Pales­ti­na. Los pes­ca­do­res en Gaza, entre los ata­ques de Israel y el mie­do a la COVID-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020—

Todo se para, menos el asal­to a pes­que­ros en la fran­ja de Gaza por par­te de las fuer­zas israe­líes. Solo en el mes de abril, en mitad de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, se han regis­tra­do más de vein­te vio­la­cio­nes de dere­chos. Esto se tra­du­ce en dis­pa­ros, ace­cho y des­truc­ción de embar­ca­cio­nes y redes de pes­ca. La con­se­cuen­cia: tres pes­ca­do­res fue­ron lesio­na­dos por el úni­co deli­to de pes­car para poder comer­ciar y obte­ner un sala­rio o ali­men­tar a su fami­lia. 

Los pes­ca­do­res gaza­tíes lle­van déca­das sufrien­do el blo­queo israe­lí que limi­ta la zona de pes­ca y sus ata­ques a pes­ca­do­res. Sin embar­go, a raíz de la expan­sión de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus y apro­ve­chan­do la situa­ción de con­fi­na­mien­to y limi­ta­ción de movi­mien­to, se ha detec­ta­do un aumen­to de ata­ques a los pes­ca­do­res en la fran­ja de Gaza. Esto afec­ta gra­ve­men­te al acce­so de medios de vida de unos 4.000 pes­ca­do­res y al menos 1.500 más que par­ti­ci­pan en la indus­tria pes­que­ra. 

Kha­led Habil es uno de esos pes­ca­do­res en Gaza. Es refu­gia­do de Pales­ti­na, tie­ne 54 años y es padre de nue­ve hijos en Jou­ra. Entre resig­na­ción y pena lamen­ta: “con la pro­pa­ga­ción del virus y sus ries­gos, la ocu­pa­ción sigue apun­tan­do a los bar­cos de pes­ca aún en zona per­mi­ti­da”. 

“Man­ten­go una fami­lia nume­ro­sa, ten­go que satis­fa­cer las nece­si­da­des de todos ellos, pero tam­bién ten­go dere­cho a estar sano, libre de enfer­me­da­des y no tras­mi­tir­les nin­gu­na infec­ción”, aña­de. 

La ocu­pa­ción y el blo­queo siem­pre tra­tan de apre­tar las tuer­cas que deli­mi­tan el sus­ten­to de los pes­ca­do­res a pesar de cum­plir con el com­pro­mi­so de la zona de pes­ca per­mi­ti­da por las auto­ri­da­des israe­líes. Solo en lo que va de año, el acce­so de millas náu­ti­cas dis­po­ni­bles para nave­gar ha cam­bia­do en dos oca­sio­nes. La últi­ma en febre­ro, para redu­cir la zona de pes­ca. 

Aho­ra, ante la preo­cu­pa­ción mun­dial por la cri­sis de COVID-19 Kha­led reco­no­ce que ha aumen­ta­do la pre­sión y la fre­cuen­cia de los ata­ques de los que están salien­do a fae­nar. La zona sur del encla­ve cos­te­ro, cer­ca de Rafah, se redu­jo en unas sema­nas de 15 millas a 10, lo que pone en ries­go la sub­sis­ten­cia de miles de fami­lias pales­ti­nas en estos momen­tos tan com­pli­ca­dos. 

La ten­sión y la pan­de­mia se expan­den por igual, aun­que los pes­ca­do­res en Gaza son gru­pos esen­cia­les para el man­te­ni­mien­to del ali­men­to y la eco­no­mía local. Ellos salen al tra­ba­jo con la pro­tec­ción de la que dis­po­nen, este­ri­li­zan los mate­ria­les para trans­por­tar el pes­ca­do e inevi­ta­ble­men­te, como medi­da pre­ven­ti­va, han redu­ci­do el núme­ro de tra­ba­ja­do­res de la región de Al-Has­bah, siem­pre aba­rro­ta­da de pes­ca­do­res por ser uno de los luga­res más espe­cia­li­za­dos en la ven­ta de pes­ca­do de la Fran­ja. Inevi­ta­ble­men­te, todas las adver­si­da­des, han dis­mi­nui­do el por­cen­ta­je de com­pra de pes­ca­do y por lo tan­to la can­ti­dad de comi­da en la mesa en las casas. 

Zaka­ria Baker, por­ta­voz del comi­té de pes­ca­do­res y tra­ba­jo agrí­co­la en Gaza reco­no­ce que las medi­das pre­ven­ti­vas son sen­ci­llas y limi­ta­das. “Lo que nece­si­tan los pes­ca­do­res, espe­cial­men­te a la luz de la pro­pa­ga­ción de coro­na­vi­rus, es pro­tec­ción inter­na­cio­nal y el fin de la ocu­pa­ción y el blo­queo, ade­más de la nece­si­dad de ropa espe­cial, mate­rial y silos para los pes­ca­do­res”

Baker, recal­ca que son deman­das para apo­yar y com­pen­sar a los pes­ca­do­res por las pér­di­das que sufren a cau­sa de los ata­ques israe­líes bajo el para­guas de la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus. 

Menos de 10 millas náu­ti­cas para vivir 

En vir­tud de los Acuer­dos de Oslo fir­ma­dos en 1993, Israel está obli­ga­do a per­mi­tir la pes­ca has­ta las 20 millas náu­ti­cas, pero esto nun­ca se ha apli­ca­do. Esta limi­ta­ción ha pro­vo­ca­do que la sobre­pes­ca en las zonas per­mi­ti­das haya redu­ci­do nota­ble­men­te el núme­ro de pes­ca­do. 

No solo en tiem­pos de COVID19, los pes­ca­do­res se enfren­tan a los dis­pa­ros israe­líes en alta mar. Es un acto fre­cuen­te des­de hace déca­das ale­gan­do que sobre­pa­san la zona asig­na­da. Los pes­ca­do­res pales­ti­nos aho­ra no sólo se enfren­tan y se expo­nen a los ries­gos del coro­na­vi­rus, sino que lle­van años fren­te a la injus­ti­cia de la ocu­pa­ción. 

Las cifras lo refle­jan. En 2019, las fuer­zas israe­líes dis­pa­ra­ron 347 veces con­tra pes­ca­do­res pales­ti­nos, que nor­mal­men­te uti­li­zan embar­ca­cio­nes para salir al mar. Lo más duro es que las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas, que han con­ti­nua­do duran­te casi dos dece­nios, se pro­du­cen en el con­tex­to de un endu­re­ci­mien­to del blo­queo y la impo­si­ción de un cas­ti­go colec­ti­vo a cien­tos de civi­les pales­ti­nos, lo que vio­la las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio. 

Fuen­te: PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *