Argen­ti­na. Agri­cul­tu­ra ances­tral: El desa­fío de labrar la memoria

Por Nico­lás Espe­ran­te Alon­so, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 20 de mayo de 2020

Foto : Mateo Liébana

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | La expe­rien­cia de Des­vío a la Raíz, colec­ti­vo que des­de hace quin­ce años apues­ta por un inter­cam­bio salu­da­ble y jus­to, con­tra la impo­si­ción del agro indus­trial. La lucha por ser labra­dorxs (y no jun­ta­dorxs para el agro­ne­go­cio), y el reto de recu­pe­rar una pala­bra roba­da: Agricultura.

Entre­vis­ta con Jere­mías Chauque.

En el cora­zón fru­ti­lle­ro de la pro­vin­cia de San­ta Fe, a unos 35 kiló­me­tros de la capi­tal pro­vin­cial, se encuen­tra la loca­li­dad de Des­vío Ari­jón. Para el año 2006 el agro­ne­go­cio ya había irrum­pi­do en la zona con su lógi­ca de aca­pa­ra­mien­to, sem­bran­do trans­gé­ni­cos y fumi­gan­do agro­tó­xi­cos sobre los cam­pos y sobre la vida del pue­blo. Las con­se­cuen­cias fue­ron las de siem­pre: enfer­me­da­des rela­cio­na­das a la expo­si­ción del veneno, pre­ca­ri­za­ción, pobre­za y éxo­do cam­pe­sino. Con empre­sa­rixs y polí­ticxs pre­go­nan­do la nece­si­dad de adap­tar­se al pro­gre­so, hubo quie­nes en el pue­blo enten­die­ron que el des­vío tenía que ser hacia otro lado: para pen­sar en el futu­ro, la agri­cul­tu­ra tenía que encon­trar­se en lo pro­fun­do de la pro­pia his­to­ria. “Nos fui­mos dan­do cuen­ta de que lo últi­mo que se lle­van en sus cose­chas es nues­tra salud, por­que la prio­ri­dad es eli­mi­nar antes a su peor ‘male­za’: la memo­ria, la cul­tu­ra, la iden­ti­dad. Tie­nen en cla­ro que un pue­blo des­he­re­da­do es un pue­blo de rodi­llas y sin capa­ci­dad de defen­der­se. Enton­ces com­pren­di­mos que la úni­ca mane­ra de defen­der­nos era rebro­tan­do lo que fui­mos, lo que somos. Todas las ‘bue­ne­zas’ posi­bles: los sabe­res cam­pe­si­nos, la pala­bra, la salud, semi­lla, los aro­mas, colo­res, diver­si­dad, abra­zos y todo aque­llo que nos for­ta­le­cía y for­ta­le­ce como socie­dad”. El lla­ma­do al pue­blo no tar­dó en hacer­se escu­char. “Des­vío a la Raíz, una mane­ra de con­ju­gar el nom­bre del pue­blo, Des­vío Ari­jón, con la urgen­cia de orga­ni­zar­nos y salir a tran­si­tar el camino de regre­so, el de la memo­ria, a Avan­zar retro­ce­dien­do.” El pro­ce­so de cam­bio fue duro. Al salir a res­pon­der con­tra el avan­ce del mode­lo sobre el pue­blo comen­za­ron las per­se­cu­cio­nes, ame­na­zas, cau­sas pena­les y detenciones,y se encon­tra­ron con más obs­tácu­los que la sim­ple agre­sión de las fumi­ga­do­ras, “por­que el engra­na­je de este mode­lo pro­duc­ti­vo fun­cio­na con varios acto­res cóm­pli­ces: Esta­do, uni­ver­si­da­des, medios de pren­sa, cor­po­ra­cio­nes… lo pade­ci­mos y lo vivi­mos en car­ne pro­pia”.

Des­vío a la Raíz se reco­no­ce de iden­ti­dad cam­pe­si­na indí­ge­na, y cuen­ta con trein­ta fami­lias entre el cam­po y la ciu­dad. “Nuestrxs com­pa­ñerxs son lxs que habi­tual­men­te pade­cen la explo­ta­ción den­tro de los cam­pos, lxs que cose­chan fru­ti­lla por $2,50 el kilo, lxs que se car­gan la mochi­la y tie­nen que fumi­gar con 40 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra, en alpar­ga­ta y reme­ra, y lxs que pasa­ron de ser agri­cul­torxs a jun­ta­dorxs empo­bre­cidxs de fru­ti­lla, por­que el agro­ne­go­cio es efec­ti­vo y no per­do­na; cuan­do reac­cio­nás te das cuen­ta de que depen­dés de patro­nes, estás empo­bre­cidx, car­gás algu­na enfer­me­dad, y no tenés en cla­ro cuan­do fue que dejas­te de tener tu semi­lla, tu huer­ta, tus ani­ma­les. Somos la Agri­cul­tu­ra de Patio, de bal­dío, de la vía, por­que los pro­ce­sos comien­zan ahí: en el lugar que tene­mos a mano, con nuestrxs hijxs jugan­do alre­de­dor, reen­con­trán­do­nos, vol­vien­do a hablar de lo que fui­mos, com­par­tien­do sabe­res, his­to­rias, dolo­res, ale­grías, semi­lla, ani­mán­do­nos a hacer un sur­co, una y otra vez has­ta que sur­ja la expre­sión dig­na de vol­ver a ser, de com­pren­der la fun­ción fun­da­men­tal de una fami­lia cam­pe­si­na en el cam­po: ser guar­dianxs de la sobe­ra­nía. Y es ahí cuan­do el patio no alcan­za, cuan­do ya pasa­mos a media, una, dos, tres hec­tá­reas. Cuan­do comen­za­mos a rebro­tar”.

Hoy, los patios de Des­vío abas­te­cen a fami­lias del pue­blo y a más de 200 fami­lias de la ciu­dad de San­ta Fe. Sos­tie­nen ferias cam­pe­si­nas de Agri­cul­tu­ra Ances­tral en toda la pro­vin­cia y nutren a otras ferias con pro­duc­ción de ali­men­tos sin agro­tó­xi­cos, sin patro­nes y sin inter­me­dia­rios. Tam­bién reco­rren uni­ver­si­da­des, escue­las, encuen­tros y otros espa­cios que quie­ran cono­cer la expe­rien­cia, con la pro­pues­ta de que en la ciu­dad tam­bién des­pier­te la memo­ria de la tie­rra, encon­tran­do una recep­ción posi­ti­va: “No tene­mos clien­tes, tene­mos fami­lias com­pa­ñe­ras que son par­te, que eli­gen apo­yar a una fami­lia cam­pe­si­na, que nos dan una mano en la dis­tri­bu­ción, que ponen sus casas cuan­do vamos a la ciu­dad, que ama­dri­nan la semi­lla cam­pe­si­naTam­bién, a tra­vés de los Labo­ra­to­rios Cam­pe­si­nos, tra­ta­mos de sumar al saber que ya tie­ne nues­tra gen­te, pero con herra­mien­tas que nos per­mi­tan com­pren­der cómo rege­ne­rar un sue­lo heri­do de muer­te por el mono­cul­ti­vo, maqui­na­ria pesa­da, fun­gi­ci­das, her­bi­ci­das y nema­ti­ci­das. Hoy una fami­lia cam­pe­si­na sabe cómo remi­ne­ra­li­zar, rege­ne­rar, solu­bi­li­zar mine­ra­les, devol­ver­le la bio­lo­gía a un sue­lo, mejo­rar gené­ti­ca­men­te la semi­lla pro­pia. Com­pren­der que la enfer­me­dad muchas veces vie­ne en el agró­no­mo que lle­ga al cam­po”.

En Des­vío no se habla de agro­eco­lo­gía: se entien­de que dife­ren­ciar la agri­cul­tu­ra de las prác­ti­cas salu­da­bles de la tie­rra es, en cier­ta for­ma, dar por per­di­da una bata­lla. Apa­re­ce, en cam­bio, el tér­mino Agri­cul­tu­ra Ances­tral. “La defi­ni­ción nos per­mi­te tam­bién recu­pe­rar la pala­bra ‘Agri­cul­tu­ra’, coop­ta­da por las agro­cor­po­ra­cio­nes, por­que saben de su for­ta­le­za social y polí­ti­ca, como hacen tam­bién con las pala­bras ‘Cam­po’, o ‘Medi­ci­na Tra­di­cio­nal’. Son pro­fe­sio­na­les de la con­fu­siónCuan­do deci­mos Agri­cul­tu­ra Ances­tral defi­ni­mos nues­tra labor como agri­cul­torxs de sobe­ra­nía y memo­ria. En un encuen­tro que tuvi­mos acá en el pue­blo, reu­nidxs alre­de­dor del fogón de las his­to­rias, des­de la pala­bra de unas abue­las comen­za­ron a rebro­tar semi­llas; momen­tos, por ejem­plo, en don­de el pue­blo, en tem­po­ra­da de fru­ti­lla, se ves­tía de olor, de sabo­res, de colo­res a fru­ti­lla. Se cree que han extin­gui­do a más de 4 varie­da­des que se pro­du­cían tra­di­cio­nal­men­te acá, como la varie­dad Coron­di­na. Hoy la fru­ti­lla que se pro­du­ce es la que impu­so el agro­ne­go­cio, la que lle­ga al mer­ca­do y a las casas con 30 agro­tó­xi­cos detec­ta­dos. Enton­ces com­pren­di­mos que no es casual que la fru­ti­lla ya no ten­ga ni aro­ma ni sabor: el olor es sub­ver­si­vo, y el obje­ti­vo es secues­trar y des­apa­re­cer todo aque­llo que nos conec­te y reco­nec­te con la posi­bi­li­dad de com­pren­der qué nos está pasan­do y, por sobre todo, cómo modi­fi­car­lo. Y en este desa­fío de labrar la memo­ria, de devol­ver­le el pro­ta­go­nis­mo a los y las sabias del mon­te, nos pasa que, cuan­do habla­mos de agro­eco­lo­gía, los y las abue­las cam­pe­si­nas no saben qué es. Cuan­do reco­rre­mos comu­ni­da­des Mapu­che Aoni­kenk, Qom, Noz­la­mel, no la cono­cen ni la reco­no­cen. Enton­ces nos pre­gun­ta­mos ¿des­de dón­de, con quién, cómo, para quién esta­mos pro­po­nien­do gene­rar un cam­bio? ¿Por qué la mayo­ría sabe quién es Basil Ben­sin o Bill Molli­son, pero nun­ca escu­cha­ron la pala­bra de mon­te, de vien­to, de río, de mi papay Rosa­lía Ñan­cu­pe, o Nico­la­sa Quin­tre­mán? ¿Esta­mos dis­puestxs a des­co­lo­ni­zar­nos como prin­ci­pal labor labradora?”

La pala­bra crea iden­ti­dad, cimen­ta y for­ja sen­ti­do. “Los pue­blos ori­gi­na­rios ¿fui­mos par­te de la cons­truc­ción de este nom­bre? Si la socie­dad rural, Gro­bo­co­pa­tel, Aapre­sid ya hablan de agro­eco­lo­gía, ¿cuál va a ser el nue­vo nom­bre que vamos a tener que inven­tar para vol­ver a defi­nir lo que fui­mos? ¿Qué va a pasar cuan­do el agro­ne­go­cio ter­mi­ne de coop­tar­la? ¿Sobe­ra­nía o eco­ca­pi­ta­lis­mo agro­eco­ló­gi­co? ¿Por qué ya se habla de agro­eco­lo­gía exten­si­va, cuan­do la gran mayo­ría de los y las que ali­men­ta­mos los pue­blos y ciu­da­des tene­mos gra­ves pro­ble­mas de acce­so a la tie­rra? ¿Cuá­les son los ries­gos de avan­zar con estas y tan­tas pre­gun­tas más sin res­pues­tas? La pelea tam­bién es con­cep­tual: una pala­bra pue­de dar muchas res­pues­tas. El agro­ne­go­cio lo sabe, noso­tres tam­bién. Con mucho res­pe­to y humil­dad suma­mos estas mira­das y nos reco­no­ce­mos en la labor de valiosxs com­pa­ñerxs que asu­men la agro­eco­lo­gía como el camino. Si cons­truir y recons­truir mode­los pro­duc­ti­vos nos her­ma­na, nues­tro color de piel va ser el mis­mo. De tie­rra, con san­gre y savia sur­can­do nues­tros cuer­pos, con muje­res dan­do a luz la semi­lla y con la mis­ma iden­ti­dad de Mon­te. Ese es el desa­fío de unx ver­derx agri­cul­torx de sobe­ra­nía y dere­chos”.

Este trán­si­to por la memo­ria dio sus fru­tos. Hoy Des­vío Ari­jón es un pue­blo rural libre de fumi­ga­cio­nes terres­tres y aéreas, gra­cias a la orga­ni­za­ción y el for­ta­le­ci­mien­to de los espa­cios colec­ti­vos. Des­vío a la Raíz es par­te de las orga­ni­za­cio­nes crea­do­ras del Paren de Fumi­gar­nos, de la Mar­cha Plu­ri­na­cio­nal de los Bar­bi­jos, de la Secre­ta­ría de Dere­chos Huma­nos y Pue­blos Ori­gi­na­rios de CTA dlT, del Foro Agra­rio Sobe­rano y Popu­lar, de Agri­sa­lud 2030. Tam­bién impul­sa­ron la Red de Agri­cul­tu­ra Ances­tral en la pro­vin­cia de San­ta Fe y en otras pro­vin­cias del país, Para­guay y Chi­le. Con­for­man, jun­to a UTT, Agua­pey y el Espa­cio de Ambien­te y Cam­bio Cli­má­ti­co de CTA dlT, el EPAS (Equi­po de Pro­duc­ción, Ambien­te y Socie­dad) “como res­pues­ta a las nece­si­da­des que tam­bién el Coro­na­vi­rus pone como prio­ri­dad: redis­cu­tir y redi­se­ñar mode­los pro­duc­ti­vos loca­les y socia­les de acce­so a ali­men­tos y pro­duc­ción sin agro­tó­xi­cos”.

Cuan­do Des­vío a la Raíz comen­zó su camino, hace casi quin­ce años, el futu­ro era tan incier­to como aquel pre­sen­te. Hoy aso­ma un pano­ra­ma dife­ren­te. “Pode­mos decir que el pre­sen­te nos encuen­tra orga­ni­zadxs, con semi­lla en la mano, con com­pa­ñe­ras empo­de­ra­das, bro­tan­do y rebro­tan­do por todos lados, des­pa­ci­to pero sin pau­sa, listxs para avan­zar sobre los periur­ba­nos de nues­tros pue­blos, con un agro­ne­go­cio al que cada vez le cues­ta más escon­der el saqueo y el enve­ne­na­mien­to. Por­que somos par­te de cien­tos de voces y cora­zo­nes que defien­den la Madre­tie­rra, y que están sos­te­nien­do sus pro­ce­sos en sus terri­to­rios. Por­que el des­vío a la raíz es inmi­nen­te. Así nos ense­ña­ron nues­tras papay (abue­li­tas) en un Wiñoy Tri­pan­tu, cuan­do la Madre­tie­rra vuel­ve a comen­zar el ciclo vital de la vida”.

Este artícu­lo es par­te del pro­yec­to «Pro­fun­di­zan­do deba­tes sobre expe­rien­cias agro­eco­ló­gi­cas para la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria» rea­li­za­do con el apo­yo de la Fun­da­ción Rosa Luxemburgo. 

Tweets suge­ri­dos: 

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | Entre­vis­ta a Jere­mías Chau­que de Des­vío a la Raíz, colec­ti­vo que des­de hace quin­ce años apues­ta por un inter­cam­bio salu­da­ble y jus­to, con­tra la impo­si­ción del agro industrial.

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | «Com­pren­di­mos que la úni­ca mane­ra de defen­der­nos era rebro­tan­do lo que fui­mos, lo que somos. Todas las ‘bue­ne­zas’ posi­bles: los sabe­res cam­pe­si­nos, la pala­bra, la salud, semi­lla, los aro­mas, colo­res, diversidad».

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | Des­vío a la Raíz se reco­no­ce de iden­ti­dad cam­pe­si­na indí­ge­na, y cuen­ta con trein­ta fami­lias entre el cam­po y la ciu­dad. “Nuestrxs com­pa­ñerxs son lxs que habi­tual­men­te pade­cen la explo­ta­ción den­tro de los campos».

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | «Somos la Agri­cul­tu­ra de Patio, de bal­dío, de la vía, por­que los pro­ce­sos comien­zan ahí: en el lugar que tene­mos a mano […], reen­con­trán­do­nos, vol­vien­do a hablar de lo que fui­mos, com­par­tien­do sabe­res, historias»

#QuéA­gro­eco­lo­gía­Ne­ce­si­ta­mos | En Des­vío no se habla de agro­eco­lo­gía: apa­re­ce, en cam­bio, el tér­mino Agri­cul­tu­ra Ances­tral. “La defi­ni­ción nos per­mi­te tam­bién recu­pe­rar la pala­bra ‘Agri­cul­tu­ra’, coop­ta­da por las agrocorporaciones.

Con­tac­to con Des­vío a la Raíz – www​.face​book​.com/​d​e​s​v​i​o​a​l​a​r​a​iz/
Artícu­lo por Nico­lás Espe­ran­te Alon­so – [email protected]​gmail.​com
Ilus­tra­ción de María Che­va­lier – www​.dibu​jos​che​va​lier​.wix​si​te​.com/​m​a​r​i​a​c​h​e​v​a​l​ier

bio​di​ver​si​dad​la​.org/​A​g​e​n​c​i​a​-​d​e​-​N​o​t​i​c​i​a​s​-​B​i​o​d​i​v​e​r​s​i​d​a​d​l​a​/​A​g​r​i​c​u​l​t​u​r​a​-​a​n​c​e​s​t​r​a​l​-​e​l​-​d​e​s​a​f​i​o​-​d​e​-​l​a​b​r​a​r​-​l​a​-​m​e​m​o​ria

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *