Pales­ti­na. Los pes­ca­do­res en Gaza, entre los ata­ques de Israel y el mie­do a la COVID-19

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020—

Todo se para, menos el asal­to a pes­que­ros en la fran­ja de Gaza por par­te de las fuer­zas israe­líes. Solo en el mes de abril, en mitad de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus, se han regis­tra­do más de vein­te vio­la­cio­nes de dere­chos. Esto se tra­du­ce en dis­pa­ros, ace­cho y des­truc­ción de embar­ca­cio­nes y redes de pes­ca. La con­se­cuen­cia: tres pes­ca­do­res fue­ron lesio­na­dos por el úni­co deli­to de pes­car para poder comer­ciar y obte­ner un sala­rio o ali­men­tar a su fami­lia. 

Los pes­ca­do­res gaza­tíes lle­van déca­das sufrien­do el blo­queo israe­lí que limi­ta la zona de pes­ca y sus ata­ques a pes­ca­do­res. Sin embar­go, a raíz de la expan­sión de la pan­de­mia de coro­na­vi­rus y apro­ve­chan­do la situa­ción de con­fi­na­mien­to y limi­ta­ción de movi­mien­to, se ha detec­ta­do un aumen­to de ata­ques a los pes­ca­do­res en la fran­ja de Gaza. Esto afec­ta gra­ve­men­te al acce­so de medios de vida de unos 4.000 pes­ca­do­res y al menos 1.500 más que par­ti­ci­pan en la indus­tria pes­que­ra. 

Kha­led Habil es uno de esos pes­ca­do­res en Gaza. Es refu­gia­do de Pales­ti­na, tie­ne 54 años y es padre de nue­ve hijos en Jou­ra. Entre resig­na­ción y pena lamen­ta: “con la pro­pa­ga­ción del virus y sus ries­gos, la ocu­pa­ción sigue apun­tan­do a los bar­cos de pes­ca aún en zona per­mi­ti­da”. 

“Man­ten­go una fami­lia nume­ro­sa, ten­go que satis­fa­cer las nece­si­da­des de todos ellos, pero tam­bién ten­go dere­cho a estar sano, libre de enfer­me­da­des y no tras­mi­tir­les nin­gu­na infec­ción”, aña­de. 

La ocu­pa­ción y el blo­queo siem­pre tra­tan de apre­tar las tuer­cas que deli­mi­tan el sus­ten­to de los pes­ca­do­res a pesar de cum­plir con el com­pro­mi­so de la zona de pes­ca per­mi­ti­da por las auto­ri­da­des israe­líes. Solo en lo que va de año, el acce­so de millas náu­ti­cas dis­po­ni­bles para nave­gar ha cam­bia­do en dos oca­sio­nes. La últi­ma en febre­ro, para redu­cir la zona de pes­ca. 

Aho­ra, ante la preo­cu­pa­ción mun­dial por la cri­sis de COVID-19 Kha­led reco­no­ce que ha aumen­ta­do la pre­sión y la fre­cuen­cia de los ata­ques de los que están salien­do a fae­nar. La zona sur del encla­ve cos­te­ro, cer­ca de Rafah, se redu­jo en unas sema­nas de 15 millas a 10, lo que pone en ries­go la sub­sis­ten­cia de miles de fami­lias pales­ti­nas en estos momen­tos tan com­pli­ca­dos. 

La ten­sión y la pan­de­mia se expan­den por igual, aun­que los pes­ca­do­res en Gaza son gru­pos esen­cia­les para el man­te­ni­mien­to del ali­men­to y la eco­no­mía local. Ellos salen al tra­ba­jo con la pro­tec­ción de la que dis­po­nen, este­ri­li­zan los mate­ria­les para trans­por­tar el pes­ca­do e inevi­ta­ble­men­te, como medi­da pre­ven­ti­va, han redu­ci­do el núme­ro de tra­ba­ja­do­res de la región de Al-Has­bah, siem­pre aba­rro­ta­da de pes­ca­do­res por ser uno de los luga­res más espe­cia­li­za­dos en la ven­ta de pes­ca­do de la Fran­ja. Inevi­ta­ble­men­te, todas las adver­si­da­des, han dis­mi­nui­do el por­cen­ta­je de com­pra de pes­ca­do y por lo tan­to la can­ti­dad de comi­da en la mesa en las casas. 

Zaka­ria Baker, por­ta­voz del comi­té de pes­ca­do­res y tra­ba­jo agrí­co­la en Gaza reco­no­ce que las medi­das pre­ven­ti­vas son sen­ci­llas y limi­ta­das. “Lo que nece­si­tan los pes­ca­do­res, espe­cial­men­te a la luz de la pro­pa­ga­ción de coro­na­vi­rus, es pro­tec­ción inter­na­cio­nal y el fin de la ocu­pa­ción y el blo­queo, ade­más de la nece­si­dad de ropa espe­cial, mate­rial y silos para los pes­ca­do­res”

Baker, recal­ca que son deman­das para apo­yar y com­pen­sar a los pes­ca­do­res por las pér­di­das que sufren a cau­sa de los ata­ques israe­líes bajo el para­guas de la pro­pa­ga­ción del coro­na­vi­rus. 

Menos de 10 millas náu­ti­cas para vivir 

En vir­tud de los Acuer­dos de Oslo fir­ma­dos en 1993, Israel está obli­ga­do a per­mi­tir la pes­ca has­ta las 20 millas náu­ti­cas, pero esto nun­ca se ha apli­ca­do. Esta limi­ta­ción ha pro­vo­ca­do que la sobre­pes­ca en las zonas per­mi­ti­das haya redu­ci­do nota­ble­men­te el núme­ro de pes­ca­do. 

No solo en tiem­pos de COVID19, los pes­ca­do­res se enfren­tan a los dis­pa­ros israe­líes en alta mar. Es un acto fre­cuen­te des­de hace déca­das ale­gan­do que sobre­pa­san la zona asig­na­da. Los pes­ca­do­res pales­ti­nos aho­ra no sólo se enfren­tan y se expo­nen a los ries­gos del coro­na­vi­rus, sino que lle­van años fren­te a la injus­ti­cia de la ocu­pa­ción. 

Las cifras lo refle­jan. En 2019, las fuer­zas israe­líes dis­pa­ra­ron 347 veces con­tra pes­ca­do­res pales­ti­nos, que nor­mal­men­te uti­li­zan embar­ca­cio­nes para salir al mar. Lo más duro es que las vio­la­cio­nes sis­te­má­ti­cas, que han con­ti­nua­do duran­te casi dos dece­nios, se pro­du­cen en el con­tex­to de un endu­re­ci­mien­to del blo­queo y la impo­si­ción de un cas­ti­go colec­ti­vo a cien­tos de civi­les pales­ti­nos, lo que vio­la las nor­mas del dere­cho inter­na­cio­nal huma­ni­ta­rio. 

Fuen­te: PALES​TI​NA​LI​BRE​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: