Vene­zue­la. Madu­ro denun­cia: «Des­de Colom­bia, un ata­que bio­te­rro­ris­ta»

Por Geral­di­na Colot­ti, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 mayo 2020.-

El 20 de mayo, en sus dos años del segun­do man­da­to, el pre­si­den­te vene­zo­lano, Nico­lás Madu­ro, hizo una fuer­te denun­cia. Citan­do fuen­tes den­tro de la inte­li­gen­cia colom­bia­na, dijo que tie­ne evi­den­cia de que el gobierno de Ivan Duque está tra­tan­do de infec­tar deli­be­ra­da­men­te a Vene­zue­la a tra­vés de migran­tes que regre­san al país.

Migran­tes que, a pesar de los ríos de dine­ro que los gobier­nos vasa­llos de Trump han reci­bi­do para la lla­ma­da «emer­gen­cia huma­ni­ta­ria», han esta­do espe­ran­do duran­te días para poder regre­sar, a expen­sas del gobierno boli­va­riano, como ha suce­di­do has­ta aho­ra, y sin reci­bir nin­gún apo­yo. Sin embar­go, de repen­te, apa­re­cie­ron auto­bu­ses equi­pa­dos e inclu­so una bol­sa de comi­da para el via­je para trans­por­tar a estas per­so­nas a la fron­te­ra colom­bia­na con los esta­dos Apu­re, Táchi­ra y Zulia.

A su lle­ga­da, aun­que nun­ca antes habían teni­do con­tac­to con per­so­nas infec­ta­das, se encon­tró que estos ciu­da­da­nos eran en gran núme­ro posi­ti­vos para el coro­na­vi­rus. En las últi­mas vein­ti­cua­tro horas, se regis­tra­ron 67 nue­vos infec­ta­dos por coro­na­vi­rus, 66 de ellos regre­san­do de Colom­bia y uno de Bra­sil, un país que se per­fi­la como uno de los bro­tes más fuer­te de Covid-19.

El sos­pe­cho­so, dijo Madu­ro, es que los migran­tes fue­ron infec­ta­dos en los auto­bu­ses a pro­pó­si­to. Por lo tan­to, alar­mó a todo el país, la Fuer­za Arma­da Nacio­nal Boli­va­ria­na, la poli­cía, la comu­ni­dad cien­tí­fi­ca sobre este nue­vo «plan bio­te­rro­ris­ta». Por esta razón, el gobierno boli­va­riano ha dupli­ca­do las pre­cau­cio­nes a lo lar­go de la fron­te­ra (de 2.500 km), y ha crea­do nue­vos hos­pi­ta­les de cam­pa­ña para hacer fren­te a un posi­ble pico pan­dé­mi­co.

Para la oca­sión, el pre­si­den­te, en cone­xión con dife­ren­tes pun­tos del país, dio cuen­ta de las diver­sas inter­ven­cio­nes del gobierno boli­va­riano en las reunio­nes vir­tua­les que se cele­bra­ron con orga­nis­mos inter­na­cio­na­les en torno a la OMS. Agra­de­ció la con­tri­bu­ción tan­to de Chi­na como de Rusia al Con­se­jo de Segu­ri­dad de la ONU, don­de Vene­zue­la denun­ció el recien­te ata­que frus­tra­do de mer­ce­na­rios por mar, y feli­ci­tó la decla­ra­ción del Secre­ta­rio Gene­ral de la ONU, Anto­nio Gute­rres, quien soli­ci­tó el fin de las san­cio­nes con­tra Vene­zue­la.

Tam­bién dijo que esta­ba lis­to para reci­bir bar­cos ira­níes que trans­por­tan com­bus­ti­ble al país boli­va­riano a pesar de las ame­na­zas de Trump. Anun­ció la lle­ga­da de otros avio­nes car­ga­dos con ayu­da de las Nacio­nes Uni­das y se bur­ló de la pro­pues­ta de Trump de enviar a su vez $ 20 millo­nes en ayu­da: «Con Esta­dos Uni­dos, dijo, todo es un jue­go de ata­ques, recha­zos, pero tam­bién inten­tos de diá­lo­go. Acep­té la pro­pues­ta, agre­gó, pero cree­ré que la ayu­da ven­drá solo cuan­do la vea con mis pro­pios ojos. La mayor ayu­da huma­ni­ta­ria que la admi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na podría hacer­nos es eli­mi­nar las medi­das coer­ci­ti­vas uni­la­te­ra­les con­tra nues­tra eco­no­mía, nues­tro petró­leo, nues­tras cuen­tas extran­je­ras».

Por lo tan­to, el pre­si­den­te elo­gió la alta con­cien­cia del pue­blo vene­zo­lano duran­te la cua­ren­te­na que, dijo, se fle­xi­bi­li­za­rá de acuer­do con las adver­ten­cias de la OMS de que el 90% podría ser gol­pea­do por un virus que es rápi­do y letal, y con­tra el cual aún no se encuen­tra una vacu­na.

El ejem­plo de aque­llos paí­ses que han dete­ni­do la cua­ren­te­na pre­ma­tu­ra­men­te sue­na como una adver­ten­cia, tam­bién por aque­llos paí­ses que, como Vene­zue­la, han toma­do medi­das pre­ven­ti­vas a tiem­po basa­das en la orga­ni­za­ción terri­to­rial y la apli­ca­ción de visi­tas y tam­po­nes de casa en casa. Un plan que, gra­cias tam­bién a la pla­ta­for­ma Patria, ha logra­do pro­por­cio­nar un mapeo fiel de la pro­pa­ga­ción del virus y con­te­ner­lo des­de el ini­cio de los sín­to­mas.

Un resul­ta­do que ha reci­bi­do elo­gios y aten­ción de orga­nis­mos inter­na­cio­na­les, a pesar de la pro­pa­gan­da y la acción des­truc­ti­va de los «ven­de­pa­tria» como el auto­pro­cla­ma­do Juan Guai­dó, que solo pen­sa­ba en robar el dine­ro de los vene­zo­la­nos, en pedir más san­cio­nes, y orga­ni­zar inva­sio­nes mer­ce­na­rias como las del 3 y 4 de mayo en la lla­ma­da Ope­ra­ción Gedeón.

A par­tir de los últi­mos desa­rro­llos en la inves­ti­ga­ción, las res­pon­sa­bi­li­da­des de los gobier­nos de Amé­ri­ca del Nor­te y Colom­bia han sido evi­den­tes. Ha sur­gi­do una tri­ple trian­gu­la­ción cri­mi­nal, ilus­tra­da recien­te­men­te por el Minis­tro de Comu­ni­ca­ción, Jor­ge Rodrí­guez, quien ha publi­ca­do algu­nas escu­chas tele­fó­ni­cas que pro­vie­nen direc­ta­men­te de los ser­vi­cios secre­tos colom­bia­nos.

El dipu­tado de Acción Demo­crá­ti­ca, Her­nán Ale­mán, pro­fu­go de la jus­ti­cia, con­ver­sa por telé­fono con el nar­co­tra­fi­can­te Clí­ver Alca­lá Cor­do­nes, hoy pro­te­gi­do por la DEA, y con un ter­ce­ro no iden­ti­fi­ca­do. Ade­más de la con­tri­bu­ción de la CIA y la del emba­ja­dor de los Esta­dos Uni­dos en Colom­bia, James Story, se con­fir­ma la exis­ten­cia y la dura­ción de los cam­pos de entre­na­mien­to para­mi­li­ta­res con sede en Rioha­cha, en la Gua­ji­ra colom­bia­na, que ya han sur­gi­do en las con­fe­sio­nes de los arres­ta­dos.

El dipu­tado tam­bién se refie­re a los uni­for­mes de Amé­ri­ca del Nor­te y la ban­de­ra de barras y estre­llas incau­ta­das en el esta­do vene­zo­lano del Zulia. Rodrí­guez expli­có que Ale­mán man­tie­ne estre­chas rela­cio­nes con la ex Fis­cal Gene­ral Lui­sa Orte­ga Díaz – que entre­gó el pasa­por­te a uno de los nar­co­tra­fi­can­te – y con su espo­so Ger­mán Ferrer, quie­nes huye­ron a Colom­bia, don­de tam­bién está «Sair Mun­da­rín, quien fue el autor de todos sus crí­me­nes».

Al exa­mi­nar el méri­to legal del con­tra­to mer­ce­na­rio cele­bra­do con Sil­ver­corp, se hace cada vez más cla­ro cómo Guai­dó y sus com­pin­ches, se can­di­da­ban para saquear el país. Duran­te una reu­nión públi­ca de alto nivel, la pri­me­ra com­ba­tien­te Cilia Flo­res, quien tam­bién es una abo­ga­da reco­no­ci­da, ilus­tró las cláu­su­las del con­tra­to en el que se esta­ble­ció la facul­tad de robar los acti­vos de los cha­vis­tas ase­si­na­dos, jun­to con los recur­sos del país.

Aho­ra, dijo Madu­ro, «el gobierno colom­biano ha abier­to una inves­ti­ga­ción para des­cu­brir cómo obte­ne­mos infor­ma­ción del inte­rior de su mis­ma inte­li­gen­cia, admi­tien­do así que tenía­mos razón. Pero inclu­so para este nue­vo plan bio­te­rro­ris­ta, no esta­mos hablan­do ton­te­rías». Tra­ba­jo de inte­li­gen­cia y orga­ni­za­ción popu­lar. Esta es «la gue­rra de todo el pue­blo», dijo el pre­si­den­te, mos­tran­do la ima­gen de los pes­ca­do­res que blo­quea­ron a los mer­ce­na­rios que inten­ta­ban des­em­bar­car en Vene­zue­la.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: