Argen­ti­na. Cam­pa­ña para la inclu­sión de la pros­ti­tu­ción en el plan con­tra las vio­len­cias de géne­ro #Pros­ti­tui­rEs­Vio­len­cia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de mayo de 2020

Con­vo­ca­to­ria Abo­li­cio­nis­ta Fede­ral exi­ge a tra­vés de una cam­pa­ña que se inclu­ya a la pros­ti­tu­ción como par­te del Plan de Acción con­tra las Vio­len­cias que está ela­bo­ran­do el Minis­te­rio de las Muje­res, Géne­ros y Diver­si­dad de la Nación.

Dan­do con­ti­nui­dad a la lucha por la
abo­li­ción de la pros­ti­tu­ción, Con­vo­ca­to­ria Abo­li­cio­nis­ta Fede­ral ini­ció una
cam­pa­ña a tra­vés de dis­tin­tas accio­nes de comu­ni­ca­ción en redes­con el
#Pros­ti­tui­rEs­Vio­len­cia y en medios pidien­do se hagan efec­ti­vas las políticas
públi­cas de inclu­sión para muje­res, trans y tra­ves­tis pros­ti­tui­das. Hasta
aho­ra, no han sido visi­bi­li­za­das como par­te del accio­nar del Ministerio
nacio­nal medi­das con­cre­tas que den res­pues­tas a la situa­ción social de quienes
son víc­ti­mas del sis­te­ma prostituyente.

Hemos recor­da­do que nues­tro país es
jurí­di­ca­men­te abo­li­cio­nis­ta, exi­gi­mos polí­ti­cas públi­cas acor­des con los
com­pro­mi­sos asu­mi­dos por el Esta­do argen­tino. Por ello, es nece­sa­rio que se
dimen­sio­ne el impac­to que la pros­ti­tu­ción tie­ne mayo­ri­ta­ria­men­te para las mujeres,
niñas y ado­les­cen­tes en lo rela­cio­na­do con la salud, lo psi­co-afec­ti­vo, su
sexua­li­dad; como asi­mis­mo en el desa­rro­llo de su pro­pio pro­yec­to de vida.

Pocas veces se visi­bi­li­zan las
con­se­cuen­cias que vul­ne­ran la vida de las per­so­nas pros­ti­tui­das, y en la de sus
hijas e hijos. Impac­tos per­ju­di­cia­les, que por su vio­len­cia reite­ra­da afectan
su salud físi­ca, psí­qui­ca y emo­cio­nal. Los tras­tor­nos psí­qui­cos, físi­cos y
socia­les no tie­nen un tra­ta­mien­to ade­cua­do a la pro­ble­má­ti­ca en el sis­te­ma de
salud, por ello es nece­sa­rio que esté pre­sen­te en la agen­da pública.

Las con­se­cuen­cias psi­co-físi­cas en la
salud de las muje­res prostituidas.

En gene­ral las muje­res han sido
incor­po­ra­das al cir­cui­to pros­ti­bu­la­rio en eda­des tem­pra­nas de su adolescencia,
o bien en su infan­cia, de allí que en su his­to­ria encon­tra­re­mos ante­ce­den­tes de
haber sufri­do agre­sio­nes sexua­les, que lue­go se per­pe­tua­rán “natu­ra­li­za­das” por
el sis­te­ma pros­ti­tu­yen­te. Son esca­sas las cober­tu­ras perio­dís­ti­cas que dan
cuen­ta de las con­se­cuen­cias pro­duc­to de la prostitución.

Los tras­tor­nos men­ta­les de tipo
diso­cia­ti­vo entre la per­so­na­li­dad públi­ca y el carác­ter “pri­va­do” lle­van a un
plano de des­cor­po­ra­li­za­ción. Esto, no es otra cosa que un meca­nis­mo de defensa
por las vio­len­cias que trae expe­ri­men­tar rela­cio­nes sexua­les no desea­das en
repe­ti­das oca­sio­nes. La nega­ción de los pro­pios deseos, el pla­cer, las
emo­cio­nes, los afec­tos son las reglas impues­tas en una tran­sac­ción comer­cial de
subor­di­na­ción para las mujeres.

Des­apa­re­ce el carác­ter de una relación
sexual res­pe­tuo­sa, huma­ni­za­da para trans­for­mar a la per­so­na pros­ti­tui­da en un
obje­to sexual. Las con­se­cuen­cias de este pro­ce­so sis­te­má­ti­co de vio­len­cias se
deno­mi­na estrés post trau­má­ti­co (TEPT).

Estos tras­tor­nos en el plano psíquico,
tam­bién tie­nen reper­cu­sión físi­ca. La médi­ca fran­ce­sa Judith Trin­quart señala
entre, otras tan­tas afec­ta­cio­nes: la tole­ran­cia al dolor, la expo­si­ción a las
adic­cio­nes, hipo­es­te­sia, pro­ble­mas sexua­les, gine­co­ló­gi­cos; entre ellos los que
se deri­van de las infec­cio­nes de trans­mi­sión sexual, como así tam­bién distinto
tipos de cán­cer. Enfer­me­da­des de tipo infec­cio­sas: bron­co pul­mo­nar y de piel. 

Por otra par­te, tam­bién las mujeres
pros­ti­tui­das sufren las con­se­cuen­cias físi­cas y psi­co­ló­gi­cas de las violencias
cor­po­ra­les y sexua­les pro­duc­to de los gol­pes, con obje­tos con­tun­den­tes, heridas
de arma blan­ca, la vio­la­ción por par­te de pro­xe­ne­tas y com­pra­do­res; y la
vio­len­cia deri­va­da de las ame­na­zas, insul­tos y comen­ta­rios degradantes.

La pros­ti­tu­ción es el fenó­meno principal
en la gene­ra­ción de estos tras­tor­nos, por ello es nece­sa­rio que se la asuma,
que se visi­bi­li­ce como un pro­ble­ma den­tro de un Plan de Acción del Esta­do. La
repa­ra­ción de dere­chos tam­bién impli­ca con­si­de­rar la par­ti­cu­la­ri­dad que tienen
los pro­ble­mas de la salud psi­co-físi­ca en la aten­ción de los ser­vi­cios de
salud.

[email protected]​gmail.​com.

Telé­fo­nos: Mar­ta Fon­ten­la, 11 6543 – 2152,
Kathe­ri­ne Tri­ni­dad Ivasz­kow Mar­quez 11 2785 – 4990; Sele­ne Aylen Rodri­guez Mallón
11 3250 – 9789; Elsa Cola Are­na 11 44305567

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *