Argen­ti­na. ¿Exis­te la con­cien­cia popu­lar, asen­ta­da en el pen­sa­mien­to nacio­nal?

Por Jor­ge Rachid, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 mayo 2020

Es una pre­gun­ta que me hecho en reite­ra­das oca­sio­nes y sólo he lle­ga­do a algu­nas apro­xi­ma­cio­nes que me gus­ta­ría com­par­tir.
La pri­me­ra de esas mira­das, se refie­ren a que nos han men­ti­do en la his­to­ria des­de chi­cos y hemos asu­mi­do, por gene­ra­cio­nes, que en 1810 nos libe­ra­mos de Espa­ña, cuan­do en reali­dad resol­vi­mos ser una pro­vin­cia de las Cor­tes de Cádiz, en el exi­lio por la inva­sión napo­leó­ni­ca. La segun­da men­ti­ra his­tó­ri­ca cuan­do nos dije­ron que en 1816 se había decla­ra­do la Inde­pen­den­cia Argen­ti­na, nun­ca fue tal, fue de las Pro­vin­cias Uni­das de Suda­mé­ri­ca y los con­gre­sa­les eran alto­pe­rua­nos y boli­via­nos de hoy, por esa razón el Acta está escri­ta en que­chua, gua­ra­ní y ayma­ra, ade­más del espa­ñol.
Alguien tenía que escon­der la his­to­ria para cons­truir otro rela­to y ese fue el crea­dor de la Tri­bu­na de Doc­tri­na, que has­ta hoy es el dia­rio La Nación, crea­do por Mitre, para escri­bir la his­to­ria pos Case­ros, escon­dien­do a los “argen­ti­nos” que se subie­ron a los bar­cos fran­ce­ses e ingle­ses en Mon­te­vi­deo, ocu­pa­ron la isla Mar­tín Gar­cía, como antes Mal­vi­nas los ingle­ses solos, mata­ron a los heroi­cos sol­da­dos de Man­si­lla, y fue­ron par­tí­ci­pes de las bata­llas de la Vuel­ta de Obli­ga­do, Que­bra­cho y Tone­le­ro del lado del enemi­go, que venía a crear la repú­bli­ca Meso­po­tá­mi­ca. Vie­ron por­que no se lo con­ta­ron?
Enton­ces la his­to­ria nos rela­ta que en el siglo XlX, los crio­llos eran “vagos y malen­tre­te­ni­dos”, en el siglo XX “cabe­ci­tas negras agran­da­dos pero­nis­tas”, en el siglo XXl “cho­ri­pla­ne­ros”, con ese des­pre­cio de cla­se que siem­pre tuvie­ron los due­ños del poder, aun­que pocas veces apa­re­cie­ron como tales. En efec­to, como el tibu­rón en el mar, que les dice a los car­dú­me­nes: “qué­den­se tran­qui­los, que el mar es para todos”, pero son ellos los que comen y los peces los que sufren. Lo mis­mo suce­de con los lla­ma­dos “due­ños del poder”, “el poder en las som­bras” o últi­ma­men­te “el círcu­lo rojo”. Son los que el siglo XlX se que­da­ron con las tie­rras des­pués del geno­ci­dio de los pue­blos ori­gi­na­rios, los que en el siglo XX abas­te­cie­ron con bar­cos ingle­ses, la Arma­da Argen­ti­na que ame­na­zó y bom­bar­deo Bue­nos Aires, para derro­car al “tirano”, ele­gi­do demo­crá­ti­ca­men­te Perón y en el siglo XXl, esos mis­mos per­so­na­jes, fue­ron a Wall Stret a poner­se a las órde­nes de los Fon­dos Bui­tres que accio­na­ban con­tra nues­tro país.
Pue­de exis­tir enton­ces una con­cien­cia nacio­nal con ese rela­to his­tó­ri­co domi­nan­te, en don­de abre­va la cul­tu­ra neo­li­be­ral, en la con­for­ma­ción de sen­ti­do de las mayo­rías popu­la­res? La res­pues­ta es que sí, por­que exis­te pre­via­men­te una con­cien­cia ame­ri­ca­na, mes­ti­za, more­na, crio­lla, pro­fun­da, que vie­ne del fon­do de la his­to­ria de más de 10 mil años y que pro­du­jo ese sin­cre­tis­mo de sub­je­ti­vi­da­des de los pue­blos ori­gi­na­rios, los zam­bos, los mula­tos, los negros, los crio­llos y los inmi­gran­tes, en una trans­cul­tu­ri­za­ción, supe­rior a una acu­mu­la­ción sim­ple de cul­tu­ras.
Esa eta­pa supe­rior es como la com­bi­na­ción gené­ti­ca que da vida a un nue­vo ser, que tie­ne carac­te­rís­ti­cas de ambos pro­ge­ni­to­res, pero a su vez es dife­ren­te, es una nue­va per­so­na­li­dad, que va cons­tru­yen­do un camino en si y por si.
Esa iden­ti­dad ame­ri­ca­na, está afin­ca­da en los valo­res huma­nos, en la pro­tec­ción de la vida, en el cui­da­do de la Madre tie­rra y la natu­ra­le­za, que hoy pre­go­na Fran­cis­co y desa­rro­lló Perón en su docu­men­to sobre el Medio ambien­te de 1972 y en el Mode­lo Argen­tino para un Pro­yec­to Nacio­nal de 1974, sesen­ta días antes de morir.
Es en épo­ca de cri­sis en don­de aflo­ra esa con­di­ción de la con­cien­cia nacio­nal, que se ve jus­ta­men­te por esa razón, some­ti­da al ata­que bru­tal e inhu­mano de un enemi­go externo, con alia­dos inter­nos, que nos quie­ren hacer vivir colo­ni­za­dos. Nos quie­ren con­ven­cer que es la mejor con­di­ción de vida ser obe­dien­tes, que nos debe­ría­mos des­preo­cu­par de las “pava­das” como la Jus­ti­cia Social, Inde­pen­den­cia Eco­nón­mi­ca , Sobe­ra­nía Polí­ti­ca, la Argen­ti­na Bicon­ti­nen­tal, la recu­pe­ra­ción de Mal­vi­nas, de nues­tro peso argen­tino, de nues­tra músi­ca y raí­ces his­tó­ri­cas, de nues­tros recur­sos natu­ra­les, de los débi­les e inca­pa­ces. Acos­tum­brar­nos a vivir en una socie­dad indi­vi­dua­lis­ta y egoís­ta, meri­to­crá­ti­ca, en don­de sólo triun­fan los fuer­tes y sucum­ben los inú­ti­les, pobres o des­cla­sa­dos exclui­dos.
Por esa razón, por esa con­cien­cia arrai­ga­da y un pue­blo ago­ta­do en su pacien­cia, el neo­li­be­ra­lis­mo fue erra­di­ca­do del gobierno de un solo gol­pe, en el pri­mer round, has­tia­do el pue­blo argen­tino de la men­ti­ra y el mal­tra­to.
Pero ese sec­tor no se rin­de, pro­si­gue el ata­que en medio de una bata­lla por la salud y la recons­truc­ción nacio­nal que está dan­do el con­jun­to del pue­blo argen­tino en Cua­ren­te­na, jun­to a un gobierno nacio­nal y popu­lar de amplia coa­li­ción, lo cual pue­de hacer­lo débil por momen­tos, pero capaz siem­pre de for­ta­le­cer esa iden­ti­dad nacio­nal y popu­lar, lati­no­ame­ri­ca­na y soli­da­ria, en com­pro­mi­so con un mode­lo bio­cén­tri­co de cons­truc­ción social y pro­duc­ti­vo, que enfren­te a los enemi­gos de la Patria.
Para eso y por eso, debe­mos for­ta­le­cer­nos en la bata­lla cul­tu­ral que afian­za nues­tra iden­ti­dad como pue­blo en obje­ti­vo común de Patria Gran­de.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: