Eco­lo­gis­tas defi­nen la nue­va ley del PP‑C’s‑Vox como ley del “todo urba­ni­za­ble” y augu­ran con­se­cuen­cias nefas­tas para Andalucía

La eufe­mís­ti­ca­men­te deno­mi­na­da LEY DE IMPULSO PARA LA SOSTENIBILIDAD DEL TERRITORIO DE ANDALUCÍA (LISTA), una ley dise­ña­da para des­re­gu­lar un sec­tor que pro­vo­có la gran cri­sis de 2008, y para favo­re­cer los intere­ses especulativos.

Eco­lo­gis­tas en Acción mues­tra públi­ca­men­te su alar­ma por el con­te­ni­do de esta Ley que aca­ba de pre­sen­tar la Jun­ta de Andalucía.

La Ley inclu­ye en su expo­si­ción de moti­vo unos obje­ti­vos loa­bles: mejo­ra de la cali­dad de vida de los ciu­da­da­nos, ciu­da­des inclu­si­vas y resi­lien­tes, urba­nis­mo sos­te­ni­ble, rege­ne­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción urba­na, miti­ga­ción del cam­bio cli­má­ti­co, efi­cien­cia ener­gé­ti­ca… todo lo con­tra­rio que lo que dis­po­ne su arti­cu­la­do, que apues­ta por la des­re­gu­la­ción del urba­nis­mo y la aper­tu­ra obs­ce­na y sin palia­ti­vos a la urba­ni­za­ción del sue­lo rús­ti­co. Se pre­ten­de paliar la cri­sis del coro­na­vi­rus favo­re­cien­do de nue­vo al virus de la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca, con el ries­go de su per­ver­sa secue­la, la corrupción.

La nue­va Ley redu­ce a dos, las cla­ses de sue­lo: urbano y rús­ti­co, eli­mi­nan­do el sue­lo urba­ni­za­ble; y no por redu­cir las expec­ta­ti­vas de expan­sión urba­nís­ti­ca, sino por todo lo con­tra­rio, pues casi todo el sue­lo rús­ti­co se con­si­de­ra apto para urba­ni­zar. La tan cacarea­da sim­pli­fi­ca­ción y agi­li­za­ción pre­ten­de en reali­dad faci­li­tar la urba­ni­za­ción del sue­lo rús­ti­co, el deno­mi­na­do has­ta aho­ra sue­lo no urbanizable.

El sue­lo rús­ti­co común se pue­de urba­ni­zar pre­sen­tan­do una “Actua­ción de trans­for­ma­ción urba­nís­ti­ca” que apro­ba­rían los ayun­ta­mien­tos. Estas “Actua­cio­nes” las pue­den pre­sen­tar par­ti­cu­la­res, por lo que las empre­sas pro­mo­to­ras deci­di­rán el desa­rro­llo urba­nís­ti­co de las ciu­da­des. Urba­nis­mo a la car­ta que abre todas las posi­bi­li­da­des a la espe­cu­la­ción y a la corrup­ción urba­nís­ti­ca. La Ley ase­gu­ra que sólo se podrá urba­ni­zar el sue­lo rús­ti­co colin­dan­te con el sue­lo urbano, pero hay tan­tas excep­cio­nes, que las invo­ca­cio­nes al mode­lo de ciu­dad com­pac­ta medi­te­rrá­nea que­da en una pura fala­cia. La nue­va Ley per­mi­ti­rá que siga la expan­sión des­con­tro­la­da del urba­nis­mo por todo el terri­to­rio anda­luz, con sus secue­las de impac­tos ambien­ta­les, des­truc­ción del terri­to­rio y gene­ra­ción de un mode­lo de ciu­dad dis­per­sa, impo­si­ble de ges­tio­nar y de finan­ciar sus ser­vi­cios públicos.

Sólo el sue­lo rús­ti­co en el que espe­cí­fi­ca­men­te exis­ta una prohi­bi­ción expre­sa, que­da­ría exen­to de urba­ni­zar­se. Pero las excep­cio­nes son tan­tas que prác­ti­ca­men­te se pue­de hacer de todo en todo tipo de sue­los, estén pro­te­gi­dos o no. Así, se per­mi­te las actua­cio­nes decla­ra­das de inte­rés públi­co y social por los ayun­ta­mien­to, inclu­yen­do equi­pa­mien­tos e ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les, turís­ti­cas, ter­cia­rias y, lo que sería más demo­le­dor, “podrán auto­ri­zar­se con­jun­ta­men­te edi­fi­ca­cio­nes des­ti­na­das a uso resi­den­cial”, ¡en sue­lo rús­ti­co! El uso resi­den­cial está prohi­bi­do en la ley actual en los sue­los no urba­ni­za­bles, sal­vo vivien­das uni­fa­mi­lia­res liga­das a las explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias. Con esta nor­ma se abren las puer­tas a la gene­ra­li­za­ción de las segun­das resi­den­cias en el cam­po. Si a esto se aña­de, la lar­ga lis­ta de actua­cio­nes de “Inte­rés auto­nó­mi­co” que pue­de apro­bar la Jun­ta de Anda­lu­cía, y que son de implan­ta­ción for­zo­sa al mar­gen de lo que deter­mi­ne el pla­nea­mien­to terri­to­rial y urba­nís­ti­co, el poder dis­cre­cio­nal para apro­bar todo tipo de pro­yec­tos en el sue­lo supues­ta­men­te rús­ti­co es prác­ti­ca­men­te total.

La Ley inclu­ye una nue­va amnis­tía para los pro­pie­ta­rios de vivien­das ile­ga­les, y van cin­co. Si el gobierno socia­lis­ta eli­mi­nó la impres­crip­ti­bi­li­dad de las par­ce­la­cio­nes ile­ga­les excep­to en sue­lo de espe­cial pro­tec­ción, con esta Ley tam­bién pres­cri­bi­ría a los 6 años la capa­ci­dad san­cio­na­do­ra, lo que, de hecho, blin­da­ría a quie­nes han urba­ni­za­do ile­gal­men­te sue­los pro­te­gi­dos, como son los par­ques natu­ra­les o los bie­nes de inte­rés cul­tu­ral, cuyas cons­truc­cio­nes ile­ga­les no podrán ser demo­li­das. Muy sin­to­má­ti­co es que una nor­ma que se deno­mi­na “Ley de Impul­so para la Sos­te­ni­bi­li­dad del Terri­to­rio de Anda­lu­cía”, no con­ten­ga un Títu­lo que se podría deno­mi­nar “De la pre­ven­ción del urba­nis­mo ile­gal y de la res­tau­ra­ción de sus impac­tos”, pero sí con­tie­ne uno que se deno­mi­na “Ade­cua­ción Ambien­tal y Terri­to­rial de las edi­fi­ca­cio­nes irre­gu­la­res”. Toda una decla­ra­ción de intenciones.

Las ansias pri­va­ti­za­do­res del actual gobierno de la Jun­ta de Anda­lu­cía aflo­ra en la modi­fi­ca­ción que se rea­li­za sobre el des­tino de los patri­mo­nios públi­cos de sue­lo; si has­ta aho­ra sólo se podían des­ti­nar a equi­pa­mien­tos públi­cos o vivien­da pro­te­gi­da, aho­ra tam­bién “se podrán ena­je­nar estos bie­nes para la cons­truc­ción de otros tipos de viviendas…”.

De lo más sor­pren­den­te es que, quie­nes se auto­de­fi­nen como “cons­ti­tu­cio­na­lis­tas” inclu­yan una Dis­po­si­ción adi­cio­nal que deter­mi­na que cual­quier vía pecua­ria afec­ta­da por un pro­yec­to urba­nís­ti­co que­da auto­má­ti­ca­men­te des­afec­ta­da, olvi­dan­do que son terre­nos de domi­nio públi­co pro­te­gi­dos por la Cons­ti­tu­ción como impres­crip­ti­bles, inalie­na­bles e inembargables.

Siguien­do con la polí­ti­ca de la Jun­ta de eli­mi­nar garan­tías ambien­ta­les, se pre­ten­de modi­fi­car de nue­vo la Ley 7/​2007 de Ges­tión Inte­gra­da de la Cali­dad Ambien­tal de Anda­lu­cía, eli­mi­nan­do la obli­ga­ción de some­ter a Eva­lua­ción Ambien­tal Estra­té­gi­ca a cier­tos pla­nes urba­nís­ti­cos, lo que podría ser tam­bién inconstitucional.

El úni­co aspec­to posi­ti­vo a des­ta­car es que la Jun­ta cla­ri­fi­ca sus com­pe­ten­cias, en la dis­ci­pli­na urba­nís­ti­ca en el sue­lo rús­ti­co, lo que venía sien­do deman­da­do insis­ten­te­men­te por Eco­lo­gis­tas en Acción ante la inac­ción de la mayo­ría de los ayun­ta­mien­tos, que han per­mi­ti­do la cons­truc­ción de cien­tos de miles de vivien­das ilegales.

La Ley no abor­da el prin­ci­pal pro­ble­ma terri­to­rial de Anda­lu­cía, el exce­so de sue­lo urba­ni­za­ble here­da­do de la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria, con capa­ci­dad para cons­truir más de un millón de vivien­das. La des­cla­si­fi­ca­ción de sue­los urba­ni­za­bles es posi­ble, sin dere­cho a indem­ni­za­ción, si la ley inclu­ye, como ya ha hecho Cas­ti­lla y León, la cadu­ci­dad de los pla­nes urba­nís­ti­cos que no se eje­cu­ten en el pla­zo pre­vis­to. Y no sólo no se pre­vé esta cadu­ci­dad, sino que se decla­ra expre­sa­men­te que los pla­nes de orde­na­ción del terri­to­rio y los ins­tru­men­tos de orde­na­ción urba­nís­ti­ca ten­drán vigen­cia inde­fi­ni­da, o sea, espe­cu­la­ción y dere­chos adqui­ri­dos indefinidos.

Y ante las con­ti­nuas anu­la­cio­nes de pla­nes urba­nís­ti­cos por los Tri­bu­na­les, la Jun­ta no se plan­tea garan­ti­zar la suje­ción a la lega­li­dad del pla­nea­mien­to urba­nís­ti­co, sino que pre­ten­de blin­dar el pla­nea­mien­to de desa­rro­llo, man­te­nien­do su vali­dez inclu­so si se anu­la un Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na por los Tribunales. 

Eco­lo­gis­tas en Acción pro­mo­ve­rá un fren­te social con­tra este gigan­tes­co des­pro­pó­si­to para evi­tar la apro­ba­ción de una Ley que pone en almo­ne­da nues­tro terri­to­rio, nues­tros recur­sos natu­ra­les y nues­tro futuro.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “facebook-jssdk”));(function(d, s, id){
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js​.id = id;
js.src = «https://​con​nect​.face​book​.net/​e​n​_​U​S​/​s​d​k​.​j​s​#​x​f​b​m​l​=​1​&​v​e​r​s​i​o​n​=​v​2.6»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(docu­ment, “script”, “face­book-jssdk”));

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *