Eco­lo­gis­tas defi­nen la nue­va ley del PP‑C’s‑Vox como ley del “todo urba­ni­za­ble” y augu­ran con­se­cuen­cias nefas­tas para Anda­lu­cía

La eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­da LEY DE IMPULSO PARA LA SOSTENIBILIDAD DEL TERRITORIO DE ANDALUCÍA (LISTA), una ley dise­ña­da para des­re­gu­lar un sec­tor que pro­vo­có la gran cri­sis de 2008, y para favo­re­cer los intere­ses espe­cu­la­ti­vos.

Eco­lo­gis­tas en Acción mues­tra públi­ca­men­te su alar­ma por el con­te­ni­do de esta Ley que aca­ba de pre­sen­tar la Jun­ta de Anda­lu­cía.

La Ley inclu­ye en su expo­si­ción de moti­vo unos obje­ti­vos loa­bles: mejo­ra de la cali­dad de vida de los ciu­da­da­nos, ciu­da­des inclu­si­vas y resi­lien­tes, urba­nis­mo sos­te­ni­ble, rege­ne­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción urba­na, miti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca… todo lo con­tra­rio que lo que dis­po­ne su arti­cu­la­do, que apues­ta por la des­re­gu­la­ción del urba­nis­mo y la aper­tu­ra obs­ce­na y sin palia­ti­vos a la urba­ni­za­ción del sue­lo rús­ti­co. Se pre­ten­de paliar la cri­sis del coro­na­vi­rus favo­re­cien­do de nue­vo al virus de la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca, con el ries­go de su per­ver­sa secue­la, la corrup­ción.

La nue­va Ley redu­ce a dos, las cla­ses de sue­lo: urbano y rús­ti­co, eli­mi­nan­do el sue­lo urba­ni­za­ble; y no por redu­cir las expec­ta­ti­vas de expan­sión urba­nís­ti­ca, sino por todo lo con­tra­rio, pues casi todo el sue­lo rús­ti­co se con­si­de­ra apto para urba­ni­zar. La tan cacarea­da sim­pli­fi­ca­ción y agi­li­za­ción pre­ten­de en reali­dad faci­li­tar la urba­ni­za­ción del sue­lo rús­ti­co, el deno­mi­na­do has­ta aho­ra sue­lo no urba­ni­za­ble.

El sue­lo rús­ti­co común se pue­de urba­ni­zar pre­sen­tan­do una “Actua­ción de trans­for­ma­ción urba­nís­ti­ca” que apro­ba­rían los ayun­ta­mien­tos. Estas “Actua­cio­nes” las pue­den pre­sen­tar par­ti­cu­la­res, por lo que las empre­sas pro­mo­to­ras deci­di­rán el desa­rro­llo urba­nís­ti­co de las ciu­da­des. Urba­nis­mo a la car­ta que abre todas las posi­bi­li­da­des a la espe­cu­la­ción y a la corrup­ción urba­nís­ti­ca. La Ley ase­gu­ra que sólo se podrá urba­ni­zar el sue­lo rús­ti­co colin­dan­te con el sue­lo urbano, pero hay tan­tas excep­cio­nes, que las invo­ca­cio­nes al mode­lo de ciu­dad com­pac­ta medi­te­rrá­nea que­da en una pura fala­cia. La nue­va Ley per­mi­ti­rá que siga la expan­sión des­con­tro­la­da del urba­nis­mo por todo el terri­to­rio anda­luz, con sus secue­las de impac­tos ambien­ta­les, des­truc­ción del terri­to­rio y gene­ra­ción de un mode­lo de ciu­dad dis­per­sa, impo­si­ble de ges­tio­nar y de finan­ciar sus ser­vi­cios públi­cos.

Sólo el sue­lo rús­ti­co en el que espe­cí­fi­ca­men­te exis­ta una prohi­bi­ción expre­sa, que­da­ría exen­to de urba­ni­zar­se. Pero las excep­cio­nes son tan­tas que prác­ti­ca­men­te se pue­de hacer de todo en todo tipo de sue­los, estén pro­te­gi­dos o no. Así, se per­mi­te las actua­cio­nes decla­ra­das de inte­rés públi­co y social por los ayun­ta­mien­to, inclu­yen­do equi­pa­mien­tos e ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les, turís­ti­cas, ter­cia­rias y, lo que sería más demo­le­dor, “podrán auto­ri­zar­se con­jun­ta­men­te edi­fi­ca­cio­nes des­ti­na­das a uso resi­den­cial”, ¡en sue­lo rús­ti­co! El uso resi­den­cial está prohi­bi­do en la ley actual en los sue­los no urba­ni­za­bles, sal­vo vivien­das uni­fa­mi­lia­res liga­das a las explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias. Con esta nor­ma se abren las puer­tas a la gene­ra­li­za­ción de las segun­das resi­den­cias en el cam­po. Si a esto se aña­de, la lar­ga lis­ta de actua­cio­nes de “Inte­rés auto­nó­mi­co” que pue­de apro­bar la Jun­ta de Anda­lu­cía, y que son de implan­ta­ción for­zo­sa al mar­gen de lo que deter­mi­ne el pla­nea­mien­to terri­to­rial y urba­nís­ti­co, el poder dis­cre­cio­nal para apro­bar todo tipo de pro­yec­tos en el sue­lo supues­ta­men­te rús­ti­co es prác­ti­ca­men­te total.

La Ley inclu­ye una nue­va amnis­tía para los pro­pie­ta­rios de vivien­das ile­ga­les, y van cin­co. Si el gobierno socia­lis­ta eli­mi­nó la impres­crip­ti­bi­li­dad de las par­ce­la­cio­nes ile­ga­les excep­to en sue­lo de espe­cial pro­tec­ción, con esta Ley tam­bién pres­cri­bi­ría a los 6 años la capa­ci­dad san­cio­na­do­ra, lo que, de hecho, blin­da­ría a quie­nes han urba­ni­za­do ile­gal­men­te sue­los pro­te­gi­dos, como son los par­ques natu­ra­les o los bie­nes de inte­rés cul­tu­ral, cuyas cons­truc­cio­nes ile­ga­les no podrán ser demo­li­das. Muy sin­to­má­ti­co es que una nor­ma que se deno­mi­na “Ley de Impul­so para la Sos­te­ni­bi­li­dad del Terri­to­rio de Anda­lu­cía”, no con­ten­ga un Títu­lo que se podría deno­mi­nar “De la pre­ven­ción del urba­nis­mo ile­gal y de la res­tau­ra­ción de sus impac­tos”, pero sí con­tie­ne uno que se deno­mi­na “Ade­cua­ción Ambien­tal y Terri­to­rial de las edi­fi­ca­cio­nes irre­gu­la­res”. Toda una decla­ra­ción de inten­cio­nes.

Las ansias pri­va­ti­za­do­res del actual gobierno de la Jun­ta de Anda­lu­cía aflo­ra en la modi­fi­ca­ción que se rea­li­za sobre el des­tino de los patri­mo­nios públi­cos de sue­lo; si has­ta aho­ra sólo se podían des­ti­nar a equi­pa­mien­tos públi­cos o vivien­da pro­te­gi­da, aho­ra tam­bién “se podrán ena­je­nar estos bie­nes para la cons­truc­ción de otros tipos de vivien­das…”.

De lo más sor­pren­den­te es que, quie­nes se auto­de­fi­nen como “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas” inclu­yan una Dis­po­si­ción adi­cio­nal que deter­mi­na que cual­quier vía pecua­ria afec­ta­da por un pro­yec­to urba­nís­ti­co que­da auto­má­ti­ca­men­te des­afec­ta­da, olvi­dan­do que son terre­nos de domi­nio públi­co pro­te­gi­dos por la Cons­ti­tu­ción como impres­crip­ti­bles, inalie­na­bles e inem­bar­ga­bles.

Siguien­do con la polí­ti­ca de la Jun­ta de eli­mi­nar garan­tías ambien­ta­les, se pre­ten­de modi­fi­car de nue­vo la Ley 7/​2007 de Ges­tión Inte­gra­da de la Cali­dad Ambien­tal de Anda­lu­cía, eli­mi­nan­do la obli­ga­ción de some­ter a Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca a cier­tos pla­nes urba­nís­ti­cos, lo que podría ser tam­bién incons­ti­tu­cio­nal.

El úni­co aspec­to posi­ti­vo a des­ta­car es que la Jun­ta cla­ri­fi­ca sus com­pe­ten­cias, en la dis­ci­pli­na urba­nís­ti­ca en el sue­lo rús­ti­co, lo que venía sien­do deman­da­do insis­ten­te­men­te por Eco­lo­gis­tas en Acción ante la inac­ción de la mayo­ría de los ayun­ta­mien­tos, que han per­mi­ti­do la cons­truc­ción de cien­tos de miles de vivien­das ile­ga­les.

La Ley no abor­da el prin­ci­pal pro­ble­ma terri­to­rial de Anda­lu­cía, el exce­so de sue­lo urba­ni­za­ble here­da­do de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, con capa­ci­dad para cons­truir más de un millón de vivien­das. La des­cla­si­fi­ca­ción de sue­los urba­ni­za­bles es posi­ble, sin dere­cho a indem­ni­za­ción, si la ley inclu­ye, como ya ha hecho Cas­ti­lla y León, la cadu­ci­dad de los pla­nes urba­nís­ti­cos que no se eje­cu­ten en el pla­zo pre­vis­to. Y no sólo no se pre­vé esta cadu­ci­dad, sino que se decla­ra expre­sa­men­te que los pla­nes de orde­na­ción del terri­to­rio y los ins­tru­men­tos de orde­na­ción urba­nís­ti­ca ten­drán vigen­cia inde­fi­ni­da, o sea, espe­cu­la­ción y dere­chos adqui­ri­dos inde­fi­ni­dos.

Y ante las con­ti­nuas anu­la­cio­nes de pla­nes urba­nís­ti­cos por los Tri­bu­na­les, la Jun­ta no se plan­tea garan­ti­zar la suje­ción a la lega­li­dad del pla­nea­mien­to urba­nís­ti­co, sino que pre­ten­de blin­dar el pla­nea­mien­to de desa­rro­llo, man­te­nien­do su vali­dez inclu­so si se anu­la un Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na por los Tri­bu­na­les. 

Eco­lo­gis­tas en Acción pro­mo­ve­rá un fren­te social con­tra este gigan­tes­co des­pro­pó­si­to para evi­tar la apro­ba­ción de una Ley que pone en almo­ne­da nues­tro terri­to­rio, nues­tros recur­sos natu­ra­les y nues­tro futu­ro.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: