Argen­ti­na. ¿Exis­te la con­cien­cia popu­lar, asen­ta­da en el pen­sa­mien­to nacional?

Por Jor­ge Rachid, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 mayo 2020

Es una pre­gun­ta que me hecho en reite­ra­das oca­sio­nes y sólo he lle­ga­do a algu­nas apro­xi­ma­cio­nes que me gus­ta­ría com­par­tir.
La pri­me­ra de esas mira­das, se refie­ren a que nos han men­ti­do en la his­to­ria des­de chi­cos y hemos asu­mi­do, por gene­ra­cio­nes, que en 1810 nos libe­ra­mos de Espa­ña, cuan­do en reali­dad resol­vi­mos ser una pro­vin­cia de las Cor­tes de Cádiz, en el exi­lio por la inva­sión napo­leó­ni­ca. La segun­da men­ti­ra his­tó­ri­ca cuan­do nos dije­ron que en 1816 se había decla­ra­do la Inde­pen­den­cia Argen­ti­na, nun­ca fue tal, fue de las Pro­vin­cias Uni­das de Suda­mé­ri­ca y los con­gre­sa­les eran alto­pe­rua­nos y boli­via­nos de hoy, por esa razón el Acta está escri­ta en que­chua, gua­ra­ní y ayma­ra, ade­más del espa­ñol.
Alguien tenía que escon­der la his­to­ria para cons­truir otro rela­to y ese fue el crea­dor de la Tri­bu­na de Doc­tri­na, que has­ta hoy es el dia­rio La Nación, crea­do por Mitre, para escri­bir la his­to­ria pos Case­ros, escon­dien­do a los “argen­ti­nos” que se subie­ron a los bar­cos fran­ce­ses e ingle­ses en Mon­te­vi­deo, ocu­pa­ron la isla Mar­tín Gar­cía, como antes Mal­vi­nas los ingle­ses solos, mata­ron a los heroi­cos sol­da­dos de Man­si­lla, y fue­ron par­tí­ci­pes de las bata­llas de la Vuel­ta de Obli­ga­do, Que­bra­cho y Tone­le­ro del lado del enemi­go, que venía a crear la repú­bli­ca Meso­po­tá­mi­ca. Vie­ron por­que no se lo con­ta­ron?
Enton­ces la his­to­ria nos rela­ta que en el siglo XlX, los crio­llos eran “vagos y malen­tre­te­ni­dos”, en el siglo XX “cabe­ci­tas negras agran­da­dos pero­nis­tas”, en el siglo XXl “cho­ri­pla­ne­ros”, con ese des­pre­cio de cla­se que siem­pre tuvie­ron los due­ños del poder, aun­que pocas veces apa­re­cie­ron como tales. En efec­to, como el tibu­rón en el mar, que les dice a los car­dú­me­nes: “qué­den­se tran­qui­los, que el mar es para todos”, pero son ellos los que comen y los peces los que sufren. Lo mis­mo suce­de con los lla­ma­dos “due­ños del poder”, “el poder en las som­bras” o últi­ma­men­te “el círcu­lo rojo”. Son los que el siglo XlX se que­da­ron con las tie­rras des­pués del geno­ci­dio de los pue­blos ori­gi­na­rios, los que en el siglo XX abas­te­cie­ron con bar­cos ingle­ses, la Arma­da Argen­ti­na que ame­na­zó y bom­bar­deo Bue­nos Aires, para derro­car al “tirano”, ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te Perón y en el siglo XXl, esos mis­mos per­so­na­jes, fue­ron a Wall Stret a poner­se a las órde­nes de los Fon­dos Bui­tres que accio­na­ban con­tra nues­tro país.
Pue­de exis­tir enton­ces una con­cien­cia nacio­nal con ese rela­to his­tó­ri­co domi­nan­te, en don­de abre­va la cul­tu­ra neo­li­be­ral, en la con­for­ma­ción de sen­ti­do de las mayo­rías popu­la­res? La res­pues­ta es que sí, por­que exis­te pre­via­men­te una con­cien­cia ame­ri­ca­na, mes­ti­za, more­na, crio­lla, pro­fun­da, que vie­ne del fon­do de la his­to­ria de más de 10 mil años y que pro­du­jo ese sin­cre­tis­mo de sub­je­ti­vi­da­des de los pue­blos ori­gi­na­rios, los zam­bos, los mula­tos, los negros, los crio­llos y los inmi­gran­tes, en una trans­cul­tu­ri­za­ción, supe­rior a una acu­mu­la­ción sim­ple de cul­tu­ras.
Esa eta­pa supe­rior es como la com­bi­na­ción gené­ti­ca que da vida a un nue­vo ser, que tie­ne carac­te­rís­ti­cas de ambos pro­ge­ni­to­res, pero a su vez es dife­ren­te, es una nue­va per­so­na­li­dad, que va cons­tru­yen­do un camino en si y por si.
Esa iden­ti­dad ame­ri­ca­na, está afin­ca­da en los valo­res huma­nos, en la pro­tec­ción de la vida, en el cui­da­do de la Madre tie­rra y la natu­ra­le­za, que hoy pre­go­na Fran­cis­co y desa­rro­lló Perón en su docu­men­to sobre el Medio ambien­te de 1972 y en el Mode­lo Argen­tino para un Pro­yec­to Nacio­nal de 1974, sesen­ta días antes de morir.
Es en épo­ca de cri­sis en don­de aflo­ra esa con­di­ción de la con­cien­cia nacio­nal, que se ve jus­ta­men­te por esa razón, some­ti­da al ata­que bru­tal e inhu­mano de un enemi­go externo, con alia­dos inter­nos, que nos quie­ren hacer vivir colo­ni­za­dos. Nos quie­ren con­ven­cer que es la mejor con­di­ción de vida ser obe­dien­tes, que nos debe­ría­mos des­preo­cu­par de las “pava­das” como la Jus­ti­cia Social, Inde­pen­den­cia Eco­nón­mi­ca , Sobe­ra­nía Polí­ti­ca, la Argen­ti­na Bicon­ti­nen­tal, la recu­pe­ra­ción de Mal­vi­nas, de nues­tro peso argen­tino, de nues­tra músi­ca y raí­ces his­tó­ri­cas, de nues­tros recur­sos natu­ra­les, de los débi­les e inca­pa­ces. Acos­tum­brar­nos a vivir en una socie­dad indi­vi­dua­lis­ta y egoís­ta, meri­to­crá­ti­ca, en don­de sólo triun­fan los fuer­tes y sucum­ben los inú­ti­les, pobres o des­cla­sa­dos exclui­dos.
Por esa razón, por esa con­cien­cia arrai­ga­da y un pue­blo ago­ta­do en su pacien­cia, el neo­li­be­ra­lis­mo fue erra­di­ca­do del gobierno de un solo gol­pe, en el pri­mer round, has­tia­do el pue­blo argen­tino de la men­ti­ra y el mal­tra­to.
Pero ese sec­tor no se rin­de, pro­si­gue el ata­que en medio de una bata­lla por la salud y la recons­truc­ción nacio­nal que está dan­do el con­jun­to del pue­blo argen­tino en Cua­ren­te­na, jun­to a un gobierno nacio­nal y popu­lar de amplia coa­li­ción, lo cual pue­de hacer­lo débil por momen­tos, pero capaz siem­pre de for­ta­le­cer esa iden­ti­dad nacio­nal y popu­lar, lati­no­ame­ri­ca­na y soli­da­ria, en com­pro­mi­so con un mode­lo bio­cén­tri­co de cons­truc­ción social y pro­duc­ti­vo, que enfren­te a los enemi­gos de la Patria.
Para eso y por eso, debe­mos for­ta­le­cer­nos en la bata­lla cul­tu­ral que afian­za nues­tra iden­ti­dad como pue­blo en obje­ti­vo común de Patria Grande.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *