esta­do ¿Qué pue­de saber un cho­fer
bru­to de auto­bús? “Que diri­ge un nar­co­es­ta­do” “Ha que­bra­do el país y
com­pra la con­cien­cia del pue­blo ham­brien­to con la caja CLAP”. Pare de
con­tar.

Los
impe­ria­lis­tas, los bur­gue­ses y apá­tri­das pre­ten­den que Madu­ro se rin­da o
trai­cio­ne el pro­yec­to boli­va­riano. Los revo­lu­cio­na­rios valien­tes como
Nico­lás Madu­ro no se quie­bran. Él no se ami­la­na fren­te al pode­ro­so
enemi­go, no guar­da silen­cio ante las adver­si­da­des, habla res­pon­dién­do­le
con sabi­du­ría al enemi­go cri­mi­nal con prác­ti­cas de jus­ti­cia, actúa con
la moral alta para unir y sal­var al pue­blo fren­te a la pan­de­mia.

Madu­ro
se ins­pi­ra en el Señor Crea­dor, en las heroí­nas y héroes de la salud,
en la unión cívi­co mili­tar y extien­de la mano a los adver­sa­rios, no hace
ajus­tes de cuen­ta. Man­tie­ne fir­me su pala­bra y con­vic­ción, para unir a
las fuer­zas crea­do­ras del pue­blo artí­fi­ces de las bue­nas obras. El
hom­bre inte­li­gen­te pone su con­fian­za y fe en la jus­ti­cia. Ha adqui­ri­do
mucho cono­ci­mien­to por­que ha sido pues­to a difí­ci­les prue­bas y las ha
supe­ra­do.

El
pre­si­den­te Madu­ro ha admi­nis­tra­do bien el don de la pacien­cia con la
per­se­ve­ran­cia; fren­te al sabo­ta­je de los ser­vi­cios públi­cos: luz
eléc­tri­ca, agua, gas, cen­tros de salud y trans­por­te; refi­ne­rías; y
cen­tros de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos. Toma su tiem­po para
resis­tir los ata­ques mise­ra­bles de los padres cobar­des de los daños
cola­te­ra­les, que ase­si­nan vidas ino­cen­tes a cos­ta de los sufri­mien­tos de
las fami­lias.

La
bata­lla de la pan­de­mia se ten­sa entre el cono­ci­mien­to eman­ci­pa­do de los
hom­bres y muje­res fren­te a quie­nes des­pre­cian la vida huma­na por la
maxi­mi­za­ción de las ganan­cias. La peda­go­gía de apren­di­za­je de Nico­lás
Madu­ro apo­yán­do­se en el equi­po de com­pa­trio­tas e inter­na­cio­na­lis­tas
exper­tos ha prio­ri­za­do la aten­ción de los pacien­tes, la pre­ven­ción y la
pro­tec­ción del pue­blo en medio de una cruen­ta gue­rra eco­nó­mi­ca.

Garan­ti­zan­do
la visi­ta casa por casa para bus­car a los enfer­mos con sín­to­mas y
asin­to­má­ti­cos a tra­vés del des­pis­ta­je médi­co; la apli­ca­ción de la prue­ba
test, los medi­ca­men­tos son sumi­nis­tra­dos has­ta el alta médi­ca; las
camas de hos­pi­ta­li­za­ción y de cui­da­do inten­si­vo acon­di­cio­na­das; las
salas de emer­gen­cias equi­pa­das y con médi­cos.

La
red de hos­pi­ta­les y clí­ni­cas pri­va­das están inte­gra­das con los cen­tros
de salud pri­ma­rio de “Barrio Aden­tro” y los cen­tros de diag­nós­ti­co
inte­gral (CDI), crea­do por el coman­dan­te Hugo Chá­vez y el Coman­dan­te en
Jefe Fidel Cas­tro, sos­te­ni­do por más de 50 mil pro­fe­sio­na­les for­ma­dos en
medi­ci­na inte­gral comu­ni­ta­ria y espe­cia­li­da­des de post­gra­do. El
huma­nis­mo de los médi­cos vene­zo­la­nos y cuba­nos es ejem­pla­ri­zan­te.

Asi­mis­mo,
la bús­que­da por vía aérea y terres­tre de más de 50 mil com­pa­trio­tas
repa­tria­dos, que habían sido exclui­dos por el sis­te­ma de salud pri­va­do y
per­se­gui­dos por la xeno­fo­bia gene­ra­da por la dere­cha en otros paí­ses.
Igual­men­te, la bien­ve­ni­da y la aten­ción sani­ta­ria huma­nis­ta, gra­tui­ta y
de cali­dad, sin excep­ción a los com­pa­trio­tas en las fron­te­ras de
Colom­bia y Bra­sil, quie­nes una vez, cum­plen el pro­to­co­lo de la
cua­ren­te­na son tras­la­da­dos a los esta­dos don­de resi­den sus fami­lias.

Comen­ta­rios
fina­les: Trump nie­ga su rela­ción con la encu­bier­ta Ope­ra­ción Gedeón,
pero dice: “si lo hicie­ra sería una inva­sión”, es la con­ti­nua­ción de la
gue­rra de Oba­ma, Hilary Clin­ton y Joe Biden con­tra Vene­zue­la. La
inje­ren­cia mili­tar está con­tem­pla­da en la hoja de ruta de los
impe­ria­lis­tas. El camino es duro y lar­go. El pre­si­den­te Madu­ro jun­to a
los líde­res pre­si­den­tes Putin y Xi Jin­ping, el gene­ral de ejér­ci­to Raúl
Cas­tro y el pre­si­den­te Díaz-Canel, los paí­ses No Ali­nea­dos más Chi­na, la
OMS y la OPS con­fi­gu­ran la plu­ri­po­la­ri­dad de un mun­do de paz en medio
de la pan­de­mia y de la gue­rra eco­nó­mi­ca.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: