Para­guay. Mar­tín Alma­da expli­ca el Plan Cón­dor en «Con­ver­san­do con Correa»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mayo de 2020

«Aquel refe­ren­te para­gua­yo en la lucha por los dere­chos huma­nos par­ti­ci­pa del pro­gra­ma ‘Con­ver­san­do con Correa’, don­de dia­lo­ga jun­to al expre­si­den­te ecua­to­riano sobre las dic­ta­du­ras en Amé­ri­ca Lati­na y la fra­gi­li­dad de la demo­cra­cia actual en dis­tin­tos paí­ses de la región», dice la intro­duc­ción al pro­gra­ma de la tele­di­fu­so­ra rusa RT.

Así rese­ñó la entre­vis­ta RT en su sitio web: «En esta nue­va edi­ción de ‘Con­ver­san­do con Correa’, el expre­si­den­te ecua­to­riano dia­lo­ga con Mar­tín Alma­da (83), peda­go­go, acti­vis­ta y defen­sor de los dere­chos huma­nos en Para­guay, quien fue tor­tu­ra­do y encar­ce­la­do de modo ile­gí­ti­mo duran­te la dic­ta­du­ra de Alfre­do Stroess­ner.

«El 22 de diciem­bre de 1992, con la ayu­da de un juez valien­te, pudo des­cu­brir y demos­trar al mun­do que exis­tió el Plan Cón­dor», intro­du­ce el anfi­trión del pro­gra­ma al pre­sen­tar a su invi­ta­do, hacien­do alu­sión al sis­te­ma con­ti­nen­tal coor­di­na­do con Washing­ton para secues­trar y des­apa­re­cer per­so­nas por moti­vos polí­ti­cos.

«Fue un pac­to secre­to entre los gobier­nos mili­ta­res de Suda­mé­ri­ca, en paí­ses como Argen­ti­na, Bra­sil, Boli­via, Chi­le, Uru­guay y Para­guay», seña­la el entre­vis­ta­do. Y lamen­ta: «Cos­tó más de 100.000 víc­ti­mas». Entre los falle­ci­dos y des­apa­re­ci­dos, había «diri­gen­tes de la cla­se obre­ra, estu­dian­tes, pro­fe­so­res, mili­ta­res ins­ti­tu­cio­na­lis­tas y eco­no­mis­tas», repa­sa.

En su con­si­de­ra­ción, el Plan Cón­dor «comen­zó en el 64, con el gol­pe de Esta­do mili­tar en Bra­sil, pero se for­ma­li­zó el 25 de noviem­bre del 75 en San­tia­go de Chi­le, des­pués del gol­pe de Pino­chet», quien derro­có al gobierno socia­lis­ta de Sal­va­dor Allen­de el 11 de sep­tiem­bre de 1973.

Sobre la per­se­cu­ción que pade­ció en Para­guay cuan­do no había demo­cra­cia, Alma­da recuer­da: «En la déca­da del 60, era direc­tor de una escue­la pri­ma­ria y secun­da­ria en San Loren­zo, en los alre­de­do­res de Asun­ción. Y con el apo­yo de la Uni­ver­si­dad Cató­li­ca, abri­mos un capí­tu­lo sobre la meto­do­lo­gía de la ense­ñan­za edu­ca­ti­va libe­ra­do­ra de Pau­lo Frei­re. Ahí comen­zó mi tra­ge­dia».

Defen­dí la tesis dicien­do que en el Para­guay la edu­ca­ción esta­ba al ser­vi­cio de la cla­se domi­nan­te. Y moles­tó mucho eso

Por esos días, tam­bién era diri­gen­te sin­di­cal, y se sen­tía pre­sio­na­do por las auto­ri­da­des de fac­to. Así, soli­ci­tó una beca a Argen­ti­na para estu­diar con mayor tran­qui­li­dad, y en ese país vecino, que toda­vía no esta­ba en dic­ta­du­ra, reali­zó sus avan­ces aca­dé­mi­cos: «Defen­dí la tesis, dicien­do que en el Para­guay la edu­ca­ción esta­ba al ser­vi­cio de la cla­se domi­nan­te. Y moles­tó mucho eso».

Duran­te la char­la con Correa, rea­li­za­da a tra­vés de Inter­net debi­do a la emer­gen­cia sani­ta­ria glo­bal, aquel refe­ren­te en dere­chos huma­nos cuen­ta cómo obtu­vo los pape­les que reve­la­ban «la pene­tra­ción de la CIA en las uni­ver­si­da­des y cole­gios del Para­guay». Y comen­ta: «Así comen­zó mi vida denun­cian­do a los EE.UU. Regre­so a Para­guay el 26 de noviem­bre del 74, va la Poli­cía secre­ta a mi escue­la, y me toman».

Asi­mis­mo, Alma­da repa­sa el valor his­tó­ri­co de otros docu­men­tos halla­dos, que com­pro­ba­ban la impli­can­cia del Ejér­ci­to para­gua­yo en el Plan Cón­dor: «La UNESCO decla­ró esto ‘memo­ria del mun­do’, por la impor­tan­cia de su con­te­ni­do».

En cuan­to a la actua­li­dad de la región, el entre­vis­ta­do ya había seña­la­do en 2016 que «el Cón­dor sigue volan­do en Amé­ri­ca Lati­na». Ante la con­sul­ta de Correa sobre el tema, opi­na: «Cuan­do comen­zó el Cón­dor, fue una repre­sión estric­ta­men­te mili­tar. Siguió sien­do mili­tar en Hon­du­ras. Lue­go echa­ron a Lugo, y ya no era sola­men­te mili­tar, era a tra­vés del Par­la­men­to. Des­pués fue Lula. Últi­ma­men­te, el Cón­dor apa­re­ció de cuer­po y alma, así como nació estric­ta­men­te mili­tar y poli­cial en Boli­via. Con la ayu­da, lógi­ca­men­te, de los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción», con­clu­yó seña­lan­do.

FUENTE: E’a‑AtyCom

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: