Cuba. Argen­ti­nos piden Nobel de la Paz para Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na

Por Ser­gio Ortiz, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 mayo 2020

EN VARIOS PAÍSES HAY INICIATIVAS SIMILARES PARA LA «HENRY REEVE»

En Fran­cia, Bél­gi­ca, Irlan­da y EEUU están jun­tan­do fir­mas para pedir el Nobel de la Paz para la Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na «Henry Reeve». Tam­bién jun­tan en Argen­ti­na.

Son varias orga­ni­za­cio­nes socia­les, de soli­da­ri­dad con Cuba, de defen­sa de los dere­chos huma­nos, per­so­na­li­da­des cien­tí­fi­cas y polí­ti­cas, con una coin­ci­den­cia que las con­vo­ca: pre­miar la labor de los médi­cos y médi­cas cuba­nas de la Bri­ga­da «Henry Reeve». Ésta tie­ne en su currí­cu­la un impre­sio­nan­te apor­te a los pue­blos del mun­do que sufren epi­de­mias y gra­ves pro­ble­mas de salud. Hoy, cohe­ren­te con esa tra­yec­to­ria, está en 24 paí­ses dan­do una mano pro­fe­sio­nal y huma­na con­tra la pan­de­mia del Covid-19. Se los ve en Ita­lia, Jamai­ca, Beli­ce, Méxi­co, Vene­zue­la, Anti­gua y Bar­bu­da, Ando­rra, Sudá­fri­ca y otras nacio­nes.
En su cuen­ta de Twit­ter el can­ci­ller cubano, Bruno Rodrí­guez Parri­lla, pun­tua­li­zó que «2.300 espe­cia­lis­tas de la isla, en 26 bri­ga­das Henry Reeve, via­ja­ron a 24 paí­ses a luchar con­tra la nue­va enfer­me­dad».
Ade­más de esos pro­fe­sio­na­les, hay que sumar otros 28 mil pro­fe­sio­na­les de la salud que ya esta­ban en 59 nacio­nes antes de la pan­de­mia. Éstos tam­bién se unie­ron a los esfuer­zos en cada región con­tra el coro­na­vi­rus. Y cuan­do esta gra­ví­si­ma emer­gen­cia decli­ne y oja­lá ter­mi­ne, varios de esos gale­nos segui­rán en sus pues­tos por más tiem­po, «apa­gan­do las ceni­zas del incen­dio» y lis­tos para enca­rar otras tareas. Don­de apa­re­ce una enfer­me­dad, llá­me­se cóle­ra o Ébo­la, o haya terre­mo­tos, hura­ca­nes cla­se 5, gra­ves inun­da­cio­nes y otras tem­pes­ta­des don­de el hom­bre (en rigor el capi­ta­lis­mo) no res­pe­tó a la natu­ra­le­za y ésta reac­cio­nó enfu­re­ci­da, allí esta­rán estos médi­cos. El acen­to cari­be­ño y el «oye chi­co» se escu­cha­rá en las mon­ta­ñas de Cache­mi­ra, en sel­vas asiá­ti­cas, luga­res inhós­pi­tos de Áfri­ca y las ele­gan­tes Ando­rra y Lom­bar­día. Si les piden, gus­to­sos ven­drán a Bue­nos Aires.

¿Por qué «Henry Reeve»?
Aun­que los cuba­nos no son nada buro­crá­ti­cos, el nom­bre ins­ti­tu­cio­nal es «Con­tin­gen­te Inter­na­cio­nal de Médi­cos Espe­cia­li­za­dos en Situa­cio­nes de Desas­tres y Gra­ves Epi­de­mias Henry Reeve». Como es lar­go, popu­lar­men­te se la cono­ce como «Bri­ga­da Médi­ca Cuba­na Henry Reeve».
La inte­gran 7.400 tra­ba­ja­do­res de la salud que des­de su crea­ción en 2005 han actua­do en 21 paí­ses don­de hubo desas­tres natu­ra­les y gra­ves enfer­me­da­des.
Antes de su actual inter­ven­ción con­tra el Covid-19 lo más comen­ta­do había sido la par­ti­ci­pa­ción de 400 médi­cos y enfer­me­ros de ambos sexos en Áfri­ca occi­den­tal, don­de fue­ron a pelear al Ébo­la. Muy pocos paí­ses se atre­vie­ron, por no decir nin­guno. Cuba lo hizo, sin pedir nada a cam­bio, arries­gan­do la salud de sus médi­cos, algu­nos de los cua­les se enfer­ma­ron gra­ve­men­te, como Félix Sarría Báez. Se con­ta­gió en 2014 en Sie­rra Leo­na, pero un mes des­pués, cura­do, regre­só a luchar con­tra el Ébo­la.
Esa valen­tía les vie­ne de la cuna fide­lis­ta y mar­tia­na, pero tam­bién del joven esta­dou­ni­den­se que dio nom­bre a la bri­ga­da sani­ta­ria, Henry Reeve. Era un nor­te­ame­ri­cano naci­do en 1850, con sen­ti­mien­tos anti­es­cla­vis­tas y que por eso mis­mo se había enro­la­do en las filas del Nor­te con­tra el Sur. A los 19 años se embar­có rum­bo a Cuba para par­ti­ci­par en la gue­rra de los diez años (1868−1978) con­tra el colo­nia­lis­mo espa­ñol.
Reeve fue ganan­do cada ascen­so mili­tar al des­ta­car­se en las 400 bata­llas don­de estu­vo. De Sar­gen­to de segun­da en 1869 lle­gó a ser Gene­ral de Bri­ga­da en 1873, pasan­do por los gra­dos inter­me­dios de Tenien­te, Capi­tán, Comandante,Teniente Coro­nel y Coro­nel. Fue heri­do en diez bata­llas, inclu­so sobre­vi­vió a un pelo­tón de fusi­la­mien­to de los espa­ño­les, y cuan­do murió, en 1876, tenía una pier­na más cor­ta que la otra y con un enta­bli­lla­do metá­li­co.
Debe ser que los médi­cos cuba­nos de la bri­ga­da han here­da­do de ese joven esta­dou­ni­den­se su cora­je impre­sio­nan­te. Y tie­nen el mis­mo sen­ti­mien­to inter­na­cio­na­lis­ta del «ingle­si­to» que vino a pelear jun­to a Igna­cio Agra­mon­te y Máxi­mo Gómez en esa pri­me­ra revo­lu­ción cuba­na, que no lle­gó a la vic­to­ria.
En la últi­ma sema­na de agos­to de 2005 el hura­cán Katri­na pro­vo­có enor­mes inun­da­cio­nes en Nue­va Orleáns, con 1.833 muer­tos y pér­di­das millo­na­rias. Cua­tro días des­pués, Fidel Cas­tro ofre­ció al gobierno de EEUU el envío de 1.500 médi­cos de la «Bri­ga­da Henry Reeve» para ayu­dar en esa emer­gen­cia. Geor­ge W. Bush no le con­tes­tó siquie­ra ese ofre­ci­mien­to. Dos sema­nas más tar­de, en la gra­dua­ción de los médi­cos de ese año, Fidel for­ma­li­zó la crea­ción de esa bri­ga­da que se ocu­pa­ría de gra­ves emer­gen­cias den­tro del país y el extran­je­ro, o sea en la Patria y la Huma­ni­dad, uni­fi­ca­dos en el con­cep­to de José Mar­tí.
Para Bush habría sido muy difí­cil dar­le la bien­ve­ni­da a una bri­ga­da soli­da­ria de Cuba, blo­quea­da y agre­di­da por el impe­rio. Y que enci­ma lle­va­ra el nom­bre de un esta­dou­ni­den­se de Brooklyn que se hizo pró­cer cubano en las bata­llas de Cama­güey.

Argen­ti­na tam­bién.
En EEUU están reu­nien­do fir­mas para el Nobel des­de el Comi­té Inter­na­cio­nal Paz, Jus­ti­cia y Dig­ni­dad para los Pue­blos, y la orga­ni­za­ción femi­nis­ta Code Pink. En Euro­pa son más de 25 orga­ni­za­cio­nes: Cuba Lin­da y Fran­cia Cuba, la Unión Depar­ta­men­tal de la CGT de Fran­cia, el Comi­té de Tou­lou­se Fran­cia-Cuba, Eus­ka­di-Cuba, Cubainformación.TV, la Asso­cia­zio­ne Umbra di Soli­da­rie­tà Inter­na­zio­na­lis­ta, el Gru­po de Apo­yo a Cuba (Irlan­da) y la Aso­cia­ción Valen­cia­na de Amis­tad con Cuba José Mar­tí (Espa­ña).
Soli­ci­tan que la Aca­de­mia Nobel de Sue­cia-Norue­ga otor­gue el Nobel de la Paz a la Henry Reeve, pues cum­ple el méri­to «a la per­so­na que haya tra­ba­ja­do más o mejor en favor de la fra­ter­ni­dad entre las nacio­nes, la abo­li­ción o reduc­ción de los ejér­ci­tos alza­dos y la cele­bra­ción y pro­mo­ción de acuer­dos de paz», según el tes­ta­men­to de Alfred Nobel.
En Argen­ti­na colec­ta fir­mas una Comi­sión Amplia en su mail ([email protected]​gmail.​com). La inte­gran Hugo Mola­res, juez; la Agru­pa­ción Argen­ti­na de Gra­dua­dos en Cuba, AAGra­CU­BA, de pro­fe­sio­na­les de la salud, depor­tes, abo­ga­cía, eco­no­mía, perio­dis­mo, psi­co­lo­gía y artes; la pre­si­den­ta de la fun­da­ción «Un Mun­do Mejor es Posi­ble», Clau­dia Cam­ba; Oscar Verón, del Espa­cio Nave­gan­do con el Che (en 2008 lle­vó el monu­men­to del Che des­de Bue­nos Aires a Rosa­rio); Lucía Coro­nel, exdi­rec­to­ra de la Clí­ni­ca Oftal­mo­ló­gi­ca Dr Ernes­to Che Gue­va­ra y otros egre­sa­dos de la ELAM (Escue­la Lati­no­ame­ri­ca­na de Medi­ci­na); Gerar­do Gran­da, de Casa de la Amis­tad Argen­ti­na Cuba­na de San Mar­tin de los Andes; Víc­tor Hugo «Beto» Díaz, Direc­tor de Inves­ti­ga­ción y Memo­ria de la Sub­se­cre­ta­ría DD HH de Bue­nos Aires; Car­los Azna­rez, direc­tor de Resu­men Lati­no­ame­ri­cano; María Torre­llas, docu­men­ta­lis­ta; Car­los Orzao­coa, Abo­ga­do de DD HH; Iri­na San­tes­te­ban, de Mil por Cuba, agru­pa­ción que en 2010 reu­nió 5.557 fir­mas de 62 paí­ses pidien­do el Nobel para Fidel Cas­tro, etcé­te­ra.
Aho­ra vuel­ven a la car­ga. Como el jine­te Henry Reeve. Como la Bri­ga­da Médi­ca del Ejér­ci­to de Batas Blan­cas.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *