Viet­nam. Video sobre Ho Chi Minh, el que ilu­mi­na a 130 años de su natalicio

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 mayo 2020

Era un hom­bre ilus­tra­do en todos los sen­ti­dos. Sus pri­me­ras lecciones
sobre qué es ser un patrio­ta se las dio su padre, un ofi­cial que
renun­ció a su ran­go en pro­tes­ta con­tra la domi­na­ción fran­ce­sa. Y aunque
modes­ta, la fami­lia le pro­por­cio­nó los medios para sus estu­dios. Fue
maes­tro. Sus tem­pra­nas inquie­tu­des polí­ti­cas lo lle­va­ron a Sai­gón, donde
ingre­só en la escue­la de obre­ros marítimos.

Estos pasos le
per­mi­tie­ron via­jar a bor­do de un buque fran­cés como coci­ne­ro. Estu­vo en
Mar­se­lla, Lon­dres, París. Y en la Ciu­dad Luz se unió al Partido
Comu­nis­ta Fran­cés, del que bebió las doc­tri­nas de Marx y Engels.
Espo­lea­do su espí­ri­tu con esos sabe­res regre­só a la patria, de la que al
poco tiem­po debió exi­liar­se, por su pen­sa­mien­to radi­cal. Par­tió hacia
Hong Kong, don­de fun­dó, en 1930, el Par­ti­do Comu­nis­ta Indochino.

Se le cono­ce pro­ver­bial pacien­cia, la mis­ma des­ple­ga­da para tejer, paso a
paso, la estra­te­gia de libe­ra­ción nacio­nal: en 1935 asis­tió al VII
Con­gre­so de la Komin­tern, en Mos­cú; en 1938 cono­ció a Mao Zedong, y lo
acom­pa­ñó en su míti­ca cam­pa­ña de Yenan, en Chi­na. Por esas tie­rras lo
sor­pren­de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, segui­da aten­ta­men­te por los
evi­den­tes dotes de analista.

Su enfo­que dia­léc­ti­co, his­tó­ri­co, le
per­mi­tió com­pren­der que la con­fla­gra­ción, vis­ta des­de las condiciones
par­ti­cu­la­res de Asia, y ema­na­das de un esce­na­rio más gran­de, podía ser
la par­te­ra de la eman­ci­pa­ción nacio­nal. Con­tra­rio al fas­cis­mo y ami­go de
los sovié­ti­cos, Ho Chi Minh, no obs­tan­te, per­ci­bió que la derrota
fran­ce­sa ante Ale­ma­nia, en 1940, sig­ni­fi­ca­ba un debi­li­ta­mien­to para el
colo­nia­lis­mo galo, ante lo cual deci­de regre­sar clandestinamente.

Una vez allí, en 1941 fun­da la Liga por la Inde­pen­den­cia de Viet­nam o
Viet­Minh. A los inte­gran­tes de esta fuer­za popu­lar los exhor­ta­ba al
com­ba­te con la siguien­te aren­ga: “Quien ten­ga un fusil, que use el
fusil. Quien ten­ga una espa­da, que use la espa­da. Y si no tie­ne espada,
que use aza­do­nes o palos”.

Los pue­blos de la región opu­sie­ron una
fuer­te resis­ten­cia con­tra el fas­cis­mo japo­nés, no así la alta burguesía
y los círcu­los de poder, y cuan­do Tokio fue ven­ci­do, a par­tir del
heroís­mo del Ejér­ci­to popu­lar chino, ya las con­di­cio­nes sub­je­ti­vas en
Viet­nam esta­ban crea­das para la inde­pen­den­cia. En mucho con­tri­bu­yó el
inge­nio aglu­ti­na­dor del Tío Ho. Por eso el 19 de agos­to de 1945, en
Hanoi, fue fac­ti­ble decla­rar la sobe­ra­nía y la cons­truc­ción del
socialismo.

Como era de espe­rar, y gros­so modo, Fran­cia se negó a
acep­tar el nue­vo esce­na­rio crea­do, pero como la fuer­za del líder era
tan gran­de solo pudo rete­ner Viet­nam del Sur, dan­do lugar a la conocida
gue­rra de Indo­chi­na (1946−1954). Se pen­sa­ron inex­pug­na­bles, e incluso
cre­ye­ron que des­de esa posi­ción podían minar la revo­lu­ción vietnamita.
Vinie­ron años de estoi­ca fir­me­za, has­ta que la bata­lla de Dien Bien Phu
los obli­gó a fir­mar los Acuer­dos de Ginebra.

Con este tra­ta­do Ho Chi Minh (seu­dó­ni­mo que sig­ni­fi­ca “El que ilu­mi­na”) bus­ca­ba ganar tiem­po, segu­ro de que una vez pre­gun­ta­do al pue­blo del sur si desea­ba unir­se a sus her­ma­nos del nor­te, la res­pues­ta sería afir­ma­ti­va, aspi­ra­ción frus­tra­da por las ape­ten­cias esta­dou­ni­den­ses. Y ya sabe­mos cómo aca­ba esa his­to­ria. La luz del Tío Ho les con­sa­gró la vic­to­ria definitiva.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *