Argen­ti­na. Regis­tro Civil en cuarentena

San­tia­go Somon­te, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 21 de mayo de 2020

Se cum­plen dos meses de cua­ren­te­na en el país y en bue­na par­te del cir­cu­lar pla­ne­ta Tie­rra. El tiem­po físi­co es aho­ra, un efec­to zig­za­guean­te y difu­so, tan efí­me­ro para tomar­lo vir­tual­men­te en el cen­tro gris de nues­tros abis­mos, y tan volá­til, al cru­zar cable­ras de agen­cias noti­cio­sas, des­pa­chos guber­na­men­ta­les y noso­co­mios de toda índole.

Un pre­sen­te dis­tó­pi­co, una cri­sis plau­si­ble, clí­ni­ca­men­te iné­di­ta, obli­ga a solu­cio­nes urgen­tes y mira­das colec­ti­vas, capa­ces de rege­ne­rar super­fi­cies emer­gen­tes de soli­da­ri­dad y cui­da­dos. A cam­bio, los espe­cu­la­do­res de siem­pre agi­tan la para­noia según las nove­da­des del dicho­so virus. Las viven­cias ante las cri­sis y el rema­ni­do Coro­na no ame­dren­tan a quie­nes pechan hacia ade­lan­te. En los ner­vios de su ruti­na dia­ria, en la reyer­ta con­tra los enemi­gos, a veces, más cer­ca­nos de lo que pare­ce, se tejen ayu­das que rom­pen con cual­quier plan­teo de los más ave­za­dos en solu­cio­nes mági­cas, de la mano invi­si­ble del mer­ca­do: res­pues­tas empí­ri­cas ante la avan­za­da neo-libe­ra­loi­de. Cap­tar ses­gos que uni­for­men con­duc­tas pro­po­si­ti­vas, de cam­bios con­cre­tos en pos de una soli­da­ri­dad con­jun­ta, un rebo­te natu­ral de los meca­nis­mos, de lxs olvi­dadxs de siem­pre, en fun­ción de su pro­pio sec­tor, o fac­ción social al que per­te­ne­cen. La pre­gun­ta enton­ces, cae tan ver­ti­cal como el pro­pio orga­ni­gra­ma que cada Esta­do-Nación debe hacer, cua­ren­te­na pro­tec­to­ra o sobrex­po­si­ción calle­je­ra median­te. ¿Cómo enfren­ta­ría­mos este momen­to inexo­ra­ble­men­te gra­ve, sin los movi­mien­tos socia­les, los espa­cios comu­ni­ta­rios, algu­nas oene­gés, y la soli­da­ri­dad anónima?

En el enjam­bre de noti­cias dia­rias, se arti­cu­lan las baja­das de línea habi­tua­les, el cru­ce de cul­pas, men­sa­jes apo­ca­líp­ti­cos y algu­nos gui­ños a nove­da­des espe­ran­za­do­ras. Muy atrás de las reti­nas algo­rít­mi­cas, las ten­den­cias twit­te­ras y el pri­me time noti­cio­so, que­dó el empre­sa­rio abu­rri­do tiran­do un cer­do des­de las altu­ras hacia una pile­ta, el fato de los rug­biers matan­do a pata­das a un pibe en el piso, las filas de autos esca­pan­do hacia la cos­ta, el sobre­pre­cio en la com­pra de fideos y varios obi­tua­rios de cele­bri­da­des autóc­to­nas. Todos pos­ter­ga­dos por esta reali­dad, más trá­gi­ca aún: la muer­te pega de cer­ca en las villas caren­tes de los ser­vi­cios más bási­cos duran­te déca­das, se cue­la en las comu­ni­da­des de pue­blos ori­gi­na­rios y tras­pa­sa las fron­te­ras socio-eco­nó­mi­cos has­ta lle­gar a la osci­lan­te cla­se media, a los barrios pri­va­dos: nadie está exentx, aun­que el shock de cual­quier teo­ría… cale hon­do don­de siempre.

Los man­da­ta­rios, sin dis­tin­cio­nes, avan­zan o recu­lan según el ten­dal dia­rio de muer­tes que nos ofre­ce un pre­sen­te inau­di­to, extra­ño. De las opi­nio­nes, avan­ces y adver­ten­cias cien­tí­fi­cas, se enco­lum­nan sus medi­das. En lxs espe­cia­lis­tas y tra­ba­ja­dorxs de la salud, está la solu­ción, indu­da­ble­men­te. La reac­ción de la socie­dad, es tan diver­sa como su com­po­si­ción hete­ro­ge­nea: si la pro­ce­sión va por den­tro, algunxs la disi­mu­lan en las gran­des urbes pasean­do mas­co­tas, pro­lon­gan­do la sali­da con la bol­sa de tela como coar­ta­da o bus­cán­do­le una vuel­ta hob­bis­ti­ca en sus casas. Has­ta el pro­pio gobierno nos acon­se­jó la prác­ti­ca ona­nís­ti­ca vir­tual, entre otros con­se­jos, para pre­ser­var­nos de la cir­cu­la­ción viro­si­ca. En tan­to, las cor­po­ra­cio­nes hacen lo suyo, es decir lo de siem­pre: al tra­ba­jo hoga­re­ño for­za­do por la pan­de­mia, le agre­gan horas hom­bre, horas mujer, o le bajan el suel­do. Los oxi­da­dos de Azo­par­do transan un cuar­to de suel­do de algu­nas ramas pro­duc­ti­vas, momen­tá­nea­men­te dete­ni­das, en el árbol del gran bone­te. En la copa más alta, los due­ños del bos­que, ya mer­can­ti­li­za­do, espían corrien­do el plie­go de las hojas: recla­man tra­ba­jo ajeno y ayu­da para sí mis­mos: con­ver­san des­de lejos con otros, seme­jan­tes y afi­nan la sin­to­nía. A la calle! A pro­du­cir!, piden sin rubo­ri­zar­se. Cuan­do cae otro árbol en tie­rras leja­nas, esqui­van los vien­tos de cola del mal pan­dé­mi­co, y le adju­di­can a ‘los ries­gos de la vida en socie­dad’, a Dios y la Patria, cual­quier even­tua­li­dad que ter­mi­ne en muer­te aje­na. El uno por cien­to de su rique­za no es dis­tri­bui­ble entre quie­nes espe­ran algún fru­to, amu­chadxs, allí aba­jo. Aun­que en dos meses, vimos que sin ellxs, sin nosotrxs, no hay trac­ción posi­ble de nin­gún mer­ca­do: ni el del lejano nor­te como patrón eco­nó­mi­co del res­to, ni de los híper lle­nos de arti­fi­cia­li­dad, ni los nego­cios de cer­ca­nía par­cial­men­te abier­tos para los pro­duc­tos básicos.

Si el frá­gil sos­tén de una vida media­na­men­te dig­na, encon­tra­ba sufi­cien­tes emba­tes para millo­nes, este pre­sen­te hur­ga en cada sec­tor ane­ga­do y poten­cia los défi­cits de siem­pre. La ayu­da no está lle­gan­do, apun­tan des­de geo­gra­fías remo­tas y cer­ca­nas al poder cen­tral, que equi­li­bra su con­duc­ción pater­na­lis­ta entre pro­ble­mas de toda cala­ña. Las gen­tes en los terri­to­rios, habi­tua­dos al doble dis­cur­so y el olvi­do, siguen gene­ran­do sór­di­dos pero estre­chos víncu­los; anti­cuer­pos colec­ti­vos, inmu­nes al egoís­mo. ¿Nace­rá un nue­vo víncu­lo social? ¿Otra poli­ti­ci­dad emer­gen­te será capaz de cohe­sio­nar social­men­te a sec­to­res y obje­ti­vos siem­pre pos­ter­ga­dos? En el mien­tras tan­to, dis­cu­rren las horas en manos ten­di­das, dis­tan­cias obli­ga­das y una cos­tum­bre intrín­se­ca, adap­ta­da a cada peda­zo roto del teji­do social, que debe­rá hil­va­nar­se más rápi­do que nun­ca. Para capear la tor­men­ta y aguan­tar la tem­pes­tad, cuan­do todo termine.

Fuen­te: La Luna con Gatillo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *