Argen­ti­na. Agri­cul­tu­ra ances­tral: El desa­fío de labrar la memo­ria

Por Nico­lás Espe­ran­te Alon­so, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 20 de mayo de 2020

Foto : Mateo Lié­ba­na

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | La expe­rien­cia de Des­vío a la Raíz, colec­ti­vo que des­de hace quin­ce años apues­ta por un inter­cam­bio salu­da­ble y jus­to, con­tra la impo­si­ción del agro indus­trial. La lucha por ser labra­dorxs (y no jun­ta­dorxs para el agro­ne­go­cio), y el reto de recu­pe­rar una pala­bra roba­da: Agri­cul­tu­ra.

Entre­vis­ta con Jere­mías Chau­que.

En el cora­zón fru­ti­lle­ro de la pro­vin­cia de San­ta Fe, a unos 35 kiló­me­tros de la capi­tal pro­vin­cial, se encuen­tra la loca­li­dad de Des­vío Ari­jón. Para el año 2006 el agro­ne­go­cio ya había irrum­pi­do en la zona con su lógi­ca de aca­pa­ra­mien­to, sem­bran­do trans­gé­ni­cos y fumi­gan­do agro­tó­xi­cos sobre los cam­pos y sobre la vida del pue­blo. Las con­se­cuen­cias fue­ron las de siem­pre: enfer­me­da­des rela­cio­na­das a la expo­si­ción del veneno, pre­ca­ri­za­ción, pobre­za y éxo­do cam­pe­sino. Con empre­sa­rixs y polí­ticxs pre­go­nan­do la nece­si­dad de adap­tar­se al pro­gre­so, hubo quie­nes en el pue­blo enten­die­ron que el des­vío tenía que ser hacia otro lado: para pen­sar en el futu­ro, la agri­cul­tu­ra tenía que encon­trar­se en lo pro­fun­do de la pro­pia his­to­ria. “Nos fui­mos dan­do cuen­ta de que lo últi­mo que se lle­van en sus cose­chas es nues­tra salud, por­que la prio­ri­dad es eli­mi­nar antes a su peor ‘male­za’: la memo­ria, la cul­tu­ra, la iden­ti­dad. Tie­nen en cla­ro que un pue­blo des­he­re­da­do es un pue­blo de rodi­llas y sin capa­ci­dad de defen­der­se. Enton­ces com­pren­di­mos que la úni­ca mane­ra de defen­der­nos era rebro­tan­do lo que fui­mos, lo que somos. Todas las ‘bue­ne­zas’ posi­bles: los sabe­res cam­pe­si­nos, la pala­bra, la salud, semi­lla, los aro­mas, colo­res, diver­si­dad, abra­zos y todo aque­llo que nos for­ta­le­cía y for­ta­le­ce como socie­dad”. El lla­ma­do al pue­blo no tar­dó en hacer­se escu­char. “Des­vío a la Raíz, una mane­ra de con­ju­gar el nom­bre del pue­blo, Des­vío Ari­jón, con la urgen­cia de orga­ni­zar­nos y salir a tran­si­tar el camino de regre­so, el de la memo­ria, a Avan­zar retro­ce­dien­do.” El pro­ce­so de cam­bio fue duro. Al salir a res­pon­der con­tra el avan­ce del mode­lo sobre el pue­blo comen­za­ron las per­se­cu­cio­nes, ame­na­zas, cau­sas pena­les y detenciones,y se encon­tra­ron con más obs­tácu­los que la sim­ple agre­sión de las fumi­ga­do­ras, “por­que el engra­na­je de este mode­lo pro­duc­ti­vo fun­cio­na con varios acto­res cóm­pli­ces: Esta­do, uni­ver­si­da­des, medios de pren­sa, cor­po­ra­cio­nes… lo pade­ci­mos y lo vivi­mos en car­ne pro­pia”.

Des­vío a la Raíz se reco­no­ce de iden­ti­dad cam­pe­si­na indí­ge­na, y cuen­ta con trein­ta fami­lias entre el cam­po y la ciu­dad. “Nuestrxs com­pa­ñerxs son lxs que habi­tual­men­te pade­cen la explo­ta­ción den­tro de los cam­pos, lxs que cose­chan fru­ti­lla por $2,50 el kilo, lxs que se car­gan la mochi­la y tie­nen que fumi­gar con 40 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, en alpar­ga­ta y reme­ra, y lxs que pasa­ron de ser agri­cul­torxs a jun­ta­dorxs empo­bre­cidxs de fru­ti­lla, por­que el agro­ne­go­cio es efec­ti­vo y no per­do­na; cuan­do reac­cio­nás te das cuen­ta de que depen­dés de patro­nes, estás empo­bre­cidx, car­gás algu­na enfer­me­dad, y no tenés en cla­ro cuan­do fue que dejas­te de tener tu semi­lla, tu huer­ta, tus ani­ma­les. Somos la Agri­cul­tu­ra de Patio, de bal­dío, de la vía, por­que los pro­ce­sos comien­zan ahí: en el lugar que tene­mos a mano, con nuestrxs hijxs jugan­do alre­de­dor, reen­con­trán­do­nos, vol­vien­do a hablar de lo que fui­mos, com­par­tien­do sabe­res, his­to­rias, dolo­res, ale­grías, semi­lla, ani­mán­do­nos a hacer un sur­co, una y otra vez has­ta que sur­ja la expre­sión dig­na de vol­ver a ser, de com­pren­der la fun­ción fun­da­men­tal de una fami­lia cam­pe­si­na en el cam­po: ser guar­dianxs de la sobe­ra­nía. Y es ahí cuan­do el patio no alcan­za, cuan­do ya pasa­mos a media, una, dos, tres hec­tá­reas. Cuan­do comen­za­mos a rebro­tar”.

Hoy, los patios de Des­vío abas­te­cen a fami­lias del pue­blo y a más de 200 fami­lias de la ciu­dad de San­ta Fe. Sos­tie­nen ferias cam­pe­si­nas de Agri­cul­tu­ra Ances­tral en toda la pro­vin­cia y nutren a otras ferias con pro­duc­ción de ali­men­tos sin agro­tó­xi­cos, sin patro­nes y sin inter­me­dia­rios. Tam­bién reco­rren uni­ver­si­da­des, escue­las, encuen­tros y otros espa­cios que quie­ran cono­cer la expe­rien­cia, con la pro­pues­ta de que en la ciu­dad tam­bién des­pier­te la memo­ria de la tie­rra, encon­tran­do una recep­ción posi­ti­va: “No tene­mos clien­tes, tene­mos fami­lias com­pa­ñe­ras que son par­te, que eli­gen apo­yar a una fami­lia cam­pe­si­na, que nos dan una mano en la dis­tri­bu­ción, que ponen sus casas cuan­do vamos a la ciu­dad, que ama­dri­nan la semi­lla cam­pe­si­naTam­bién, a tra­vés de los Labo­ra­to­rios Cam­pe­si­nos, tra­ta­mos de sumar al saber que ya tie­ne nues­tra gen­te, pero con herra­mien­tas que nos per­mi­tan com­pren­der cómo rege­ne­rar un sue­lo heri­do de muer­te por el mono­cul­ti­vo, maqui­na­ria pesa­da, fun­gi­ci­das, her­bi­ci­das y nema­ti­ci­das. Hoy una fami­lia cam­pe­si­na sabe cómo remi­ne­ra­li­zar, rege­ne­rar, solu­bi­li­zar mine­ra­les, devol­ver­le la bio­lo­gía a un sue­lo, mejo­rar gené­ti­ca­men­te la semi­lla pro­pia. Com­pren­der que la enfer­me­dad muchas veces vie­ne en el agró­no­mo que lle­ga al cam­po”.

En Des­vío no se habla de agro­eco­lo­gía: se entien­de que dife­ren­ciar la agri­cul­tu­ra de las prác­ti­cas salu­da­bles de la tie­rra es, en cier­ta for­ma, dar por per­di­da una bata­lla. Apa­re­ce, en cam­bio, el tér­mino Agri­cul­tu­ra Ances­tral. “La defi­ni­ción nos per­mi­te tam­bién recu­pe­rar la pala­bra ‘Agri­cul­tu­ra’, coop­ta­da por las agro­cor­po­ra­cio­nes, por­que saben de su for­ta­le­za social y polí­ti­ca, como hacen tam­bién con las pala­bras ‘Cam­po’, o ‘Medi­ci­na Tra­di­cio­nal’. Son pro­fe­sio­na­les de la con­fu­siónCuan­do deci­mos Agri­cul­tu­ra Ances­tral defi­ni­mos nues­tra labor como agri­cul­torxs de sobe­ra­nía y memo­ria. En un encuen­tro que tuvi­mos acá en el pue­blo, reu­nidxs alre­de­dor del fogón de las his­to­rias, des­de la pala­bra de unas abue­las comen­za­ron a rebro­tar semi­llas; momen­tos, por ejem­plo, en don­de el pue­blo, en tem­po­ra­da de fru­ti­lla, se ves­tía de olor, de sabo­res, de colo­res a fru­ti­lla. Se cree que han extin­gui­do a más de 4 varie­da­des que se pro­du­cían tra­di­cio­nal­men­te acá, como la varie­dad Coron­di­na. Hoy la fru­ti­lla que se pro­du­ce es la que impu­so el agro­ne­go­cio, la que lle­ga al mer­ca­do y a las casas con 30 agro­tó­xi­cos detec­ta­dos. Enton­ces com­pren­di­mos que no es casual que la fru­ti­lla ya no ten­ga ni aro­ma ni sabor: el olor es sub­ver­si­vo, y el obje­ti­vo es secues­trar y des­apa­re­cer todo aque­llo que nos conec­te y reco­nec­te con la posi­bi­li­dad de com­pren­der qué nos está pasan­do y, por sobre todo, cómo modi­fi­car­lo. Y en este desa­fío de labrar la memo­ria, de devol­ver­le el pro­ta­go­nis­mo a los y las sabias del mon­te, nos pasa que, cuan­do habla­mos de agro­eco­lo­gía, los y las abue­las cam­pe­si­nas no saben qué es. Cuan­do reco­rre­mos comu­ni­da­des Mapu­che Aoni­kenk, Qom, Noz­la­mel, no la cono­cen ni la reco­no­cen. Enton­ces nos pre­gun­ta­mos ¿des­de dón­de, con quién, cómo, para quién esta­mos pro­po­nien­do gene­rar un cam­bio? ¿Por qué la mayo­ría sabe quién es Basil Ben­sin o Bill Molli­son, pero nun­ca escu­cha­ron la pala­bra de mon­te, de vien­to, de río, de mi papay Rosa­lía Ñan­cu­pe, o Nico­la­sa Quin­tre­mán? ¿Esta­mos dis­puestxs a des­co­lo­ni­zar­nos como prin­ci­pal labor labra­do­ra?”

La pala­bra crea iden­ti­dad, cimen­ta y for­ja sen­ti­do. “Los pue­blos ori­gi­na­rios ¿fui­mos par­te de la cons­truc­ción de este nom­bre? Si la socie­dad rural, Gro­bo­co­pa­tel, Aapre­sid ya hablan de agro­eco­lo­gía, ¿cuál va a ser el nue­vo nom­bre que vamos a tener que inven­tar para vol­ver a defi­nir lo que fui­mos? ¿Qué va a pasar cuan­do el agro­ne­go­cio ter­mi­ne de coop­tar­la? ¿Sobe­ra­nía o eco­ca­pi­ta­lis­mo agro­eco­ló­gi­co? ¿Por qué ya se habla de agro­eco­lo­gía exten­si­va, cuan­do la gran mayo­ría de los y las que ali­men­ta­mos los pue­blos y ciu­da­des tene­mos gra­ves pro­ble­mas de acce­so a la tie­rra? ¿Cuá­les son los ries­gos de avan­zar con estas y tan­tas pre­gun­tas más sin res­pues­tas? La pelea tam­bién es con­cep­tual: una pala­bra pue­de dar muchas res­pues­tas. El agro­ne­go­cio lo sabe, noso­tres tam­bién. Con mucho res­pe­to y humil­dad suma­mos estas mira­das y nos reco­no­ce­mos en la labor de valiosxs com­pa­ñerxs que asu­men la agro­eco­lo­gía como el camino. Si cons­truir y recons­truir mode­los pro­duc­ti­vos nos her­ma­na, nues­tro color de piel va ser el mis­mo. De tie­rra, con san­gre y savia sur­can­do nues­tros cuer­pos, con muje­res dan­do a luz la semi­lla y con la mis­ma iden­ti­dad de Mon­te. Ese es el desa­fío de unx ver­derx agri­cul­torx de sobe­ra­nía y dere­chos”.

Este trán­si­to por la memo­ria dio sus fru­tos. Hoy Des­vío Ari­jón es un pue­blo rural libre de fumi­ga­cio­nes terres­tres y aéreas, gra­cias a la orga­ni­za­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de los espa­cios colec­ti­vos. Des­vío a la Raíz es par­te de las orga­ni­za­cio­nes crea­do­ras del Paren de Fumi­gar­nos, de la Mar­cha Plu­ri­na­cio­nal de los Bar­bi­jos, de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos y Pue­blos Ori­gi­na­rios de CTA dlT, del Foro Agra­rio Sobe­rano y Popu­lar, de Agri­sa­lud 2030. Tam­bién impul­sa­ron la Red de Agri­cul­tu­ra Ances­tral en la pro­vin­cia de San­ta Fe y en otras pro­vin­cias del país, Para­guay y Chi­le. Con­for­man, jun­to a UTT, Agua­pey y el Espa­cio de Ambien­te y Cam­bio Cli­má­ti­co de CTA dlT, el EPAS (Equi­po de Pro­duc­ción, Ambien­te y Socie­dad) “como res­pues­ta a las nece­si­da­des que tam­bién el Coro­na­vi­rus pone como prio­ri­dad: redis­cu­tir y redi­se­ñar mode­los pro­duc­ti­vos loca­les y socia­les de acce­so a ali­men­tos y pro­duc­ción sin agro­tó­xi­cos”.

Cuan­do Des­vío a la Raíz comen­zó su camino, hace casi quin­ce años, el futu­ro era tan incier­to como aquel pre­sen­te. Hoy aso­ma un pano­ra­ma dife­ren­te. “Pode­mos decir que el pre­sen­te nos encuen­tra orga­ni­zadxs, con semi­lla en la mano, con com­pa­ñe­ras empo­de­ra­das, bro­tan­do y rebro­tan­do por todos lados, des­pa­ci­to pero sin pau­sa, listxs para avan­zar sobre los periur­ba­nos de nues­tros pue­blos, con un agro­ne­go­cio al que cada vez le cues­ta más escon­der el saqueo y el enve­ne­na­mien­to. Por­que somos par­te de cien­tos de voces y cora­zo­nes que defien­den la Madre­tie­rra, y que están sos­te­nien­do sus pro­ce­sos en sus terri­to­rios. Por­que el des­vío a la raíz es inmi­nen­te. Así nos ense­ña­ron nues­tras papay (abue­li­tas) en un Wiñoy Tri­pan­tu, cuan­do la Madre­tie­rra vuel­ve a comen­zar el ciclo vital de la vida”.

Este artícu­lo es par­te del pro­yec­to «Pro­fun­di­zan­do deba­tes sobre expe­rien­cias agro­eco­ló­gi­cas para la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria» rea­li­za­do con el apo­yo de la Fun­da­ción Rosa Luxem­bur­go. 

Tweets suge­ri­dos: 

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | Entre­vis­ta a Jere­mías Chau­que de Des­vío a la Raíz, colec­ti­vo que des­de hace quin­ce años apues­ta por un inter­cam­bio salu­da­ble y jus­to, con­tra la impo­si­ción del agro indus­trial.

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | «Com­pren­di­mos que la úni­ca mane­ra de defen­der­nos era rebro­tan­do lo que fui­mos, lo que somos. Todas las ‘bue­ne­zas’ posi­bles: los sabe­res cam­pe­si­nos, la pala­bra, la salud, semi­lla, los aro­mas, colo­res, diver­si­dad».

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | Des­vío a la Raíz se reco­no­ce de iden­ti­dad cam­pe­si­na indí­ge­na, y cuen­ta con trein­ta fami­lias entre el cam­po y la ciu­dad. “Nuestrxs com­pa­ñerxs son lxs que habi­tual­men­te pade­cen la explo­ta­ción den­tro de los cam­pos».

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | «Somos la Agri­cul­tu­ra de Patio, de bal­dío, de la vía, por­que los pro­ce­sos comien­zan ahí: en el lugar que tene­mos a mano […], reen­con­trán­do­nos, vol­vien­do a hablar de lo que fui­mos, com­par­tien­do sabe­res, his­to­rias»

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | En Des­vío no se habla de agro­eco­lo­gía: apa­re­ce, en cam­bio, el tér­mino Agri­cul­tu­ra Ances­tral. “La defi­ni­ción nos per­mi­te tam­bién recu­pe­rar la pala­bra ‘Agri­cul­tu­ra’, coop­ta­da por las agro­cor­po­ra­cio­nes.

Con­tac­to con Des­vío a la Raíz – www​.face​book​.com/​d​e​s​v​i​o​a​l​a​r​a​iz/
Artícu­lo por Nico­lás Espe­ran­te Alon­so – [email protected]​gmail.​com
Ilus­tra­ción de María Che­va­lier – www​.dibu​jos​che​va​lier​.wix​si​te​.com/​m​a​r​i​a​c​h​e​v​a​l​ier

bio​di​ver​si​dad​la​.org/​A​g​e​n​c​i​a​-​d​e​-​N​o​t​i​c​i​a​s​-​B​i​o​d​i​v​e​r​s​i​d​a​d​l​a​/​A​g​r​i​c​u​l​t​u​r​a​-​a​n​c​e​s​t​r​a​l​-​e​l​-​d​e​s​a​f​i​o​-​d​e​-​l​a​b​r​a​r​-​l​a​-​m​e​m​o​ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Iruzkina idatzi / Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: